EDITORIAL

EDITORIAL

Gracias

Con esta edición concluimos los trabajos editoriales del cuadrienio 2018-2022. Damos la más cordial bienvenida a nuestra estimada hermana Licenciada Ma. Elena Silva de Fuentes, quien ha sido electa como Directora de El Evangelista Mexicano para el periodo 2022-2026, en el pleno de nuestra pasada Conferencia General. Enhorabuena, Ma. Elena. El Señor es con usted y estamos seguros que prosperará su administración como la primera mujer al frente de órgano de comunicación de la Iglesia Metodista de México.

El Evangelista Mexicano ha sido –desde su fundación en 1879 por William Patterson como órgano de la Iglesia Metodista del Sur en los EU, a partir de 1930 ya como órgano de comunicación de la Iglesia Metodista de México y hasta la acutalidad- el foro de la prensa protestante mexicana en el que se expresaban posturas sobe las instituciones en crisis del país. Es pues nuestra aspiración permanente, que sea un espacio de reflexión comunitaria en donde los credos identifiquen problemas comunes y establezcan una competencia racional.

Desde sus inicios, el contenido de EEM ha incluido temas de propaganda de la labor misional de la propia Iglesia, de denuncia profética de actos de intolerancia religiosa en comunidades, de consejos éticos para la vida cotidiana, de cultura general, de literatura y artículos científicos. Siempre desde una perspectiva bíblica y como un ejercicio de comunicación de ida y vuelta. 

Por tanto, EEM nunca ha sido un simple órgano de difusión unidireccional. Es un órgano de comunicación y es la propia voz de la Iglesia viva, en la que se dan cabida a las diversas expresiones de la misma Iglesia, en un diálogo interminable que, como nos comparte magistralmente nuestro Obispo Rodolfo Rivera, se cohesiona en el amor permanente de los unos por los otros. 

Es mi deseo agradecer en este espacio a los exdirectores de El Evangelista Mexicano que se acercaron con este servidor colaborando con desinterés fraternal con su experiencia y sabiduría. Hermanos Donato Rodríguez, Bernabé Rendón y Abner Alaniz, muchas gracias por sus aportaciones.

Por supuesto, agradezco especialmente a los obispos Felipe Aguilar, Raquel Balbuena, Rogelio Hernández –ya presente en el cielo-, Moisés Morales y Rodolfo Rivera por sus artículos, reflexiones, cartas pastorales, comunicados, opiniones y orientaciones en el proceso editorial.

De manera muy especial, agradezco a quienes participaron en el apoyo técnico. A los Pbros. Otoniel Rendón y Pedro Bustos, quienes quincenalmente trabajaron horas extras para conformar la edición del sitio Web. También, a la Lic. Rebeca Larios, quien nos apoyó en el diseño de imágenes y logotipos para nuestra página en Facebook.

Muchas gracias a nuestro presidente nacional de Programa Ing. Raúl Negrete, por su apoyo en la gestión de recursos económicos y de información con las diferentes áreas de la administración nacional.

Agradezco encarecidamente a nuestro articulistas, que en momentos de reflexión fueron movidos a compartir sus pensamientos, sentimientos y visiones de algún tema en particular. Gracias por tomar la pluma –o la computadora- para escribir. Esperamos seguir contando con sus colaboraciones: Carlos Muro, Jesús Rodríguez González, Jesús Caos, Ana Borunda, David Almanza, Militsa De Gyves, Fernanda Casar, Eunice Martínez, Cuauhtemoc Meneses, Héctor García Escorza, Alan Sánchez, Leonel Iván Jiménez, Rafael Murillo Álvarez, Abner Alaniz, Malenny Cruz, Ernesto Contreras, Rafael Murillo Paniagua, Beatriz Flores, Basilio Herrera, Isaí Rayas, Samuel Murillo, Fernando Fuentes, Ma. Elena Silva, Donato Rodríguez, Guillermo Niño, Silvano Mares, Otoniel Rendón, Pedro M. Bustos, David Ibarra, Emmanuel Vargas, Carlos Suárez, Lani Anaya, Ma. Eugenia Rodríguez Pardo, Manuel Hernández Zavala, José Manuel Tinoco, Eduardo Carrillo, Pedro García Carlos, Rubén Pedro Rivera, Yashar, Antonio Ugalde, Elideth Villarreal, Hugo Almanza, Isaías Ramos, Baltazar González, Luis Reza, Simón Chairez, Oswaldo Ramírez, John Feagins, Jaser Dávila, Itzel Villalvazo, Pablo Ordaz, Bernabé Rendón, Omar Isaí Villegas, Pedro López Hernández y Edgar Avitia. 

