Categoría: Reflexiones

Un Mundo Mejor

Un mundo mejor

Pbro. Pedro García Carlos

Cuando era joven asistí a unos retiros espirituales que se desarrollaban en unos campamentos cerca de la ciudad de México. Dentro de las actividades que teníamos, había un día que se dedicaba a hacer limpieza y a poner en orden algunas cosas. El director del retiro nos decía: “Vamos a dejar el lugar mejor de cómo lo encontramos”.

Está filosofía se me quedó muy grabada y desde entonces he procurado ponerla en práctica. He pasado dos semanas visitando a mi hija Elsa y su familia en Bluffton, Carolina del Sur, Estados Unidos.

Dentro de mi tiempo que aquí he permanecido (mañana regreso a mi casa en Edinburg, Texas) he procurado dejar mejor la casa de mi hija. Arreglé unas sillas del comedor, cambié una cortina del baño, algunas veces cociné, luego les hice de mis panes y otras mejoras que pude hacer. Aparte, prediqué en la iglesia dónde asisten Marcos y Elsa y oré por la salud de algunos enfermos.

Seguir leyendo “Un Mundo Mejor”

Anuncio y Misión

Anuncio y misión

Dios tiene para cada uno de nosotros un proyecto de vida encaminado a construir un nuevo reino, una nueva nación, una nueva familia y una nueva Iglesia. El cristiano es una nueva persona que se esfuerza por darle un sentido diferente a su vida, a su entorno. La diferencia radica en las acciones, el anuncio en liberar y la misión en continuar.

Por: Yashár

INTRODUCCIÓN

La vida no se equivoca, nos pone en lugar y en el momento que nosotros elegimos. Confronta nuestro ser, quiénes somos, a dónde vamos y con quién compartimos esos instantes.

Los profetas, los discípulos, nosotros tenemos un anuncio que hacer, tenemos una misión que cumplir: Dios tiene para cada uno de nosotros un proyecto de vida. Otros la aceptan, unos más las rechazan… pero al final todos tenemos una razón de estar. Las citas bíblicas dan fe de esto:

“Jehová dará poder a su pueblo; Jehová bendecirá a su pueblo con paz”.

Sal 29:11

“En verdad comprendo que Dios no hace acepción de personas, sino que en toda nación se agrada del que le teme y hace justicia”.

Hch 10:34-35

“Este es mi hijo amado, en quien tengo complacencia”.

Mt. 17:5

Permitámonos crecer a imagen y semejanza de quien nos creó; con atributos morales, valores de vida y principios de actuar. Es el momento de volver a vivir, de continuar con nuestros sueños y valorar nuestro presente.

Seguir leyendo “Anuncio y Misión”

El Rico y Lázaro

“El rico y Lázaro”, una parábola revisitada

Rubén Bernal

Nuestra forma de leer la Biblia viene condicionada por nuestra cultura y nuestro estilo de vida, lo que impide que nos demos cuenta de muchas cuestiones que tratan del reinado de Dios y la atención a los pobres. Soares Prabhu ha llegado a decir que: “La exégesis occidental, que forma parte de la inmensa producción ideológica de una sociedad opulenta e intensamente consumista basada en principios diametralmente opuestos a los de Jesús, […] Ha intentado sistemáticamente espiritualizar la comprensión evangélica de pobre…”.[1] Para ilustrar esta idea, quisiera rescatar una brevísima reflexión que me publicaron en la web de Los sermones de Gotinga y que trata sobre la parábola del rico y Lázaro.[2]

La parábola del rico y Lázaro no está diseñada para defender la existencia del infierno como un lugar físico. Quienes centran aquí su atención en hacer una apología del infierno, solo desfigurarán el contenido del mensaje. En teología se utiliza un dicho que nos llama precisamente a esta cautela: theologia parabolica non est argumentativa. Aquí simplemente tenemos a Jesús utilizando una retórica y un imaginario bien conocido en el judaísmo tardío que le tocó vivir y, desde ahí, va a configurar una narración que apunta al verdadero corazón de su enseñanza.[3] Como recurso pedagógico, las parábolas de Jesús siempre toman elementos conocidos y propios de su entorno, en este caso el recurso que hace distinción entre “el seno de Abraham” y el “Abismo-Hades”.

