Caminando con los Excluidos

Caminando con los excluidos

Pbro. Guillermo Niño Fernández
Presidente del Área de Testimonio Cristiano CAM

La migración es un problema que se puede ver en la Sagrada Escritura. El Eterno llama a Abram, posteriormente llamado Abraham , de Ur, su tierra natal, con el objetivo de iniciar un pueblo santo Génesis 12. Abraham junto con su padre, esposa y sobrino fueron migrantes.

El pueblo Hebreo fue esclavizado por el dictador del Faraón. La Escritura nos dice en Génesis 3 que Dios escucha el clamor de su pueblo y mira su aflicción. El pueblo Hebreo siendo migrante en Egipto es violentado. La reflexión Bíblica nos dice que el Eterno caminó junto con ellos y los liberó para darles la tierra prometida a Abraham. El pastor David antes de ser rey de Israel, fue migrante en Jericó donde se fue a refugiar por las amenazas de muerte de parte del rey Saúl. El mismo Señor Jesucristo siendo un recién nacido tuvo que salir de su tierra natal por la amenaza de muerte del Rey Herodes.

Nos damos cuenta de que la migración en muchas ocasiones es parte de los problemas sociales. Hoy hermanos centroamericanos emigran de su tierra natal por las amenazas de muerte del crimen organizado y del Gobierno, la falta de empleo, las crisis económicas con la intención de tener una vida digna. La Iglesia se establece para ayudar al prójimo a tener una vida eterna en el nombre de Jesús. Esta vida no inicia en el momento que Dios nos llama a su presencia, es decir cuando fallecemos. La vida eterna inicia en el momento que nos estregamos a Jesús, es ahí donde buscamos tener una vida digna en nuestra sociedad. Hoy Dios nos invita a ser luz en el camino de los migrantes, a dar de beber al sediento y de comer al hambriento. Que podamos ser la Iglesia del Cristo Resucitado mirando a los más vulnerables y extenderles la mano de paz y no de violencia. Por último, recordemos que muchos amigos, familiares o posiblemente en su debido momento nosotros hemos sido migrantes y no hemos recibido un buen trato del extranjero. Uno de los mandatos de Dios al pueblo Hebreo en el Antiguo Testamento es ayudar al extranjero y les recuerda que ellos fueron extranjeros violentados en Egipto. Si la caravana del migrante pasa por tu ciudad, pueblo acércate y en el nombre de Dios comparte alimento y la Palabra de Dios.

Les comparto a continuación algunos testimonios de los integrantes de la caravana del migrante que recopilé en mi visita en la Ciudad Deportiva, en la Ciudad de México del 06 al 09 de noviembre de 2019. Espero que estos testimonios nos puedan ayudar a comprender a estos seres humanos que salen de su hogar con la intención de mejorar la vida de sus seres queridos y de ellos mismos, exponiéndose a ser secuestrados por el crimen organizado o la trata de personas, y por consecuencia exponiendo su vida.

Recopilación de testimonios de algunos integrantes de la caravana de los migrantes

LA GRATITUD DE UN HOMBRE EN MEDIO DEL ÉXODO
Campamento en la Ciudad Deportiva, Ciudad de México.
FECHA: 08-11-18
Un hombre de más de cincuenta años asistió a todos los cultos unidos, siempre estuvo atento a las reflexiones bíblicas, en los momentos de oración salía fortalecido y en el tiempo de alabanza entregaba su vida. Este hombre expresó estar agradecido con Dios y con los mexicanos por recibirlos en el campamento en la Ciudad Deportiva, en la CDMX. Salió de Honduras por falta de empleo, por la necesidad de comer bien. Es un hombre de escasos recursos económicos, hay humildad en su persona y nos pide que oremos por todos los integrantes de la caravana. Termino con una frase que repetimos en algunos de los cultos unidos o ecuménicos “Ningún ser humano es ilegal”.

