Pronunciamiento Delegación CAO sobre CMI

4. Pronunciamiento delegacion de la CAO, sobre el CMIPronunciamiento Delegación de la Conferencia Anual Oriental (CAO)

sobre la relación de la IMMAR con el Consejo Mundial de Iglesias

Ante la XXIII Conferencia General de la IMMAR

Ante el interés de un sector de la IMMAR, en el sentido de proponer ante la XXIII Conferencia General el restablecimiento de la relación, actualmente suspendida, de la IMMAR con el Consejo Mundial de Iglesias, nos pronunciamos en la forma siguiente:

  1. El origen de la suspensión.

La única vez que se ha discutido en una Conferencia General de la IMMAR acerca de la conveniencia o inconveniencia de ser iglesia miembro del Consejo Mundial de Iglesias, fue en las sesiones de la XVII Conferencia General, celebrada del 14 al 21 de junio de 1994, en Saltillo, Coah., donde se acordó suspender nuestra pertenencia al CMI. Más tarde, en la XX Conferencia General reunida en San Juan Acozac, Pue., en 2004, luego de un intercambio de opiniones, la votación no logró traer el asunto ya discutido en 1994 de nuevo a la mesa, por lo que, sin mediar discusión alguna, quedó ratificado el acuerdo de conservar la suspensión mencionada.

  1. El motivo de la suspensión.

Las razones por las que la XVII Conferencia General discutió la viabilidad de suspender provisionalmente nuestra relación con el CMI, fueron las siguientes: El Gabinete General recibió inquietudes de nuestros delegados ante la VII Asamblea General del CMI, celebrada en Canberra, Australia, en 1991. Por ello encargó a la Comisión Consultiva de Asuntos Ecuménicos que examinara los documentos manejados en esta Asamblea, tales como actas, conferencias, liturgias y algunos más, para verificar si había aspectos controversiales. La Comisión Consultiva entregó al Gabinete General el dictamen solicitado, luego de enlistar asuntos que podrían producir inconformidad dentro de la IMMAR. Ante ese dictamen, el Gabinete General resolvió enviar un aviso al CMI sobre nuestra separación en forma provisional, en espera de una ratificación o corrección por parte de la siguiente Conferencia General de la IMMAR. Así, reunida la Conferencia General en su XVII período de sesiones, resolvió la suspensión provisional de la relación de la IMMAR con el CMI, con la aclaración de que volveríamos al seno del CMI una vez corregidas lo que nos pareció eran faltas contra nuestra identidad protestante y cristiana.

Dentro de la lista de asuntos controversiales hallados en el CMI, se pueden mencionar: a) Uso de agua bendita. b) El trato a María como alguien sin pecado, intercesora, siempre virgen, madre de Dios. c) Se hacía referencias a las intercesiones de los santos en favor nuestro. d) La Santa Cena se consagró bajo la creencia en la transubstanciación. e) Oraciones en favor de los muertos. f) Valoración de los íconos para descubrir el amor divino. g) Se imploraban bendiciones de los diferentes elementos de la naturaleza (tierra, montañas, granos, flores, etc.) en algo parecido al panteísmo o a la idea de la inmanencia. h) Se expresaba que la Comisión Mixta de Trabajo (protestantes y católicos) continuara buscando formas para llegar a una unidad visible. i) La teóloga Chun Hyung Kyung, en una conferencia ofrecida, se refirió a espíritus llenos de “Han” (ira y dolor) como mediadores entre los vivos y el Espíritu Santo; y sostenía que el mismo Espíritu es una imagen proveniente de la diosa oriental Kwan In. j) Promovía el diálogo con las religiones no cristianas al grado de respetar sus ideas de Dios, y buscando un aprendizaje mutuo y un intercambio de una espiritualidad multilateral (esto parece una alternativa a la evangelización de las naciones). Todo lo anterior fue aceptado en la Asamblea del CMI sin reparos como una forma habitual de un ecumenismo inter-confesional e interreligioso. (Para una explicación detallada de este párrafo, se puede consultar el documento anexo, incluido abajo).

