Saludos del Secretario General del Concilio Mundial Metodista

Saludos del Secretario General del Concilio Mundial Metodista

Busquemos la justicia y la vida, por sobre la muerte y la destrucción. Seamos buenos administradores de los recursos de la tierra y vivamos en armonía con la naturaleza en nuestro frágil hogar planetario llamado Tierra. Esta crisis de salud también puede ser un nuevo comienzo en las relaciones globales. Somos interdependientes y nos necesitamos unos a otros.

Obispo Ivan Abrahams

¡Un cordial saludo cristiano en nombre del Consejo Mundial Metodista!

Esta Nochevieja no se verá como ninguna otra. En lugar de los banquetes, los fuegos artificiales y las festividades, encenderé una vela para solidarizarme y expresar mis condolencias con las personas de todo el mundo que perdieron amigos y familiares a causa del COVID-19.

La pandemia de COVID nos ha afectado a todos de una forma u otra. Hemos pasado por una época de ansiedad en la que quedaron al descubierto las grietas de la desigualdad global. También hemos visto actos extraordinarios de compasión por parte de la comunidad filantrópica, organizaciones religiosas e individuos. Por favor, recuerde que cada pequeño acto de bondad cuenta.

Puedo asegurarles que nos identificamos con sus luchas, entendemos su dolor y compartimos las esperanzas, los sueños y las aspiraciones. Por esa razón, el CMM continúa alzando nuestra voz profética buscando justicia y vida sobre muerte y destrucción.

El CMM ha pedido continuamente a sus miembros que sean buenos administradores de los recursos de la tierra y vivan en armonía con la naturaleza en nuestro frágil hogar planetario llamado Tierra. Esta crisis de salud también puede ser un nuevo comienzo en las relaciones globales, dándonos cuenta de que somos una sola familia humana. Somos interdependientes y nos necesitamos unos a otros.

Ahora que nos encontramos en el umbral de un Año Nuevo, hay una razón para el optimismo, ya que las vacunas para COVID-19 se están desarrollando y aplicando ya en muchos países. Sin embargo, todavía tenemos que estar muy atentos. Somos un pueblo de fe que, como Pablo y Silas, sabemos cantar a la medianoche para producir transformación, sanación y plenitud. Una fe que mira hacia el futuro a pesar del aquí y ahora.

Independientemente de sus circunstancias, escuche las palabras de Moisés de nuevo mientras se encuentra en el río Jordán con vista a la Tierra Prometida. “Se fuerte y valiente. No temas …. porque el SEÑOR tu Dios va contigo. Él no te dejará ni te desamparará ” (Deuteronomio 31: 6).

A medida que avanzamos hacia el Año Nuevo, me viene a la mente el himno de Mary Bowley Peters (1813 – 1856):

Por el amor de Dios nuestro Salvador, todo estará bien.
Libre e inmutable es Su favor; todo está bien.
Preciosa es la sangre que nos sanó.
Perfecta es la gracia que nos selló,
Fuerte la mano extendida para protegernos,
Todo debe estar bien.

Aunque pasemos por la tribulación, todo estará bien.
Nuestra salvación es tan completa, todo está bien.
Feliz todavía en Dios confiando.
Fructífero si permanece en Cristo,
Firme a través de la guía del Espíritu,
Todo debe estar bien.

Esperamos un mañana brillante; todo estará bien.
La fe puede cantar en los días de dolor, todo está bien.
En el amor de nuestro Padre confiando,
Jesús cada necesidad supliendo,
Sí al vivir o al morir
Todo debe estar bien.

Oro para que a medida que transcurra el 2021, tengas la seguridad de que “todo debe estar bien”. Bendiciones para ti y tus seres queridos.

Iván.


Enlace para ver el saludo de Año Nuevo del Secretario General del Concilio Mundial Metodista:

REFERENCIA

Abrahams, Ivan. (2021). Greetings from the General Secretary. Enero 1, 2021, de The World Methodist Council Sitio web: http://firstfridayletter.worldmethodistcouncil.org/wp-content/uploads/2020/12/January_2021_Print-PDF.pdf