Cápsulas de Discipulado

caps de discipEL EFECTO MULTIPLICADOR DE CRISTO 

QUE DICE LA BIBLIA EN Mateo 28:18-20

Mateo 28:20ª “enseñándoles que guarden todas las cosas  que os he mandado.

Al preguntarnos de las características de la personalidad de Pedro, de Andrés, de Santiago y aún de Pablo, pensamos en hombres sabios, responsables, con grandes virtudes y capacidades. Imaginarnos ser como ellos es como una meta inalcanzable. Sin embargo, no fueron siempre así. Antes de su encuentro con Cristo, y aún durante los primeros años con ÉL, podemos constatar en la Biblia que tenían muchas limitaciones humanas, tanto en conocimientos como en actitudes. Tenían una buena porción de debilidades y no pocas barreras espirituales. Entonces me pregunto ¿cómo pudieron estos hombres convertirse en los pilares de la Iglesia del primer siglo y en grandes ejemplos de una vida cristiana llena de victorias? LA RESPUESTA ESTÁ EN LA INFLUENCIA DE UN HOMBRE: CRISTO.

Jesús escogió a hombres comunes y corrientes, como tú y como yo, con limitaciones, con barreras y con debilidades, para llevarlos por un proceso que transformaría sus vidas y más aún, las vidas de miles y millones de personas. Gracias al impacto que Jesús hizo en sus vidas, nosotros estamos aquí. ¿De qué tamaño fue su influencia que ha perdurado después de más de 2000 años, en distintos países y culturas?, ¿Qué fue lo que Jesús hizo para que no se perdiera su impacto a través de tantas generaciones que han pasado? Fue gracias a que los primeros discípulos, de antemano preparados para la tarea, atendieron el último mandato que Jesús les dejo antes de partir. ¿Cuál fue éste?… lo que conocemos como  “La Gran Comisión.”

¿Qué DICE LA GRAN COMISIÓN EN MATEO 28:18-20?

“Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo, Amén.”

Es importante notar que nuestra manera de entender la Gran Comisión, determina nuestra manera de cumplirla. El Señor te pregunta querido hermano(a) ¿Cuál es tu versión de la Gran Comisión? Si se sobreestiman algunos aspectos de la Gran Comisión y se subestiman otros, el mensaje se distorsiona. Nos equivocamos sobre el énfasis primordial, nos desviamos de la intención real, erramos el blanco, nos felicitamos equivocadamente con lo que resulta y se pierden los resultados esperados, los cuales estaban dentro de nuestro alcance. Por eso, vale la pena examinar la Gran Comisión una vez más.

LA BIBLIA DE ESTUDIO MACARTHUR: 28:18 “Toda potestad” una absoluta autoridad soberana, señorío sobre todo, es dada a Cristo, “en el cielo y la tierra”. Esta es una prueba clara de su deidad. El tiempo de su humillación había finalizado y Dios lo había exaltado sobre todo (Fil 2:9-11). 28:19 “Por tanto” Con base en su autoridad, los discípulos fueron enviados a “hacer discípulos a todas las naciones”. El alcance aplastante de su comisión es consumado con su ilimitada autoridad. “en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.” La formula es una fuerte afirmación de la Trinidad. 28:20 “enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado”. El tipo de evangelismo requerido en esta comisión no se limita a la conversión de los incrédulos. “yo estoy con vosotros”. Encontramos aquí un conmovedor eco del comienzo del Evangelio Mateo. Emanuel (1:23) “que traducido es: Dios con nosotros”, quedando con nosotros “todos los días hasta el fin del mundo”; es decir, hasta que ÉL regrese en persona para juzgar al mundo y establecer su reino terrenal.

BIBLIA DEL DISCÍPULO: 28:18-20 Las palabras “id y haced” equivalen a <mientras vais, haced>. Para Jesús, lo más natural en la vida de quien ha recibido las buenas nuevas de la salvación es que mientras peregrina por esta tierra las anuncie a los demás, y no se contente con evangelizarlos sino que se asegure que se les discípula y de que el evangelio eche raíces en su corazón. El apóstol Pablo después de fundar una iglesia, se quedaba en el lugar el tiempo suficiente para capacitar a otros líderes y para asegurarse que quedara firmemente establecida. El Discipulado del Apóstol Pablo, iniciado en Romanos 10:14,15 “¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y como creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y como oirán sin haber quien les predique? ¿Y como predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: ¡Cuan hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas.” Y la encomienda final hecha por Jesús a sus discípulos antes de regresar al Padre. Por sus palabras, y por la solemnidad de la ocasión, reviste una extraordinaria importancia. De una u otra manera, todos tenemos el llamado a discipular a las naciones, labor que comienza con la evangelización, la predicación del evangelio de Jesús por testimonio.