¿Entonces qué nos quiere enseñar Jesús con esta parábola? Primero nos presenta el desequilibrio que impera en el mundo, donde hay personas muy ricas y otras que son muy pobres. El evangelio de Lucas hace muchísimo hincapié en el asunto de la pobreza y la riqueza.[4] El reino de Dios, de justicia, paz y gozo (Ro 14,17) no aprueba la injusticia del desequilibrio. El rico de la parábola que vivía con ostentación (v.19) tenía la realidad misma de la pobreza muy cerca, justamente en la puerta de su casa (v.20).

Seguir leyendo “El Rico y Lázaro”

Dejando de Inculparnos

Dejando de inculparnos

Pbro. Abner Alaniz Rangel

¡Tú tienes la culpa!, sin más, le espetó la esposa al pobre marido que llegaba todo acongojado, por haber sido despedido del trabajo. Desahogamos nuestras frustraciones y temores, por doquier encontramos acusación tras acusación. El esposo a la esposa y viceversa; los padres a los hijos y viceversa. Los alumnos al maestro y viceversa; los empleados al jefe o patrón y viceversa. Al gobierno, al médico, al abogado.

En el ámbito eclesial suele suceder lo mismo. El combinar las cualidades que menciona el apóstol Pedro en su primera carta capítulo 3, verso 8, es un contraluz de actitudes que generan acciones que se vuelven hábitos capaces de neutralizar nuestro deseo de inculpar a alguien. “En fin, vivan todos ustedes en armonía, unidos en un mismo sentir, y amándose como hermanos. Sean bondadosos y humildes, no devuelvan mal por mal, ni insulto por insulto, al contrario, devuelvan bendición, pues Dios los ha llamado a recibir bendición”.

Te distraigo de tus múltiples ocupaciones, porque hoy me ha dado por filosofar. Huelga decir, que no estás obligado a leerme; sin embargo, me atrevo a usar este medio, en la lejana esperanza que algo tenga de utilidad. Nuevamente te reitero una gratísima perspectiva de abundantes bendiciones de Dios, para ti y tu respetable familia, esperando que goces de salud y bienestar; y te invito a pensar sobre, lo que es la vida.

Seguir leyendo “Dejando de Inculparnos”

Culto de Renovación del Pacto

Referencias históricas del Culto de Renovación del Pacto

Sandro Izaguirre

Una de las tradiciones más antiguas y distintivas de la liturgia metodista en todo el mundo es el Culto de Renovación del Pacto; un servicio especial que, por lo general, se celebra el primer domingo del año o incluso en las vigilias del 1 de enero.

Con algunas ligeras variaciones, la Oración del Pacto es la siguiente:

“Ya no soy mío, sino tuyo. Empléame para lo que Tú quieras, en el lugar en que tú quieras; sea para cumplir alguna tarea o para sobrellevar algún sufrimiento; permíteme ser utilizado por ti, o dejado de lado por ti; exaltado por ti o humillado por ti; déjame tener abundancia o padecer necesidad; tenerlo todo o no tener nada; libremente y de todo corazón someto todas las cosas a lo que a ti te plazca y a lo que tú dispongas”.

Esa es la versión que se mantiene desde 1780 y fue escrita por John Wesley. Pero ¿cuál es el origen de este texto y del servicio mismo?

Seguir leyendo “Culto de Renovación del Pacto”

EDITORIAL

EDITORIAL
Una pausa en el camino

Vivimos una era de “aceleración” con muchas distracciones, prisas y ansiedades. Siempre frenéticos, apresurándonos y dándonos prisa, constantemente distraídos por nuestros dispositivos digitales “omnipresentes”.

