Cápsulas de Discipulado

caps de discipPROCESO DE DESARROLLO DEL DISCIPULADO

 Estamos compartiendo el “Porque” del discipulado bíblico”, el programa de educación cristiana debe tener la meta de ayudar a la congregación a desarrollar un estilo de vida de evangelismo, de adoración, de comunión, de discipulado y de ministerio, cuya finalidad sea producir hacedores de la Palabra (Vivir la Palabra), no solo oidores. Se debe establecer un proceso educacional de discipulado que verdaderamente transforme y edifique vidas y que anime a la congregación a actuar en base a lo que va aprendiendo en el “Proceso de Desarrollo del Discipulado.”

screen-shot-2017-02-19-at-6-47-08-pm

El proceso de desarrollo del discípulado lo hemos conformado con las cuatro etapas señaladas, que conllevan una visión general para el desarrollo en la vida del discípulo.

ETAPA UNO: El propósito es guiar a personas para recibir como su Señor y Salvador personal. Creer en Jesús como el Hijo de Dios, creer que es el Cristo que murió por los pecados tuyos y míos, creer que Jesús es el único Camino para salvación y vida eterna e integrarlos por medio de su profesión de fe a la iglesia local; y comprometerse con el pacto de ser un miembro en plena comunión.

 ETAPA DOS: El propósito es guiar a los nuevos discípulos a la madurez espiritual, aprendiendo las enseñanzas de Jesús, y comprometerse con un pacto de crecimiento espiritual, para llegar a ser como Cristo, en carácter y personalidad.

 ETAPA TRES: El propósito es preparar al discípulo para que descubra, confirme, desarrolle y use los dones espirituales que el Espíritu le ha dado, para que encuentre su lugar en la obra del ministerio, y comprometiéndose a servir en un ministerio en la iglesia local.

 ETAPA CUATRO: El propósito es capacitar líderes en la misión de la iglesia para testificar de Cristo, y comprometiéndose a compartir su fe en su comunidad, y en viajes misioneros.

En cada etapa hay un pacto escrito que debe ser firmado por el discípulo y que se comprometa a cumplirlo antes de seguir hacia la siguiente etapa. Ningún miembro puede seguir hacia la siguiente etapa si no ha cumplido con los requisitos de cada pacto.

Mi experiencia en este “Proceso de Desarrollo del Discipulado”, es que la mayoría de las iglesias hacen un trabajo bastante bueno, llevando a la gente a la primera etapa: Las personas reciben a Cristo, se bautizan, se unen a la iglesia y algunas iglesias realizan un excelente trabajo ayudando a los creyentes a desarrollar las actitudes y hábitos que los llevarán a la madurez espiritual y pasan a la segunda etapa. Pero pocas iglesias tienen un plan para asegurar que cada creyente encuentre un ministerio apropiado (tercera etapa), y todavía menos iglesias equipan a sus miembros para ganar a otros para Cristo y para cumplir con “la Misión del Discípulo.” (Etapa cuatro). 

FE EN ACCIÓN: Querido hermano(a) medita en el “Proceso de Desarrollo del Discipulado” y con honestidad e integridad, determina en qué etapa te encuentras en tu vida espiritual y descubrirás áreas de oportunidad para crecer a la imagen y semejanza de nuestro Señor Jesucristo. Mi convicción es que en la medida que los miembros comprendan mejor los propósitos de las cuatro etapas y se comprometan con los pactos en cada una de ellas, tu iglesia, mi iglesia, será más fuerte, vigoriza y saludable.

Efesios 4:13 “hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo”. La gran meta del discipulado es preparar a todo hijo de Dios para la obra del ministerio, pues todo discípulo tiene el llamado a ser un ministro del Señor y a realizar la obra de extender el Reino de Dios en este mundo.

UN GRAN COMPROMISO CON LOS DOS GRANDES MANDAMIENTOS Y CON LA GRAN COMISIÓN HARÁ CRECER A NUESTRA QUERIDA IGLESIA METODISTA

  • Comparto mi experiencia personal con mi Dios y Señor, en el

Ministerio de Formación de Discípulos Espirituales, Discípulos Reproductores y Discípulos Colaboradores de Dios nuestro Señor. 

cuau