Comunicado sobre el Consejo Mundial de Iglesias, CANCEN

3. Comunicado sobre el Consejo Mundial de Iglesias, CANCENComunicado sobre el Consejo Mundial de Iglesias

CANCEN

El sábado 14 de abril se reunieron los miembros del Gabinete Conferencial de la Conferencia Anual Norcentral (CANCEN)  en sesión ordinaria para tratar los asuntos de su competencia.  Entre los asuntos generales se presentó la información proporcionada por nuestro periódico oficial El Evangelista Mexicano (abril 15 del año en curso),  respecto a un 1er. Encuentro Ecuménico, a celebrarse el 21 de abril en las instalaciones de la Iglesia El Mesías, de la Ciudad de México. La convocatoria está dirigida a “los miembros de todas las Conferencias  y público en general”, con el objetivo de “Reflexionar sobre el movimiento ecuménico en México/ Conocer el Consejo Mundial de Iglesias/ Definir la participación actual de la Iglesia Metodista/ Proponer normas para lograr las relaciones inter confesionales de la Iglesia/ Presentar la propuesta del encuentro al XXIII período de sesiones de la Conferencia General a celebrarse  del 18 al 26 de Mayo en Querétaro, Qro.”  La Meta expresada en la mencionada convocatoria es: “Dar cumplimiento  a los acuerdos  de la Conferencia celebrada en Tijuana, B.C.”

La noticia de este evento llamó la atención del Gabinete Conferencial, por las siguientes razones:

1.- Al corroborar la noticia no encontramos que el Gabinete General haya autorizado oficialmente a ningún organismo ni comisión  para “Dar cumplimiento  a los acuerdos de la Conferencia celebrada en Tijuana, B. C.” en materia de los asuntos ecuménicos; y de haberlo hecho estaría fuera de orden puesto que la Conferencia General ordenó y autorizó una Comisión ad hoc para tratar este asunto, y sería a dicha comisión a la que se le habría de encargar todo estudio y propuestas en la materia.

2.- Por otra parte, entre los objetivos del susodicho Encuentro  está el de “Definir la participación actual de la Iglesia Metodista (dentro del CMI y del ecumenismo interconfesional)”. Nos extraña este objetivo ya que en asuntos de trascendencia nacional no corresponde a ninguna organización ni comisión hacer tal Definición, que es atributo exclusivo de la Conferencia General, la cual ya ha establecido y reiterado desde hace dos cuadrienios cuál es nuestra definición en la materia.

3.- Nuevamente nos sorprenden los objetivos de “Proponer normas para lograr las relaciones interconfesionales de la Iglesia” y “Presentar la propuesta del encuentro al XXIII  período de Sesiones de la Conferencia General, a celebrarse del 18 al 26 de mayo, en Querétaro, Qro.”, por la razón de que oportuna, clara y terminantemente  informó el Presidente de la Comisión de Programa, que una vez cumplido el plazo para recibir propuestas y proyectos de ley, no se admitiría ningún otro documento, salvo el de los Congresos de Jóvenes y de las Fraternidades de Varones, (por tratarse de eventos  a celebrarse más allá del plazo  de recepción de documentos). Todavía a principios de febrero se le preguntó a la Comisión de Programa si cabrían aún algunos Proyectos que dos delegados oficiales deseaban aportar, y la respuesta fue negativa. No entendemos, por lo tanto, cómo se desea hacer llegar la propuesta del encuentro a la Conferencia General estando tan fuera del plazo debida y terminantemente establecido, a menos que la Comisión de Programa falte a su palabra y acuerdo.

4.- Entendemos y comprendemos que  haya  miembros de nuestra Iglesia que consideren valioso y correcto restablecer las relaciones de nuestra Iglesia con el Consejo Mundial de Iglesias, y participar en sus actividades, y están en su derecho a opinar de tal manera; sin embargo la posición oficial de nuestra denominación ha sido contraria a este sentir y la  manera de cambiar dicha decisión es demostrando plena y palpablemente que las razones que nos llevaron a tomarla han desaparecido y por lo tanto se  puede y debe reconsiderar la decisión aprobada. Esta demostración debe hacerse oportunamente y por los cauces que nuestra Disciplina tiene ya establecidos.

