EDITORIAL

1. EditorialEditorial

“Así habló Jehová Dios de Israel, diciendo: Escríbete en un libro todas las palabras que te he hablado. Porque he aquí que vienen días, dice Jehová, en que haré volver a los cautivos de mi pueblo Israel y Judá, ha dicho Jehová, y los traeré a la tierra que di a sus padres, y la disfrutarán” (Jeremías 30:2-3).

En todas las épocas, la humanidad ha buscado mejorar sus condiciones de vida. No siempre por los mejores métodos, no siempre con una visión definida y no siempre buscando a Dios. Nuestra actualidad no es una excepción.

Sin duda, uno de los agentes de transformación en todas esas épocas ha sido la juventud. Es por ello que la misma Organización de las Naciones Unidas considera que “las esperanzas del mundo están puestas en la gente joven. La paz, el dinamismo económico, la justicia social, la tolerancia: todo esto y más depende, hoy y mañana, de que aprovechemos la energía de la juventud” (ONU, 2017). Por tanto y desde 1999, el 12 de agosto se designó por la misma organización como el Día Internacional de la Juventud.

Es por ello, que la Iglesia Metodista de México advierte que estamos viviendo procesos de cambio a nivel mundial con una sociedad más informada, más globalizada y, por tanto, más compleja. Eso debemos verlo como una oportunidad para generar conciencia sobre los desafíos y problemas a los que nos enfrentamos.

La juventud, desde el punto de vista bíblico, es una etapa de transición e inexperiencia, pero también una etapa fructífera, propositiva y de posturas frescas ante los retos de la vida. Por ello, el metodismo ha sido cuidadoso en proveer espacios para la juventud en sus diversos ministerios: misionero, pastoral, evangelístico, docente y profético. Las Ligas Metodistas de Jóvenes e Intermedios se han convertido en un auténtico campo de entrenamiento para la vida de miles de jóvenes que han pasado por sus filas en sus casi 130 años de trabajo en nuestro país. Los eventos de formación de la juventud, como la Semana de la Juventud en todas las congregaciones y el Congreso Nacional para Líderes realizado hace unos días en Monterrey, son espacios que forman siervos bajo el reto de hacer de la juventud un ejemplo en palabra, conducta, fe y pureza, ante los creyentes y ante la sociedad.

Hoy, nuestros jóvenes están enfrentando el desafío de integración y adaptación al nuevo modelo global, considerando los componentes de la postmodernidad que incluyen la inmediatez, la instantaneidad, lo “desechable” y lo “temporal”. Debemos rescatar, al menos, dos aspectos fundamentales de los individuos: la elaboración de un proyecto de vida y la conformación de una identidad, como parte de la construcción del Reino de Dios.

La formación de la juventud, basada en una sólida ética cristiana, siempre ha sido fundamento del ministerio educacional del metodismo en México. Las escuelas metodistas siempre han sido fieles a los principios éticos cristianos que les dieron origen, pensando en formar ciudadanos conscientes de su papel como transformadores de la sociedad bajo el principio de ser luz del mundo, siguiendo la Palabra como elemento indispensable para la liberación espiritual de México.

Retomando la visión del jurista e historiador mexicano Jesús Reyes Heroles:

“Se es joven cuando se ve la vida como un deber y no como un placer, cuando nunca se admite la obra acabada, cumplida, cuando nunca se cree estar ante algo perfecto.

Se es joven si se está lejos de la docilidad y el servilismo, si se cree en la solidaridad y en la fraternidad.

Se es joven cuando se quiere transformar y no conservar. Cuando se tiene la voluntad de hacer y no de poseer, cuando se sabe vivir al día, para el mañana, cuando se ve siempre hacia adelante.

Cuando la rebeldía ante lo indeseable no ha terminado. Cuando se mantiene el anhelo por el futuro y se cree todo posible. Cuando todo esto se posee, se pueden tener mil años y ser joven”.

Todos debemos trabajar para que nuestra juventud sea ejemplo en palabra, conducta fe y pureza. Nuestra sociedad lo exige y nuestro Dios nos lo demanda para participar en la construcción de ese Reino que Él nos ha prometido para nuestro disfrute.

Martín Larios Osorio

martin larios

REFERENCIAS

ONU. (2017). Día Internacional de la Juventud. Agosto 13, 2018, de ONU Sitio web: http://www.un.org/es/events/youthday/