¿Qué es la Voluntad de Dios?

¿Qué es la voluntad de Dios?

Abner Alaniz Rangel

Le invito caro lector, a que saque sus propias conclusiones. No falta quienes dicen que ya es el fin del mundo. Que ya viene Nuestro Señor Jesucristo. Que el coronavirus es una es uno de los jinetes del apocalipsis. Otros, se cuestionan si es la voluntad de Dios el coronavirus, y surge la pregunta:”¿Qué es la voluntad de Dios?”.

Respuesta: ¿Qué significa “la voluntad” y el “deseo” de Dios? (Dn. 4:17, 25:32 y 5:21). El Nuevo Testamento hace uso de tres palabras principales: El “plan y propósito eterno de Dios basados en su deliberación” (Lc. 7:30; Hch. 2:23, 4:28 y 20:2; Ef. 1:11); “su voluntad de acuerdo a su inclinación” (Hch. 22:14; Ro. 12:2; Ef. 5:17; Col. 1:9); y su “buena disposición y delicia” (Lc. 2:14; Ef. 1:5, 9; Fil. 2:13)

No obstante, la voluntad de Dios es absoluta, es decir no es condicionada por nada fuera de El mismo, no es distinta de su naturaleza divina, no es absolutamente arbitraria, sino que está en completa armonía con su santidad, su justicia, bondad y verdad. Por lo tanto, hay cosas que Dios no puede hacer (Números 23:19; 1 de Samuel 15:29; Hebreos 6:18; Santiago 1:13; 2 Timoteo 2:13) porque son contrarias a su carácter esencial. El fin más alto de la voluntad de Dios es El mismo. Todo aquello que no es de Dios existe por su soberana voluntad, que es, por lo tanto, La base de toda existencia. Dios no tiene la obligación de querer que aquello sea. Él gobierna sobre todo de acuerdo a su libre consejo y determinación (Salmos 115:3; Proverbios 21:1; Job 10:9; Isaías 29:16; Romanos 9:15-18; 1 Corintios 12:11; Apocalipsis 4:11).

La voluntad decretiva determina cualquier cosa que ha de suceder (Salmos 115:3; Daniel 1:7; 25:32-35; Hechos 2:23), mientras que su voluntad perceptiva declara como debería vivir el hombre. La voluntad de Dios es inescrutable porque ningún hombre puede comprenderla, nadie más que el mismo puede comprender el ser mismo de Dios.

En el Antiguo Testamento cuando se habla de la voluntad de Dios, muchas personas consideran tres aspectos diferentes de la misma en la Biblia. El primer aspecto se conoce como la voluntad decretal, soberana u oculta de Dios. Esta es la voluntad “definitiva” de Dios. Esta faceta de la voluntad de Dios viene del reconocimiento de la soberanía de Dios y los demás aspectos de la naturaleza de Dios. Esta expresión de la voluntad de Dios se centra en el hecho de que Dios soberanamente ordena todo lo que sucede. En otras palabras, no hay nada que sucede es que fuera de la voluntad soberana de Dios. Este aspecto de la voluntad de Dios se ve en los versículos como Efesios 1:11, donde leemos que Dios es el “que hace todas las cosas según el designio de su voluntad”, y Job 42:2, ” Yo conozco que todo lo puedes, Y que no hay pensamiento que se esconda de ti.” Este punto de vista de la voluntad de Dios se basa en el hecho de que, porque Dios es soberano, su voluntad no puede ser frustrada. No ocurre nada que sea más allá de su control. Esta comprensión de Su voluntad soberana no implica que Dios cause todo lo que suceda. Por el contrario, esto reconoce que, porque Él es soberano, Él debe por lo menos dar permiso o permitir que pase lo que pase. Este aspecto de la voluntad de Dios reconoce que, aun cuando Dios permite pasivamente que las cosas sucedan, Él debe elegir permitirlas, porque siempre tiene el poder y el derecho a intervenir. Dios siempre puede optar por autorizar o detener las acciones y eventos de este mundo. Por lo tanto, al permitir que sucedan estas cosas, son Su “voluntad”, en este sentido de la palabra.