5.- Dada la teología y praxis del Consejo Mundial de Iglesias, que cualquiera puede  consultar y comprobar en su literatura, cursos, simposios y eventos oficiales, nos hallamos simplemente ante una decisión a tomar: Regresar eventualmente al Catolicismo Romano,  renunciando a los principios del Protestantismo que dieron origen a las Iglesias Tradicionales (entre ellas la Metodista); o mantenernos en nuestra condición protestante por cuanto las razones que nos motivaron a la separación continúan vigentes. Para el caso citamos la definición que el propio CMI hace saber sobre lo que es y hace el Consejo Mundial de Iglesias: “Es una comunidad de iglesias en camino hacia la unidad visible en una sola fe y una sola comunión eucarística, expresada en el culto y la vida común en Cristo. Trata de avanzar en esta unidad  que Jesús imploró por sus seguidores, [para que el mundo crea]”. Tal definición, por más que parezca sencilla, conlleva a aceptar como cabeza de la Iglesia visible al Papa; a confesar que en los elementos del pan y del vino se realiza la transubstanciación y se hace un nuevo y efectivo sacrificio de Cristo (por mencionar sólo los dos aspectos involucrados en esta definición).

El aceptar la teología del CMI implica declarar que nuestros Artículos de Religión están equivocados (muy especialmente los Artículos XIII, XIV, XVI, XVIII, XIX, y XX), así como buena parte de nuestra herencia wesleyana. Sin embargo, no podemos menos que respetar a quienes así piensen puesto que ejercen un derecho legítimo. (Para la mejor comprensión y conocimiento de esta materia, ir  a los documentos originales del CMI cuyo link es https/www.oikoumene.org/es). En el pasado Congreso Nacional de Pastores y Laicos celebrado en Monterrey, conmemorando los 500 años de La Reforma Protestante, se comprobó con abundancia de libros y conferencias presentadas por muy diversos exponentes, la realidad y aplicación actual de las 95 tesis luteranas y demás escritos de los reformadores que siguen justificando, a la luz de la Biblia, las razones de nuestra separación respecto del Catolicismo Romano. (Buscar y  estudiar algunos de estos libros en CUPSA y otros en las librerías cristianas de mayor surtido).

6.- En vista de esto, pensamos que lo conveniente es enfrentar el problema frontalmente y sin disfraces. Estudiemos con cuidado los documentos oficiales del CMI y los del Protestantismo (incluyendo aquí al metodismo), y escojamos libre y sin contiendas el camino que Dios y nuestra conciencia nos indiquen, sin pretender que todos los metodistas de México se ciñan al criterio de uno u otro grupo (“pensemos y dejemos pensar”). Si no resolvemos esto de forma fraternal, podríamos llegar a una ruptura denominacional y esto nos señalaría como inmaduros y carnales.

Puesto que actualmente el metodismo mexicano no puede ser de una misma opinión en esta materia, una posible opción podría ser autorizar a las Conferencias Anuales para que   escojan libremente su propio camino respecto al ecumenismo, sin comprometer al total de la Iglesia Metodista ni romper nuestra unidad  nacional, fraterna e histórica.

Por lo anteriormente anotado y muchas otras razones que podrían aducirse, consideramos que el ya multimencionado Encuentro Ecuménico está fuera de orden en sus pretensiones, y es una manera equivocada de resolver el problema, el cual ciertamente debe solucionarse con tal que sea en el tiempo y forma correctas.

Atentamente: 

Gabinete Conferencial CANCEN

2 comentarios sobre “Comunicado sobre el Consejo Mundial de Iglesias, CANCEN

Los comentarios están cerrados.