Cápsulas de Discipulado

Ministerio de edificación, transformación y discipulado bíblico 
LA VICTORIA DEL DISCÍPULO: MANTENERSE VICTORIOSO (Himnos)

Cuauhtémoc Meneses Stama

Estamos compartiendo “el cómo del discipulado bíblico”, como fruto de mi experiencia con Dios en el ministerio de formación de discípulos espirituales, discípulos reproductores y discípulos colaboradores de mi Dios y Señor. Recordemos los cinco principios de la guerra espiritual, que nos reveló el pasaje bíblico en 2 Crónicas 20:1-4:1. 

  1. El principio de buscar a Dios.
  2. El principio de conocer a Dios.
  3. El principio de depender de Dios.
  4. El principio de creer a Dios.
  5. El principio de adorar a Dios.

EL PRINCIPIO DE ADORAR A DIOS

En la Iglesia local debemos adorar a Dios cantando himnos, salmos y cánticos espirituales, (leer Efesios 5:18,19 y el Salmo 150).

En mi andar con Cristo, he encontrado que entonar himnos me mantiene victorioso en mi batalla espiritual. Dios ha puesto en mi corazón compartir la letra de dos himnos de victoria en Jesús.

ESTAD POR CRISTO FIRMES (Himno No 139 del Himnario Metodista)

¡Estad por Cristo firmes soldados de la cruz!
Alzad hoy la bandera, en nombre de Jesús;
Es vuestra la victoria, con él de capitán;
Por él serán vencidas, las huestes de Satán.

¡Estad por Cristo firmes! Os llama él a la lid;
¡Con él pues a la lucha, soldados todos id!
Probad que sois valientes, luchando contra el mal;
Es fuerte el enemigo, más Cristo es sin igual.

¡Estad por Cristo firmes! Las fuerzas vienen de él;
El brazo de los hombres, es débil y es infiel;
Vestíos la armadura, velad en oración,
Deberes y peligros, demandan gran tesón. Amén.

COMENTARIO

El apóstol Pablo gustaba de las figuras militares, tal vez porque pasó tanto tiempo preso por su lealtad al Señor Jesús. A los Efesios (6:10-20), describe la armadura cristiana y exhorta a la fidelidad; a los Corintios (1 Corintios 15:58) dice: “Estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre. Este himno así mismo llama a la constancia. Se requiere un gran esfuerzo, pero Él dará la victoria.

“A todo el que venciere corona se dará;
Y con el Rey de gloria por siempre vivirá”.

FIRMES Y ADELANTE (Himno No 228 del Himnario Metodista)

Firmes y adelante, huestes de la fe,
Sin temor alguno, que Jesús nos ve,
Jefe soberano, Cristo al frente va.
Y la regia enseña, tremolando está.

CORO:

Firmes y adelante huestes de la fe,
Sin temor alguno, que Jesús nos ve. Amén.

Al sagrado nombre de nuestro adalid,
Tiembla el enemigo, y huye de la lid,
Nuestra es la victoria, dad a Dios loor;
Y óigalo el averno lleno de pavor.

Muévase potente la, la Iglesia de Dios;
De los ya gloriosos, marchamos en pos;
Somos solo un cuerpo, y uno es el Señor,
Una la esperanza, y uno nuestro amor.

Tronos y coronas pueden perecer,
De Jesús la Iglesia, constante ha de ser;
Nada en contra suya prevalecerá,
Porque la promesa nunca faltará.

La iglesia militante en un mundo de pecado es el tema de “Firmes y Adelante”. El Rev. Sabine Baring-Gould, pastor de una pequeña iglesia de Inglaterra, necesitaba un himno apropiado para los niños de escuela dominical. El domingo después del día de resurrección,los niños iban a marchar al pueblo cercano, llevando estandartes y banderas, para participar en una fiesta cristiana.

El pastor no pudo encontrar un himno adecuado para la marcha, y por eso la noche anterior escribió el himno “Firmes y Adelante”. Esto fue en 1864 y fue escrito para los niños de una misión de su iglesia que iba a visitar otra escuela dominical, y él deseaba que fueran marchando y cantando “con una cruz y banderas”. Al día siguiente, los niños aprendieron el himno fácilmente y marcharon al pueblo cantándolo.

No tenía la música marcial que nosotros usamos, sino otra; sin embargo, el estreno del himno fue feliz y desde entonces ha sido uno de los himnos más amados. Este es el himno por excelencia para expresar, o despertar, entusiasmo y valor en la vida cristiana. Su tonada marcial y su letra vigorosa se conjugan tan bien que durante más de dos siglos han sido “firmes y adelante” juntos para animar a las “huestes de la fe”.

Todo eso, a pesar de que hay vocablos que mucha gente de ahora no entienden:• “Huestes” son multitudes de un ejército.• “Regia enseña” es la bandera del rey que “tremola”, o flamea, en la brisa.• Sustituya “adalid” por dirigente, “lid” por lucha y “averno” por infierno.

Son expresiones que a esta altura del siglo XXI poco se usan. Sin embargo, ¡con qué gusto se entona el himno!

TESTIMONIO DEL HNO. CUAU

En mi época de niño, participaba en el mes de diciembre de cada año en la Escuela Bíblica de Vacaciones y siempre soñaba con desfilar al inicio de clase cada día, con la Biblia o la bandera cristiana. entonando el himno “Firmes y Adelante”.

FE EN ACCIÓN

Querido/a hermano/a, reflexiona la declaración de la Biblia que dice que se necesita ser niño para entrar al Reino de los Cielos. Y en las palabras de Jesús: “Dejad que los niños se acerquen a mí, porque de ellos es el Reino de los Cielos”. Y entona en tu casa, a capela,estos dos himnos de victoria.

La palabra de Dios transforma vidas y da una vida con propósito, vida abundante, vida victoriosa y vida eterna.

Que Dios “te bendiga y te guarde, que Jehová haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia; Jehová alce sobre ti su rostro, y ponga en ti paz. Y pondrán mi nombre sobre los hijos de Israel, y yo los bendeciré”. Y recuerden hacer del día del Señor: un día santo, un día saludable y un día feliz.

Hno. Cuau.


Tomado de mis estudios sobre Discipulado Bíblico y de compartir mi experiencia con Dios, como discípulo de Jesús.