Nuestro Señor Jesucristo definió el amor como la mayor prioridad en el Reino de Dios, manifestado primordialmente en frutos de amor a nuestro prójimo. Por tanto, el amor cristiano es una cualidad de las relaciones humanas: no hay verdadero amor a Dios sino a través del amor a mi semejante. Podríamos asegurar que la prisa y el amor son incompatibles, aún más, la prisa pone fin a las relaciones humanas.

Es por ello, que es la colectividad la que prepara el camino de la redención entre Dios y la humanidad. Así también, nuestra fe nos provee gestos de esperanza en medio de nuestras tensiones. Es nuestra realidad comunitaria, aquí y ahora, con sus circunstancias actuales, la que nos invita a ser parte de este tiempo en el cuál podamos encontrar la reflexión, el arrepentimiento, el perdón, la alegría, la ternura, la rebeldía y la lucha, para nuestra liberación.

Seguir leyendo “EDITORIAL”

Los Imperfectos

Los imperfectos

Ernesto Contreras Pulido

La Biblia enseña que a diferencia de las plantas y animales que nacen con su conducta determinada por Dios en los instintos, respuestas condicionada y propósitos específicos, el ser humano fue creado a imagen (con espíritu inmortal) y semejanza (con libre albedrío o libertad para escoger su conducta) de Dios.

Así entendemos que Adán, antes de pecar, tenía plena libertad de decidir cada día, vivir obedeciendo y sometiéndose prudente, inteligente y convenientemente a la soberanía de su Creador, o decidir voluntaria, imprudente, necia y desastrosamente, someterse a la autoridad y señorío del enemigo de nuestras almas, al que la Biblia llama diablo, el maligno, Satanás y la serpiente antigua.

La historia bíblica nos relata que Adán, con plena conciencia y como el perro que se vuelve a su vómito y la puerca lavada que se vuelve a revolcar en el excremento, decidió desobedecer un mandamiento específico de su Hacedor y Buen Padre Celestial, y comió del árbol del conocimiento del bien y del mal, literalmente vendiendo así su alma al diablo y trayendo la maldición y desgracia a su persona, su descendencia y la creación entera.

Seguir leyendo “Los Imperfectos”

La Sorprendente Estructura de los Diez Mandamientos

La sorprendente estructura de los Diez mandamientos

Los diez mandamientos curiosamente empiezan y terminan en el mismo lugar: amar a Dios y al prójimo desde el corazón.

Andrés Messmer

Introducción
Muchos ya conocemos los Diez mandamientos de Éxodo 20 y Deuteronomio 5, pero por si acaso, aquí los tienen en forma resumida:

  1. No tener dioses ajenos
  2. No hacer imágenes
  3. No tomar el nombre de Dios en vano
  4. Guardar el sábado
  5. Honrar a tus padres
  6. No matarás
  7. No cometerás adulterio
  8. No hurtarás
  9. No mentirás
  10. No codiciarás

Hasta aquí, todo bien, pero surge la pregunta: ¿por qué están estructurados así, y cuál es su lógica? Aunque los Diez mandamientos juegan un papel central en la catequesis cristiana, muchos no profundizan más que observar que algunos mandamientos hablan de nuestra relación con Dios (normalmente los 1–4), mientras que otros hablan de nuestra relación con los hombres (normalmente los 5–10). En este artículo, me gustaría profundizar en la estructura y lógica de los Diez mandamientos. (Como comentario parentético, permítanme reconocer mi deuda con la comunidad judía al respecto, y sobre todo a los sefardí de la Edad media).

La estructura de los Diez mandamientos
Cuando consideramos la estructura de los Diez mandamientos, el tema más importante es cómo los podemos dividir para que nos ayude a entenderlos mejor. Los cristianos solemos dividirlos en dos grupos, con los primeros tres o cuatro hablando de nuestra relación con Dios, y los últimos seis o siete de nuestra relación con los hombres. Sin embargo, me gustaría sugerir que hay otra manera —quizá mejor— de dividirlos: en dos grupos de cinco mandamientos que hablan de nuestra relación con Dios y nuestras autoridades y los otros cinco de nuestra relación con nuestros iguales.