La situación descrita era conocida por diversas iglesias dentro del metodismo mexicano, cosa  que por años había suscitado inquietud hasta antes de nuestra suspensión de relaciones, ocasionando costos y desgastes. Lamentablemente, por ejemplo,  nuestra pertenencia al CMI, entre otras razones, ocasionó que una iglesia establecida en Tijuana, B. C. se separara de la IMMAR.

En conclusión, la XVII Conferencia General decidió suspender la relación formal de la IMMAR con el CMI de manera provisional en espera de que éste último modifique sus posturas inter-confesionales e interreligiosas.

Por lo anterior, el criterio de los delegados de la CAO es la de respetar el acuerdo ya discutido y tomado en 1994, advirtiendo la improcedencia de pretender una segunda discusión mientras el CMI no pueda demostrar con pruebas documentadas que sus posturas, motivo de la suspensión de nuestra antigua relación, han sido modificadas. Ni en la XXIII Conferencia General, ni en ninguna otra, por razones parlamentarias, debe abordarse el tema de un regreso al seno del CMI, no importando qué argumentos nuevos se pretendan esgrimir, pues la única justificación sería que el CMI haya modificado las prácticas mencionadas. Este razonamiento fue afirmado por la XX Conferencia General del año 2004.

 


ANEXO

Análisis por la Comisión Consultiva de Asuntos Ecuménicos,

de la asamblea del Consejo Mundial de Iglesias (CMI), en Canberra, Australia,

para el Gabinete General de la Iglesia Metodista de México

Sobre el asunto de estudiar la pertinencia de nuestra presencia como Iglesia Metodista de México (IMM) dentro del Consejo Mundial de Iglesias, analizamos el informe de nuestros dos delegados a la VII asamblea de dicho organismo en Canberra, Australia, en febrero de 1991. Aunque el informe es orientador en el sentido de que abre interrogantes sobre nuestra relación con el CMI, notamos la tendencia hacia una posición iniciando el docu­mento con una crítica. Por otro lado, hay imprecisiones entre comentarios de nuestros informantes y datos que se aprecian en la documentación del mismo CMI, quizá debido sólo a fallas de redacción. Por lo anterior, decidimos mejor leer toda la documentación del CMI con excepción de algunos periódicos en inglés, por razones de idioma. Una vez leídos los documentos que son muchos, normamos criterios y decidimos citar sólo aquellos aspectos que pudieran producir inquietud y que deben tomarse en cuenta al momento de las decisiones.

Dichos aspectos son:

  1. En materia de culto inter-confesional, se aprecia un sincretismo marcado con doctrinas identificadas como católico romanas.
  1. USO DE AGUA BENDITA.

En el culto del día sábado 9 (documento WO 3), pág.20, se menciona que el clérigo debía rociar con agua bendita el altar y la congregación. Antes de eso, en la pág. 14 se describe la bendición de esas aguas con los siguientes términos:

“Que estas aguas sean santificadas por el poder, la oración eficaz y el descenso del Espíritu Santo»… Que descienda sobre estas aguas la operación purificada de la Trinidad consubstancial”.

  1. En el culto del sábado 9 (documento W03), pág. 22 se pide a Dios que tenga piedad de nosotros “Por las oraciones de su madre, pura, nuestra Señora, la Theotokos y siempre Virgen María…”
  2. En la liturgia del culto del sábado 15 (documento WO 10), hallamos las siguientes citas:

Pág.6,”Conmemorando a nuestra Santísima, Purísima, Bendita y Gloriosa Seño­ra nuestra, Madre de Dios y siempre Virgen, María… Por la intercesión de la Madre de Dios., oh Salvador, sálvanos.”

Pag. 8, la misma cita anterior.

Pag. 10, “Verbo inmortal que te dignaste… tomar carne en el seno de la Santísima Madre de Dios y siempre Virgen…”

Pag. 10, misma cita que en las págs. 6 y 8.

Pag. 16, “Por la intercesión de la Santísima Madre de Dios…”

Pag 34, Otra vez la cita repetida en páginas mencionadas.

Pag. 46, “En verdad es justo celebrarte, oh Madre de Dios, tú que eres para siempre bienaventurada y exenta de todo pecado… tú que eres verdaderamente la Madre de Dios, te celebramos”.

Pag. 64, “… mediante las bendiciones y ruegos de la gloriosa Madre de Dios….”

