La Comisión “El Camino a Seguir” entrega documento

la comision el camino
La Comisión “El Camino a Seguir” entrega documento

Traducción y adaptación por Michelle Maldonado

PARA PUBLICACION INMEDIATA

Miércoles, 1 de noviembre de 2017 

NASHVILLE, TN – La Comisión El Camino a Seguir ha redactado un informe provisional para compartirlo con el Concilio de Obispos/as, en su tarea de encontrar un camino para La Iglesia Metodista Unida (IMU), sobre el alcance de la inclusión LGBTQ en la denominación.

Durante la reunión en Nashville, del 30 de octubre al 1 de noviembre, los/as miembros de la Comisión acordaron presentar un informe provisional que enfatiza la necesidad de unidad para la IMU, mientras reconoce los diferentes entendimientos teológicos sobre la identidad LGBTQ.

“Estamos convencidos de que con amor seguiremos discerniendo la visión de Dios para nuestra iglesia, y escuchando y viendo lo que Dios quiere que seamos y hagamos”, dijo el Obispo David Yemba, uno de los moderadores de la Comisión.

La reunión de tres días en la Casa Editorial Metodista Unida fue testigo de la devoción sincera y de un profundo deseo de compartir el amor de Dios con todo el pueblo de Dios en la iglesia global.

La comisión del Concilio de Obispos compartirá el informe provisional con los/as obispos/as durante su reunión la próxima semana en el Lago Junaluska, Carolina del Norte. Los/as miembros esperan que los/as obispos/as ofrezcan sus comentarios que ayuden a la comisión a preparar el informe final, a ser presentado el próximo año ante la Sesión Especial de la Conferencia General de 2019.

Acerca de la Comisión: La Comisión El Camino a Seguir, conformada por 32 miembros, fue designada por el Concilio de Obispos/as desde la Conferencia General de 2016, para ayudar a los/as obispos/as a su cargo, a encontrar un camino a través de la controversia en la denominación, por la inclusión de personas LGBTQ, y las preguntas resultantes sobre la unidad de la iglesia.

Para obtener más información sobre la Comisión El Camino a Seguir, visite los siguientes enlaces:

Facebook: http://www.facebook.com/umcforward

Twitter: @UMCForward

Instagram: http://www.instagram.com/umcforward

CONTACT:

Rev. Dr. Maidstone Mulenga

Director de Comunicaciones – Concilio de Obispos

mmulenga@umc-cob.org


El Camino a Seguir depende de los/as obispos/as

Por Heather Hahn*

Traducción y adaptación por Michelle Maldonado**

26 de octubre de 2017 | UMNS

Metodistas unidos/as que esperan las propuestas de la Comisión El Camino a Seguir tendrán que esperar hasta que los/as obispos/as opinen. “Nosotros/as como comisión servimos al Concilio de Obispos/as, y los/as obispos/as servimos a la iglesia”, dijo el Obispo Ken Carter de la Conferencia de Florida, y uno de los/as tres líderes episcopales que sirven como moderadores/as de la comisión. Carter también es el presidente electo del Concilio de Obispos.

La comisión nombrada por obispos/as incluye 32 miembros de nueve países, y tiene la tarea de tratar de encontrar un camino a través de la controversia en la denominación, en relación con el ministerio con individuos/as LGBTQ. Los/as moderadores/as no son miembros, pero facilitan las discusiones de la comisión. Entre los/as 32 miembros hay nueve obispos/as, uno de los cuales acaba de ser elegido/a este año.

“Por último, el trabajo que la comisión hace fluirá a través del Concilio de Obispos. Ellos/as tomarán el trabajo hecho por la comisión y responderán, lo moldearán, lo adaptarán y luego lo presentaran a la iglesia, particularmente a través de las delegaciones de la Conferencia General en febrero de 2019”, dijo Carter.

Carter respondió preguntas sobre el proceso de la comisión durante una conferencia telefónica el 26 de octubre, con alrededor de 40 comunicadores/as de las conferencias y comunicadores/as de otras denominaciones, incluyendo una reportera del Servicio de Noticias Metodistas Unidos (UMNS). Los/as otros/as dos moderadores/as de la comisión – la Obispa Sandra Steiner Ball de la Conferencia de Virginia Occidental y el obispo retirado David Yemba – no pudieron participar por conflicto de horarios.

El objetivo de la llamada, dijo Carter, era “mejorar los canales de comunicación”. La comisión celebrará su sexta reunión la próxima semana en Nashville, Tennessee, y la semana siguiente presentará algunas ideas preliminares al Concilio de Obispos/as para su revisión. Carter informó que a finales de 2017 o principios de 2018, la comisión espera comunicar al público más del contenido de su trabajo.