MUJER GUATEMALTECA
Campamento en la Ciudad Deportiva, Ciudad de México.
FECHA: 12-11-18
No le pregunté su nombre, solamente me pidió que le ayudara a marcar un número de celular para comunicarse con un familiar en México. También me compartió, esa mujer, que era de Guatemala con una hija de seis años que iba con ella en la caravana, por cierto, la nena estaba enferma, tenía fiebre, eso les impidió acompañarnos al culto unido. Esta mujer es enfermera técnica pero no consigue trabajo, es madre soltera, tiene 34 años y salió de su tierra para vivir mejor y darle un mejor futuro a su hija. Le pregunté, ¿Por qué salieron en caravana? Su respuesta fue para protegernos todos, del crimen organizado en México. Ellos van a una tierra que les ofrezca un mejor vivir. Desgraciadamente el pasar por nuestro país los expone a la trata de personas y al crimen organizado. Oremos por nuestros hermanos centroamericanos por su bienestar, oremos por los niños que se encuentran enfermos y son parte de la caravana. Termino con una frase que repetimos en algunos de los cultos unidos o ecuménicos “Ningún ser humano es ilegal”.

LA ENFERMERA DE 50 AÑOS
Campamento en la Ciudad Deportiva, Ciudad de México.
FECHA: 12-11-18
Antes de iniciar uno de los cultos unidos me acerqué a una mujer hondureña que tiene 50 años con una licenciatura en enfermería, es madre soltera, tiene a su cargo tres hijos y camina con la caravana por falta de trabajo. Decidió salir de su tierra por falta de trabajo, menciona que si te despiden a los 35 años es muy complicado encontrar trabajo en su país. El salir de su país la obligó a dejar a sus hijos menores de edad con su familia uno con sus padres otra con su hermana, solamente la mayor de edad se fue con ella. La enfermera no es delincuente, ni su deseo fue ser irresponsable abandonando a sus hijos, los problemas sociales emanados por el Gobierno hondureño la obligaron a migrar para tener una vida digna junto con sus seres queridos. La mujer se veía triste al nombrar a sus hijos que están lejos de ella. Oremos por esta mujer y todas las madres que dejaron a sus hijos en su tierra natal. Termino con una frase que repetimos en algunos de los cultos unidos o ecuménicos “Ningún ser humano es ilegal”.

EXPERIENCIA DE UN MILITAR
Campamento en la Ciudad Deportiva, Ciudad de México.
FECHA: 12-11-18
Un joven se acercó a mí pidiéndome que orara por él y por su familia. Le pedí que me compartirá se experiencia al decidir salir de su hogar y país. Me comentó que él era miliar pero desgraciadamente su sueldo no era suficiente para sostener a su familia que está integrada por su esposa y su hija. Este joven físicamente es fuerte, transmite confianza y tranquilidad; pero la situación en la que se encuentra lo quebrantó y al decirme que orara por sus seres queridos lloraba. La intención de salir de su pueblo es para tener una mejor vida junto con sus seres queridos que los extraña mucho. Estemos orando por los hermanos centroamericanos. Termino con una frase que repetimos en algunos de los cultos unidos o ecuménicos “Ningún ser humano es ilegal”.

LA VOZ DE LOS OPRIMIDOS
Campamento en la Ciudad Deportiva, Ciudad de México.
FECHA: 12-11-18
Marcos es un joven hondureño que tuvo que salir de su tierra por la falta de empleo, él es obrero, no es delincuente. Tiene a su esposa y a su mamá que padece depresión alta. En estos días Marcos tomó la decisión de unirse a la “Caravana del Migrante” como se le ha catalogado, con la intención de tener una mejor vida. El sacrificio que hace es dejar a sus seres queridos. Se siente preocupado por la salud de su mamá y pide que oremos por ella, su nombre es Marina. Marcos se acercó a mí al término de uno de los cultos unidos que tuvimos en el Campamento en la Ciudad Deportiva y me compartió su historia, pidió que orara por su familia y al hacerlo se quebrantó en llanto. Si fuera por Marcos se quedaría en su patria, pero no tienen oportunidad de empleo. La canasta básica en Honduras sobrepasa el sueldo de una semana de un obrero, incluso de un técnico (Diseño gráfico, enfermera, etc.). Les pido que estemos orando por Marcos y su familia, que el Eterno los acompañe en su caminar y es brinde alimento, fuerzas, un descanso y amor de parte de otros. Termino con una frase que repetimos en algunos de los cultos unidos o ecuménicos “Ningún ser humano es ilegal”.

“Cuando un extranjero se establezca en el país de ustedes, no lo traten mal. Al contrario, trátenlo como si fuera uno de ustedes, ámenlo como a ustedes mismos, porque también ustedes fueron extranjeros en Egipto. Yo soy el SEÑOR y Dios de Israel.” Libro del Levítico 19:33-34. Sagrada Escritura, Nueva Versión Internacional.