Pag. 68, “… por la intercesión de tu Purísima Madre y siempre Virgen..”

  1. SANTOS INTERCESORES.
  1. En el culto del sábado 9 (documento W0 3), se pide que Dios nos salve “por las oraciones del precursor Juan el Bautista, de los gloriosos apóstoles y de todos los santos.”
  2. En el culto del sábado 16 (documento WO 10),

Pag.16, “Por la intercesión de… todos los santos que te agradaron en el curso de los siglos”.

Pág.20, “por la intercesión del Santo, glorioso Apóstol y Evangelista Mateo…”

Pag.68, “por oraciones del honrado, y glorioso Profeta, Precursor, San Juan Bautista, de los santos, gloriosos e ilustres Apóstoles, de los gloriosos santos Mártires; de nuestro santo Padre Juan Crisóstomo… de los Santos y justos antepasados de Cristo, Joa­quín y Ana…”

  1. LA TRANSUBSTANCIACION.
  1. En la liturgia del culto del domingo 10 (documento W 0 4),

Pág. 26, dice: “… se transfigure esta comida de acción de gracias: y que este pan y este vino sean para nosotros el Cuerpo y la Sangre de Cristo”.

  1. b) En el documento WO 10, ya citado, dice también:

Pág.6, “Mediante el poder de Dios el pan y el vino de la liturgia se transforman en el propio cuerpo y la propia sangre de Cristo… Aunque se conservan las características del pan y del vino, participamos en el verdadero cuerpo y la verdadera sangre de Cristo… Como escribió San Ignacio, la eucaristía es la carne de Jesucristo. En la eucaris­tía se nos ofrece la carne deificada de Cristo…”

Pág. 28, “… de presentarme ante esta Santa Mesa y de consagrar a Tu inmaculado y Santísimo Cuerpo y Tu Sangre preciosísima… Porque tú eres el que ofrece y el que está ofrecido, el que recibe y el que es distribuido…”

Pág.44, ” Y haz que este Pan sea el Cuerpo precioso de Tu Cristo, y lo que está en este Cáliz la Sangre preciosa de Tu Cris­to… Cambiando su substancia por el poder de tu Espíritu Santo”.

Pag.56, “Es partido y fraccionado el Cordero de Dios… que se par­te, pero no disminuye, que siempre se come y nunca se consume.”

Pag.58, “Creo, además, que este es tu Purísimo Cuerpo y tu preciosa sangre”.

  1. ORACION POR LOS MUERTOS.

Volvemos al documento WO 10, donde leemos en la

Pág. 46, “Te ofrecemos también este sacrificio espiritual en conmemoración de los que han fallecido en la fe nuestros Antepasados Patriarcas, Profetas, Apóstoles, Predicadores, Doctores, Mártires, Confesores, Ascetas, y todos los justos… Acuérdate también de los que han dormido en la esperanza de la resurrección y de la vida eterna (nom­bra a las personas fallecidas) y concédeles el descanso en el lugar donde resplandece la luz de Tu Rostro”.

  1. ÍCONOS.

Se manifiesta el valor de las imágenes en la Liturgia del miércoles 20 (docu­mento WO 13):

Pág. 12, “Descubrimos este amor en los iconos de los Santos, que nos revelan que el reino de Dios…”

  1. En materia de conceptos interreligiosos en la liturgia, se observa la presencia de creencias pertenecientes al panteísmo o a la inmanencia.

El documento sin fecha ni referencia que recibimos, pero que clasificamos corno WO 14, y que es la liturgia de uno de los cultos, termina con una bendición extraña a nuestras costumbres y lenguaje bíblico. Dice: “Que Dios Todopoderoso os bendiga, que las bendiciones del cielo y las de las profundidades de la tierra, las bendiciones de los pechos y de los vientres, las bendiciones de los granos y de las flores, las bendiciones de las eternas montañas, riqueza de las colinas sempiternas, sean con vosotros y os acompañen hasta que otra vez volva­mos juntos a Canberra”. Se entiende que este contenido no es ni protestante ni católico.

  • Abstención.

