Colegio Mac Donell

COLEGIO MAC DONELL DE DURANGO A.C.

¡TODOS UNÁNIMES, PONGAMOS FIN AL TRABAJO INFALTIL!

12 DE JUNIO “DÍA MUNDIAL CONTRA EL TRABAJO INFANTIL”.

La Convención sobre los Derechos del Niño es la herramienta de trabajo más importante de la UNICEF (Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia). Este organismo originalmente fue creado el 11 de diciembre de 1946 con el nombre de United Nations International Children’s Emergency Fund (UNICEF), en español Fondo Internacional de Emergencia de las Naciones Unidas para la Infancia. Con sede en Nueva York y cumpliendo sus funciones en 190 países y territorios a través de diferentes programas y Comités. (Declaración de los Derechos del Niño el 20 de noviembre de 1959). ¹

La UNICEF se rige por la Convención sobre los Derechos del Niño (el 20 de noviembre de 1990, se aprobó la Convención sobre los Derechos del Niño) con el objetivo de que esos derechos se conviertan en principios éticos perdurables y en códigos internacionales de conducta para los niños. Sus objetivos se centran en la supervivencia y desarrollo infantil, educación e igualdad de género, servicios sanitarios, nutrición, maltratos infantiles, la infancia y el VIH. Esta Convención articula los derechos de un modo más completo y proporciona una serie de principios rectores que conforman el concepto fundamental que se tiene de la infancia. También demandan la creación de mecanismos para proteger a la infancia contra el abandono, la explotación y los malos tratos.

Todos los niños y niñas tienen los mismos derechos. Todos los derechos están mutuamente relacionados y tienen la misma importancia. La Convención hace hincapié en estos principios y se refiere la responsabilidad de los niños y niñas de respetar los derechos de los demás, especialmente sus progenitores.

Los niños que trabajan en el mundo

Hoy en día cerca de 250 millones de niños trabajan en el mundo y más de 150 millones lo hacen en condiciones peligrosas. Adicionalmente, cada año más de 1 millón de estos niños son víctimas de tráfico humano¹.

Resulta viable armonizar la legislación nacional con los instrumentos internacionales para erradicar el trabajo infantil, en México 3 millones de niñas y niños entre 5 y 17 años de edad trabajan, 28.4% tienen 5 y 13 años y el restante 71.6% entre 14 y 17 años; el 36.2% de los niños y niñas laboran para un no familiar y 4.3% laboran solos o por su cuenta, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.²

El trabajo infantil se refiere a cualquier trabajo o actividad que priva a los niños de su infancia. En efecto, se trata de actividades que son perjudiciales para su salud física y mental, por lo cual impiden su adecuado desarrollo.

El trabajo infantil impide que los menores de edad gocen plenamente de sus derechos humanos y de oportunidades de desarrollo. Para garantizar un ejercicio efectivo de sus derechos, se propone aumentar la edad mínima de admisión al empleo, a una edad que permita a la infancia mexicana acceder a un completo desarrollo físico y mental.

El trabajo infantil es y ha sido un tema de preocupación internacional, cientos de miles de menores realizan trabajos que los limitan en sus oportunidades de desarrollo educativo y de salud. Ante esta realidad la Organización Internacional del Trabajo ha promovido la firma del Convenio 182 sobre las peores formas de trabajo infantil y del Convenio sobre la edad mínima de admisión al empleo¹ (Convenio 138), adoptado en Ginebra, Suiza, el 26 de junio de 1973.

México es el único país de América Latina que no ha ratificado el Convenio 138 de la OIT, con este instrumento internacional se pretende establecer que la edad mínima para trabajar no debería ser inferior a la edad en que se completa la educación básica obligatoria, o en todo caso, los 15 años de edad (artículo 3).

• Trabajo infantil antes de la edad legal mínima: la edad legal mínima en la que los niños están autorizados a trabajar es de 15 años (14 en los países en desarrollo). Para trabajos ligeros (sólo unas horas de vez en cuando) el límite mínimo de edad es de 13 a 15 años (12 a 14 en los países en desarrollo). Finalmente, para realizar trabajos arduos el límite asciende a los 18 años (16 años bajo ciertas condiciones en los países en desarrollo).

• Las peores formas de trabajo infantil: consisten en todas las formas de esclavitud o prácticas similares, como el trabajo forzoso, la trata, la esclavitud por deudas o la servidumbre. Esto también incluye actividades ilícitas y/o actividades que puedan poner en peligro la seguridad, la salud y la moral de los niños, como la prostitución, la pornografía, el reclutamiento obligatorio o forzoso debido a conflictos armados, el tráfico de drogas, etc.

