Categoría: Reflexiones

Mujeres, Dignidad y Ministerios

Mujeres, dignidad y ministerios: miradas bíblico-teológicas

Presentación del libro «Mujeres, dignidad y ministerios: miradas bíblico-teológicas» de Leopoldo Cervantes Ortiz, publicado por Editorial CUPSA, el pasado 30 de octubre de 2019 en la Ciudad de México.

Sandra Villalobos Nájera*

Considero que se trata de un texto importante y necesario para la reflexión acerca de la participación de las mujeres dentro de las comunidades religiosas y en general de las iglesias. No es pues, aunque el propósito principal en esta serie de textos, si bien se concentra de manera primordial en los procesos ligados a la Iglesia Presbiteriana, un caso de excepción, sino desafortunadamente una desigualdad que cruza por muchas comunidades y muchas iglesias, y es justo por ello que esta serie de textos resultan necesarios para la reflexión.

El libro, entonces, es un conjunto de textos que el autor, como él mismo menciona, fueron producidos dentro de la coyuntura que en 2011 representó la realización del Concilio Teológico por parte de la Asamblea General de la Iglesia Nacional Presbiteriana de México para discutir la ordenación de las mujeres a los ministerios.

Este conjunto de sermones, artículos, ensayos, ponencias y conferencias, nos va llevando a través de su organización a ser parte de la reflexión que el propio autor ha ido desarrollando como agente dentro de este mismo proceso.

Leopoldo Cervantes-Ortiz dice al inicio:

“Como miembro de la misma [refiriéndose a la Iglesia Presbiteriana] durante toda mi vida, y habiendo experimentado (dentro de ella) una evolución espiritual y teológica que me llevó a tomar partido por una comprensión saludable de dichos ministerios desde 1992, aproximadamente, no creo que sea posible soslayar el hecho de que esta iglesia enfrenta ahora mismo una serie de desafíos, ante los cuales algunas respuestas han sido tímidas, tardías y en ciertas ocasiones, hasta muy lejanas a la realidad. Seguir limitando el acceso a las mujeres, aun cuando se sigue aceptando que cursen los mismos estudios que los hombres, es una de ellas”.

Seguir leyendo “Mujeres, Dignidad y Ministerios”

La Eternidad de la Mujer

La eternidad de la mujer

Los que insisten en que la mujer tiene un rol subyugado al varón y “establecido por Dios” en realidad están hablando de muchas otras cosas humanas.

Noa Alarcón Melchor

“Cuando resuciten los muertos, no se casarán ni serán dados en casamiento, sino que serán como los ángeles que están en el cielo” .

Marcos 12:24

En este pasaje, la conducta de los saduceos (su arrogancia, su desdén hacia Jesús, su superioridad moral y su intento de reírse del contrincante) me recuerdan punto por punto a la actitud de muchos teólogos de mercadillo que andan hoy día plagando las redes sociales de discordia. Al igual que los saduceos, conocen la palabra, pero rechazan el amor, así que son incapaces de aplicarla. Al igual que los saduceos, creen que en su complejo de superioridad moral tienen la razón, y que se pueden permitir despreciar al prójimo… y al igual que los saduceos, no se dan cuenta de que están intentando pasar por encima del propio Jesús. Que Jesús, sin duda, se dejó pisotear en la cruz… pero el resto del tiempo sus respuestas llenas de gracia también estaban llenas de verdad.

Sin embargo, más allá de cómo se pergeña el intercambio dialéctico, más allá de la reprimenda de Jesús (“¡Andáis muy desencaminados!”, ¡a los de hoy en día también!), hay algo en este pasaje que me llena de un consuelo profundo que quiero compartir.

Seguir leyendo “La Eternidad de la Mujer”

¿Cuál es Nuestro Compromiso?

Voz pastoral

Pbro. Alan Sánchez Cruz

Se lee en Lucas 21:9-11 TLA: “Ustedes oirán que hay guerras y revoluciones en algunos países, pero no se asusten. Esas cosas pasarán, pero todavía no será el fin del mundo. Los países pelearán unos contra otros, y habrá grandes terremotos en muchos lugares…”. Textos como éste avivan el pensamiento fatalista cuando, en nuestros días y en todo el orbe, se viven desastres naturales, enemistades, guerras y guerras entre países, etc. Pero, sin apresurarnos para argumentar que “la Biblia dice que todo esto iba a ocurrir”, no olvidemos cuán responsables somos de lo que sucede en el mundo.