Seguir leyendo “La Sorprendente Estructura de los Diez Mandamientos”

¿Diezmo Legal o Diezmo de Gracia?

¿Diezmo legal o diezmo de gracia?

El diezmo no debe ser una manera de obtener el favor de Dios. Es un elemento en el acto de adoración, como un acto de culto, renueva la disposición de rendir nuestra vida a la fuente de todas las bendiciones, reafirmando nuestra entrega incondicional a Dios.

Abner Alaniz Rangel

“¡Más ay de vosotros, fariseos! Que diezmáis la menta, y la ruda, y toda hortaliza, y pasáis por alto la justicia de Dios y el amor de Dios. Esto, era necesario hacer, sin dejar aquello”.

Lucas 11: 42

Hoy hablaré sobre el candente tema que resulta polémico en muchas de las iglesias: ¿Diezmo legal o diezmo de gracia?

Estimado lector, debo advertir que no estoy cuestionando si el diezmo es bíblico o no. Por supuesto que lo es. Mi cuestionamiento es otro. Durante un taller de finanzas al que tuve el privilegio de asistir, me di cuenta que subyacen conceptos, que sí son preocupantes partiendo de quiénes vienen pues pregonan mucho el evangelio de la prosperidad. Es necesario señalar el viejo apotegma “En lo no esencial libertad, pero en lo esencial unidad”. El tema que te quiero compartir entraña mi preocupación por lo que considero no es correcto y, que para mí, es esencial y por tanto debe haber unidad. He notado, que en algunos casos, se maneja un concepto incorrecto respecto al diezmo.

Seguir leyendo “¿Diezmo Legal o Diezmo de Gracia?”

Colegio Palmore

Él es Admirable en mi vida

Pedro Coronado
Jefatura de Mantenimiento
Colegio Palmore, Chihuahua

Tenía 11 años de edad, cuando mi papá perdió la vida, víctima del alcohol y ni siquiera lo probaba. Un hombre alcoholizado conducía un auto y lo atropelló al pasarse el semáforo en rojo. Este suceso marcó mi vida y me dejo emocionalmente muy afectado.

Unos meses después, caminaba a mi casa cuando fui abordado por un par de personas que amablemente me ofrecieron apoyo. Se trataba de miembros de la iglesia cristiana bautista que con palabras firmes y muy convincentes me animaron a orar.

Esa fue la oportunidad para recibir a Jesucristo como mi Señor y Salvador.
Contaba con 20 años de edad cuando tomé la decisión de formar una familia. El Señor Jesús no fue considerado en esa decisión y con 17 años y tres hijos después se terminaba la aventura. La mujer que escogí para esposa tenía otra fe y decidió ya no estar conmigo e involucrarse con otro hombre.

Seguir leyendo “Colegio Palmore”

Jardín de Niños Mamie Baird

Jesús es mi Paz

“Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz”.

Isaías 9:6

Sin duda, en estos tiempos de mucha violencia, problemas sociales y culturales, Jesús ha sido nuestra Paz. En el estado de Guanajuato en el cual vivimos hemos enfrentado diversas situaciones trágicas en cuanto a asesinatos, robos, extorsiones y demás, hasta escuelas han sufrido llamadas de extorsión, balaceras y Dios nos ha mantenido bajo sus alas poderosas que nos infunden aliento y tranquilidad.

En nuestro Preescolar “Mamie Baird” hemos visto como Jesús nos ha guardado en paz, él ha sido fiel en cuanto a su protección y nos ha hecho descansar en sus promesas.

