Diálogo Internacional CMM-ICR

dialogo CMM ICR
Breve reseña histórica sobre el dialogo internacional entre
el Concilio Mundial Metodista y la Iglesia Católico Romana

Por Pastor Samuel Murillo

Aunque para América Latina y México los recientes acercamientos entre diversas comuniones cristianas parecieran ser bastante nuevos, en realidad no lo son. De hecho, durante el mes de octubre del presente año se han celebrado 50 años de dialogo constante entre Metodistas y Católicos Romanos.

Dicho dialogo oficial comenzó justo después del Concilio Vaticano II y ha permanecido constante hasta la fecha. La dinámica de trabajo, ha sido mediante la elaboración de reportes por parte de una comisión mixta que se renueva cada quinquenio y en la cual participan en igual numero teólogos y clérigos tanto metodistas como católicos. Los reportes abordan temas que han causado divisiones históricas en la doctrina cristiana con el fin de identificar cuales con las convergencias y divergencias entre católicos y metodistas, en la búsqueda profundizar y buscar un mejor entendimiento y comunicación entre ambas comuniones, a través de estas cinco décadas los reportes se han enfocado en los siguientes temas:

  1. “Reporte de Denver” (Denver, 1971); El contenido se divide en VIII secciones que comienzan en una retrospectiva general, el cristianismo y el mundo contemporáneo, espiritualidad, cristianismo, hogar y familia, eucaristía (convergencias y divergencias), ministerio, autoridad, el camino a seguir. Dicho reporte es la primer serie de diálogos elaborado en el quinquenio de 1967 – 1970.[1]
  2. “Crecimiento en Acuerdo”, (Dublín, 1976); El contenido se divide en IX secciones las cuales se dividen en Introducción, común salvación y testimonio hoy, espiritualidad, cristianismo, hogar y familia (matrimonios entre ambas comuniones), preguntas morales sobre eutanasia, Eucaristía (declaración metodista y católica, la presencia de Cristo, el sacrificio de Cristo, compartir juntos la Eucaristía, conclusión), ministerio (declaración conjunta, nuestro común entendimiento, apostolicidad, sacerdocio, ordenación, conclusión), autoridad, la unidad de la iglesia. Dicho reporte se elabora durante el quinquenio 1971 – 1976. [2]
  3. “Hacia una declaración conjunta sobre el Espíritu Santo”, (Honolulu, 1981); Dicho reporte se enfoca en buscar un común entendimiento del Espíritu Santo, se divide en III puntos los cuales se enfocan en buscar un común acuerdo acerca de la doctrina del Espíritu Santo (Dios el Espíritu Santo, el trabajo del Espíritu), La experiencia cristiana y la autoridad del Espíritu Santo, las decisiones morales del cristiano (el matrimonio cristiano). Durante el quinquenio se trabajo también con el tema: “La naturaleza de la Iglesia”, analizando la doctrina de la Iglesia, la Iglesia como Institución, La doctrina de la primacía, La iglesia en el mundo moderno. Dicho reporte se trabajo durante el quinquenio 1976 – 1981.[3]
  4. “Hacia una común declaración sobre la iglesia”, (Nairobi, 1986); el reporte se divide en VI secciones que analizan la naturaleza de la iglesia, la iglesia y sus sacramentos, el llamado a la unidad, formas de ser una sola iglesia, estructuras ministeriales, la sucesión de Pedro. Dicho reporte concluye con algunas recomendaciones para la continuidad del dialogo con relación a la Tradición Apostólica. El trabajo de dicho reporte fue elaborado en el quinquenio 1982 – 1986 [4]
  5. “La Tradición Apostólica”, (Singapur, 1991); Dicho reporte se divide en dos partes generales con sus respectivos subtemas. La primera parte hace referencia a la fe apostólica (lo que enseña, su transmisión y recepción) en relación con la Palabra y la Iglesia, el Espíritu y la Iglesia, y el Camino de la Fe cristiana, de la vida cristiana y de la comunidad cristiana. En su segunda parte, hace referencia al ministerio y los ministerios (sirviendo dentro de la Tradición Apostólica) en relación con el servicio de la Palabra, los dones del Espíritu y la Iglesia como un Cuerpo Vivo, así como el ministerio de ordenación como un llamado y empoderamiento, convergencias y divergencias.

