Cómo Iniciar un Ministerio Juvenil en una Iglesia Pequeña

Cómo Iniciar un Ministerio Juvenil en una Iglesia Pequeña

“¿Dónde empiezo?” Es una pregunta que hacen muchos trabajadores juveniles, especialmente cuando están tratando de descubrir cómo comenzar un ministerio juvenil en una iglesia pequeña . ¿Por dónde empezar si está intentando lanzar un nuevo programa para adolescentes, especialmente en una congregación más pequeña?

Rachel Blom 

Este es mi consejo sobre cómo iniciar un ministerio juvenil en una iglesia pequeña:

Empiece con la oración

Eso puede parecer el cliché más grande de todos los tiempos, e incluso puede tener la tentación de omitir este punto por completo. Pero es una verdad que no puedo enfatizar lo suficiente: debes comenzar con la oración . Antes de hacer cualquier otra cosa, antes de convocar reuniones, planificar eventos o pensar en temas para los servicios juveniles, es necesario orar. Si su trabajo como líder de jóvenes no nace de la oración, será en vano. Aquí hay algunas cosas por las que puede orar al comenzar un ministerio juvenil:

Obtenga una lista de todos los adolescentes en su ministerio juvenil y ore por cada uno de ellos. Ore para que los vea como Dios los ve y que él llene su corazón de amor por ellos. Ore por sus padres, para que amen a su adolescencia y sean un ejemplo para ellos, especialmente en las cosas relacionadas con la fe.

Ore por todos sus líderes y voluntarios. Ore por sabiduría para ellos, por amor a los adolescentes. Ore por sus familias, para que no sufran.

Ore por su pastor (principal) y el liderazgo de la iglesia. Pídale a Dios que le dé un corazón de siervo que esté dispuesto a servir a los que están por encima de usted.

Pídale a Dios que le dé una idea de lo que necesita el ministerio de jóvenes, dónde se encuentra y cuáles son los problemas más importantes. Ore para que sus oídos y su corazón estén abiertos a todas las señales.

Ore por usted mismo, para que Dios lo mantenga cerca. Ore por fuerza, sabiduría y humildad para liderar y servir bien.

Empiece por escuchar

Si es nuevo en el trabajo, incluso si es en su propia iglesia, comience haciendo muchas preguntas y luego escuche. Hable con todos los voluntarios lo antes posible, programe “citas” con líderes clave o tomadores de decisiones. Pregúntele al pastor principal oa los ancianos si hay problemas conocidos. ¿Ha habido quejas genuinas de los padres? Concierte una reunión con ellos y escuche sus inquietudes. En los primeros tres meses de su trabajo, debe concentrarse en obtener una imagen más amplia, en identificar los problemas clave. La buena noticia es que también puede salirse con la suya haciendo “preguntas tontas” durante esos primeros dos o tres meses. Después de eso, la gente espera que tengas las respuestas. Así que tómate ese tiempo inicial para pedir la opinión de todos. Y es importante para usted tener una mente abierta al respecto y no sacar conclusiones precipitadas demasiado pronto. Tómese el tiempo para recopilar información y luego analizarla; que dará sus frutos más adelante.

Comience con ganancias rápidas

Si desea causar una buena impresión desde el principio y, por lo tanto, obtener el crédito que necesitará más adelante cuando deban tomar decisiones difíciles, busque algunas ganancias rápidas. Estos son problemas que son una gran frustración pero que se resuelven fácilmente. Cuando comencé como trabajador juvenil en mi última iglesia, hubo algunos conflictos sobre los grupos pequeños de adolescentes. Una niña quería cambiar de grupo porque todos sus amigos estaban en otro grupo, pero no se le permitió. Una de mis primeras decisiones fue permitirle cambiar de grupo. No lo hice solo porque me ganaría puntos (lo que, por cierto, hizo con ella y sus padres y con el pequeño grupo al que asistía), sino porque quería comunicar que la gente me importa más que a mí. las normas. ¿Qué ganancias rápidas puedes identificar? Tal vez sea la sala de jóvenes la que ha sido un desastre durante años y necesita ser limpiada. Tal vez sea un evento que había sido cancelado pero que todos quieren recuperar. Tal vez las personas se quejan de que nunca saben lo que está sucediendo en el ministerio de jóvenes y todo lo que necesita hacer es comenzar un boletín mensual. Busque algo que pueda arreglar fácilmente para ganarse la buena voluntad que tanto necesita.

Empiece con un plan

Sé que es fácil enfocarse puramente en el lado operativo del ministerio, especialmente cuando estás descubriendo cómo comenzar un ministerio juvenil en una iglesia pequeña. Es necesario planificar eventos, organizar servicios y dirigir grupos pequeños. Pero si se deja atrapar por todas estas tareas operativas sin tomarse el tiempo para hacer un plan, terminará sin ir a ninguna parte. Aquí hay algunas sugerencias iniciales:

  • ¿Tiene su ministerio de jóvenes una declaración de misión? Si es así, ¿los líderes y voluntarios lo saben? ¿Funciona? Si no es así, esta es su primera prioridad.
  • ¿Existe algún tipo de plan estratégico para los próximos cinco años aproximadamente? ¿Existe una visión para el futuro? ¿Se anotan metas de algún tipo?
  • ¿Existe un plan de enseñanza? ¿Cómo se eligen los temas y temas para grupos pequeños, servicios para jóvenes y retiros?

Empiece por comunicarse

El silencio de radio es mortal para la pastoral juvenil. La gente necesita saber que alguien está liderando, así que comience a comunicarse pronto con todos los que tienen interés en el ministerio juvenil: adolescentes, padres, líderes, voluntarios, miembros de la junta o ancianos, pastor principal, etc. Si es nuevo en la iglesia, Preséntese en una carta a todos los voluntarios, a los padres y tal vez incluso a los niños. Pida ser presentado en un servicio dominical, si es posible, para que la gente conozca su rostro. Configure una cuenta de correo electrónico específica relacionada con el trabajo y corra la voz. Comunicarlo que harás durante las primeras semanas. Si planeas visitar a todos los voluntarios, por ejemplo, pon esto en una carta para que sepan que los contactarás (lo cual debes hacer para que la gente no se sienta engañada… ¡no olvides a nadie!). Hágale saber a la junta lo que está haciendo para que sepan que está listo y listo. Y no olvide que gran parte de la comunicación en esos primeros meses se trata de gestionar las expectativas.

Para los veteranos entre ustedes, ¿tiene algún otro consejo sobre cómo iniciar un ministerio juvenil en una iglesia pequeña?


REFERENCIA

Blom, Rachel. (2021). How to Start a Youth Ministry in a Small Church. Marzo 30, 2021, de Church Leaders Sitio web: https://churchleaders.com/youth/youth-leaders-how-tos/154252-how-to-start-your-youth-ministry.html