Crónica de Gentilezas Acumuladas

cronica gentilezasCRÓNICA DE GENTILEZAS ACUMULADAS

El último fin de semana de mayo pasado, del viernes 26 al domingo 28, fue un tiempo en que acudimos desde distintos puntos del país para reunirnos en la ciudad de Tijuana, BCN, y tener nuestro 7° Encuentro Nacional de Esposas de Pastores Metodistas, cuyo lema fue “Yo sé quién soy”, basado en Efesios 2:10: Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.

La invitación había sido hecha dos años antes por nuestra hermana Dámaris Lara de Ruiz, esposa del, Obispo de la Conferencia Anual del Noroeste (CANO), Pbro. Felipe de Jesús Ruiz Aguilar, y nos había sido reiterada oportunamente para que nos alistáramos a acudir a la cita. Y lo hicimos: fuimos un total de 110 esposas de ministros de las conferencias anuales del Sureste, de México, Septentrional, Oriental, Norcentral y del Noroeste. Hubo algo especial: tres hermanas esposas de pastores de la Conferencia de Arizona, de la Iglesia Metodista Unida, nos acompañaron al evento. En total, 113 asistentes.

La gentileza comenzó desde antes, cuando la esposa del Obispo de la CANO y un fiel equipo de colaboradores empezaron a preparar todo para recibirnos en la Iglesia Nuevo Pacto. Continuó al llegar a Tijuana, pues nos estaban esperando el propio Obispo Felipe de Jesús Ruiz y el Pastor Gerardo Vázquez, quienes no pararon de ir y venir del aeropuerto al hotel, del hotel a la iglesia, de la iglesia al aeropuerto, y otra vez a la iglesia… y sólo Dios sabe cuántas veces recorrieron ese camino entre jueves y viernes, para recibir y trasladar a las  hermanas que íbamos llegando.

Otra muestra de gentileza: al llegar al lugar de reunión nos tenían preparados unos ricos lonches, refresco y café, preludio de la deliciosa comida que degustamos luego de las inscripciones. Todo el evento estuvo marcado por las delicias culinarias que nos preparó la hermana Lilia Lara Andrade y un eficiente equipo de colaboradores: todo a tiempo, calentito y suficiente; damos fe de que nadie se quedó con hambre.

Mención aparte merece el comité de inscripciones, y hospedaje,  a cargo del hermano Enrique Valencia, quienes nos estaban esperando con nuestras asignaciones de cuartos para el hotel y un hermoso presente de bienvenida para cada una de las asistentes, que incluía regalos provenientes de la conferencia anfitriona y de todas las demás.

Enseguida, el culto de apertura del Encuentro, donde tuvimos un hermoso tiempo de oración y alabanza, acompañadas del Obispo Ruiz y los pastores de la iglesia local, Pastor Arturo González y Pastor Fernando Alarcón. Tuvimos una edificante predicación a cargo del Pastor González, quien nos recordó de parte del Señor que no nos resistiéramos a las dificultades, pues escondían bendiciones de Dios hechas para nosotras: la clave es, dice Dt. 5:31, quedarnos junto al Señor. Al final del culto, el Obispo Ruiz y el Pastor González nos impartieron el sacramento de la comunión; participamos las esposas de los Obispos: Lybia Hiedra de Hernández (CASE), Gabriela Serrano de Hernández (CAM), Raquel Ávila de Pluma (CAS), Gloria Ramos de Ibarra (CANCEN), Dámaris Lara de Ruiz (CANO) y la que esto escribe. También escuchamos por primera vez el canto lema compuesto especialmente para el Encuentro por nuestro hermano José Guillermo Navarrete.

Una gentileza más: un paseo por el malecón, al que nos llevaron y donde pudimos observar el muro que limita a nuestro país con Estados Unidos. Para muchas fue una sorpresa ver el muro que se internaba en el mar, y las inscripciones de la gente, escritas sobre los barrotes del muro, que se sobreponen a la separación; incluso se nos mencionó que la iglesia tiene un ministerio de servicio en ese lugar. Fue un tiempo de caminar por la playa y regocijarnos en la creación de Dios. Más tarde, en el templo, nuestra hermana Verónica Peña nos animó con divertidas dinámicas de integración, que dieron lugar a que nos conociéramos un poco más y mostráramos talentos artísticos escondidos. Luego la cena, el traslado al hotel: un tiempo de descanso del viaje y de convivencia unas con otras.

El sábado inició con un rico desayuno en el hotel, traslado al templo Nuevo Pacto, devocional a cargo del Pastor Juan Manuel Lozano, quien nos habló de la virtud de la mujer cristiana.  Luego nos trasladamos al Colegio Cumbres de Villafloresta, donde nuestras hermanas Verónica Peña, Lety Contreras y un espléndido grupo de colaboradoras nos hicieron sentir como “estrellas de cine”, pues nos recibieron con alfombra roja, y nos tenían preparado un tiempo de alabanza, edificación espiritual, embellecimiento físico, atención a nuestra salud… ¡y hasta nos fuimos de compras! Nos dieron A CADA UNA dinero –de juguete- que usamos para “comprar” mercancía de un bazar especialmente preparado por las hermanas para nosotras… por demás está decir que la mercancía “voló”.

Fuimos conmovidas con testimonios del poder de Dios como el de la hermana Elena Soria, acerca de la vida de su hija; Elena. Nos animó de parte del Señor a vencer nuestros temores. Gracias a ella, y a nuestras hermanas Sara Peña, Carito y Alejandra Ruiz, Verónica Santana, Erika Renovato, Esther Sainz, Lorena Torres (gracias, hermana, por el hermoso poema que nos compuso), Karen Celis, Marichuy, Isela, Carmelita, Cecy León, Bety Parra y Janet Gutiérrez, así como a las organizadoras de esta serie de gentilezas que nos “llovió” el sábado 27, y al grupo de alabanza que nos dirigió en la adoración al Señor. Luego tuvimos la cena en Nuevo Pacto, el ensayo del canto lema que entonaríamos al día siguiente y el traslado al hotel.

El domingo, con un dejo de nostalgia, nos reunimos para las fotos oficiales de grupo y por conferencias, a cargo del hermano Rubén Velarde. Hubo también un tiempo de testimonios y la participación en el culto junto con la congregación. Escuchamos atentamente al Obispo Felipe de Jesús Ruiz, quien nos habló de Efesios 2:8-9 y de 5 manifestaciones de un corazón ardiente: 1) Oración intensa, 2) Predicación poderosa de la Palabra, 3) Manifestaciones sobrenaturales, 4) Involucramiento de otras personas en el trabajo del Señor y 5) Logro de cambios sociales en la comunidad. “Hay que predicar, y si es necesario, hablar”, nos dijo el Obispo Ruiz.

Y finalmente, la comida de clausura, la despedida de algunas, el agradecimiento al Obispo Felipe de Jesús Ruiz, a su digna esposa Dámaris Lara de Ruiz por tantas gentilezas, y el deseo de vernos nuevamente en el año 2019, con el permiso de Dios, ahora invitadas por nuestras amadas hermanas de la Conferencia Anual de México.

Emblema (Crónica de gentilezas...)

..Fin a la crónica de tanta gentileza;  es que ya se me terminó el espacio para escribir; si no, le seguía…

Redactó: María Elena Silva de Fuentes

Esposa del Obispo de la Conferencia Anual Oriental

 elena silva fuentes

2 comentarios sobre “Crónica de Gentilezas Acumuladas

Los comentarios están cerrados.