Cabe destacar que en dicho reporte participa el primer Latinoamericano, quien hasta hoy sigue siendo el obispo de Costa Rica, Rev. Dr. Luis Fernando Palomo. Dicho reporte fue elaborado durante el quinquenio 1986 – 1991).[5]

  1. “La Palabra de Vida: declaración sobre revelación y fe”, (Rio de Janeiro, 1996); se divide en VI secciones generales que abordan la revelación de Dios (Dios es quien se revela, la revelación de Dios en la historia, revelación de la Trinidad), Fe (la fe en la que creemos, la fe que es creída, los frutos de la fe), Misión (la misión de la iglesia viene de Dios, Misión como Palabra y acción, misión y comunidad, la misión apostólica, misión y ecumenismo, misión y culturas), Vida Sacramental (El misterio de Dios en Cristo y en la Iglesia, sacramentos y medios de gracia), Comunión / Koinonia (comunión a través del testimonio apostólico, expresiones básicas de comunión en nuestras iglesias, la iglesia universal) y conclusión. Dicho reporte fue elaborado durante el quinquenio 1991 – 1996.[6]
  2. “Hablando la verdad en amor: Enseñando autoridad entre católicos y metodistas”, (Brighton, 2001); El reporte se divide en dos partes generales, la primera sobre la Iglesia como comunión en amor y verdad, dicha sección habla sobre las fuentes de enseñanza, basadas primordialmente en doctrinas fundamentales de la iglesia que se encuentran en los Credos históricos, las obras y las marcas de la iglesia a través de la historia. Considerando así subtemas como Cristología, Trinidad, primacía de la Escritura, la Tradición y sobre como mantener y enseñar la Verdad. Como consecuencia de lo anterior, lo que entendemos por teología, el fundamento en la oración, y el entendimiento de la iglesia como enviada a las naciones bajo un imperativo ecuménico. Además, hace referencia a la comunidad como profética al ser ungida bajo el Espíritu de verdad. Al ser ungidos en la verdad, buscamos permanecer en la verdad, preservarnos en la verdad y retroalimentarnos con otros en dicha verdad y por ende llamados a la verdad. No olvidando nuestras convergencias en el entendimiento de los medios de gracia. En la segunda parte se busca enfatizar el entendimiento y práctica de todo lo anterior desde la perspectiva metodista y desde la perspectiva católico romana, considerando así nuestras convergencias y divergencias en entendimiento y prácticas cotidianas. Dicho reporte es uno de los mas extensos y fue trabajado durante el quinquenio 1996 – 2001.[7]
  3. “La Gracia dada en Cristo; profundizando en reflexión sobre la Iglesia”, (Seoul, 2006); El reporte se divide en IV capítulos los cuales consisten en una mutua reevaluación (contextualizando una reevaluación, perspectivas metodistas y católicas no consideradas previamente, divergencias históricas y mal entendidos entre metodistas y católicos, nuevas perspectivas hermenéuticas), juntos en Cristo (la Iglesia visible e invisible, compartiendo en la vida de la Trinidad, pueblo y familia de Dios el Padre, cuerpo y esposa de Cristo el Dios encarnado, templo vivo de Dios el Espíritu Santo, comunión visible como signo de koinonia invisible, creciendo en comunión, marcados con signos del Espíritu Santo, marcados con signos de la vida de Cristo la cruz y la resurrección, marcados con signos de pentecostés, compartiendo la misión divina, comunión con el pasado y el futuro, guiados por el Espíritu de verdad, don y dones del Espíritu, ministerio al servicio de la comunión y la misión, mutuo reconocimiento al partir el pan, el camino a seguir), profundizando y extendiendo nuestro común reconocimiento (perspectiva metodista sobre mutuo reconocimiento de dones, perspectiva católica sobre mutuo reconocimiento de dones), principios y propuestas para continuar desarrollando la relación católico / metodista (principios generales, propuestas practicas, hacia una completa comunión en fe, hacia una completa comunión en la vida sacramental, hacia una completa comunión en la misión. Dicho reporte es de los mas trascendentes en relación a un mutuo reconocimiento histórico entre ambas tradiciones, fue elaborado durante el quinquenio 2001 – 2006. [8]
  4. “Encontrándonos con Cristo el Salvador: Iglesia y Sacramentos”, (Durban, 2011); El reporte se divide en IV capítulos que abordan el misterio pascual de la muerte y resurrección de Cristo, Bautismo: participación en la muerte y resurrección de Cristo, La Eucaristía: presencia y sacrificio, ministerio ordenado como servicio a los bautizados. Dicho reporte se elaboró durante el quinquenio 2006 – 2011. [9]
  5. “El llamado a la Santidad: de Gloria en Gloria”, (Houston, 2016); El reporte se divide en V capítulos los cuales abordan el misterio del ser humano: creado por Dios y recreado en Cristo al estar en comunión con Dios, El trabajo de Dios al recrear a la humanidad, El pueblo Santo de Dios: los santos en la tierra, Los santos de Dios: Los Santos de la iglesia triunfante, Creciendo juntos en santidad: apertura para un común testimonio, devoción y servicio ¿Qué tan lejos hemos llegado católicos y metodistas en nuestro común peregrinar?, además el reporte contiene un apéndice de oraciones e himnología de ambas tradiciones que aportan a la búsqueda cotidiana a la perfección cristiana. [10]