Muchas gracias a todos ustedes.

Gracias a la Red de Escuelas Metodistas en México, quienes nos proveen de la información que nos sumerge en la vida de las instituciones educativas de nuestra Iglesia y su presencia social. Gracias Tania Ríos Romero por tu fidelidad en este trabajo.

Nuestro Evangelista Mexicano, con presencia en las plataformas digitales contemporáneas, es leído no sólo en México, sino también en toda Latinoamérica, Estados Unidos, Canadá, Europa y en países tan remotos como Australia, China o Filipinas. Es la voz no sólo del metodismo mexicano, sino de del protestantismo latinoamericano. Somos ahora parte de la Red de Comunicadores de América Latina y el Caribe. Gracias a Luis de Souza Cardoso y a Gustavo Vásquez, de la Iglesia Metodista Unida, por su coordinación para la conformación del equipo. Muchas gracias Leonardo Daniel Félix y Daniel Favaro, por compartirnos importantes documentos y noticias desde ALC Agencia Ecuménica de Información en Argentina. Sara De Paula Novaes y sus aportaciones desde El Expositor Cristao de Brasil ha sido una formidable colaboradora. Agradezco también a Miguel Ulloa, desde Chile, por sus valiosos aportes doctrinales sobre el metodismo. Las reflexiones provistas por Daniel Bruno y Claudio Pose, desde el Centro de Estudios Metodistas Wesleyanos de la Iglesia Evangélica Metodista Argentina, nos han enriquecido y acercado, así como las reflexiones desde el Instituto de Estudios Wesleyanos del Perú. Muchas gracias a Daniel Hofkamp y a Joel Forster, desde la dirección de Protestante Digital y Evangelical Focus, y sus agencias de noticias, desde España.

Finalmente, y no por ello menos importantes –por el contrario-, muchas gracias a mi esposa Elena y a mis hijas Rebeca, Elena y Andrea que fueron  mi apoyo y aliento durante este ministerio y, muchas veces, mis críticas más severas. La prensa sin crítica nunca evoluciona. Gracias por su paciencia en tantas horas de trabajo y de ausencias parciales.

Gracias a todos ustedes, porque han hecho posible el proceso comunicativo con un solo objetivo: hacer de nuestra querida Iglesia Metodista de México un organismo vivo que intercambia y se comunica entre sí, que tiene vida y voz, en donde todos nos vemos y nos sentimos como “un solo cuerpo [en donde] tenemos muchos miembros pero todos los miembros no tienen la misma función, así nosotros, siendo muchos, somos un solo cuerpo en Cristo pero todos somos miembros los unos de los otros” (Ro. 12:4-5).

Y sobre todo, gracias a ti, querido/a lector/a, que eres de los miles que nos lees, que te suscribiste, que nos sigues en Facebook o Twitter. Promueve y comparte la Palabra que encuentres en El Evangelista Mexicano. Enriquécela con tu experiencia y tu testimonio. Sigue leyendo y sigue escribiendo, por qué no. Tu opinión siempre será vital para mantenernos en crecimiento. Como dijo John Wesley:

“No se puede ser un predicador profundo, y tampoco un cristiano cabal, sin leer mucho”.

Pero ante todo, gracias a nuestro Señor Cristo Jesús, que nos acompañó siempre y nos seguirá acompañado. A Él la gloria por siempre. 

Gracias.

2 comentarios sobre “EDITORIAL

  1. Damos gracias a Dios por tu Ministerio, trabajo y esfuerzo estimado hermano Martín Larios así como el de todo el equipo de colaboradores del EEM. Nuestras oraciones y compromiso porque se siga con la misma línea de apertura, análisis e inclusión a las distintas visiones dentro de la IMMAR en este nuevo cuadrienio. Dios de sabiduría a la nueva Directora, hermana Licenciada Ma. Elena Silva de Fuentes. Bienvenida.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.