En nuestras comunidades también vivimos una ola de violencia e inseguridad. El Maestro dijo: “…pero no se asusten”, y “…tengan valor: yo he vencido a los poderes que gobiernan este mundo” (Juan 16:33). Aunque es difícil compartir el mensaje de Jesús, todavía debemos hablar de su compromiso con los más débiles, con los pobres, con aquellos que anhelaban recibir justicia, con los que sufren las guerras y no tienen paz. Pensemos: al escuchar de “guerras y revoluciones”, ¿Cuál es nuestro compromiso con aquellos a quienes el Maestro más amó/ama?

Tomado del boletín dominical de la Iglesia El Divino Redentor de San Vicente Chicoloapan, Mex.

Una Santidad Mal Enfocada

Una santidad mal enfocada

Una lectura literalista de la Escritura nos lleva a posiciones dogmáticas sobre la santidad, a apartarnos de los demás pueblos, a censurar al que es diferente, al que está contaminado por la enfermedad, al raro, al extraño. Ese es el camino a la intolerancia. La santidad no tiene nada que ver con esto. Lo más importante de la ley es la misericordia, la justicia social, el amor…

Pedro Álamo

Me he sentido inquieto estos días al leer las Escrituras cuando repasaba las decisiones que tomaron Esdras y Nehemías en aras de la santidad (Esdras 10 y Nehemías 13). La confesión de Secanías es tajante: “Nosotros hemos pecado contra nuestro Dios, pues tomamos mujeres extranjeras de los pueblos de la tierra” (Esdras 10.2); se identifica el pecado con el hecho de casarse con mujeres extranjeras y propone cumplir la ley expulsándolas a ellas y a sus hijos de Israel. Nehemías, en la misma línea, vio a judíos que habían tomado mujeres extranjeras, y sin pestañear, añade el texto: “y reñí con ellos, y los maldije, y herí a algunos de ellos, y les arranqué los cabellos, y les hice jurar diciendo: No daréis vuestras hijas a sus hijos, y no tomaréis de sus hijas para vuestros hijos, ni para vosotros mismos” (Neh 13.25). Tanto Esdras como Nehemías hicieron un trabajo encomiable a favor del pueblo de Dios, pero los últimos textos me dejan un sabor agridulce que me lleva a preguntarme si hemos entendido correctamente el concepto de santidad.

La Torah advertía contra las naciones que había en Canaán, pronosticaba que Israel ibaa derrotarlas y exigía su destrucción total (Dt 7.2, “herem”) y añade: “no harás con ellas alianza, ni tendrás de ellas misericordia. Y no emparentarás con ellas; no darás tu hija a su hijo, ni tomarás a su hija para tu hijo” (Dt 7.3). El exterminio está atestiguado en Deuteronomio: “y destruimos todas las ciudades, hombres, mujeres y niños, no dejamos ninguno” (Dt 2.34) y un poco más adelante dice “…matando en toda ciudad a hombres, mujeres y niños” (Dt 3.6). Textos así producen desasosiego en la mentalidad del siglo XXI porque ¿es posible que el Dios conocido como el misericordioso exija una conducta tan extrema? Esto levanta ciertas dudas sobre la intención del texto porque un Dios bueno, misericordioso, bondadoso y lleno de amor no puede solicitar el exterminio de otros pueblos (sería una negación de su propia esencia) y en el día de hoy podríamos considerarlo como una aberración. Además, si Jesús de Nazaret es la máxima expresión y aclaración de quién es Dios (Juan 1.18), dista mucho de semejante planteamiento, ya que Jesús no vino a exterminar (condenar, Jn 3.17) al mundo para preservar a su pueblo, sino a salvar la vida de todo aquel que se acerque a él (creer). El Dios de la Escritura no es un Dios de muertos, sino de vivos; a Dios le interesa la vida.