Además de los 10 reportes en la celebración de este jubileo, han sido diversas las delegaciones, encuentros y visitas oficiales entre ambas comuniones. Por ejemplo, el Cardenal Walter Kasper. como presidente del Consejo Pontífice para la Promoción de la Unidad de los cristianos, dio un mensaje en la capilla de Wesley en Londres en el marco del 225 aniversario de dicho recinto[11] y celebro una homilía en la iglesia metodista en Roma el año 2003 como parte de la conmemoración de los 300 años del nacimiento de Juan Wesley.[12]

Además, en el año 2005 el Papa Benedicto XVI[13] recibió en audiencia a los lideres del concilio mundial metodista[14] durante el dialogo y exploración para firmar el año siguiente la “Declaración Conjunta sobre la Doctrina de la Justificación”[15] junto con los anglicanos y ahora también con Reformados y próximamente Anglicanos.

La firma oficial por parte de los metodistas de la DCDJ fue en julio del 2006 durante la conferencia mundial en Seúl, Corea[16] y fue acompañada por la Federación Luterana Mundial y el Consejo Pontífice para la Promoción de la Unidad de los Cristianos.[17]

Ha sido en dicho marco histórico que los miembros del comité ejecutivo y oficiales del Concilio Mundial Metodista, así como los miembros de la comisión mixta del dialogo internacional que han participado en el X reporte, fuimos recibidos en audiencia  privada por el Obispo de Roma, Francisco, el pasado 19 de octubre del 2017, para celebrar el jubileo de dicho caminar en la exploración, dialogo y apertura en medio de nuestras diferencias pero también habiendo descubierto ciertas similitudes y convergencias a lo largo de este extenso caminar.[18]

Dicha audiencia se llevo a cabo en el Vaticano, en uno de los diversos salones de audiencias privadas. La visita comenzó con un mensaje departe de los metodistas al obispo de Roma, el cual hace referencia a diversas de sus intervenciones en la pastoral y cuidado de victimas de guerra, migrantes y refugiados, etc.[19]

El discurso de Francisco, obispo de Roma, a los metodistas de hoy fue el siguiente:

“Queridos hermanos y hermanas, Agradezco al obispo Ivan Abrahams sus amables palabras y con gran alegría os doy la bienvenida con motivo del cincuenta aniversario del inicio del diálogo teológico metodista-católico.