¿Quizá por las anotaciones anteriores muchos delegados no quisieron participar en un momento dado de la Santa Cena? El documento PL 20.2, pág.2, inciso 10 lamenta esa abs­tinencia y critica la falta de unidad. Eso significa que el ideal era que to­dos participaran de lo que nos parece sería un sincretismo. El Dr. Emilio Cas­tro expresó su deseo de que Canberra sea la última asamblea con una eucaris­tía dividida (documento R C 2, pág. 2, inciso 4).

  1. Acercamiento entre el CMI y la ICR.

Aparte del alto contenido de doctrina y ritual de la Iglesia Católica Romana, se observa un acercamiento, una búsqueda de relaciones entre el CMI con el Vaticano, que nos hace preguntar si el CMI pretende ser un organismo protestante o interreligioso. Mientras se da ese acercamiento, se usan términos que parecerían indicar el deseo de que se logre la unidad estructural y no sólo fraternal.

  1. Desde hace 25 años se creó el Grupo Mixto de Trabajo, que concentra su atención a estrechar relaciones entre la ICR y el CMI. Su propósito es lograr que esa relación llegue, se mantenga “a nivel oficial y estructural” (documento RC 2, pág. 9, inciso 3). Por otro lado, en el mismo documento, mis­ma página, se declara que la participación de la ICR en dicho acercamien­to “ya es algo habitual”. Es decir, no es cosa nueva ni subterránea. En ese entendido, se celebra con entusiasmo la histórica visita del Papa Juan Pablo II a la asamblea en Ginebra (pág.6), así como también la presencia de los delegados papales en cada asamblea del CMI, después del II Concilio Vati­cano (pág.7). También se saluda con beneplácito el hecho de que en algunas agrupaciones ecuménicas de algunos países ya hallan iglesias católicas como miembros en pleno derecho (pág.7, párrafo 3). Como corolario, se encomienda al Grupo Mixto de Trabajo que desarrolle “nuevas perspectivas para dar forma a esa relación” (pág. 10, inciso 5.1).
  2. El Dr. Emilio Castro, en su informe como Secretario General (documento P L 2.1), Pág.14 dice que “La cuestión de la integración de la I.C.R. en una estructura

ecuménica mundial, ya se trate del actual CMI u otro nuevo organismo creado para facilitar esta inclusión, ya no es un tema candente”. El ve los matrimonios mixtos como presencia del esfuerzo ecuménico por integrar a la ICR. al CMI, “Gracias a Dios tenemos un creciente número de matrimonios confesionalmente mixtos que tienen gran importancia ecuménica.”

En la pág.15, dice algo que fue bien recibido por el comité que revisó su informe, como se expresa en otro documento: “El principal propósito del movimiento ecuménico con­siste en fomentar la unidad de las iglesias en una comunidad eucarística”, y sigue diciendo: “Nuestra única solución es… la unidad visible de la iglesia” (pág.16). Es evidente, cosa al parecer aceptada por la mayoría del C.M.I., que se desea la unión de la I.C.R. con el C.M.I. en forma más que fraternal, es decir en términos de visibilidad orgánica.

También el documento ÉL 20.1,

Pág.2, dice: “El Espíritu exhorta a las iglesias a que se comprometan al logro de la unidad visible.”

  1. El documento PL 9-2, sobre la Sesión Plenaria sobre la Unidad, describe la participación del Papa Juan XXIII como determinante para la unidad mencionada en términos de “trabajar en favor de la unidad visible de to­dos los cristianos… lo que marcó la entrada de la ICR. en el movimiento ecuménico” (pág.5).
  2. El documento SE 4.6,

Pág.8, declara que se requiere practicar más la es­piritualidad, cultos y ¿veneración? de imágenes en vías de acercamiento:

“A medida que las iglesias se van acercando unas a otras en el peregrinar ecuménico, reconocen cada vez más… el arte y los iconos… exhortamos al CMI a que explore las diversas formas y expresiones de espirituali­dad ecuménica…” En esta misma línea, el documento PL 7.1, pág.4, pugna por el culto común, esperando ver el “surgimiento gradual de formas y estilos comunes de oración sobre la base de nuestras diferentes tradiciones eclesiales que…. nos permitirán un día experimentar y expresar con más fuerza nuestra unidad…”

  1. Bautismo, Eucaristía y Ministerio. Recordamos que el documento con el tí­tulo anterior, escrito en Lima en 1982, y distribuido para su estudio a todas las iglesias miembros del CMI, promueve, entre otras cosas, la aceptación del bautismo de todas las iglesias cristianas y la admisión en la mesa del Señor de todos los cristianos, sin importar a que iglesia pertenezcan, dando todos nosotros por hecho que se incluye a la ICR. Este documento fue mencionado en la asamblea del CMI.

