Cápsulas de Discipulado

Capsula DiscipuladoMinisterio de edificación

Transformación discipulado bíblico

“La fuerza más poderosa de todo discípulo de Jesús, es caminar por fe diariamente, tomado de la mano de su Dios y Señor, haciendo Su voluntad”. 

Cuauhtémoc Meneses Stama

Antes de continuar con él “cómo” del discipulado cristiano, comparto mi siguiente testimonio: mi Dios y Señor, hace 33 años transformó mi vida para Su honra y gloria, y mi maestro Jesús me discipuló con el material del “Plan Maestro de Discipulado Cristiano”  y “Vida Discipular” (de los cuales comparto partes de esos materiales). Comento que he leído libros sobre discipulado y conozco diversos materiales cristianos para discipular, pero mi convicción es que mi Dios y Señor planeó mi vida para capacitarme con el mejor material de discipulado cristiano. Y es el que recomiendo para enseñar y capacitar en el verdadero discipulado bíblico.

Con esto en mente, compartiré cápsulas de este material para despertar en el pueblo metodista una urgencia de establecer en sus vidas cristianas los principios bíblicos del discipulado cristiano y en la vida de nuestra querida iglesia como un instrumento para honra de nuestro Señor en la formación de discípulos espirituales, discípulos reproductores y discípulos colaboradores de Dios, para la transformación de vidas. Y así empezar el proceso de ser como Cristo (entera santificación). La Palabra de Dios nos define la meta del discipulado bíblico en 2 Timoteo 2:21: “Así que, si alguno se limpia de estas cosas, será instrumento para honra, santificado, útil al Señor, y dispuesto para toda buena obra”. 

Así, pasemos a continuar con el estudio bíblico: “La Verdad y la Fe”.

ORAR CON FE

ESTUDIO BÍBLICO 3. LA VERDAD Y LA FE (Segunda parte).

  1. Hebreos 11:1. “Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”. La palabra certeza puede ser traducida por seguridad. Este versículo dice que fe es creer en las promesas de Dios, con la suficiente seguridad como para saber que lo prometido ya es una realidad objetiva. Declaración que es verdadera: lo que dice Dios es verdad, pero no se le puede percibir con los sentidos. Palabras de Jesús son “bienaventurados los que creyeron sin ver”.
  1. Su convencimiento tiene lugar cuando Dios revela su voluntad por medio de las Escrituras. A veces los creyentes tratan de “activar” su fe creyendo desesperadamente que algo va a suceder. La “fe” del discípulo no está basada en la voluntad revelada de Dios, sino en los deseos vehementes de su corazón. En Juan 5:2-9, cuando Jesús ofreció sanar al cojo, éste creyó que Jesús lo haría. Para él, la promesa de Jesús de sanarlo era una realidad que sólo esperaba ser reclamada por fe. Se levantó y caminó, la base de su fe fue creer la Palabra del Señor.
  1. La seguridad de que su deseo fuera realidad, llegó en el momento en que oyó y creyó la palabra del Señor. Fe es creer en las promesas de Dios.
  1. La segunda parte de lo declarado en Hebreos 11:1 afirma que la fe es la convicción de lo que no se ve. Se ha dicho, que aunque una creencia es algo que sostenemos, una convicción es algo que nos sostiene.
  1. La fe es la convicción de que algo es realidad aunque uno no lo vea. La fe es posible aunque los sentidos físicos no puedan comprobar la realidad, porque la fe percibe la realidad de lo que no se revela a los sentidos. No es necesario ver algo que sea realidad. No comprendemos la electricidad; sin embargo, seguimos prendiendo las luces cuando entramos a un cuarto sin luz.
  1. El hecho de que usted cree en la electricidad, los ángeles, Siberia o Plutón, es la evidencia de que existen. Nunca ha visto (físicamente) al Espíritu Santo; sin embargo, lo ha visto activo en su vida y en las vidas de los demás. No ha visto a Jesús físicamente; sin embargo, cree que Él vive en usted. En Juan 20:29, leemos que Jesús le dijo a Tomás: “Bienaventurados los que no vieron, y creyeron”. Podemos creer en Jesús porque el Espíritu Santo nos revela la verdad por medio de la Palabra de Dios.
  1. En Hebreos 11:2, se afirma que muchos de los personajes del Antiguo Testamento fueron notables por su fe (Lo que el hermano Cuau llama “El salón de la fama de la fe”). Los versículos restantes de este capítulo explican cómo se vio la fe en sus vidas. Se les alaba por sus obras de fe. a ninguno se le menciona por lo que pensó. Aparecen en el salón de la fama por su fe en acción. La fe es tanto un conocimiento intelectual, cómo una reacción emocional. La fe se demuestra cuando se actúa de acuerdo con la voluntad revelada de Dios. Esta voluntad se halla revelada en la Palabra de Dios. Su Palabra indica que la vida de todo discípulo, debe ser una constante expresión del ejercicio de la fe.
  1. El discípulo de Jesús debe desarrollar los siguientes principios de vida:
  • Mateo 21:22. Orar con fe.
  • Hebreos 11:3. Comprender por medio de la fe.
  • Gálatas 2:20. Vivir por fe.
  • 2 Corintios 5:7. Caminar por fe.
  • Efesios 2:8-9. Ser salvo por la fe.
  1. La fe en acción se basa en la Palabra de Dios para conocer y hacer la voluntad de Dios. Para usar eficazmente la Palabra de Dios, el discípulo debe permanecer en la verdad y creer lo que Dios le revela a través de su Palabra.
  1. Una vez que el discípulo haya aprendido a usar la Palabra de Dios para saber su voluntad, su estilo de vida será el caminar por fe. La fe es la acción en base a la voluntad revelada de Dios.

 

  1. La fe es la convicción de que su deseo llegue a ser una realidad. La verdad es la revelación de Dios. La fe se relaciona con la verdad cuando se cree en la Palabra de Dios y se actúa en base a esa realidad,

FE EN ACCIÓN 

Querido hermano, te invito a meditar en “la verdad y la fe bíblicas”, para que llegues a conocer y hacer la voluntad de Dios en tu vida y seas un discípulo comprometido con tu Dios y Señor. El Hno. Cuau te comparte la siguiente convicción: la fuerza más poderosa de todo discípulo de Jesús, es caminar por fe diariamente, tomado de la mano de su Dios y Señor, haciendo Su voluntad.

Hno. Cuau.

cuauhtemoc-meneses