Cápsulas de Discipulado

Ministerio de edificación, transformación y discipulado bíblico

C.P. Cuautémoc Meneses Stama

NAVIDAD 2018: “EL VINO A MÍ”

Con motivo de la época navideña el Hno. Cuau comparte con la Iglesia Metodista de México, A.R., su sentir y convicción que desde niño ha celebrado el nacimiento de nuestro Señor Jesucristo y es de gozo y alegría recordar la Primera Navidad que con la velocidad que estamos viviendo, el mundo se olvida de la verdadera celebración navideña. Pero el pueblo metodista cada año la celebra con alabanza y adoración al niño Jesús.

En mi Iglesia en la ciudad de México, celebrábamos la navidad con noches invernales, piñata, bolsas de fruta y colación que se entregaban a los asistentes, pues estas celebraciones eran de tipo evangelístico. El mensaje que les comparto es evangelístico para que lo compartan en su cena navideña con sus familiares, amigos y les sirva para presentar a Jesús con aquellos que no lo conocen para invitarlos a recibir a Jesucristo como su Salvador y Señor.

Hermano, recuerda que la voluntad primaria del único Dios verdadero es reconciliar al mundo con Él. Cristo cuenta contigo.

Nunca
Sabremos
Cómo fueron
Los hechos de la
Primera “Nochebuena”
En forma detallada. Hechos
Milagrosos suelen suceder así. Que
Alegría sería haber estado en el lugar y
Momento preciso. Solemos conocer bien esa
Historia. Solemos cantar villancicos. Pero: ¿Qué
Darías por haber estado en ese momento que se cumplió la
profecía? ¿Cómo habrá sido vivir ese momento histórico?
En que siglos de incertidumbre llegan a su punto final cuando
El coro angelical anunció al mundo la promesa cumplida
Pero nosotros no fuimos testigos físicamente. No estuvimos allí.
Pero Jesucristo sí estuvo.
“Por eso Él vino a mí; se
hizo humano igual que
yo. Por eso Él vino a mí,
y me mostró que Él
entiende igual, en la
tribulación, en la angustia
o dolor, cualquier duda o
aflicción, Jesús ya vino a
mí, y sé que Él siente igual.

Este mensaje “Él vino a mí” nos ha hecho recordar que Jesucristo que vino a la tierra hace 2018 años, ahora quiere entrar en el corazón de toda persona que lo invita. Aún ahora Él está tocando la puerta de tu corazón y su tierno amor te impulsa a recibirle. ¿Oyes su voz? Él puede sustentar cualquier necesidad que tengas. Quizás muchos de ustedes ya le conocen, pero con el mucho quehacer de la vida le han dejado plantado. ¿Por qué no hacer de ésta, la Navidad más maravillosa que hayas tenido? ¿Te gustaría repetir y decir “Ven Jesús, a mi alma, ven y mora en mí”?

Si tú quieres recibir esta Navidad el mejor regalo, recibe a Jesús como tu Salvador personal y Señor de tu vida, la Palabra de Dios es clara: “Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo…”.
Usted puede recibir a Jesús ahora mismo por la fe, mediante la oración que sale del corazón, háblele a Dios y será salvo:

“Señor Jesucristo: Gracias porque me amas y entiendo que te necesito. Gracias porque moriste en la cruz por mis pecados; te abro la puerta de mi corazón y te recibo como Señor y Salvador. Ocupa el trono de mi vida. Hazme la persona que tú quieres que sea. Gracias por perdonar mis pecados y darme la vida eterna.” Amén.

Si hace esta oración de corazón, ¡Dios le escuchará y le salvará! Jesús prometió que al que Él viene, no le echa fuera (Juan 6:37). Él le hará un hijo de Dios, si cree en Él.

“Más a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios.” (Juan 1:12)

¡ENTRÉGUESE A JESUCRISTO HOY!