Seguir leyendo “Una Santidad Mal Enfocada”

Acción de Gracias

Acción de gracias

Ernesto Contreras Pulido

La Biblia nos exhorta a que perseveremos en la oración, velando en ella con acción de gracias. Y nos enseña que debemos dar gracias por que Jesucristo es nuestro gran Dios y Salvador, el único Dios verdadero, omnipotente, omnisciente, omnipresente, bueno y misericordioso (El Shaddai).

¡Bendito seas tú, oh Jehová, Dios, desde la eternidad y hasta la eternidad! Tuya es, oh Jehová, la magnificencia, el poder, la gloria, la victoria, y el honor; porque todas las cosas que están en los cielos y en la tierra son tuyas. Tuyo, oh Dios, es el reino, y tú eres exaltado por cabeza sobre todos. Las riquezas y el honor proceden de ti, y tú reinas, sobre todo; en tu mano está el poder y la fortaleza, y en tu mano el engrandecer y dar fortaleza a todos. Ahora pues, Dios nuestro, nosotros te damos gracias, y alabamos tu glorioso nombre. Porque todo es tuyo, y de lo recibido de tu mano te damos.
Por la lectura y estudio de las Sagradas Escrituras, nosotros entendemos que la voluntad de Dios y de Jesucristo nuestro Señor es que demos gracias a nuestro Buen Padre Celestial, en todo.

Nótese que, al decir en todo, nos exhorta a que aun en medio de las desgracias, tribulaciones y calamidades que tenemos que sufrir por el solo hecho de ser humanos y vivir en esta Tierra, bajo el gobierno del usurpador príncipe de este mundo, satanás, debemos estar agradecidos porque a los que aman a Dios y viven cumpliendo sus propósitos, de una u otra manera, todas las cosas, a final de cuentas, les ayudan a bien; pues entre otras cosas, les permiten madurar como hijos y siervos de Dios y estar cada vez mejor capacitados para ser mejores ministros e instrumentos de Dios; para vivir en victoria, y para consolar, fortalecer, y ayudar a otros que están experimentando pruebas por las que nosotros ya pasamos, y en las que, con la ayuda sobrenatural de Dios, ya salimos victoriosos.

Seguir leyendo “Acción de Gracias”

El Escandaloso Trato de Jesús Hacia las Mujeres

El escandaloso trato de Jesús hacia las mujeres

El apóstol Pablo definió la nueva libertad en Cristo como un espacio comunitario donde ya “no hay esclavo ni libre, ni mujer ni hombre”.

Luis Marián

Jesús fue perseguido por “La Iglesia oficial” de su tiempo. Es decir, por los escribas y fariseos. El concepto que estos profesionales del Templo y de la religión tenían acerca de las mujeres no era el mismo que tenía Jesús, y esto alimentaba el odio hacia él. La dignificación que Jesús muestra hacia ellas constituiría una de sus confrontaciones públicas con los religiosos más repetidas del evangelio.

Cualquier cultura de hace miles de años resulta evidentemente misógina para nuestros ojos occidentales actuales. Pero el trato favorable de Jesús hacia las mujeres rompió la norma social de las relaciones entre hombres y mujeres en aquel tiempo. De algún modo, este escandaloso trato de igualdad fue parte del proceso que lo llevaría a la cruz.

Pero ¿Cómo fue esta actitud de Jesús? Veamos algún ejemplo concreto:

La mujer encorvada
En Lucas 13, 10-17 se relatan varios desafíos simbólicos respecto a la doble moral de algunos rabinos contra las mujeres. Ellas eran relegadas a la parte posterior de la sinagoga, así que la invitación que Jesús realiza a una mujer encorvada para pasarla al frente suponía una provocación necesaria. Él la sitúa en el centro de atención. No se dirige hacia el lugar donde está ella sino que la llama (v.12) a la zona privilegiada de los hombres. Para Jesús, aquella “hija de Abraham” merecía ser libre de su aflicción incluso en sábado, un día en el que estos intérpretes religiosos también prohibían ayudar a alguien que lo necesitara. Tampoco era en absoluto habitual el uso de la expresión “hija de Abraham” para dirigirse a una mujer. Éste era un título de privilegio para los hombres [1].