El Documento RC 2,

Pág. 4, dice: “Lo que es importante para el movimiento ecuménico en este momento… reconocer recíprocamente el bautismo administrado por cada una de ellas, en base al documento sobre Bau­tismo, Eucaristía y Ministerio”.

Igualmente, se recomienda lo mismo en el documento PL 20.2, pág.11.

  1. Conferencia sincretista cristiano-pagana.

Una de las oradoras oficiales de la asamblea fue la teóloga Chung Hyung Kyung, de Corea del Sur. Su conferencia sobre “Ven Espíritu Santo, Renue­va Toda la Creación”, está plagada de principios filosóficos y religiosos del hinduismo, budismo y otras religiones no cristianas, amalgamadas con principios bíblicos. Ahí se habla de invocar a los espíritus de los muer­tos. Los espíritus llenos de “Han” (ira, resentimiento, amargura, dolor, rabia y pasión por la lucha) son intermediarios entre las personas vivas y el Espíritu Santo. Dice ella no creer en un Dios recompensador, sino en uno que llora con nosotros. Asegura que la naturaleza es sagrada. Sostie­ne que la tierra es como nuestra madre apelando a una creencia de los fi­lipinos quienes la consideran diosa. Invita a releer la Biblia desde el punto de vista de los pájaros, el aire, el agua, los árboles y las monta­ñas. Desea que dejemos fluir el “Ki” (energía vital) entre nosotros. Para ella, el Espíritu Santo es una imagen que proviene de una diosa oriental llamada Kwan In, quien encamina a los mortales hacia el Nirvana, siendo a la vez una imagen femenina de Cristo (documento PL 3.3).

Asombrosamente, no hay ninguna reacción ni verbal ni escrita contra ese sincretismo. Al con­trario, un documento sin clasificación llamado “Una Asamblea que Apunta Hacia la Profundización del Diálogo Ecuménico”, dice en el párrafo 5: “La presentación de la teóloga coreana inició un interesante debate sobre la validez de las teo­logías contextúales y la inclusión de expresiones propias de una cultura en la reflexión teológica”. Así que hay prácticamente una felicitación por la exposición comentada.

  1. Diálogo con otras religiones.

Se aprecia la falta de un interés evangelizador, substituido por un deseo de la unidad de la humanidad. Se repite en los documentos el diálogo con otras religiones, especialmente con el Islam. Aunque creemos la unidad entre los seres humanos es importante, no debe debilitar el énfasis evangelístico, única misión expresa que Jesús dejó a la iglesia cuando partió hacia el cielo.

  1. El Dr. Emilio Castro envió un informe del Comité Ejecutivo a las iglesias miembro del CMI en marzo de 1989. Ahí, en el anexo sobre los puestos vacantes, párrafo segundo, dice: “Interpretar y promover el diálogo con personas de otras convicciones, especialmente los cristianos-musulmanes… dar un entendi­miento académico y espiritual de las otras religiones, especialmente del Is­lam.”
  2. El informe del Dr. Emilio Castro a la asamblea (documento PL 2.1),

                       Pág.11 dice: “Para las iglesias de África, la relación con otras religiones, en espe­cial con el Islam, ha pasado a ser la principal preocupación… ¿Puede un en­foque meramente secular del mundo instaurar la tolerancia y la colaboración entre distintas tradiciones religiosas?… ¿No podríamos discernir signos de la acción del Espíritu Santo en la experiencia religiosa de otras personas? (se refiere aquí a otras religiones), reconocer el valor, la función y la vocación de otras religiones en el designio providencial de Dios, y al mis­mo tiempo integrar nuestro testimonio a Jesucristo, palabra de Dios encarna­da, en ese reconocimiento… Debemos escuchar al Espíritu que nos llama a formar una comunidad y compartir objetivos” (con otras religiones, según el contexto).

