No es un Dios Lejano

No es un Dios lejano

Cuando se vive en un mundo multilingüe, es difícil imaginar el efecto de una palabra, frase, versículo, capítulo o libro en la vida de una persona. Pero cuando alguna de las anteriores es oída en la lengua materna, su efecto es mayor, su alcance penetra hasta llegar al corazón, con una comprensión plena.

El libro de los Salmos en amuzgo es el más usado para compartir el mensaje de Dios al pueblo «ñomndaa (“indígenas que hablan la palabra del agua”)» de Xochistlahuaca, Guerrero. Desde que las palabras de los salmos han sido escuchadas por el pueblo «ñomndaa» en su lengua materna, algo ha pasado en sus corazones.

Marcela, mujer enferma de edad avanzada que vive en la región, escuchó los Salmos 121 y 139 en su lengua materna, leídos por Erica, integrante del equipo de traducción. Mientras oía, lágrimas comenzaron a rodar por sus mejillas, y asombrada preguntó: «¿Entonces me puedo acercar a Dios y él a mí?».

En la cosmovisión del pueblo «ñomndaa», cuando una persona tiene un nivel de autoridad, no cualquiera se le puede acercar y entablar una relación personal. Si el nivel de autoridad es mayor, es menos posible acercarse. Por eso, si se trata de Dios, menos se puede uno acercar a él, pues para los «ñomndaa» Dios es tan grande y tan santo, que nadie puede acercársele, ni hablarle, ¡mucho menos verlo como si fuera un Padre! «Su santidad lo tiene alejado de nosotros a causa de nuestros pecados; sería una falta de respeto acercarse a Dios», piensan ellos.

Por eso el corazón de Marcela fue conmovido hasta las lágrimas, pues escuchar estos salmos que hablan del amor y cuidado de Dios, causaron un efecto en lo más profundo de ella. Después, con seguridad expresó: «Ahora sé que Dios existe y que no hay Dios tan grande como él. Fue él quien me dio vida y quien siempre me ha cuidado y protegido como Padre. Hoy sé que Dios quiere que me acerque a él y yo sea su hija, pues no es un Dios lejano».

Al igual que Marcela, más personas del pueblo amuzgo han empezado a conocer el amor y cuidado del Dios verdadero, distinto al que imaginaban. La traducción de la Biblia les está revelando el amor de Dios, que quiere acercarse y revelarse a ellos de manera personal. Por eso no les hablará en un lenguaje extraño, sino en su lengua materna, el «ñomndaa».

REFERENCIA
UNTI. (2019). No es un Dios lejano. Enero 24, 2019, de Unión Nacional de Traductores Indígenas, A.C. Sitio web: http://www.untimexico.org/