Seguir leyendo “El Escandaloso Trato de Jesús Hacia las Mujeres”

Jesús Nuestro Maestro

Jesús Nuestro Maestro

Ernesto Contreras Pulido

Jesucristo inició su ministerio como Maestro, a los 30 años, cuando llamó a sus discípulos, incluyendo a los doce que llamó apóstoles. La enseñanza de Jesucristo era singular: Los judíos religiosos al escucharlo enseñar en el templo, se maravillaban diciendo: “¿Cómo sabe éste letras, sin haber estudiado?” Y la gente exclamaba: “¡Jamás hombre alguno ha hablado como este hombre!” Y se admiraban de su doctrina porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas. Jesucristo dijo: “Mi doctrina no es mía, sino de Aquel que me envió y el que quiera hacer la voluntad de Dios, conocerá si la doctrina es de Dios, O si yo hablo por mi propia cuenta.

Jesús, al igual que los escritores sagrados, usa en sus enseñanzas, métodos didácticos como la poesía judía, los proverbios, las paradojas y las hipérboles; así como ilustraciones, comparaciones, y parábolas, usando como personajes a niños, viudas, aves, árboles, flores, etc. También, algunas veces inicio su enseñanza con una pregunta; y siempre acostumbró fundamentar sus argumentos con Escrituras del Antiguo Testamento.

Jesucristo enseñó que Él vino a cumplir perfectamente el antiguo pacto de la ley de Moisés, que nadie más pudo cumplir, y que los salvos, y miembros del nuevo Israel de Dios (formado por judíos y gentiles convertidos al cristianismo), debemos estar bajo el nuevo pacto de la gracia.

Seguir leyendo “Jesús Nuestro Maestro”

Reforma Protestante y la Biblia

Reforma protestante y la Biblia: una mirada metodista

Luiz Carlos Ramos *

Han pasado más de 2,000 años desde el nacimiento de Jesucristo y más de 500 años desde la Reforma Protestante, y podemos afirmar categóricamente que la gente en general aún no ha podido distinguir la Ley del Evangelio, el Mérito de la Gracia, el intento de apropiación de la vida eterna por el esfuerzo de la salvación por la fe, el Dios despiadado del Dios misericordioso, la religión del odio de la religión del amor…

Ahora Jesucristo, sus discípulos más leales, así como muchos reformadores, dieron sus vidas para que la gente pudiera experimentar el Evangelio, la Gracia, la Misericordia y el Amor de Dios.

En 2017, se celebró el 500 aniversario de la Reforma Protestante en todo el mundo, y muchas denominaciones religiosas abogaron por la designación de “evangélicos” y “protestantes”, y se consideraron herederos de este movimiento.

Seguir leyendo “Reforma Protestante y la Biblia”

Lutero vs. Eck

Leipzig 500: Lutero vs. Eck

La disputa entre Lutero y Eck resumida en cinco argumentos.

Will Graham

Hace 500 años el campeón de la Reforma protestante Martín Lutero se encontraba en la ciudad alemana de Leipzig discutiendo públicamente con el profesor católico Johann Eck. Irónicamente, a nivel teológico la desconocida Disputa de Leipzig (1519) era mucho más importante que la publicación de las famosas Noventa y Cinco Tesis (1517).

¿Por qué? Contesto utilizando la analogía de un árbol. En las Tesis contra las indulgencias Lutero estaba simplemente cortando algunas ramas sueltas; pero en Leipzig Lutero fue a la verdadera raíz de su desacuerdo con el romanismo, esto es, el poder papal.

El Lutero de las Tesis seguía siendo profundamente papista; el Lutero de dos años más tarde no tanto. El debate en Leipzig, pues, fue más radical que la publicación de las Tesis.

Podemos resumir el debate en torno al poder papal y la superioridad de la Iglesia de Roma en los siguientes cinco argumentos de Eck.

Seguir leyendo “Lutero vs. Eck”

¿Todavía Cantas Himnos?

¿TODAVÍA CANTAS HIMNOS?

Por Alan Sánchez Cruz, con motivo de la reciente publicación del libro “Nuestros himnos”

Octubre de 2019

“Cuando se reúnan, canten salmos, himnos y canciones espirituales.
Alaben a Dios el Padre de todo corazón, y denle siempre gracias por todo, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo”.

