Noticias Internacionales

Noticias Internacionales

José Donato Rodríguez Romero (compilador)

El arzobispo de Canterbury se une a la Cruz Roja y la Media Luna Roja, el ACNUR y los líderes religiosos mundiales en un llamado urgente para poner fin al nacionalismo de las vacunas

FUENTES: Concilio Mundial Metodista, Religión Digital. Ginebra, Suiza. Mayo 24, 2021. Los líderes cristianos y de otras religiones de todo el mundo se han unido al arzobispo de Canterbury, al presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja y a grupos humanitarios que instan a los líderes mundiales a garantizar la distribución equitativa de las vacunas Covid-19 en todo el mundo. 

El día de la inauguración de la Asamblea Mundial de la Salud, el arzobispo de Canterbury y el presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) dijeron que los líderes mundiales deben elegir entre “el nacionalismo de las vacunas o la solidaridad humana”. 

En una Declaración conjunta firmada el 24 de mayo por líderes religiosos internacionales y grupos humanitarios, el arzobispo Justin Welby y el presidente del CICR, Peter Maurer, dijeron que la distribución equitativa de las vacunas Covid-19 es un imperativo humanitario. 

La declaración está firmada por líderes cristianos, musulmanes y judíos, así como por el Comité Internacional de la Cruz Roja y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR), el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). Los líderes religiosos incluyen representantes de alto nivel de todas las principales denominaciones cristianas, el Gran Imán de Al-Azhar, Azza Karam y el rabino David Rosen de Religions for Peace. 

La Declaración, que pide un liderazgo decisivo de países y organizaciones de todo el mundo, afirma: “Hay una opción. El mundo de los próximos 10 años puede ser de mayor justicia, abundancia y dignidad. O puede ser de conflicto, inseguridad y pobreza. Estamos en un punto de inflexión”.


Saludos de los presidentes regionales del Consejo Mundial de Iglesias

FUENTE: CMI. Bossey, Suiza. Mayo 5, 2021.

A la comunidad de iglesias de todo el mundo, que celebra el nacimiento de la iglesia en Pentecostés.

Al llegar el día de Pentecostés estaban todos reunidos en un mismo lugar. Y de repente vino un estruendo del cielo, como si soplara un viento violento, y llenó toda la casa donde estaban sentados. Entonces aparecieron, repartidas entre ellos, lenguas como de fuego, y se asentaron sobre cada uno de ellos. Todos fueron llenos del Espíritu Santo.

Hechos 2:1-4.

El relato bíblico del Libro de los Hechos describe a los discípulos de Jesús en el momento en que una ráfaga de viento violento y la aparición de lenguas de fuego avivaron cada fibra de su ser. Se les infundió el valor para salir al mundo y proclamar una visión de salvación: una visión que no se veía empañada por la duda, ni el temor, ni la apatía. Presagiaba un nuevo cielo y una nueva tierra.

En los siglos transcurridos, ¿se ha reducido esta visión de Pentecostés? ¿Se ha convertido en una mera experiencia espiritual individual? ¿Parecería que la visión ocupa una parte cada vez más pequeña de la geografía de nuestra mente y de nuestro paisaje teológico? ¿Se ha convertido en la prerrogativa exclusiva de aquellos privilegiados por el conocimiento, el tiempo y el lugar?

“Envías tu hálito y renuevas la superficie de la tierra”.

Sal. 104:30.

En este Pentecostés, volvamos a hacer examen. En este tiempo de confluencia de catástrofes, la urgencia de la conexión moral y espiritual de la humanidad, la creación y el Creador se ha puesto cruelmente de manifiesto. Sin embargo, la visión de Pentecostés nos sigue iluminando y reaviva el Evangelio para toda la creación: damos testimonio de ello en las manos sanadoras de quienes cuidan de todos los afligidos y afectados por la pandemia. Lo vemos en el fuego que arde por la justicia social, económica y climática en los corazones de las comunidades eclesiásticas de todo el mundo. Lo sentimos en la necesidad acuciante de las mujeres, los jóvenes y los ancianos de una nueva tierra, como predijo el profeta Joel.

En efecto, si el criterio es la necesidad, ahora es el mejor momento para que sople un poderoso viento de renovación. El dolor ante un futuro asolado por el miedo amenaza cada fragmento de la creación. Necesitamos la esperanza de la visión de vida y amor de Pentecostés. No obstante, ¿cómo podemos convertirnos en comunidades eclesiales alentadas por el amor del Señor y unidas por la pasión por su pueblo y su creación? ¿Dónde buscaremos la esperanza de Pentecostés que da origen a un nuevo cielo y una nueva tierra?