Hace unos meses la secretaria de Preescolar junto con su familia experimentaron la desaparición de una sobrina, después de dos días supieron que estaba secuestrada, al estar orando nuestra hermana Delfina por esta situación; Dios puso palabra literales en su mente “Todo está en mis manos”. A partir de ese momento la desesperación y el llanto fue cambiado por la paz interior que solo Dios puede otorgar, después de 20 días la sobrina fue encontrada sana y salva, junto con su hijo, por lo cual le damos la Gloria a nuestro Dios.

Seguir leyendo “Jardín de Niños Mamie Baird”

La Corona de Adviento

La corona de adviento

Ernesto Contreras Pulido

La corona de adviento es una tradición que data desde los primeros siglos de la iglesia cristiana y que, de acuerdo a influencias culturales, ha experimentado varias modificaciones que han enriquecido su apariencia, simbolismo y utilidad didáctica.

Se forma con una guirnalda de pino, acomodada en círculo y adornada con motivos navideños, y con 4 velas distribuidas en su interior, alrededor de otra vela mayor central, de preferencia blanca. Las otras 4 velas pueden ser de diferente o igual color.

El verde de su guirnalda simboliza la vida y la esperanza que Dios nos ofrece; su forma circular, la eternidad de Dios y de la doctrina cristiana; el listón y adornos rojos, el amor de Dios; y la luz de las velas, simbolizan la fe y luz que Jesucristo trajo al mundo.

Se usa para ayudar a los fieles durante el tiempo de adviento (los cuatro domingos que preceden a la Nochebuena y Navidad), a prepararse para la mayor celebración de la cristiandad: El Nacimiento de Jesucristo, el unigénito del Buen Padre Celestial, nuestro gran Dios y Salvador.

Seguir leyendo “La Corona de Adviento”

La Luz que Vence la Corrupción

La luz que vence a la corrupción

Eduardo Delás

El tesorero corrupto, pero astuto y sagaz: la luz que vence a la corrupción”

Lucas 16:1-15

Cuando leemos esta historia, nos parece casi imposible que Jesús pueda haberla contado. Sobre todo, porque rompe moldes y casi escandaliza utilizando sin ningún tipo de protección aclaratoria un lenguaje provocador y sin anestesia. Sin embargo, nos encontramos ante una de las parábolas más contundentes sobre el reino de Dios y la manera en la que hemos de implicarnos en él. Para comprender la intención de Jesús y el sentido último de esta parábola es preciso que empecemos por el final. Ahí se encuentra la clave que ilumina el significado de este texto:

“Ningún siervo puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas. Y oían también todas estas cosas los fariseos, que eran avaros, y se burlaban de él. Entonces les dijo: Vosotros sois los que os justificáis a vosotros mismos delante de los hombres; mas Dios conoce vuestros corazones; porque lo que los hombres tienen por sublime, delante de Dios es abominación”.

Lucas 16:13–15

La interpretación que demos a esta parábola ha de estar en armonía con estas contundentes palabras de Jesús que, además, van dirigidas a un auditorio concreto que se encuentra ante él: Fariseos avaros (avariciosos, rapaces y mezquinos).

Seguir leyendo “La Luz que Vence la Corrupción”

Una Prosperidad Santa

Una prosperidad santa

Jesús critica a los ricos que dan mucho para alardear de lo que tienen frente a otros; su fin no es el agradecimiento a Dios por su prosperidad, sino establecer una distinción social.

Noa Alarcón Melchor

“Jesús se sentó frente al lugar donde se depositaban las ofrendas, y estuvo observando cómo la gente echaba sus monedas en el arca de las ofrendas del templo. Muchos ricos echaban grandes cantidades”.