Efesios 5:19-20 TLA

Uno de los rasgos distintivos del metodista desde sus inicios fue el ser un pueblo cantor. Fieles a las instrucciones evangélicas, los creyentes en las filas de esta Iglesia -junto a nuestros hermanos en otras denominaciones históricas- hemos procurado ser diligentes en cuanto a las enseñanzas del divino Maestro, resumidas en amar a Dios y al prójimo como a uno mismo.

Seguir leyendo “¿Todavía Cantas Himnos?”

La Creación en un Mundo Agonizante

Leyendo la historia de la creación en un mundo agonizante

El poema de Génesis 1 nos invita a implementar cuidados paliativos para la Tierra.

Debra Dean Murphy *

A fines del verano, cuando el huracán Dorian estaba generando una catástrofe en las Bahamas, estaba leyendo Génesis 1 y 2 con estudiantes universitarios. Notamos lo habitual que suele sorprender o inquietar a los estudiantes: que hay dos relatos de creación de tradiciones distintas, que estos escritores antiguos no estaban haciendo ciencia por nosotros, que no sabían que estaban escribiendo algo llamado la Biblia. En conversaciones trascendentes, exploramos la idea de que las dos versiones juntas crean un imaginario social indicativo del tiempo de los escritores e instructivo para el nuestro.

¿Pero con qué fin? Una cosa es examinar estos textos por su importancia cultural. Es bueno saber, por ejemplo, que la palabra inglesa dominio (1:26, 28) no transmite las sutilezas del hebreo, con sus connotaciones de pastoreo, parentesco y poder comunal. Esa traducción y nuestras asociaciones de referencia con ella, palabras como dominación y subyugación, han suscrito la relación ruinosa con la tierra que gran parte del cristianismo ha permitido a sus seguidores.

También es bastante común y admirable encontrar en tales exploraciones, especialmente entre los jóvenes, un llamado de atención a las calamidades ecológicas del momento. Necesitamos hacer algo, por el amor de Dios. Necesitamos llamar la complicidad de la religión en la destrucción orquestada del mundo. Necesitamos movilizarnos. Sin embargo, otra cosa, y no siempre una cosa completamente separada, es leer estos textos como compañeros del dolor, como guías para vivir en un mundo agonizante.

Seguir leyendo “La Creación en un Mundo Agonizante”

Compromiso con el Medio Ambiente

Tenemos un compromiso con el medio ambiente: hoy podemos hacer algo por el México del mañana

Del Señor es la tierra y su plenitud, el mundo y los que en él habitan.
Participemos como un cuerpo en el sustento de la tierra para vivir y disfrutar el México del mañana.

Pbro. Eduardo Carrillo González
Área Nacional de Testimonio Cristiano
Comisión Nacional de Acción Social

CONCIENCIA BIBLICA
Nuestra máxima norma de conducta en su primer versículo nos dice: “En el principio creo Dios los cielos y la tierra […] Y al término, nuestro Dios vio que era bueno en gran manera lo que él había creado”.

Si lo creado por Dios recibió su aprobación como “bueno en gran manera” nos debemos preguntar qué está pasando con nuestro hábitat, qué estamos haciendo en él. Sin lugar a dudas, nuestra actitud hacia lo que pertenece a Dios (Ex. 9:29, Lev. 25:23) no ha sido la correcta de un mayordomo responsable.

La Iglesia Metodista de México, como pueblo de Dios que reconoce que las bendiciones de Dios y su misericordia han sido llevadas sobre esta tierra (Sal. 104:24, 119:64), para bien de nosotros y para que las disfrutemos, estamos llamados a dar una expresión de nuestra fe y favor de la creación. Debemos tomar, cada uno de nosotros, nuestra responsabilidad. Probablemente es demasiado el daño que ha vivido nuestro planeta, mas un poquito que cada uno de nosotros rescatemos, sin lugar a dudas, el medio ambiente recibirá un beneficio. Ahí donde está nuestra casa, donde está nuestro templo, siempre habrá algo que hacer. “Vosotros sois la sal de la tierra”. Es la naturaleza y la función que nuestro Dios asignó, involucrémonos en este espacio que Dios nos brindó y trabajemos por nuestra entidad, por México, por la Tierra.