• Trabajo forzoso: comprende tareas domésticas realizadas durante largas horas en un medio insalubre, en lugares peligrosos que requieran el uso de materiales o herramientas peligrosas o que fuercen al niño a cargar objetos que son demasiado pesados.

Ciertas actividades no son consideradas como trabajo o explotación. Las actividades que implican simplemente ayudar a los padres a completar las tareas diarias de la familia, a las que los niños pueden dedicar unas pocas horas a la semana y que les permite ganar un poco de dinero para sus gastos, no son consideradas como explotación infantil, ya que no perjudican su bienestar.

¿Qué dice Dios sobre los infantes?

En la Biblia encontramos una cantidad de versículos en los que Dios se manifiesta en favor de los niños, instruye a los adultos a través de sus enseñanzas sobre cómo tratar a los pequeños, a considerar el valor que ellos merecen en el hogar y en todo momento.

¡Los niños son muy importantes para Dios!

“Y le presentaban niños para que los tocase; y los discípulos reprendían a los que los presentaban. Viéndolo Jesús, se indignó, y les dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de Dios. De cierto os digo, que el que no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él. Y tomándolos en los brazos, poniendo las manos sobre ellos, los bendecía”.

Marcos 10:13-16

“Y cualquiera que reciba en mi nombre a un niño como este, a mí me recibe”.

Mateo 18:5

“Y cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se le colgase al cuello una piedra de molino de asno, y que se le hundiese en lo profundo del mar”.

Mateo 18:6

“Mirad que no menospreciéis a uno de estos pequeños; porque os digo que sus ángeles en los cielos ven siempre el rostro de mi Padre que está en los cielos”.

Mateo 18:10

Cuántas veces los niños son despreciados, poco atendidos, poco escuchados… simplemente, no tomados en cuenta, y maltratados aún por sus propios padres. Sin embargo un niño ¡tiene ángeles que ven el rostro de Dios que está en los cielos!

Si el mundo le dio la importancia que se merecen con la firma de sus derechos, todos debemos darles su lugar en todo momento ¡Dejemos que los niños rían, jueguen, sueñen y participen en todo lo que puedan.

Una educación de calidad, factor clave en la lucha contra el trabajo infantil

El objetivo de lograr una educación de calidad se basa en la firme convicción de que la educación es uno de los motores más poderosos y probados para garantizar el desarrollo sostenible. El derecho a la educación no es sólo el derecho a acceder a la educación sino también el derecho a recibir una educación de buena calidad. La educación debe ser incluyente y accesible, pero también aceptable y adaptable.

Según el derecho internacional, todas las personas tienen derecho a recibir una educación de buena calidad. Los Estados tienen la obligación de adoptar los estándares mínimos en materia de enseñanza para garantizar que todas las escuelas, públicas y privadas, ofrezcan la misma calidad de educación (artículo 13, PIDESC; artículo 29.2 , CRC; artículo 2, Convención de la UNESCO contra la discriminación en la esfera de la enseñanza). ³

Con respecto al trabajo infantil si bien es cierto que los alumnos de nuestras Instituciones Educativas, no viven, ni se encuentran en situaciones difíciles que los lleven a realizar trabajos recaudatorios económicos o que los obliguen sus progenitores a ejecutar trabajos forzados, sin embargo es importante acercarlos al análisis y reflexión de que en el mundo hay millones de niños que enfrentan ésta lamentable problemática; provocada por la necesidad económica de la familia, otra por personas sin escrúpulos, ni miramientos de sus pequeños, o por falta de educación y por consecuencia las oportunidades de acceder a un mejor empleo.

Es fundamental provocar que nuestros alumnos descubran los tesoros de la vida; parece que hay más gente preocupada por contar todas las cosas que le faltan que por saborear lo que Dios les da. Valorar lo que tienen implica agradecer a Dios y a sus padres por todo lo que les proporcionan, no solamente lo material, sino de igual forma los momentos y recuerdos que tienen alrededor de su existencia.

Como Institución Educativa es compromiso centrar la atención en una Educación de Calidad. Emprender acciones para llegar a aquellos niños actualmente en situación de trabajo infantil. (Iniciativas, proyectos, campañas comunicativas entre otras).

REFERENCIAS

¹ A la fecha 161 países han ratificado este instrumento internacional. Véase: http://webfusion.ilo.org/public/db/standards/normes/appl/appl-byConv.cf m?hdroff=1&conv=C138&Lang=EN

² Fuente: Comunicado número 239/10 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía de fecha 13 de julio de 2010. “Nuevas Estimaciones del Trabajo Infantil en México”.

³ https://www.right-to-education.org/es/issue-page/educaci-n-de-calidad