La Verdad, Colegio Palmore

colegio palmoreLA VERDAD

Colegio Palmore

“…y la verdad os hará libres” (Juan 8:31-32)

Hermosa promesa de libertad por parte de Dios, que a la vez nos condiciona a lograr la máxima premisa del saber… ¡conocer la verdad!

Pero ¿qué es la verdad? de acuerdo a su definición en los diccionarios, la verdad es la afirmación de algo que corresponde a la realidad, es decir mostrar congruencia entre lo que se dice y se hace, por lo tanto es posible afirmar que no se puede ser libre sin manifestar convicciones y sentimientos verdaderos que engrandezcan al ser humano.

Desde 1890 la historia del Colegio Palmore se ha construido en base a los principios bíblicos incluidos en sus lemas: “es más grande quien mejor sirve” “y la verdad os hará libres”. Cientos de generaciones han sido impactadas por el genuino poder liberador de la palabra de Dios y la verdad del conocimiento, que han llegado hasta las aulas de la institución como parte fundamental de su misión.

“…Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos, y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres” Juan 8:31-32.
Revelador discurso que pronunció Jesús en medio de un panorama decadente tal como se vive en la actualidad, solo para motivarnos a permanecer en sus enseñanzas y convertirnos en discípulos de su causa y que nos permite ver claramente la necesidad de ser verdaderamente libres.

Conducirnos a la luz de la verdad nos permitirá evaluar mejor nuestras decisiones, ver las situaciones difíciles con mayor claridad y ajustarnos a la voluntad de Dios ¡pero no sólo eso!, también seremos libres del poder esclavizante que ejercen las mentiras, el engaño y la manipulación en nuestra sociedad tan urgida de cambios.

Vivimos inmersos en una sociedad sometida al pecado que ha marcado el camino hacia su propia destrucción. Aunque podamos ser autónomos, transitar y expresarnos el problema más grande de la humanidad sigue siendo la falta de libertad que nos ha alejado de los principios éticos de la verdad: honestidad, respeto, responsabilidad.

Debemos recuperar la integridad acercándonos a Dios, encontrar en Él y a la luz de su palabra las buenas prácticas que enaltecen nuestro lado humano y nos permitan reconciliarnos con nuestra conciencia y reestablecer el vínculo de libertad y verdad que el Señor nos prometió en su palabra: “…y la verdad os hará libres”.