En el libro de Levítico el  Señor anuncia el quincuagésimo año como un año especial, que prevé, entre otras cosas, la liberación de los esclavos: “Declararéis  santo el año cincuenta y proclamaréis en la tierra liberación para todos sus habitantes” (Lev 25,10). Estamos muy agradecidos a Dios porque, de alguna manera, podemos proclamar que hemos  sido liberados de la esclavitud de la extrañeza y la sospecha mutua. En el año cincuenta “cada uno recobrará su  propiedad y cada cual regresará a  su familia” (ibíd.), agregaba el Señor a Moisés. Gracias a estos cincuenta años de diálogo paciente y  fraterno podemos decirnos  realmente unos  a otros las palabras del apóstol Pablo: “ya no sois extraños”; (Ef 2,19): no en el corazón, pero tampoco en la  pertenencia al Señor, en virtud del bautismo, que nos ha constituido en una fraternidad real. Sí, somos y nos sentimos “familia de Dios” (ibíd.).

A esta conciencia nos ha llevado el diálogo. El Concilio Vaticano II sigue exhortando a tender a un conocimiento más profundo y  a una apreciación más justa entre los cristianos de diferentes confesiones  a través de un diálogo que proceda “con amor a la verdad, con caridad y con  humildad” (Decr. Unitatis Redintegratio , 11). El diálogo verdadero  anima constantemente a encontrarnos  con humildad y sinceridad, deseosos de aprender unos de otros, sin irenismos  y sin fingimientos. Somos hermanos que, después de un largo distanciamiento,  están contentos de volver a  encontrarse  y redescubrirse  uno al otro, de  caminar juntos, abriendo generosamente el corazón al  otro. Así proseguimos, sabiendo que este camino ha sido bendecido por el Señor:  por Él ha comenzado y  a Él se dirige.

” Declararéis  santo el año cincuenta,” dijo Dios a Moisés. En el documento más reciente de la Comisión  habláis precisamente de  santidad. John Wesley quería  ayudar al prójimo  a vivir una vida santa. Su ejemplo y sus palabras animan a muchos a dedicarse a las Sagradas Escrituras y a la oración  para  aprender a conocer a Jesucristo. Cuando entrevemos signos de una vida santa en los demás, cuando  reconocemos la acción del Espíritu Santo en otras confesiones cristianas, no podemos por menos que alegrarnos. Es hermoso  ver cómo el Señor siembra ampliamente sus dones, es bueno ver a los hermanos y hermanas  que abrazan en  Jesús nuestra misma razón de vivir. No sólo eso:  los otros “familiares de Dios” pueden  ayudarnos a acercarnos todavía más al Señor y estimularnos a dar un testimonio más fiel del Evangelio. Demos, pues, gracias al Padre por todo lo que nos ha concedido mucho antes de los últimos cincuenta años, en los siglos pasados y en todo el mundo, en las respectivas comunidades. Dejémonos fortalecer recíprocamente por el testimonio de la fe.

La fe se hace tangible sobre todo cuando se concreta en el amor, en particular en  el servicio a los pobres y marginados. ” Proclamaréis en la tierra liberación para todos sus habitantes”. En el  año cincuenta del  diálogo esta antigua invitación de la Palabra viva resuena especialmente actual para nosotros. Forma parte de la misma llamada a la santidad que, siendo llamada a la vida de comunión con Dios, es necesariamente llamada a la comunión con los demás. Cuando  católicos y metodistas acompañamos y levantamos juntos a  los débiles y los marginados – aquellos que,  a pesar de vivir en  nuestras sociedades, se sienten lejanos,  extranjeros, extraños – respondemos  a la invitación del Señor.