COSAS PEQUEÑAS, PERO GRANDES, QUE DEBO HACER

  • No deje que se acumule basura en el templo o afuera de su casa. Si tiene automóvil procure respetar las reglas de afinación, no contamine. En cuanto sea posible, realice campañas de mejoramiento de parques o lugares públicos.
Seguir leyendo “Compromiso con el Medio Ambiente”

El Hogar, Fundamento de la Educación

El hogar, fundamento incambiable de la educación

Área Nacional de Testimonio Cristiano
Comisión Nacional de Acción Social

EL HOGAR, FUENTE FORMATIVA DEL INDIVIDUO

Por muchas razones algunas de ellas hasta justificadas, hoy en día estamos viendo como la educación, la transmisión de los valores y principios, los padres de familia hemos estado delegando esta responsabilidad a terceras personas. Es triste ver como hoy en día no nos podemos dar tiempo para ver cómo van nuestros hijos en la escuela, o a lo mejor ni nos hemos enterado si ya aprendieron a leer, sumar, o que es un verbo. Son los padres los que nos ganamos los primeros gestos de confianza y de satisfacción de nuestros hijos. Por lo tanto son los padres, el modelo a seguir por los hijos. No demos a otras personas el privilegio de contribuir en la formación de nuestros hijos. Estemos con ellos en sus primeras planas de caligrafía, en su primera suma, en su reto por aprender cálculo, álgebra y sin lugar a dudas estaremos con ellos y recibiremos de ellos el primer apretón de manos de todo un profesionista. Se ha comprobado que los primeros años del individuo son factor clave para su formación, más todo padre de familia sabe que nunca se dejará de ser Padre – Maestro; nuestro papel de maestros es vigente desde que nace nuestro primer hijo y nunca más terminará.

DOCE PRINCIPIOS PARA CONTRIBUIR EN LA EDUCACIÓN ESCOLAR FORMATIVA EN LOS HIJOS

  • Aparte cada día un tiempo para revisar el cuaderno de tareas, ¿qué es lo que realizó en la escuela? Siempre tenga una palabra de motivación conforme va revisando los cuadernos.
  • Ayude orientando a su hijo para que haga la tarea, pero no la haga usted, contribuya a crear el hábito de la responsabilidad y el de sobreponerse a querer abandonar las cosas, cada tarea es un reto para su hijo.
  • No cambie métodos o procedimientos de la enseñanza del maestro para no confundirlo. Juntamente con su hijo aprenda el único sistema de enseñanza.
Seguir leyendo “El Hogar, Fundamento de la Educación”

Contexto Histórico-Teológico de las 5 Solas

El contexto histórico-teológico de las cinco solas de la Reforma

Las solas tienen que ver con ciertos puntos importantes con respecto a cómo conocer y apropiar los beneficios que Dios nos ofrece en el evangelio.

Andrés Messmer

Durante los últimos años, he notado que muchos pastores y teólogos del mundo de habla hispana han afirmado que las cinco solas de la Reforma —sola Escritura, solo Cristo, solo por gracia, solo por fe y solo a Dios la gloria— forman el centro de la fe cristiana. Hace pensar que en su conjunto dichas solas resumen de manera suficiente las enseñanzas básicas de la Biblia y de nuestra salvación.

Sin embargo, dicha afirmación no puede ser correcta por varios motivos. Por ejemplo, ¿dónde está el Espíritu Santo? ¿dónde está la creación y la consumación? ¿dónde está la Trinidad? etc. También, si las cinco solas constituyen el centro de la fe cristiana, ¿por qué no las encontramos bien desarrolladas en la Iglesia primitiva? ¿o medieval? ¿o reformada? Sí, los lectores lo han leído bien: las cinco solas no fueron agrupadas como tal hasta después de la Reforma protestante y ni los reformadores mismos afirmaban que las cinco solasformaban el meollo de la fe cristiana. Es verdad que tres solas—sola gracia, sola fide y sola Escritura— fueron más o menos agrupadas durante el s. XVI, pero es incorrecto afirmar que las cincosolastal cual forman el centro de la fe cristiana. Lo que sí encontramos en la Iglesia primitiva, medieval y reformada es una gran preocupación por entender los grandes credos, y sobre todo el credo niceno constantinopolitano, porque los cristianos los veían como guías fieles a la interpretación correcta de la Biblia.