BIBLIA RENOVARÉ: 28:16-20 “Pero los once discípulos se fueron a Galilea…”. Los once van a Galilea y Jesús aparece como lo prometió. Les dice que le ha sido dada toda autoridad y que ÉL los comisiona a hacer discípulos a todas las naciones, tarea que incluye bautizar en el nombre trinitario y enseñar a los convertidos a obedecer todo lo que Jesús mandó. Pero, Jesús hace mucho más que simplemente autorizar y llenar de poder a sus <aprendices<. Les promete estar con ellos (Emanuel) como el poder divino, la presencia y sabiduría de Dios hasta el fin de los siglos. Nunca más estarán privados de ÉL. De esta manera el evangelio concluye con una presentación de Jesús como la sabiduría de Dios, su presencia sabia, que habita en medio del pueblo de Dios lo cuida y lo guía. Como pueblo de Dios somos llamados a vivir y a llamar a otros para vivir de acuerdo a la sabiduría de Jesús, el sabio que trastoca el orden. El Evangelio para los aprendices también es el Evangelio para los maestros. Finalmente hay un solo Maestro, un sabio y una sabiduría: Jesús mismo.

COMENTARIO DEL HNO CUAU: Normalmente la “Gran Comisión” se entiende como si tuviera cuatro mandatos y como si todos tuvieran el mismo grado de importancia: ID, HACED DISCÍPULOS, BAUTIZANDO Y ENSEÑANDO.

Si la Gran Comisión tuviera cuatro mandatos, se tendría que reescribir de otra forma, sin embargo de acuerdo a como está escrito en griego, no hay cuatro imperativos, sino solo uno: HACED DISCÍPULOS.

Gramaticalmente, todos los demás se tienen que subordinar al imperativo “Haced discípulos”, porque “Id” (significa literalmente “habiendo ido” – un participio pasado), “bautizando” y “enseñando” (participios presentes), no tienen la misma fuerza como el imperativo “HACED DISCÍPULOS”. Más bien los participios identifican los mandatos, los cuales sirven para explicar cómo llevar a cabo el imperativo.

Cuando la meta se aclara, la Gran Comisión nos da una norma objetiva para evaluar el avance y el éxito de nuestros esfuerzos. Sin esta norma, tendemos a caer en un mensaje distorcionado, donde muchos vamos en direcciones distintas que resultan ser contraproducentes, compitiendo unas con otras.

FE EN ACCIÓN: El Señor Jesús estableció para su iglesia la “Gran Comisión” que a través de más de 2000 años se ha pasado la estafeta de hacer discípulos de generación en generación, hasta el día de hoy., y seguirá el compromiso de discipular hasta que Jesús regrese. Querido hermano(a) medita en lo que representa para ti de una manera personal la “Gran Comisión” y consagra tu vida a una obediencia plena al gran mandamiento de la “Gran Comisión” y en tu andar diario establece el compromiso de discipular a otros, enseñándoles lo que Jesús nos ha mandado a hacer y establece en tu iglesia una gozosa y poderosa cadena de establecer el ministerio de hacer discípulos de una manera ininterrumpida e infatigable que se ha venido haciendo desde hace más de veinte siglos.       

EL PLAN DE CRISTO CONSISTE EN QUE LOS DISCÍPULOS SE REPRODUZCAN EN OTROS PARA EVANGELIZAR AL MUNDO. CUALQUIER DISCÍPULO QUE NO SE REPRODUCE EN OTRO; QUE NO EVANGELIZA Y QUE NO SIRVE, NO ES BÍBLICO.

  • Comparto mi experiencia personal con mi Dios y Señor, en el

Ministerio de Formación de Discípulos Espirituales, Discípulos Reproductores y Discípulos Colaboradores de Dios nuestro Señor. 

Hno. Cuau.

cuauhtemoc-meneses