La Justicia Como Santuario:

La Justicia Como Santuario:

contrarrestar la justicia retributiva y punitiva

Keith Vermeulen*

En 927, el rey Aethelstan, gobernante de Inglaterra, concedió a la Parroquia de Beverley el privilegio de ser “santuario”. La parroquia era un monasterio donde, cualquiera que huyera de la venganza, se le otorgaría seguridad contra el arresto y el decomiso. Hugh Bianchi, un historiador y jurista holandés, define este período como predominantemente restaurativo en lugar de punitivo y lo titula “Justicia como santuario”. Registros de ese período indican que la mayoría de los que buscaron refugio eran acusados de delitos de homicidio involuntario, sin embargo, “el castigo fue la excepción y la compensación era la regla”. 

Los “Comentarios sobre las leyes de Inglaterra” de William Blackstone en ese tiempo mencionan la coexistencia de 10 diferentes tipos de leyes, incluido el “derecho al santuario”, que es registrado como un elemento de la “Ley Divina”. Ningún procedimiento legal, sin embargo, respondió a todas las situaciones y es un mito que los sistemas de justicia legal occidentales hayan sido seleccionados y probados después de un proceso de evolución, dice Bianchi. Las instituciones legales occidentales, habiendo renunciado al derecho al santuario, han perdido diversas perspectivas de justicia. Hacia fines del primer milenio, la justicia se convirtió en el objetivo principal del orden metafísico más que un camino de vida. Los eruditos organizaron la ley en orden jerárquico con la ley humana como ley natural reflejada en la ley divina. Toda esta secuencia les dio a los jueces seculares una tremenda confianza y autoridad de la misma manera que la ley regía a la Iglesia y justificaba a la legislación de la Iglesia. Sin embargo, como la herejía se juzgaba en el ámbito de la Iglesia, el crimen se perseguí por el Estado, especialmente cuando Martín Lutero quemó el Libros de Reglas de la Iglesia.

Cuando la Ley de la Naturaleza perdió su carácter de sistema de creencias, la apelación de la ley secular a la ley natural se convirtió en un imposible y la ley sin una idea bien concebida de la justicia se volvió incongruente. La evolución del discurso “La guerra contra el crimen”, dice Bianchi, enfrenta al ciudadano “bueno” versus el “malo” en un desafío irreconciliable. Tales contradicciones irreconciliables Bianchi las denomina “disenso”, que significa una división de la “verdad” en opuestos irreconciliables y una negación de las normas universales. Para superar esto, Bianchi propone un “Asenso”, un término tomado del cardenal John Henry Newman en su “Ensayo en ayuda de la gramática del asentimiento”, que hizo la pregunta de cómo se transmite la verdad o la unidad de significado cuando alguien no lo ha experimentado. El argumento de Newman por “asentimiento teórico” y “asentimiento real” fue atacado por Bianchi, quien de manera similar argumentó que, en un proceso penal, un delincuente recibirá un “asentimiento teórico” a la justicia, pero nunca un “asentimiento real”.

Ya hemos indicado en una edición anterior, la traducción tan erudita y creativa de Martin Buber del hebreo tsdekah (justicia como la justicia de Dios, paz, misericordia y compasión). De hecho, Bianchi ha trabajado con Buber en esta acepción como doble sistema de justicia que exige el restablecimiento del derecho al santuario, permitiendo a los infractores inmunidad de enjuiciamiento siempre y cuando estuvieran persiguiendo un acuerdo convenido.


* Keith Vermeulen, es presbítero retirado de la Iglesia Metodista de Sudáfrica y consultor del Concilio Mundial Metodista.

BIBLIOGRAFÍA

Herman Bianchi, Justice as Sanctuary, (Bloomington: Indiana UP, 1994). David Cayley, The Expanding Prison: The Crisis in Crime and Punishment and the Search for Alternatives, (Anansi: Toronto, 1998)


REFERENCIA

Vermeulen, Keith. (2020). Justice as Sanctuary: Countering Retributive and Punitive Justice. Octubre 2, 2020, de The World Methodist Council Sitio web: http://firstfridayletter.worldmethodistcouncil.org/wp-content/uploads/2020/10/October_2020_Print-PDF.pdf