Cápsulas de Discipulado

capsulas discipuladoMODELO BÍBLICO PARA HACER DISCÍPULOS

Muchas personas piensan que los discípulos se hacen a medida que se sientan en un salón de clases o toman un estudio. Si ese es su concepto respecto a hacer discípulos, se sorprenderá. Considere los siguientes preceptos que respaldan un modelo bíblico para hacer discípulos.

LA IMPORTANCIA DE LA PALABRA DE DIOS

Surgen varias preguntas para entender la importancia de las Escrituras:

  • ¿Son las Escrituras el único fundamento seguro para la vida del discípulo y su ministerio?
  • ¿Qué es lo que dice la Biblia acerca de su autoridad y suficiencia?
  • ¿Cómo puede plantar profundamente la Palabra de Dios dentro del corazón de un nuevo discípulo’

En el proceso discipular es necesario entender que la única fuente de autoridad para la vida cristiana es la Palabra de Dios.

Cuando se ayuda a establecer a nuevos discípulos, nada es tan crucial en sus relaciones con Cristo como el arraigarlos en la Palabra de Dios. Pedro declara que el apetito por la Palabra de Dios es un indicador del nuevo nacimiento: “Desead como niños recién nacidos la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación” (1Pedro 2:2).

El hambre por la Palabra es esencial para el crecimiento y la vida saludable. Existen muchos sustitutos, pero nada alimenta la vida como la Palabra de Dios. Para muchos la Palabra es una opción simpática, un libro histórico o religioso. No podemos asumir que los nuevos creyentes sostengan un punto de vista que realza la autoridad y suficiencia de las Escrituras. Ellos generalmente comienzan su recorrido espiritual como ignorantes de la Biblia o con conceptos equivocados con respecto a las verdades que ella contiene.

Los recién convertidos pueden venir de un punto de vista que dice que toda verdad es relativa, que no hay absolutos. Para ellos la Biblia es una entre muchas fuentes, pero no la autoridad sobre sus vidas y prácticas. Cuando discípula a otros, necesita aclarar dos cosas:

  1. Deben entender que las Escrituras deben ser su autoridad en la vida; y usted como discpulador debe creer y demostrar que la Palabra de Dios es la autoridad final y que está sometido a lo que ella dice. Es autoritaria y suficiente para usted.
  2. Deben entender que las Escrituras son esenciales y suficiente para la vida del nuevo creyente. La transformación a la imagen de Cristo, no puede ocurrir sin la obra purificadora, transformadora y recreadora de la Palabra.

Los nuevos creyentes necesitan saber que pueden ir a las Escrituras, con el poder del Espíritu Santo, y escuchar hablar a Dios directamente a ellos. Necesitan ver la Biblia como la carta de amor de Dios para ellos. Necesitan desarrollar la confianza de que la Biblia hoy en día, les habla a ellos y que pueden entenderla. 

FE EN ACCIÓN: Hermano(a) el Señor te pregunta ¿Crees todo lo que dice la Biblia y la obedeces en su totalidad? Recuerda que cuando Jesús oro por sus discípulos en Juan 17:15-19 declaro: “No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal. No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad. Como tú me enviaste al mundo, así yo los he enviado al mundo. Y por ellos yo me santifico a mí mismo, para que también ellos sean santificados en la verdad.” Como líder de un grupo discipular debes establecer a los nuevos discípulos en la Palabra de Dios, en la iglesia local, en el ministerio de Jesús y sus discípulos y prepararlos para proclamar el Evangelio y establecer el Reino de Dios y su justicia en este mundo. Recuerda “CRISTO CUENTA CONTIGO”

LA PALABRA DE DIOS ES:

(Jeremías 15.16; Mateo 4:4) ALIMENTO: Para satisfacer nuestra propia hambre espiritual y la de otros.

(Salmo 119:105) LUZ: Poder ver el camino de la verdad y poder encender otra luz, todas las veces que sea necesario.

(Jeremías 23:29ª) FUEGO: Que purifica nuestros corazones.

(Jeremías 23:29b) MARTILLO: Que quebranta los corazones de piedra.

(Hebreos 4:12) ESPADA DE DOS FILOS, VIVA Y EFICAZ: Palabra viva de Dios que clarifica nuestra mente, incita nuestro corazón y despierta nuestra voluntad.

  • Comparto segmentos de “Vida Discipular”,

 y de mi experiencia personal con mi  Dios y Señor, en el

“Ministerio de Formación de Discípulos Espirituales, Discípulos Reproductores y Discípulos Colaboradores de Dios nuestro Señor” 

Hno. Cuau.

cuauhtemoc-meneses