Más bien, las cinco solas nacieron en un contexto histórico-teológico muy concreto y así reflejan algunas preocupaciones importantes de la Iglesia protestante a partir del s. XVI. En este artículo, me gustaría explicar el trasfondo histórico-teológico de las solasde la Reforma y así ayudar a los lectores a situarlas en su contexto [1]. En resumen, el centro de la fe cristiana es la persona y obra de Dios, y las solas tienen que ver con ciertos puntos importantes, con respecto a cómo conocer y apropiar los beneficios que Dios nos ofrece en el evangelio.

Seguir leyendo “Contexto Histórico-Teológico de las 5 Solas”

Cuando la Biblia se convirtió en maldición

Cuando la Biblia se convirtió en una maldición

Rvdo. Juan María Tellería Larrañaga *

Puede parecer un enorme contrasentido decir que la Santa Biblia, para los cristianos la Palabra revelada de Dios y elemento básico en el establecimiento de nuestra fe, llegue a convertirse en una maldición. Suena casi a blasfemia. Pero lo cierto es que, si bien para la Iglesia universal de Cristo las Sagradas Escrituras constituyen una evidente bendición, por otros derroteros va el asunto en lo que se refiere al mundo de las sectas fundamentalistas, en las que lecturas impropias, manipuladas y manipulables, de la Biblia han generado unas corriente de pensamiento que solo contribuye al desprestigio de las Escrituras en sí mismas y, lo que es peor, del mensaje del evangelio y hasta del propio Dios.

Nos proponemos con esta reflexión, nacida de una experiencia de muchos años de ministerio pastoral y docencia de las Sagradas Letras —y de una preocupación muchas veces expresada acerca de este tema—, llamar la atención al grave peligro que representa el dejar la Santa Biblia al arbitrio de gentes fanatizadas e ignorantes, que desconocen por completo la obra de Cristo, y han llegado a reducir su vivencia religiosa a la adoración literal de un ídolo de papel, con las consecuencias trágicas que de ello se derivan en las vidas de denominaciones, congregaciones, familias e individuos. Dios ayude a estas personas, y a todos nosotros.

Indicamos a continuación una serie de postulados, muy difundidos en las filas de las sectas fundamentalistas, que contienen en sí mismos la génesis de este proceso de descrédito de la Biblia y su mensaje. Helos aquí:

Seguir leyendo “Cuando la Biblia se convirtió en maldición”

El Discernimiento

El Discernimiento

Dr. Ernesto Contreras Pulido

Desde que amanecemos y abrimos los ojos, tenemos que hacer decisiones. Unas sencillas, triviales y no trascendentales, otras rutinarias y que no cuestan mayor esfuerzo; pero de una u otra manera, constantemente nos enfrentamos ante la necesidad de hacer decisiones importantes y trascendentales. Hace unos días, en el hospital, un cirujano de corazón, tuvo que hacer la decisión de darse por vencido, cuando después de múltiples intentos, sofisticadas tecnologías y maravillosos medicamentos, no pudo hacer que el corazón de un varón de menos de cuarenta años, con esposa y diez hijos todos menores de 15 años, siguiera palpitando.

Muy probablemente usted no es un cirujano de corazón y no se enfrenta a estos monumentales retos habitualmente, pero no por eso se deben considerar menos demandantes los retos que 24 horas al día enfrenta una mamita linda con un hijo súper inquieto, de dos años de edad como uno de mis nietos que, a veces hasta cada 20 minutos, se golpea o pone en peligro su integridad.

Por la lectura y estudio de las Sagradas Escrituras, nosotros entendemos que la voluntad de Dios es que todos los que, por la gracia de Dios hemos creído, aceptado, recibido y confesado sinceramente, a Jesucristo como nuestro único y suficiente Salvador, seamos no sólo buenos hijos de Dios, sino también excelentes siervos de Jesucristo e instrumentos útiles y sumamente productivos en sus manos para honra y gloria de Dios, para edificación de su iglesia y para bendición de este mundo perdido que vaga sin Dios, sin luz y sin esperanza. Irremediablemente hacia el juicio apocalíptico y la sustitución de este planeta por cielos nuevos y tierra nueva.

