Reflexión sobre la Caravana Migrante

8. Reflexión sobre caravana migranteReflexión sobre la caravana migrante de origen hondureño

Pbro. Iván Jiménez

San Pedro Sula es calor y humedad. Situada en la región caribeña de Honduras, se encuentra a pocos kilómetros de Puerto Cortés, el más grande puerto de Centroamérica, y a 200 kilómetros de La Ceiba, entrada a un paraíso terrenal lleno de turistas extranjeros que buscan una de las mejores zonas para practicar buceo. Caminar por las calles de San Pedro Sula significa muchas cosas. Primero, saber que uno se encuentra en la segunda ciudad más violenta del mundo (en primer lugar está Alepo, Siria), con índices de criminalidad y homicidios que supera la ficción. Segundo, saber que el color de tu ropa sí importa: cada banda (ya sean Maras u otros) se identifican por un color de playera, por lo que si llevas –por ejemplo- playera blanca en una calle de playeras rojas, lo más probable es que te golpeen o te maten al pasar por ahí. Tercero, que debes estar adentro de la casa antes de que caiga la noche.

Llegué a San Pedro Sula solo, como último destino de un viaje de “mochilazo” por Centroamérica para tomar el vuelo de regreso a México. La belleza de Honduras contrasta de manera trágica con la vida en San Pedro. Aquella vez, visité el mercado de artesanías, con objetos de increíble belleza, caminé por sus calles, pero no pude hacer más. El ambiente es complicado, duro violento. No son los prejuicios o el miedo: en verdad se siente la pesadez en la ciudad. La pobreza es fuerte. Aun así, en una paradoja sorprendente, tiene un buen número de migrantes haitianos que encuentran en San Pedro Sula un mejor lugar para vivir.

De ahí partió la caravana migrante que ha ocupado los titulares del fin de semana. De ahí salieron los […] hondureños, al igual que lo han hecho miles de compatriotas suyos a lo largo de los años. “El corazón del sabio discierne el tiempo y el juicio”, dice Eclesiastés 8:5. Dentro de lo mucho que se ha dicho y escrito sobre el tema, llegamos a la escuela, en donde no se discute la política internacional, sino se educa para formar seres humanos dignos. No podemos hacer mucho desde aquí para aliviar el dolor de San Pedro Sula o de los migrantes, pero sí podemos educar a personas que sepan leer el tiempo que viven y distinguir lo que es justo. Nos toca inculcar sabiduría.

Leonel Jimenez

El Pbro. Iván Jiménez es capellán del Colegio Sara Alarcón del a Cd. de México. Tomado del muro de Facebook del Colegio Sara Alarcón el 22 de octubre de 2018.