Mientras la voluntad soberana de Dios es a menudo oculta para nosotros hasta después de que suceda, hay otro aspecto de Su voluntad que es claro para nosotros: Su voluntad perceptiva o revelada. Como su nombre lo indica, esta faceta de la voluntad de Dios significa que Dios ha elegido revelar algo de su voluntad en la Biblia. La voluntad perceptiva de Dios es la voluntad declarada de Dios sobre lo que debemos o no debemos hacer. Por ejemplo, debido a la voluntad revelada de Dios, podemos saber que es la voluntad de Dios que no robemos, que amemos a nuestros enemigos, que nos arrepintamos de nuestros pecados, y que seamos santos como Él es santo. Esta expresión de la voluntad de Dios se manifiesta tanto en su Palabra y en nuestra conciencia, a través de las cuales Dios ha escrito Su ley moral en los corazones de todos los hombres. Las leyes de Dios, si escritas en la Biblia o en nuestros corazones, son vinculantes para nosotros. Somos responsables cuando las desobedecemos.

La comprensión de este aspecto de la voluntad de Dios reconoce que, si bien tenemos el poder y la capacidad de desobedecer los mandamientos de Dios, no tenemos derecho a hacerlo. Por lo tanto, no hay excusa para nuestro pecado, y no podemos afirmar que al elegir el pecado estamos cumpliendo simplemente el decreto soberano o la voluntad de Dios. Judas estaba cumpliendo la voluntad soberana de Dios en traicionar a Cristo, al igual que los romanos que le crucificaron. Sin embargo, eso no justifica sus pecados. Ellos no eran menos malignos o traicioneros, y fueron responsables de su rechazo de Cristo (Hechos 4:27-28). A pesar de que, en su soberana voluntad, Dios permite que suceda el pecado, aún estamos responsables ante Él por el pecado.

El tercer aspecto de la voluntad de Dios que vemos en la Biblia es la voluntad permisiva o perfecta de Dios. Esta faceta de la voluntad de Dios describe la actitud de Dios y define lo que es agradable a Dios. Por ejemplo, si bien es claro que Dios no se complace en la muerte de los malvados, también es claro que él quiere o decreta su muerte. Esta expresión de la voluntad de Dios se revela en los muchos versículos de la Escritura que indican lo que le complace a Dios o no. Por ejemplo, en 1 Timoteo 2:4 vemos que Dios “quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad “, sin embargo, sabemos que la voluntad soberana de Dios es que “Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero” (Juan 6:44). Si no tenemos cuidado, podemos fácilmente llegar a preocuparnos e incluso obsesionarnos con encontrar la “voluntad” de Dios para nuestras vidas. Sin embargo, si la voluntad que estamos buscando es Su voluntad secreta, oculta, o decretal, estamos en una búsqueda tonta. Dios no ha querido revelarnos ese aspecto de su voluntad. Lo que debemos tratar de conocer es la voluntad perceptiva o revelada de Dios. La verdadera marca de la espiritualidad es cuando deseamos conocer y vivir de acuerdo a la voluntad de Dios revelada en las Escrituras, y que puede resumirse como “Sed santos porque yo soy santo” (1 Pedro 1:15-16). Nuestra responsabilidad es obedecer la voluntad revelada de Dios y no especular sobre lo que su voluntad oculta para nosotros podría ser. Si bien debemos tratar de ser “guiados por el Espíritu Santo”, no debemos olvidar nunca que el Espíritu Santo nos conduce principalmente hacia la rectitud y a conformarnos a la imagen de Cristo para que nuestra vida glorifique a Dios. Dios nos llama a vivir nuestra vida de toda palabra que sale de Su boca.

Vivir de acuerdo a Su voluntad revelada debe ser el objetivo principal o el propósito de nuestras vidas. Romanos 12:1-2 resume esta verdad, ya que estamos llamados a presentar nuestros “cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”. Para conocer la voluntad de Dios, debemos sumergirnos en la Palabra de Dios escrita, saturar nuestras mentes con ella, orando que el Espíritu Santo nos transforme a través de la renovación de nuestras mentes, para que el resultado sea lo que es bueno, agradable y perfecto – la voluntad de Dios.

Con mi afecto y respeto.
Pastor Alaniz.