En nuestros tiempos, como en todos los tiempos, Jesús nos invita a seguirle hasta el corazón estremecido de Pentecostés que se encuentra entre los pobres, los prisioneros, los enfermos, los hambrientos y los mal vestidos. En esos lugares, en nuestro amor por cada cual, podremos constatar que “el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos ha sido dado” (Ro 5:5), cumpliendo la promesa de Pentecostés. 

Así, siguiendo de cerca los pasos de nuestro Salvador, recibamos de nuevo la promesa del Espíritu Santo, que nos renueva a nosotros y renueva nuestros tiempos y la superficie de la tierra


El Comité Ejecutivo del CMI ve esperanza para el futuro mientras insta a abordar con urgencia crisis mundiales

El Comité Ejecutivo del Consejo Mundial de Iglesias (CMI), reunido del 17 al 20 de mayo, marcó un tono de esperanza para el futuro mientras, al mismo tiempo, abordó múltiples crisis mundiales con declaraciones, mensajes pastorales y llamados a la oración.

Caminar, orar y trabajar juntos

FUENTE: CMI. Bossey, Suiza. Mayo 26, 2021. Aunque la transición a los programas y las oraciones en línea durante la COVID-19 ha supuesto un desafío tanto para el CMI como para el resto del mundo, la Dra. Agnes Abuom, moderadora del Comité Central del CMI, dijo: “De igual manera, aunque la transición del CMI ha sido en muchos sentidos una carga pesada para todos nosotros, personalmente me siento bendecida por caminar y trabajar con cada uno de ustedes, por su atención y su voluntad de orar y ayudar para garantizar que la labor del CMI continúa sin interrupciones”.

Esperanza para el futuro

El secretario general en funciones del CMI, Rev. Prof. Dr. Ioan Sauca, dijo que está lleno de esperanza de que la 11ª Asamblea del CMI se celebrará en Karlsruhe el próximo año, y también expresó gratitud hacia los que le rodean. “Estoy agradecido por su dedicación al CMI”, dijo. “Estoy agradecido por el servicio esmerado de los miembros de las comisiones, los grupos consultivos y nuestros asociados por sus contribuciones y apoyo. Estoy por siempre agradecido al personal del CMI y al Grupo de Dirección del Personal por su inmensa dedicación al servicio de la comunidad de las iglesias miembros del CMI”.

El Comité Ejecutivo del CMI recibió el informe del Comité de Planificación de la Asamblea del CMI, que se centra en la vida espiritual y otros detalles de la Asamblea, que se celebrará en Karlsruhe (Alemania) del 31 de agosto al 8 de septiembre de 2022 bajo el tema “El amor de Cristo lleva al mundo a la reconciliación y la unidad”.

Atender cuestiones fiscales

Además de planificar la Asamblea y preparar la próxima reunión del Comité Central del CMI, el Comité Ejecutivo del CMI también aprobó el informe financiero de 2020 y realizó el seguimiento financiero; recibió el informe del Comité de Auditoría y nombró a los auditores para 2021; y recibió informes descriptivos de los programas de 2020 y supervisó las decisiones anteriores sobre los programas. Se creará un nuevo Comité Consultivo de la Oficina de enlace en Jerusalén, cuyos miembros designará el secretario general en funciones, con el objetivo de consultar y asesorar al secretario general sobre proyectos específicos o estimular el debate sobre cuestiones emergentes.

Vencer a la COVID-19

En una declaración pública, el Comité Ejecutivo del CMI instó al mundo a unirse con el fin de “superar la injusticia y la desigualdad en el mundo para vencer a la pandemia mundial de la COVID-19”.

En la declaración, se exhorta a todos los que tienen el poder de remediar la lamentable injusticia y desigualdad que la pandemia pone de manifiesto –gobiernos, organismos, dirigentes religiosos, juntas y directivos de empresas propietarias de patentes y materiales– a que ejerzan el liderazgo y actúen juntos con urgencia para garantizar una distribución amplia, rápida, equitativa y asequible de material terapéutico y vacunas en el mundo entero con el fin de superar este fracaso y subsanar este error.

Orar por la paz en Tierra Santa

El Comité Ejecutivo del CMI, compartiendo un mensaje de solidaridad con las iglesias y el pueblo de Tierra Santa, manifestó que sus miembros, “teniendo en cuenta la historia de los pueblos de la región, se encuentran consternados y profundamente conmovidos por el sufrimiento causado como resultado de las persistentes hostilidades en Tierra Santa”.