Marcos 12:41

Al detenerme en este pasaje y mirarlo un poco más detenidamente, me doy cuenta de que muchas de mis presuntas enseñanzas sobre la ofrenda y el diezmo están mal establecidas. Soy consciente del daño que la teología de la prosperidad ha hecho en la iglesia cristiana: no solo en aquellas congregaciones donde los líderes la han establecido y aprovechado para el enriquecimiento personal, sino también en las iglesias que siempre han tomado esta teología como pecaminosa pero, por miedo a acercarse, han acabado abrazando de mala manera una “teología de la miseria” solo por precaución. Lo peor de la teología de la prosperidad es que realmente la Biblia habla mucho de la prosperidad. Lo que debería hacer dudar a los creyentes de estas doctrinas es el curioso hecho de que, aunque estos “santos” predicadores pidan dinero asegurando que Dios se lo devolverá aumentado, los únicos que parecen aumentar sus ingresos son ellos, y no la congregación. Pero, en fin. Eso para otro día. La cuestión es que este breve pasaje, este breve ejemplo de la viuda pobre (leed Marcos 12:41-44 para entenderlo mejor), nos cuenta grandes verdades.

No es “da mucho para recibir mucho”. No creo que la viuda se encontrara con un saco de dinero al regresar a su casa. La enseñanza es “da con sinceridad”. La viuda ofrendó consciente de que aún su poca ofrenda era buena y necesaria, y seguramente no esperaba que nadie la alabase. Sin embargo, Jesús critica a los ricos que dan mucho para alardear de lo que tienen frente a otros; su fin no es el agradecimiento a Dios por su prosperidad, sino establecer una distinción social.

No es dar con culpabilidad. Los que hemos pasado mucho tiempo en la iglesia sabemos bien lo eficaz que es apelar a la culpabilidad para recolectar ofrendas. Sin embargo, todo llamamiento a la culpabilidad sé que está mal desde un punto de vista bíblico. La viuda no dio precisamente porque se sintiera culpable. A mí esto, reconozco, me cuesta entenderlo, aunque sé que es así.

Seguir leyendo “Una Prosperidad Santa”

Saludo Navideño

¿Cuál es el significado de la Navidad?

En este tiempo de Navidad, para muchas personas serán momentos de fiesta y disfrute, con arbolitos adornados de muchas luces de colores. Época para comprar regalos y compartir con la familia y amistades, para otros será de mucho jolgorio. Para los que reciben su aguinaldo a utilizarlo con sabiduría y no malgastarlo. Y desde luego, para la mayoría de los empleados es el último mes y finaliza un ajetreado año de mucho trabajo, y al fin llegó el descanso, mes de las vacaciones. ¡Qué bueno!

En un mundo convulso con muchas opciones, bullicio y distractores que fácilmente nos desvían de nuestros objetivos, desatendemos lo importante, por lo emergente y trivial.

No obstante, desde el punto de vista cristiano, se considera que este no es el significado auténtico de la Navidad. El significado de la Navidad, muy por el contrario, responde a la manifestación de ciertos valores humanos que durante el año se mantienen más o menos en el olvido.

El relato bíblico en Lucas 2, narra el acontecimiento del nacimiento de Jesús.

Seguir leyendo “Saludo Navideño”

Mujeres, Dignidad y Ministerios

Mujeres, dignidad y ministerios: miradas bíblico-teológicas

Presentación del libro «Mujeres, dignidad y ministerios: miradas bíblico-teológicas» de Leopoldo Cervantes Ortiz, publicado por Editorial CUPSA, el pasado 30 de octubre de 2019 en la Ciudad de México.

Sandra Villalobos Nájera*

Considero que se trata de un texto importante y necesario para la reflexión acerca de la participación de las mujeres dentro de las comunidades religiosas y en general de las iglesias. No es pues, aunque el propósito principal en esta serie de textos, si bien se concentra de manera primordial en los procesos ligados a la Iglesia Presbiteriana, un caso de excepción, sino desafortunadamente una desigualdad que cruza por muchas comunidades y muchas iglesias, y es justo por ello que esta serie de textos resultan necesarios para la reflexión.

El libro, entonces, es un conjunto de textos que el autor, como él mismo menciona, fueron producidos dentro de la coyuntura que en 2011 representó la realización del Concilio Teológico por parte de la Asamblea General de la Iglesia Nacional Presbiteriana de México para discutir la ordenación de las mujeres a los ministerios.