Al igual que en sus reuniones anteriores, la sexta reunión será cerrada a todos/as, excepto a los/as invitados/as. Carter le dijo a los/as comunicadores/as que todas las nueve reuniones programadas del grupo serán privadas. UMNS ha solicitado que las reuniones sean abiertas.

“Al principio sentimos que estábamos trabajando con un grupo de personas que realmente necesitaban crear confianza entre sí. Hay un dicho que menciona es una locura hacer nuestro trabajo de la misma manera y esperar resultados diferentes, y los resultados que estamos obteniendo es lo que sucede en las Conferencias Generales, abiertas al público y como lo comunicamos”, dijo Carter.

Comparó el trabajo de la comisión con la diplomacia, que a menudo sucede detrás de bastidores. Dijo que, en última instancia, el resultado del trabajo será público cuando se presente y se debata en la Conferencia General de 2019, el principal órgano normativo de la denominación. La fecha límite para que los/as obispos/as presenten sus propuestas a la Conferencia General de 2019 es el 8 de julio de 2018.

La Conferencia General de 2016 por 428-405 votos, autorizó a los/as obispos/as a formar la comisión “para desarrollar un examen completo y una posible revisión de cada párrafo de nuestro Libro de Disciplina sobre la sexualidad humana”. La misión, visión y alcance de la comisión – desarrollada por el Comité Ejecutivo del Concilio de Obispos/as – deja claro que el grupo también está considerando posibles cambios a la forma en que está organizada la denominación.

“Reflexionando sobre los dos temas de unidad y sexualidad humana, cumpliremos con nuestra directriz de considerar ‘nuevas formas y estructuras’ de relación”, como se establece en el alcance de la declaración del grupo.

Durante la llamada telefónica, Carter dijo que parte de lo que la comisión está tratando de abordar es cómo definir o redefinir la unidad. “Eso nos lleva a la pregunta ¿Podemos vivir con un Libro de Disciplina? ¿O estamos viviendo actualmente con un Libro de Disciplina?”

El Libro de Disciplina, libro de políticas de la denominación, ha afirmado desde 1972 que todas las personas tienen un valor sagrado, pero que la práctica de la homosexualidad es “incompatible con la enseñanza cristiana”. Años después, la Conferencia General dijo que oficiar una unión entre personas del mismo sexo, o ser auto-declarado/a y practicante homosexual y pertenecer al clero, son ofensas imputables bajo la ley eclesiástica.

Pero cada vez más, algunos/as metodistas unidos/as han desafiado públicamente estas prohibiciones, ya que individuos/as LGBTQ han ganado una aceptación pública más amplia en varias partes del mundo. En julio del año pasado, la Jurisdicción Occidental de los Estados Unidos eligió a la Obispa Karen Oliveto, quien es abiertamente gay y está casada con una diaconisa. El Concilio Judicial, la corte suprema de la denominación, ha dictaminado desde entonces que la consagración de un/a obispo/as homosexual “auto declarado/a practicante” viola la ley eclesiástica.

Cada vez más, algunos/as metodistas unidos/as tradicionalistas han llamado a la rendición de cuentas y han planteado la posibilidad de una división de la iglesia. Carter les dijo a los/as comunicadores/as que el camino de La Iglesia Metodista Unida no vendría sólo de arriba, sino que sería construido desde abajo. Señaló que muchas iglesias locales son capaces de navegar entre diferentes puntos de vista sobre la homosexualidad, entre de sus bancos; e instó a los/as comunicadores a que compartan historias de iglesias que están avanzando en medio de la diversidad.

*Hahn es una reportera de noticias multimedia para United Methodist News Service.

  Comuníquese con ella al (615)742-5470 o newsdesk@umcom.org.

**Michelle Maldonado es la Directora Asociada de Comunicaciones Hispano/Latinas de la IMU.

    Puede contactarle al (615) 742-5775 o por mmaldonado@umcom.org.

Planificando la Conferencia General especial

Por Heather Hahn.

Traducción y adaptación por Amanda Bachus.

10 de octubre de 2017.

La denominación se dirige hacia “terrenos desconocidos” mientras se prepara para una Conferencia General especial en 2019, dijo el reverendo Gary Graves, un planificador clave del cuerpo legislativo.

Desde que la Iglesia Metodista Unida se formó en 1968, solo una vez ha organizado su máxima asamblea legislativa fuera del horario regular de cada cuatro años. Eso fue en 1970, y la propia Conferencia General convocó la sesión para completar la fusión de las denominaciones metodistas y evangélicas de los Hermanos Unidos.