En una carta firmada por sus dirigentes, el CMI insta al Consejo de Seguridad de la ONU a actuar ahora para poner fin a la violencia, el derramamiento de sangre y la destrucción que se están produciendo en Israel y Palestina.


El tesoro de los tesoros metodistas llega al Seminario Metodista Unido

FUENTE: UM News. AUTOR: Heather Hahn. Lake Junaluska, NC, EUA. Mayo 24, 2021. Jackie Bolden (izquierda), directora del Museo Metodista Mundial, muestra la máscara mortuoria de John Wesley a Anthony Elia (centro), director de la Biblioteca Bridwell de la Escuela de Teología Perkins, y al reverendo Craig C. Hill, decano de la Escuela Perkins. de Teología, durante la reunión final del Museo Metodista de Amigos del Mundo en Lake Junaluska, Carolina del Norte Foto de Ryan Hipps.

La reverenda Rebekah Miles recuerda haber visitado el Museo Metodista Mundial cuando era niña y haber codiciado su colección de teteras con temática de Wesley.

En estos días, la profesora de la Escuela de Teología Perkins dice que está ansiosa por ver la colección del museo de las cartas originales de John Wesley. 

Ahí es donde el fundador del Metodismo a menudo revelaba con precisión qué era, y qué no era, su taza de té. 

Miles, la recién nombrada Cátedra Centenario de Teología Práctica y Ética del Seminario Metodista Unido Susanna Wesley, pronto no tendrá que viajar muy lejos para ver esas cartas, o las teteras, en persona.

El Museo Metodista Mundial en Lake Junaluska, Carolina del Norte, está enviando su colección completa a la Biblioteca Bridwell, parte de las Bibliotecas de la Universidad Metodista del Sur y Perkins en Dallas.

Una parte de la colección del museo ya llegó a la biblioteca a tiempo para el Día de Aldersgate, el aniversario del despertar espiritual de John Wesley el 24 de mayo de 1738. Está previsto que el resto llegue en julio.

Con las adiciones del museo, la Biblioteca Bridwell tendrá alrededor de 250 cartas escritas con la propia mano de Wesley, el tesoro más grande de su correspondencia fuera de Inglaterra.

La colección también incluye elementos como el púlpito ambulante de John Wesley; una copia de la máscara mortuoria de Wesley; un poema inédito de su hermano Charles, quien escribe himnos, así como recuerdos con el tema de Wesley, como esas teteras de porcelana del siglo XIX

El traslado a Dallas pone todos los artefactos wesleyanos del museo al alcance de un importante aeropuerto internacional.

“Junaluska es maravillosa porque está apartada. Eso no es ideal para una colección como esta”, dijo Miles. “En SMU, la colección será más accesible para más personas, incluidos los académicos”.


Los metodistas unidos promueven las vacunas Covid-19 en el Congo

FUENTE: UM News. AUTOR: Philippe Kituka Lolonga. Bukavu, Congo. Mayo 14, 2021.  Los miembros de la Iglesia Metodista Unida de Sayuni en Fizi, Congo, participan en el culto dominical. Antes de la pandemia de COVID-19, alrededor de 24.000 personas asistían a los servicios religiosos todos los domingos en la Conferencia de Kivu. Ahora, ese número es de aproximadamente 10,000, según el estadístico de la conferencia. Foto de Philippe Kituka Lolonga, UM News.

La iglesia mundial se ha visto muy afectada por COVID-19, y el Congo no es una excepción.

En la República Democrática del Congo, la mayoría de las personas que viven con enfermedades crónicas como la diabetes y la presión arterial alta simplemente se quedan en casa y no van a la iglesia para evitar el contacto con otras personas, dijo el reverendo Clément Kingombe Lutala, superintendente del distrito de Bukavu.

Dijo que alentará a los miembros de la iglesia que viven con afecciones subyacentes “a aceptar vacunarse contra COVID-19 para que también puedan comenzar los servicios dominicales. Incluso comenzaremos a organizar de tres a cuatro servicios dominicales para que el distanciamiento social se respete en todas partes”.

Según Steward Kikuni, estadístico de la Conferencia de Kivu, la pandemia ha impedido los esfuerzos de evangelización, las finanzas de la iglesia y, quizás lo más significativo, la asistencia al culto. Antes de COVID-19, la participación de adoración promedio en Kivu era de 24,000. “Hoy”, señaló, “tenemos una asistencia promedio de 10,000 fieles al culto dominical”.