Seguir leyendo “El Discernimiento”

EDITORIAL

EDITORIAL
Sólo hablamos de dinero

“Yo no debería estar aquí, sino en la escuela al otro lado del océano. Sin embargo, ustedes acuden a nosotros, los jóvenes, en busca de esperanza. ¿Cómo se atreven? Me han robado mis sueños y mi infancia con sus palabras vacías. Pero yo soy de los afortunados. La gente está sufriendo, la gente está muriendo. Ecosistemas enteros están colapsando.
Estamos en el comienzo de una extinción masiva, y de lo único que ustedes pueden hablar es de dinero y de cuentos de hadas de crecimiento económico eterno. ¿Cómo se atreven?”
.

Greta Thunberg, 16 años, activista sueca, discurso en Cumbre sobre Acción Climática de la ONU, 23 de septiembre de 2019.

Las riquezas siempre han estado presentes en los grandes conflictos de la humanidad: desde las grandes conflagraciones políticas y militares, hasta los “grandes” conflictos espirituales del individuo. Nuestro Señor Jesucristo es muy claro cuando crítica a escribas y fariseos (a los de los tiempos bíblicos y a los de hoy), porque “diezman la menta y el eneldo y el comino, y dejan lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe”. Y sentencia: “Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello” (Mt. 23:23).

Los principios de la mayordomía cristiana son la justicia, la misericordia y la fe. Nunca las ganancias. Por algo, aquel joven rico sin nombre es de los únicos que acuden a Jesús en busca de respuestas y se va más triste de lo que llegó. La triste y pobre “espiritualidad” que le proporcionaban sus riquezas es mayor que la promesa trascendente de la espiritualidad que comparte Jesús.

Pero el mal de aquel joven, muchas veces es nuestro mal. Debemos comprender y asumir que somos mayordomos del Reino. Y esa mayordomía conlleva la responsabilidad del servicio al prójimo para generar, no “ganancias”, sino justicia y misericordia. Más claro, ni el agua:

“Ningún siervo puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas”.

Lc. 16:13.

La Iglesia Metodista de México proclama, en el primero de sus principios sociales, que el mundo visible es creación de Dios y nos ha encargado su cuidado. Somos mayordomos de la creación, no sus dueños. Por lo tanto, cualquier interés o práctica que perjudique el medio ambiente, la naturaleza, la vida salvaje y la dignidad humana, es un atentado contra la creación del Señor, y debe ser prevenida, detenida y combatida.

Seguir leyendo “EDITORIAL”

Jesús Experimentó la Lucha de Poder entre los Suyos

Jesús experimentó la lucha de poder entre los suyos

Estamos llamados a discernir por el Espíritu y a la luz de la Palabra cuales son los aspectos y los puntos de manera específicas, dentro de los espacios que controlamos, que nosotros hemos convertido en espacios de poder.

Tomás Gómez Bueno

En su ministerio Jesús enfrentó en diferentes ocasiones los aspectos más sobresalientes y complejos de la naturaleza humana. Unas veces velados y otras con desenfado y sin sonrojo, personajes de diversos talantes manifestaron ante el Maestro su condición interior, sus valores, sus conceptos, su forma de ver la vida y asumirla. Así, Jesús tuvo que discernir aspectos profundos del ser humano como la ambición, la incredulidad, la avaricia, la corrupción, la sed de dominio, la envidia, la falsedad y la hipocresía.

En todas estas situaciones que se les fueron presentando en su ministerio, el Maestro dio ejemplo de sus excepcionales y supremos atributos para establecer principios que hoy nos sirven de guía para orientarnos en la mejor manera de vivir.

El nepotismo, que es la práctica que busca aprovecharse de bienes y posiciones públicas y de influencia con fines avariciosos y ególatras, colocando bajo su control a familiares o personas muy cercanas a nosotros, fue una de las presiones a que fue sometido Jesús. Es la madre de dos de sus discípulos (Santiago y Juan) que le pide al Señor que coloque en su reino a sus dos hijos, uno a la derecha y otro a la izquierda.

Seguir leyendo “Jesús Experimentó la Lucha de Poder entre los Suyos”