Mirando al futuro, más  allá de los cincuenta años, tenemos una certeza: no podemos  crecer en la santidad  sin crecer en una comunión mayor. Esta es la senda que se abre ante el camino con la nueva fase de diálogo que está a  punto de iniciar sobre el tema de la reconciliación. No podemos hablar de  oración y de caridad si, juntos, no rezamos  y no trabajamos  por la reconciliación y la plena comunión entre nosotros. ¡Que vuestro  trabajo sobre  la reconciliación sea un don ,  y no sólo para nuestras comunidades  sino para el mundo! ¡Que sea  un estímulo para  que todos los cristianos sean ministros de la reconciliación!. Es el Espíritu de Dios el que obra el milagro  de la unidad reconciliada. Y lo hace con su estilo, como lo hizo en Pentecostés, suscitando  diferentes carismas y recomponiendo todo en una unidad, que no es uniformidad, sino  comunión. Por lo tanto, es necesario que estemos juntos como los discípulos esperando al Espíritu, como hermanos en  camino.

Muchas gracias por vuestra presencia; agradezco a la Comisión de  diálogo el trabajo ya realizado y el futuro y al Consejo Metodista Mundial el continuo apoyo al diálogo. La bendición de estos últimos cincuenta años radica en la gracia que hemos descubierto  los unos en los otros y que ha enriquecido a ambas comunidades. La tarea no se ha terminado  y estamos llamados,  mientras seguimos caminando, a mirar hacia adelante. Hemos aprendido a reconocernos hermanos y hermanas en Cristo; ahora es el momento de prepararnos, con esperanza humilde y esfuerzo concreto,  a ese pleno reconocimiento que tendrá lugar con la ayuda de Dios cuando finalmente podamos encontrarnos juntos en la fracción del Pan. Quisiera invitaros  a rezar  por esto, pidiéndole al Padre el pan de cada día que sostenga nuestro camino: Padre nuestro …”

Al concluir dicha audiencia, seguimos celebrando mediante un tiempo de conferencias y foro histórico sobre el dialogo Metodista – Católico en el “Centro Pro Unione”, centro de estudios Ecuménicos del Vaticano, que esta ubicado en las instalaciones donde los observadores no católicos se hospedaron y desarrollaron sus contribuciones durante el Concilio Vaticano II, entre los que estaban los metodistas Albert Outler y Míguez Bonino de Argentina.

Concluimos juntos el día celebrando la oración vespertina en el oratorio de San Francisco Xavier “del Caravita” en donde en procesión entraron juntos autoridades del Concilio Mundial Metodista y del Pontífice Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos mientras entonábamos tan bellos históricos himnos Wesleyanos como “O Thou Who Camest from Above” y “Love Divine, All loves Excelling”.

Se muy bien cuan complejo es hablar de ecumenismo dentro de las esferas del metodismo mexicano, pero no podemos seguir viviendo y sembrando odio entre nosotros, sino en profundidad y alto grado de conciencia, ¡si!, celebrar la Reforma Protestante Luterana (de la cual por cierto nosotros no venimos), pero también aprender a conmemorarla contextualizada a nuestro presente y también lamentar entre nosotros la falta de conocimiento, desconfianza y prejuicios que por generaciones hemos sembrado. Específicamente en la realidad de nuestro país, efectivamente aquellos primeros predicadores protestantes hace 100 años vivieron un contexto de extremo rechazo y violencia, pero no por ello, seguiremos hablando de un catolicismo o un protestantismo ajeno a la realidad actual y global. Si, el llamado de Roma en 1928 fue a que la única posibilidad de hacer ecumenismo era volver a las faldas del Vaticano y reconocimiento del Papado mediante la encíclica Mortalium Animos, pero dicha premisa resulta una falacia después de casi un siglo del surgimiento del movimiento ecuménico moderno y más 50 años del Concilio Vaticano II y encíclicas posteriores que han llevado a una apertura y reconocimiento mutuo que van desde Unitatis Redintegratio (1964) y Ut Unum Sint (1995) hasta Evangelii Gaudium (2013), etc.