Según datos de la Universidad Johns Hopkins, ha habido más de 30.000 casos confirmados en el Congo y 775 muertes.

Mientras el mundo lamenta las vidas perdidas a causa de la pandemia, Lokadi Omeyamba, líder laico de Bukavu, dijo: “No sabemos si es el fin del mundo lo que se acerca”.

Justine Tshongo, la secretaria de Mujeres Metodistas Unidas en Kivu, ha tenido más de cuatro casos de COVID-19 en su familia. Dijo que está dispuesta a educar a la gente para que acepte la vacunación.

El 8 de abril, la Organización Mundial de la Salud dijo que menos del 2% de los 690 millones de dosis de vacuna COVID-19 administradas hasta la fecha en todo el mundo estaban en África, donde la mayoría de los países recibieron vacunas hace solo unas semanas, y en pequeñas cantidades. Las existencias limitadas y los cuellos de botella en el suministro impiden el acceso equitativo a las vacunas.


Familia inmigrante sale de templo metodista después de 3 años refugiada

FUENTE: UM News. AUTOR: Kay Demoss. Detroit, MI, EUA. Mayo 21, 2021. Ded y Flora Rranxburgaj expresaron su gratitud por los tres años de hospitalidad brindados por la Revda. Dra. Jill Hardt Zundel y la Iglesia Metodista Unida Central de Detroit. Ahora pueden salir del edificio sin temor a ser deportadas, luego de una decisión de Inmigración y Control de Aduanas (ICE por sus siglas en inglés) el 18 de mayo de 2021. Foto cortesía de Paul Perez.

“¡Ahora puedo respirar aire fresco!” Ded Rranxburgaj declara con alegría que puede dejar la Iglesia Metodista Unida (IMU) Central de Detroit después de tres años y medio en el santuario.

El lema de la denominación “Corazones abiertos, mentes abiertas, puertas abiertas” adquirió un significado especial hoy cuando Ded Rranxburgaj salió por primera vez en tres años y medio de la Iglesia Metodista Unida Central, sin temor a ser deportado. Las dificultades y el estrés que muchos han sufrido con “refugiarse en santuario” durante la pandemia es algo que este esposo y padre albanés ha conocido desde enero de 2018. La congregación lo ha abrazado y apoyado a él, a su esposa Flora y a sus hijos Lorence y Eric durante su tiempo en santuario dentro de sus muros.

La Revda. Dra. Jill Hardt Zundel, pastora principal de la IMU Central de Detroit, revisó la historia de Ded durante una conferencia de prensa esta tarde. “Hace tres años y medio, me paré ante ustedes dando la bienvenida a la familia Rranxburgaj a un lugar seguro mientras reclamaban refugio. ICE le había dado a Ded un aviso final de deportación y le había pedido que comprara un boleto de regreso a Albania. Cuando ICE le pidió que regresara para otra reunión, Ded, temiendo ser detenido, se mudó a la iglesia para mantener unida a su familia”. Foto IMU Michigan.

Un tiempo difícil

En ese momento, ICE consideró a Ded un fugitivo. “Debido a eso, no se revisarían las apelaciones de su caso” explicó Zundel. Aunque permaneció a salvo dentro de los confines de la iglesia, la familia sufrió. “Como Ded no podía dejar la iglesia por temor a ser arrestado, no pudo asistir a la graduación de la universidad y al matrimonio de Lorence; también se perdió la graduación de Eric de la escuela secundaria. Ded se perdió eventos importantes en su vida porque no podía salir de la iglesia, y lo hizo todo para proteger a su familia y cuidar de Flora, que lucha contra la esclerosis múltiple” comentó Zundel.

La relación de la congregación con la familia inició la solicitud de IMU Michigan de ofrecerles refugio. Michigan United es una coalición estatal que trabaja en la reforma migratoria. Ni la iglesia ni la familia habían experimentado la situación de santuario antes, pero todos aprenderían que implicaba refugio, transporte, defensa, recaudación de fondos y mucho amor. Muchos meses después de que se concediera esa solicitud, Zundel dijo: “Tenemos un dicho: ‘El santuario es difícil’. El santuario tiene un costo físico para alguien, y también un costo mental”.

Covid-19 solo profundizó el aislamiento de Ded y Flora. “La iglesia cerró las puertas el domingo por la mañana cuando ocurrió la pandemia; la comunidad con la que Ded y Flora pudieron interactuar ya no estaba aquí para romper la monotonía de todos los días” dijo Zundel.