Cápsulas de Discipulado

16) Capsula de DiscipuladoESTUDIO BÍBLICO  – 2. VIVIR EN LA PALABRA (Quinta parte)

ESTUDIO BÍBLICO INDUCTIVO 

¡LOS CRISTIANOS MADUROS COMEN CARNE! Es más la preparan ellos mismos. Hebreos 5:12-14 “Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuales son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido. Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño, pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y el mal.” Quizás tengan muchos años leyendo y estudiado la Biblia, usando estudios preparados por otra persona. Sin embargo Dios lo va a capacitar con el “Cómo hacer un estudio bíblico” y como aplicarlo a su vida, y compartirlo a otros creyentes.

En un estudio bíblico inductivo, va a descubrir por su propia cuenta lo que Dios le quiere revelar por medio de un pasaje de la Biblia, sin que le sean impuestas ideas preconcebidas o sin depender de las interpretaciones de otras personas para entenderlo. En los estudios bíblicos inductivos, usted depende del Espíritu Santo para que le enseñe directamente mientras “escarba” en la Palabra de Dios. Puede consultar las interpretaciones de otras personas, solamente después de haber descubierto “Los tesoros escondidos de Dios” que puede aprender por sí mismo.   

Tu Dios y Señor te pregunta: ¿Por qué es importante que domine los conocimientos necesarios para los estudios bíblicos inductivos? a. Para ser un discípulo maduro que, sin la ayuda de otros, se alimente de la Palabra; b. Para poder usar bien la Palabra de verdad; c. Para que el Espíritu Santo le guie a toda verdad y le enseñe directamente de la Palabra de Dios; d. Para llegar más allá de los significados superficiales y entender la verdad que yace bajo las Escrituras.

Compartimos el siguiente formulario, para hacer su propio estudio bíblico.

SELECCIÓN DEL PASAJE. Elija un pasaje de la Biblia que tiene algún interés para usted. Las epístolas son excelentes para el estudio inductivo. Las enseñanzas e incidentes de los Evangelios se prestan para estudios de este tipo. Los estudios inductivos generalmente se concentran en pasajes doctrinales o éticos.

  1. ¿Cuál ES LA SITUACIÓN? (Contexto). Determine el contexto del pasaje antes de hacer un estudio profundo. Lea los versículos o capítulos anteriores y posteriores al pasaje. Consulte las anotaciones que contienen algunas Biblias de estudio u otras ayudas para el estudio bíblico (recuerde la capsula “Herramientas para el Estudio Bíblico”), para poder descubrir cuándo, por qué, dónde y por quién fue escrito el pasaje. Escriba una oración concisa a modo de resumen de la situación en la cual se escribió el pasaje.
  2. ¿HAY ALGUNAS DUDAS? (Preguntas)

Lea el pasaje en varias versiones o traducciones distintas. Puede hacerlo en una traducción diferente cada día. Escriba las preguntas que tenga en el curso de sus lecturas. Pueden ser sus propias preguntas o las que piense que otra persona pudiera tener. Busque en un diccionario o en un comentario los significados de palabras que no conoce bien. Cuando no encuentre en las herramientas bíblicas el significado de una palabra, mi recomendación es que acuda al “Diccionario de la Real Academia española”. No intente contestar las preguntas al momento, pero escriba loas más importantes en los espacios provistos para ello.

  1. ¿Qué MÁS DICE LA BIBLIA SOBRE ESTE ASUNTO? (Referencias)

La Biblia es el mejor comentario de si misma. Piense en versículos que haya memorizado, los cuales tienen relación con las ideas del pasaje, y escriba las referencias en los lugares provistos. No busque precisamente la(s) misma(s) palabra(s) en otro pasaje sino incluya sólo las referencias que arrojen luz sobre la misma idea.

  1. ¿Cómo LO DIRIA YO EN MIS PROPIAS PALABRAS? (Haga su propia paráfrasis)

Al principio puede pensar que  parafrasear un pasaje en sus propias palabras es la parte más fácil, dado que hay muchas traducciones a su disposición. No lo tome ligeramente. El propósito de una paráfrasis es asegurarse de que usted realmente comprende lo que el pasaje significa y puede expresarlo con sus propias palabras.

  1. ¿Qué DICEN OTROS DE ESTO? (Investigación)

Después de haber aprendido todo lo que pueda, permitiendo que la Biblia misma le hable, utilice otros recursos para revisar y verificar lo que ha aprendido. (Vea capsula discipulado “Herramientas para el Estudio Bíblico”). Es importante que en el estudio use herramientas confiables, antes de empezar a delinear las conclusiones finales acerca de la enseñanza, el significado o la aplicación de un pasaje de las Escrituras.

  1. ¿Qué DEBO HACER? Pregunte ¿Qué me dice Dios a través de este pasaje? Debe tener el mismo propósito del salmista: “He dicho que guardaré tus palabras. Tu presencia suplique de todo corazón; ten misericordia de mí según tu palabra. (Salmo 119:57,58)
  2. ¿Cuál verdad me reveló Dios y la aplicó a mi vida por medio de este pasaje? Escriba las cosas específicas que piensa que Dios quería que escuchara en el estudio: Un mandamiento para obedecer, un pecado que debo abandonar, un ejemplo a seguir, un estilo de vida que debo corregir.
  3. ¿Se cumple en mi vida esta verdad? ¿Cómo? Este es el acto de mirarnos al espejo y reconocer de que manera dejamos de cumplir lo que Dios espera de nosotros. Escriba cosas específicas. Dirá como el salmista: “Consideré mis caminos, y volví mis pies a rus testimonios” (Salmo 119:59). Pida a Dios que le convenza de algún cambio que sea necesario.
  4. ¿Qué debo hacer específicamente para que mi vida cuadre con esta verdad? Poner su fe en acción de una manera inmediata, mensurable y posible dentro de un plazo razonable. Al final de ese tiempo, deberá ser posible decir: <Si, llevé a cabo la acción>, o <No. no lo he llevado a cabo> Diga con el salmista: “Me apresuré y no me retardé en guardar tus mandamientos” (Salmo 119:60). No escriba trivialidades, como: <Intentaré hacerlo mejor>. Defina algunas acciones específicas u observables que le ayudarán a aplicar esta verdad en su vida. “Pero ser hacedores de la Palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos” (Santiago 1:22)

FE EN ACCIÓN: Querido hermano(a), La Palabra de Dios declara: Romanos 10.17 “Así que la fe es por el oír, y el oír, por la Palabra de Dios.” Dios te pregunta: ¿Cuál es tu convicción sobre la Palabra de Dios? ¡Atrévete hermano! y empieza a experimentar tu aventura de fe con tu Dios y Señor, al preparar tus propios estudios bíblicos inductivos, como discípulo de Jesús y crecerás en tu fe, conocerás más a tu Dios y Señor, permitiendo que el Espíritu Santo, te enseñe todas las cosas y te guie a toda verdad en tus decisiones diarias y tu vida será prosperada. 

  • Comparto segmentos de

Vida Discipular y de mi experiencia personal con mi  Dios y Señor, en el

Ministerio de Formación de Discípulos Espirituales, Discípulos Reproductores y Discípulos Colaboradores de Dios nuestro Señor

Hno. Cuau.

cuauhtemoc-meneses