Cápsulas de Discipulado

capsulas discipuladoLA ESTRATEGIA DE JESUS PARA HACER DISCÍPULOS

(Segunda parte)

Cuando Jesús arranco su ministerio, tenía un plan que pensaba realizar durante los próximos tres años. Jesús no vino solamente a morir en la cruz, ni con la sencilla meta de hacer milagros al azar y contar historias creativas a quienes le escucharan. Al contrario, ÉL tenía la intención de formar, capacitar y dejar como líderes de su pueblo a un grupo de gente capaz de reproducir en otros lo mismo que ÉL iba  a realizar en ellos. Pero esto no se podía enseñar en un salón de clases. Se requería de un proceso distinto para lograrlo y del ejemplo de Jesús mismo para modelarlo adecuadamente.

Observemos más de cerca lo que revela la estrategia de Jesús para hacer discípulos.

 ETAPA SEGUNDA: La estrategia de Jesús para hacer discípulos también aclara que hemos de aprender a ser seguidores de Cristo, antes de que podamos ser líderes de otros. ÉL no daba responsabilidades de liderazgo a novatos sin haberles dado la capacitación adecuada primero. Jesús sabía que varias cosas claves tendrían que suceder en las primeras estapas para que el discípulo fuera preparado para servir como líder en la obra del ministerio.

La transformación del discípulo era necesaria para ser un líder digno de confianza de otros creyentes y ser un modelo a seguir para la proclamación del evangelio a todo el mundo. Tal cosa no sucede rápido ni de manera instantánea, sino requiere de inversión de tiempo, esfuerzo, conocimientos, y mucho más, ya que la tarea  no es tan sólo realizar actividades, sino formar al discípulo a la imagen de Jesús.

Esto no quiere decir que uno tenga que esperar durante años para llegar a ser  líder antes de empezar a testificar y ministrar a otros. Pero Jesús no tenía prisa para encargar a sus discípulos responsabilidades más allá de su nivel de madurez y capacidad cuando sabía muy bien el daño que un novato podía hacerle a la obra del ministerio y la obra a él.

El discipulado es un proceso, donde cada avance hacia la meta de la Gran Comisión, se construye sobre las anteriores, lo que se hace a medias o lo que se descuida y lo que se brinca, perjudica el siguiente paso y limita la estabilidad, el potencial, y el crecimiento futuro del creyente.

COMENTARIO HNO CUAU: Para que podamos ser verdaderos seguidores de Cristo, debemos permanecer en ÉL y en su amor. Juan 15:5 “Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto, porque separados de mí nada podéis hacer.” Juan 15:10 “Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor, así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor.”

TRES CARACTERÍSTICAS QUE JESÚS DIJO QUE UN DISCÍPULO DEBE TENER EN SU VIDA:

  1. Juan 13: 34,35 – Amor.
  2. Lucas 6:46 – Obediencia.
  3. Juan 15:8 – Fruto.

Al tener las tres características del verdadero discípulo, tu vida es transformada a la imagen de Jesús y te conviertes en un seguidor apasionado de Cristo, siguiendo las pisadas del Maestro.

FE EN ACCIÓN: Querido hermano(a) es necesario que los líderes de la iglesia local inviertan sus mayores esfuerzos y recursos en ministrar a otros formando discípulos espirituales y reflexiona sobre tu propia necesidad de madurar hasta el nivel de discípulo del único Maestro de maestros: Jesús, y convertirte así en un discipulo reproductor y seguidor de Cristo.

EL DISCÍPULO HA NACIDO DE NUEVO PARA LEER, MEDITAR, ANALIZAR, ESTUDIAR Y MEMORIZAR LAS ESCRITURAS, PARA GRABARLAS EN SU MENTE Y CORAZÓN, PERO SOBRE TODO PARA VIVIR LA PALABRA DE DIOS.

  • Comparto mi experiencia personal con mi Dios y Señor, en el

Ministerio de Formación de Discípulos Espirituales, Discípulos Reproductores y Discípulos Colaboradores de Dios nuestro Señor.

Hno. Cuau.

 cuauhtemoc-meneses