  1. El Mensaje de la Asamblea contenido en el documento PL 20.1,

           Pág. 1, inciso 4 dice: “La presencia de representantes de otras religiones del mundo invitados a la Asamblea nos ha recordado la creciente necesidad de respetar la imagen que tienen de Dios todos los pueblos… y de admitir nuestra      responsabilidad común… para la humanidad”.

            El documento PL 20.2,

            Pág.13, inciso 69, dice: “procuramos convivir en el respeto y el entendimiento con las per­sonas de las demás religiones… Como la misión de la iglesia es reconciliar a todos con Dios y a cada uno entre sí, se puede decir que el compartir es parte de la misión a la manera de Cristo…. se ha de compartir la fe, el poder, los recursos materiales. Esta forma de compartir estimula la reconciliación”.

Además, el documento SE 1.4 dice, “podemos obtener valiosas enseñanzas del diálogo con otras religiones… especialmente de aquellas que han conserva do la espiritualidad de la tierra” (pág.5). “Los creyentes de las diferen­tes religiones comenzara! a aprender los unos de la espiritualidad y la inspiración de los otros’ (pag.6), “Ayudar a los fieles, a nivel de la congregación, a aceptar opciones a su alcance, a cambiar su estilo de vida y proponer modelos de vida distintos como, por ejemplo, el propuesto por Gandhi” (pag.13).

Por todo lo anterior, recomendamos al Gabinete General:

  1. Dado que el asunto de nuestra permanencia en el CMI ha permanecido por muchos años en el seno de la IMM como algo no resuelto totalmente, es necesario que se tome una decisión definitiva explicando a toda la IMM las razones del por qué. El no tomar postura y dejar que sea la Conferencia General quien tome la decisión final, pero sin haber proyecto de ley o ponencia concreta, ocasiona problemas en el ánimo de algunos metodistas y algunas congre­gaciones. La indecisión ha lastimado por muchos años a la IMM.
  2. Tómese en cuenta que la imagen del CMI y la de la IMM. están deterioradas ante otras denominaciones, mayormente en México, debido a que la IMM es la única iglesia del país que tiene membresía en el CMI (según la revista One World del CMI, 1988), cosa que no temeríamos si estamos convencidos de que la razón nos asiste y así lo explicamos a nuestras congregaciones.
  3. Es positiva nuestra membresía con el CMI desde el punto de vista de que:
  • Es el mayor recurso mundial para dar testimonio de nuestro deseo de unidad con otros cristianos.
  • Es el mayor medio a nivel mundial para solidarizarnos en ayuda con los pueblos de la tierra que sufren más que nosotros.
  • Es el mejor escenario mundial para hacer causa común con otras iglesias en el desarrollo de proyectos sociales de verdadera trascendencia, como:
  • Dignificar a la mujer.
  • Apoyar el liderazgo juvenil
  • Ayudar a los refugiados que no tienen ya ni casa ni patria.
  • Socorrer a los grupos indígenas oprimidos.
  • Acudir en los casos de desastre.
  • Tomar conciencia del buen uso de nuestra ecología.
  • Hacer pronunciamientos contra los casos de guerra, injusticia social, y violación de los derechos humanos.
  • Es el mejor intento mundial en materia religiosa para facilitar el acercamiento de los pueblos entre sí y motivar el derrumbamiento de divisiones en pro de la fraternidad y paz en la humanidad.

Pero al quedarnos ahí, todos debemos aceptar, y así hacerlo saber a nuestras iglesias con su debida justificación, que nuestra presencia signifi­ca la aprobación de:

  • La unión fraternal ya vigente entre la ICR y el CMI.
  • Que esa unión busca ser mayor, quizá logrando algún día primero la unidad litúrgica, y luego quizá otras formas de unidad. Por lo pronto es ya un hecho que elementos litúrgicos y doctrinales ajenos a las iglesias evangélicas y presentes en la ICR y en las iglesias ortodoxas, están en práctica en las asambleas del CMI.
  • Que hay tan fuerte deseo por esa unidad, que la protesta de una iglesia como la nuestra no será oída. Ejemplo de ésta suposición es el hecho de que durante la asamblea de Canberra hubo protestas por parte de mujeres y de jóvenes (por otros asuntos, no los presentados en este documento), y no fueron atendidas mediante decisiones operativas.
  • Que ya son miembros del CMI algunas iglesias ortodoxas.
  • Que se aceptan sin réplica oficial sincretismos entre doctrinas bíbli­cas y de religiones paganas.
  • Que está iniciado el dialogo con otras religiones para lograr intercambios en las formas de espiritualidad mutuas.
  1. Si la conciencia de la IMM no nos permitiera permanecer ahí por recelo doctrinal, y domina la posibilidad de salir del CMI, expresando nuestras razones, no debieran en tal caso manejarse motivos para seguir ahí de esta índole:
  • Tener simple reconocimiento por ser parte de una instancia mundial.
  • Obtener ayuda económica para las necesidades de nuestro programa nacional.
  • Perder imagen ante iglesias hermanas tanto en Latinoamérica como en el
  1. Que el Gabinete General tome la decisión, o si no que se prepare una moción para presentarse en la próxima Conferencia General donde se tomará esa decisión.
  2. Mientras tantos hay dos iniciativas de la asamblea de Camberra que valen la pena ser difun­didas en toda la IMM, y recomendamos que así se haga:
  • Declarar el decenio 1988-1998 como Década Ecuménica de las Iglesias en Solidaridad con la Mujer.
  • Abstenernos de celebrar festivamente el 500 aniversario de la conquista de América, debido al destrozo que esa invasión significó para noso­tros. Que, si hay celebraciones, se hagan en unión con los indígenas.
  1. Que se nombre un delegado o más para asistir al Encuentro Continental or­ganizado por el CLAI, del 10 al 15 de Agosto de 1992, en Cochabamba, Boli­via.

Atentamente presentado,

Comisión Consultiva de Asuntos Ecuménicos.

5 comentarios sobre “Pronunciamiento Delegación CAO sobre CMI

  1. Comentario del Pbro. Leonel Ivan Jiménez: Estimado(s) autor(es) del presente comunicado,

    Resulta confuso que un comunicado de este tipo sea elaborado con información parcial y bastante subjetiva proveniente de hace casi tres décadas. Sin duda, la reunión en Camberra fue resultado de un contexto teológico e histórico muy específico, el cual también fue desafiante (incluso escandaloso) para muchas otras iglesias hermanas que participaron en la misma. La muy famosa conferencia que aquí se cita, debe entenderse que fue reflejo de una corriente teológica específica (la cual es necesaria conocer, más allá de estar de acuerdo o no), la cual no representa de ninguna manera el sentir del CMI. Lo mismo sucede con otros elementos que aquí se citan, los cuales no forman parte de una “doctrina” propia del CMI, el cual no se considera como una “iglesia”, sino como una organización de diálogo y cooperación entre iglesias.

    Como alguien que ha estado presente en el último año dentro de diferentes actividades del CMI en diferentes partes del mundo, incluida Ginebra -en donde están sus oficinas centrales-, debo insistir que la realidad del movimiento ecuménico es radicalmente distante a lo que aquí se plantea.

    Así como las organizaciones evolucionan, en treinta años también el movimiento ecuménico ha ido avanzando, ahora preocupándose por articular proyectos que sean herramienta para cumplir la misión de la Iglesia en todo el mundo.

    Quedo a su disposición para poder cooperar con la difusión de documentos e información pertinente.

    Gracias y bendiciones,

    Le gusta a 1 persona

  2. Resulta una gran bendición que la IMMAR en lo general esté de acuerdo en mantener la suspension de su adeherencia al CMI. ya que nos arrisgamos a: 1- Seguir los pasos de la Iglesia de Tijuana; 2- Acabar con la asistencia de un sinnúmero de hermanos a la Congregación metodista y lo mas grave: 3- Adoptar el nuevo nombre que ha circulado en forma inadecuada para nosotros : Muertodistas.

    Me gusta

    1. Hno. Hidilberto, en realidad creemos que sería conveniente poder regresar al CMI, pero bajo el criterio de investigar objetivamente si las condiciones en el CMI son favorables. Nuestra salida obedeció a circunstancias que nos parecieron inaceptables. Ojalá algún día cambien.

      Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.