“Así que cuando el cuerpo legislativo se marchó en 1968, sabían que se reunirían en el ’70”, dijo Graves, el secretario de la Asociación General. “Estamos en una situación diferente esta vez.  Esta es la primera vez que el Concilio de Obispos ha convocado una sesión provisional para un asunto en particular, por lo que estamos en terrenos desconocidos”.

Sin embargo, Graves y otros organizadores están haciendo un rápido trabajo de planificación para la sesión especial convocada por los obispos. La Comisión de la Conferencia General aprobó esos planes durante su reunión del 6 al 8 de octubre en el Campamento Metodista Unido Sumatanga en Gallant, Alabama.

Los obispos han fijado la Conferencia General especial para los días 23 y 26 de febrero de 2019 en el Centro de Convenciones ‘America’s Center’ en St. Louis, Missouri.

El cuerpo legislativo se limitará a trabajar en un informe del Concilio de Obispos, basado en las recomendaciones de la Comisión sobre el Camino a Seguir. La Conferencia General de 2016 autorizó a los obispos a formar la comisión y buscar una vía para superar el estancamiento potencialmente divisorio de la iglesia en torno a cómo la iglesia ministra a individuos LGBTQ.

El Libro de Disciplina, el documento direccional de la denominación, requiere que las peticiones se presenten 230 días antes de la apertura de la Conferencia General. Eso significa que los obispos deben presentar su informe antes del 8 de julio de 2018.

La campaña iniciada por los obispos “En oración por el camino a seguir”, donde se pide la ayuda de Dios por la unidad de la iglesia, culminará el primer día de la Conferencia General especial. Eso dará tiempo para acomodar cualquier demora de viaje causada por el clima invernal, de modo que será menos probable que los delegados pierdan una votación debido a las preocupaciones climáticas.

El costo estimado de la reunión de cuatro días será menos de $3.7 millones, dijo Moses Kumar, tesorero de la Conferencia General y máximo ejecutivo de GCFA, la agencia de finanzas de la denominación. Eso es aún menos del cálculo inicial del año pasado cuando él dijo que la sesión especial de tres días podría costar hasta $ 4.12 millones.

Kumar dijo que el Consejo General de Finanzas y Administración proporcionará $3 millones para los costos de la reunión. Tanto la agencia de finanzas como la propia Conferencia General son apoyadas a través de donaciones de la iglesia al Fondo de Administración General de la denominación.

Los $700,000 restantes provendrán de las cuotas de inscripción que se cobrarán a los visitantes y a otros que no sean delegados de la Conferencia General. El año pasado, Kumar sugirió que al acortar el número de días de la sesión especial de la Conferencia General 2020, ayudaría a pagar por la asamblea especial adicional del 2019. Esa opción ya no es efectiva, porque en la Conferencia General 2016 se decidió que todas las peticiones sobre la mesa obtuvieran voto, lo que significa que la reunión de 2020 necesitará sus 10 días completos.

Los organizadores de la Conferencia General han encontrado otras formas de ahorrar.

“Lo ventajoso es que en febrero la ciudad de St. Louis es poco concurrida, por tanto tenemos tarifas muy buenas”, dijo Sara Hotchkiss, la gerente comercial de la Conferencia General. Su oficina también desarrollará planes relacionados a la posibilidad de un tiempo inclemente.

La Conferencia General también ahorrará parte de sus costos porque compartirá el centro de convenciones con un torneo de voleibol de una escuela secundaria y una escuela media.  También, el Consejo General de Finanzas y Administración negoció una reducción al impuesto hotelero de la ciudad.

La mayoría de los 864 delegados a la Conferencia General especial serán los mismos que asistieron a la reunión legislativa de 2016. El Libro de Disciplina permite que las conferencias anuales elijan una nueva lista de delegados, siempre que mantengan el mismo número asignado en el 2016.

En este punto, Graves dijo que sabe de dos conferencias anuales, California-Nevada y Nueva York, que han hecho planes para una nueva elección de delegados y que la Conferencia Misionera Red Bird ha hecho planes para elegir delegados nuevos de reserva.

Aproximadamente el 58 por ciento de los delegados vendrá de los Estados Unidos y el 30 por ciento de África. Los demás delegados son de Filipinas, Europa y Eurasia, así como 10 iglesias en “concordato” con las que la Iglesia Metodista Unida tiene relaciones formales.

La Conferencia General especial también utilizará las mismas reglas para la acción legislativa aprobada por el organismo de 2016, dijo Stephanie Henry, presidenta del comité de reglas de la comisión.

Una pregunta que la Comisión de la Conferencia General no puede responder en este momento es qué tanto lo que pase en 2019 afectará lo que viene antes de la Conferencia General de 2020 en Minneapolis.

  • Tomado de

Comunicaciones Hispano/Latinas de la IMU,

 mmaldonado@umcom.org.