Históricamente ha sido muy complejo aportar desde nuestra región a dichos diálogos, principalmente por limitantes de idioma, pero es el reto que hoy tenemos, mi generación, para prepararnos, aprender y aportar desde la necesidad de seguir reformando a nuestras comunidades e instituciones en una generación que clama por congruencia ‘ad intra’ y ‘ad extra’ en el ‘Lex Credendi’ y ‘ Lex Orandi’, es decir, el aprendizaje y búsqueda de la congruencia entre lo que confesamos y hacemos, no podemos hablar y predicar de amor y gracia si al mismo tiempo no nos esforzamos en amar cada día mas a nuestro prójimo, quien es imagen y semejanza de Dios.

Seamos responsables en nuestro quehacer y sobretodo en nuestra diversidad interna como metodistas mexicanos y latinoamericanos, aprendamos a reconocer que la Unicidad o Catolicidad del cuerpo de Cristo no reside en la uniformidad entre nosotros sino en el Don Divino que proviene de Dios para crecer juntos en el amor y mutuo reconocimiento cristiano a pesar de todas nuestras diferencias, ya que, es en Cristo, por Cristo y para Cristo que vivimos, servimos y somos llamados a una común vocación en donde ninguno de nosotros es mayor que el otro, sino que juntos aprendemos a entregarnos en el servicio mutuo.

Έρροσο έν Χριστω

Pastor Sam Murillo

Conferencia Anual de México

[1] “Reporte de Denver”, (Denver, 1971). recuperado el 31 de octubre del 2017 de http://www.vatican.va/roman_curia/pontifical_councils/chrstuni/meth-council-docs/rc_pc_chrstuni_doc_19710901_denver-report_en.html

[2] “Crecimiento en Acuerdo”, (Dublín, 1976). recuperado el 31 de octubre del 2017 de http://www.vatican.va/roman_curia/pontifical_councils/chrstuni/meth-council-docs/rc_pc_chrstuni_doc_19761230_dublin-report_en.html

[3] “Hacia una declaración conjunta sobre el Espíritu Santo”, (Honolulu, 1981). recuperado el 31 de octubre del 2017 de http://www.vatican.va/roman_curia/pontifical_councils/chrstuni/meth-council-docs/rc_pc_chrstuni_doc_19810131_holy-spirit_en.html

[4] “Hacia una común declaración sobre la Iglesia”, (Nairobi, 1986). recuperado el 31 de octubre del 2017 de http://www.vatican.va/roman_curia/pontifical_councils/chrstuni/meth-council-docs/rc_pc_chrstuni_doc_1986_church-nairobi_en.html

[5] “La Tradición Apostólica”, (Singapur, 1991). recuperado el 31 de octubre del 2017 de http://www.vatican.va/roman_curia/pontifical_councils/chrstuni/meth-council-docs/rc_pc_chrstuni_doc_1991_apostolic-tradition_en.html

[6] “La Palabra de Vida: declaración sobre revelación y fe”, (Rio de Janeiro, 1996). recuperado el 31 de octubre del 2017 de http://www.vatican.va/roman_curia/pontifical_councils/chrstuni/meth-council-docs/rc_pc_chrstuni_doc_19951115_word-life-rio_en.html

[7] “Hablando la verdad en amor: enseñando autoridad entre católicos y metodistas”, (Brighton, 2001). recuperado el 31 de octubre del 2017 de http://www.vatican.va/roman_curia/pontifical_councils/chrstuni/documents/rc_pc_chrstuni_doc_071101_speaking_the_truth_en.html

[8] “La gracia dada en Cristo: profundizando en reflexión sobre la iglesia”, (Seúl, 2006). recuperado el 31 de octubre del 2017 de http://www.vatican.va/roman_curia/pontifical_councils/chrstuni/meth-council-docs/rc_pc_chrstuni_doc_20060604_seoul-report_en.html