Este conjunto de sermones, artículos, ensayos, ponencias y conferencias, nos va llevando a través de su organización a ser parte de la reflexión que el propio autor ha ido desarrollando como agente dentro de este mismo proceso.

Leopoldo Cervantes-Ortiz dice al inicio:

“Como miembro de la misma [refiriéndose a la Iglesia Presbiteriana] durante toda mi vida, y habiendo experimentado (dentro de ella) una evolución espiritual y teológica que me llevó a tomar partido por una comprensión saludable de dichos ministerios desde 1992, aproximadamente, no creo que sea posible soslayar el hecho de que esta iglesia enfrenta ahora mismo una serie de desafíos, ante los cuales algunas respuestas han sido tímidas, tardías y en ciertas ocasiones, hasta muy lejanas a la realidad. Seguir limitando el acceso a las mujeres, aun cuando se sigue aceptando que cursen los mismos estudios que los hombres, es una de ellas”.

Seguir leyendo “Mujeres, Dignidad y Ministerios”

La Eternidad de la Mujer

La eternidad de la mujer

Los que insisten en que la mujer tiene un rol subyugado al varón y “establecido por Dios” en realidad están hablando de muchas otras cosas humanas.

Noa Alarcón Melchor

“Cuando resuciten los muertos, no se casarán ni serán dados en casamiento, sino que serán como los ángeles que están en el cielo” .

Marcos 12:24

En este pasaje, la conducta de los saduceos (su arrogancia, su desdén hacia Jesús, su superioridad moral y su intento de reírse del contrincante) me recuerdan punto por punto a la actitud de muchos teólogos de mercadillo que andan hoy día plagando las redes sociales de discordia. Al igual que los saduceos, conocen la palabra, pero rechazan el amor, así que son incapaces de aplicarla. Al igual que los saduceos, creen que en su complejo de superioridad moral tienen la razón, y que se pueden permitir despreciar al prójimo… y al igual que los saduceos, no se dan cuenta de que están intentando pasar por encima del propio Jesús. Que Jesús, sin duda, se dejó pisotear en la cruz… pero el resto del tiempo sus respuestas llenas de gracia también estaban llenas de verdad.

Sin embargo, más allá de cómo se pergeña el intercambio dialéctico, más allá de la reprimenda de Jesús (“¡Andáis muy desencaminados!”, ¡a los de hoy en día también!), hay algo en este pasaje que me llena de un consuelo profundo que quiero compartir.

Seguir leyendo “La Eternidad de la Mujer”

¿Cuál es Nuestro Compromiso?

Voz pastoral

Pbro. Alan Sánchez Cruz

Se lee en Lucas 21:9-11 TLA: “Ustedes oirán que hay guerras y revoluciones en algunos países, pero no se asusten. Esas cosas pasarán, pero todavía no será el fin del mundo. Los países pelearán unos contra otros, y habrá grandes terremotos en muchos lugares…”. Textos como éste avivan el pensamiento fatalista cuando, en nuestros días y en todo el orbe, se viven desastres naturales, enemistades, guerras y guerras entre países, etc. Pero, sin apresurarnos para argumentar que “la Biblia dice que todo esto iba a ocurrir”, no olvidemos cuán responsables somos de lo que sucede en el mundo.

En nuestras comunidades también vivimos una ola de violencia e inseguridad. El Maestro dijo: “…pero no se asusten”, y “…tengan valor: yo he vencido a los poderes que gobiernan este mundo” (Juan 16:33). Aunque es difícil compartir el mensaje de Jesús, todavía debemos hablar de su compromiso con los más débiles, con los pobres, con aquellos que anhelaban recibir justicia, con los que sufren las guerras y no tienen paz. Pensemos: al escuchar de “guerras y revoluciones”, ¿Cuál es nuestro compromiso con aquellos a quienes el Maestro más amó/ama?

Tomado del boletín dominical de la Iglesia El Divino Redentor de San Vicente Chicoloapan, Mex.