Cápsulas de Discipulado

16) Capsula de DiscipuladoVIDA DISCIPULAR 1 – LA CRUZ DEL DISCÍPULO.

ESTUDIO BÍBLICO  –  2. VIVIR EN LA PALABRA (Primera parte)

Usaremos la mano para enseñar una comprensión bíblica de cómo grabar la Palabra de Dios en nuestra mente y corazón y para ilustrar como los discípulos pueden descansar en las verdades de la Palabra de Dios.

Para que Cristo se mantenga en el centro de la vida del discípulo, necesita grabar la Palabra de Dios en su mente y corazón. El discípulo no puede conocer lo espiritual sin la revelación de Dios. Su Palabra es su revelación para los discípulos de Jesús. 

Screen Shot 2018-03-15 at 7.55.23 PM 

OÍR LA PALABRA: La mano ilustra cómo podemos Vivir en la Palabra, y como el discípulo puede tenerla en la mente y su corazón, y aferrarse a la Palabra de Dios para que nadie se la pueda quitar. La forma más sencilla que el discípulo puede recibir la Palabra es por el oír la Palabra, esta es una forma en que cualquier persona puede recibirla. Oír la Palabra es la primera forma como la recibimos. Aun un niño o una persona que no sabe leer

puede oír la Palabra. El dedo meñique ilustra esta primera forma.

Marcos 4:23 Palabras de Jesús “Si alguno tiene oídos para oír, oiga.”

Romanos 10.17 “Así que la fe es por el oír, y el oír, por la Palabra de Dios.” 

MEDITAR ACERCA DE LA PALABRA: La segunda forma como el discípulo vive en la Palabra y ésta en él, consiste en pensar o meditar en la Palabra de Dios. El dedo pulgar representa esta función. Cuando pienso acerca de lo que oigo, por ejemplo el sermón de un pastor, entonces el discípulo tendrá comprensión de la Palabra de Dios. Si solo oigo y pienso en la Palabra, no tendré un asimiento firme de la Palabra y me puede ser arrebatada fácilmente.

Salmo 1:2,3 “Sino que en la ley de Jehová está su delicia, y en su ley medita de día y noche. Será como árbol plantado junto a corrientes de agua, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; y todo lo que hace prosperará.”

Josué 1:8 “Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.” 

EXAMINAR LA PALABRA: El dedo anular del anillo, representa el siguiente paso para que el discípulo pueda comprender la palabra de Dios. Examinar la Palabra es una forma de permanecer en ella, y nos ayuda a profundizar en el conocimiento de Dios. Pero aún en este nivel añadido, una persona, si quiere, nos puede arrebatar la Biblia de la mano.

Apocalipsis 1:3 “Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca.”

ANALIZAR LA PALABRA: La manera de vivir más profundamente en la Palabra para que el discípulo la haga llegar a su corazón: Es analizarla. Cuando oigo, medito, examino y analizo la Palabra es más difícil que alguien me la pueda quitar

Hechos 17:11 “…, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así.

2Timoteo 2:15 “procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de que avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.”

RECORDAR LA PALABRA: Cuando recordamos o memorizamos la Palabra, realmente vive en nosotros y nosotros vivimos en ella, y las promesas de Dios son nuestra posesión. Ahora oigo, examino, analizo, recuerdo y pienso en la Palabra, y tengo un asimiento firme de ella, y nadie me la puede quitar.          

Salmo 119.9, 11 “¿Con que limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra. En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti.”

Deuteronomio 6:6 “Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón;”

PENSAR EN LA PALABRA: Si el discípulo oye, examina, analiza, recuerda y piensa en la Palabra, pero no medita en ella de día y de noche, no la podrá retener.

APLICAR LA PALABRA: Otro consejo para agarrar firmemente la Palabra consiste en aplicarla a la vida diaria. Tener la Palabra de Dios en la mente y el corazón es esencial, pero no permanecemos en la Palabra, hasta que nos comprometamos en obedecerla y aplicarla a nuestras vidas. 

FE EN ACCIÓN: Querido hermano(a), piensa en las siguientes declaraciones: Las palabras escritas en los dedos de la mano son las que indican la manera de recibir la Palabra de Dios en tu mente y en tu corazón. La palabra escrita en la palma de la mano (Aplicar), explica como incorporar la Palabra de Dios en tu vida diaria. ¡Atrévete hermano! y empieza a leer, oír, examinar, analizar, memorizar, meditar y aplicar la palabra de Dios en tu vida, y has un pacto con Dios para meditar de día y noche, en Su Palabra y será como árbol plantado junto a corrientes de agua, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; y todo lo que hace prosperará; ¿crees esta promesa? Empieza ahora mismo y experimenta tu aventura de fe con tu Dios y Señor.

  • Comparto segmentos de Vida Discipular,

y de mi experiencia personal con mi Dios y Señor, en el

Ministerio de Formación de Discípulos Espirituales, Discípulos Reproductores y Discípulos Colaboradores de Dios nuestro Señor.

Hno. Cuau.

cuauhtemoc-meneses