[9] “Encontrándonos con Cristo el Salvador: Iglesia y Sacramentos”, (Durban, 2011). recuperado el 31 de octubre del 2017 de http://www.vatican.va/roman_curia/pontifical_councils/chrstuni/meth-council-docs/rc_pc_chrstuni_doc_20110612_durban-document_en.html

[10] “El Llamado a la Santidad: de Gloria en Gloria”, (Houston, 2016). recuperado el 31 de octubre del 2017 de http://www.vatican.va/roman_curia/pontifical_councils/chrstuni/meth-council-docs/rc_pc_chrstuni_doc_20171018_report-joint-commission_en.html

[11] Mensaje completo del cardenal Walter Kasper en la Capilla de Wesley, 2 de noviembre del 2003 en Londres. Recuperado el 31 de octubre del 2017 de http://www.vatican.va/roman_curia/pontifical_councils/chrstuni/meth-council-docs/rc_pc_chrstuni_doc_20031102_wesley-chapel_en.html

[12] Homilía del Cardenal Walter Kasper en el marco de la celebración de los 300 años del nacimiento de Juan Wesley, celebrado en la Iglesia Metodista en Roma el 22 de junio del 2003. Recuperado el 31 de octubre del 2017 de http://www.vatican.va/roman_curia/pontifical_councils/chrstuni/meth-council-docs/rc_pc_chrstuni_doc_20030622_methodist-church_en.html

[13] Discurso de Benedicto XVI durante la audiencia con lideres del Concilio Mundial Metodista el 9 de diciembre del 2005. Recuperado el 31 de octubre del 2017 de http://w2.vatican.va/content/benedict-xvi/es/speeches/2005/december/documents/hf_ben_xvi_spe_20051209_methodist-council.html

[14] Discurso del presidente del Concilio Mundial Metodista, Obispo Sunday Mbang, durante la audiencia con el Papa Benedicto XVI el 9 de diciembre del 2005. Recuperado el 31 de octubre del 2017 de http://www.vatican.va/roman_curia/pontifical_councils/chrstuni/meth-council-docs/rc_pc_chrstuni_doc_20051209_bishop-sunday-mbang_en.html

[15] “Declaración Conjunta sobre la Doctrina de la Justificación” firmada hasta hoy por Católicos Romanos, Luteranos, Metodistas y Reformados. Recuperado el 31 de octubre del 2017 de http://www.vatican.va/roman_curia/pontifical_councils/chrstuni/documents/rc_pc_chrstuni_doc_31101999_cath-luth-joint-declaration_sp.html

[16] Declaración del Concilio Mundial Metodista durante la firma de la DCDJ. Recuperado el 31 de octubre del 2017 de http://www.vatican.va/roman_curia/pontifical_councils/chrstuni/meth-council-docs/rc_pc_chrstuni_doc_20060723_text-association_en.html

[17] Discurso del Cardenal Walter Kasper durante la firma y asociación metodista en la DCDJ. Recuperado el 31 de octubre del 2017 de http://www.vatican.va/roman_curia/pontifical_councils/chrstuni/meth-council-docs/rc_pc_chrstuni_doc_20060723_kasper-seoul_en.html

[18] Nota oficial del Concilio Mundial Metodista con respecto a Dicha celebración. Recuperado el 31 de octubre del 2017 de

http://worldmethodistcouncil.org/wmc-celebrate-50-years-of-methodist-catholic-dialogue-meet-with-pope-francis/

[19] El mensaje completo de parte del Concilio Mundial Metodista en palabras del Obispo Ivan Abrahams como secretario general. Recuperado el 31 de octubre del 2017 de http://worldmethodistcouncil.org/wp-content/uploads/2017/10/Message_to_Pope_by_Ivan_Abrahams.pdf