Cápsulas de Discipulado

capsulas discipuladoLA ESTRATEGIA DE JESUS PARA HACER DISCÍPULOS

(Primera parte)

Citas bíblicas: Juan 1:39 “Les dijo venid y ved. Fueron y vieron donde moraba, y se quedaron con él aquel día; porque era como la hora décima.”

BIBLIA RENOVARÉ: “…Y se quedaron con él aquel día…” estos versículos introducen el tema de permanecer en Cristo, permanecer en su amor o quedarse con Jesús, que se declara en el capítulo 15 del Evangelio de San Juan.

Marcos 1:17 “Y les dijo Jesús: Venid en pos de mi, y haré que seáis pescadores de hombres.”

 BIBLIA RENOVARÉ: Marcos 1:16-20 “Y les dijo Jesús: Venid en pos de mi…” El  llamado y pedido de Jesús interrumpe nuestras fidelidades y formas de vivir previas. Nos da un nuevo llamado, para ser “pescadores de hombres”, cuando compartimos la misión de proclamar las buenas nuevas a todos los hombres.  

Marcos 3:14 “Y estableció a doce, para que estuviesen con él, y para enviarlos a predicar.”

Mateo 13.23 “Mas el que fue sembrado en buena tierra, este es el que oye y entiende la palabra, y da fruto; y produce a ciento, a sesenta, y a treinta por uno.”

Cuando Jesús arranco su ministerio, tenía un plan que pensaba realizar durante los próximos tres años. Jesús no vino solamente a morir en la cruz, ni con la sencilla meta de hacer milagros al azar y contar historias creativas a quienes le escucharan. Al contrario, ÉL tenía la intención de formar, capacitar y dejar como líderes de su pueblo a un grupo de gente capaz de reproducir en otros lo mismo que ÉL iba  arealizar en ellos. Pero esto no se podía enseñar en un salón de clases. Se requería de un proceso distinto para lograrlo y del ejemplo de Jesús mismo para modelarlo adecuadamente. Observemos más de cerca lo que revela la estrategia de Jesús para hacer discípulos.

ETAPA PRIMERA: la estrategia de Jesús para hacer discípulos aclara que ÉL buscaba nada menos que una transformación total de vidas. Esto quiere decir, que el fin del Evangelio va mucho más allá del perdón de pecados, el bautismo, la membrecía, y el calentar bancas en el templo. La intención de Jesús es llevar al creyente (y esto ha de aclarse bien desde el inicio en nuestra manera de entender y explicar el evangelio) mucho más allá de arrepentirse, creer y bautizarse, es el de llevarlos hasta la madurez, el servicio y la reproducción espiritual.

La estrategia de Jesús para hacer discípulos, empieza con: “Evangelismo y conversión de los primeros creyentes”, no es el fin, sino apenas el inicio de un proceso diseñado para durar toda la vida. Cualquier otra forma de entender el Evangelio y de vivir la vida cristiana, distorciona y disminuye la plenitud del Evangelio y estorba los propósitos de Dios. El peligro consiste en que creamos y compartamos la mitad del Evangelio (solo el perdón de pecados y el nacer de nuevo) de tal forma que no se siembre en el creyente la expectativa de que Cristo hará cambios profundos en su vida. Casi le programamos para ser un creyente mediocre.

El evangelismo y la profesión de fe no son el fin de la Gran Comisión. Son apenas el primer paso. Estos se pueden comparar a la concepción, el embarazo y el nacimiento de un bebé. Los nueve meses del embarazo son muy importantes pero representan solamente el 1% de los 900 meses que vivirá una persona de 75 años. Los meses de embarazo solo sirven para lanzarle a la vida que le espera y, si el bebé no crece después de nacer, es porque algo estuvo mal en la primera fase de su vida mientras se formaba.

Nunca ha sido la intención de Dios que el hombre pase toda su vida  en una cuna. Pero, al considerar la condición de muchas iglesias, vemos que son poco más que “cunas espirituales” y nos damos cuenta que el reto que nos enfrenta tal vez no sea tanto el aprender cómo concebir y dar a luz a los nuevos “bebés en Cristo”, sino que implantemos un proceso sano y bíblico para desarrollarlos a la madurez.

FE EN ACCIÓN: Querido hermano(a) medite en las siguientes declaraciones: El evangelizar y bautizar a mucha gente, no quiere decir que estemos cumpliendo con la Gran Comisión. La meta de Cristo no es tener iglesias llenas de bebés que no sean capaces de cuidarse, alimentarse, ni reproducirse, sino iglesias llenas de creyentes maduros y madurándose constantemente. Solo así la Gran Comisión no se convierte en la Gran Omisión.

 EL DISCIPULADO BÍBLICO ES UN PROCESO DE TODA LA VIDA.

RECIBIMOS LA VISIÓN EN LA CUMBRE, PERO CRECEMOS EN EL VALLE.

EL DISCÍPULO ES LA PERSONA QUE HACE DE JESUCRISTO EL SEÑOR DE SU VIDA.

  • Comparto mi experiencia personal con mi Dios y Señor, en el

“Ministerio de Formación de Discípulos Espirituales, Discípulos Reproductores y Discípulos Colaboradores de Dios nuestro Señor” 

Hno. Cuau.

cuauhtemoc-meneses

4 comentarios sobre “Cápsulas de Discipulado

  1. Agradezco sus palabras de motivación que me han producido gozo en mi corazón reciban un saludo fraternal en al amor del Señor. Bendiciones.

    Me gusta

  2. Aun recuerdo sus clases, hermano Cuauhtemoc, y le doy gracias a Dios por su vida y la de su esposa Marta.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.