Iglesia que Brinda Alimento para el Cuerpo y el Espíritu

una iglesiaLas iglesias que se reúnen en casas son una idea de los tiempos bíblicos que está resurgiendo. Estos pequeños grupos atraen a la gente que está buscando una alternativa a la tradicional experiencia dominical de la mañana de la mega iglesia. La Iglesia Metodista Unida Árbol de Paz en Tennessee, es una congregación creciente que se reúne en un montón de lugares y ninguno de ellos es un templo.

 “Siempre regreso energizado y rejuvenecido de aquí, Siempre siento que he aprendido algo más en la profundización de mi relación con Dios. Es diferente a cualquier otra cosa en la que he estado envuelto”. Jennie Dickerson no tiene pensado comenzar una iglesia en el patio de atrás de su casa y dejar de asistir al templo, pero cuando comenzó a reunirse con la gente de la Iglesia Metodista Unida Árbol de Paz, en Memphis, Tennessee, sabía que estaba haciendo lo correcto. “Ha sido una bendición para mí, el abrir mi casa a todo el mundo.”

 En 2015, el Rev. Kristofer Roof comenzó la Iglesia Metodista Unida Árbol de Paz, sin usar un templo. En cambio, la iglesia se reúne cas todas las noches en apartamentos y restaurantes. “Realmente sentía que Dios me estaba llamando a hacer algo que es muy viejo, pero de una nueva manera. Vi que lo que hemos venido haciendo tradicionalmente en las iglesias no estaba llegando a algunas personas. Vamos rotando en los hogares. Todo el mundo tiene la oportunidad de hospedar a la iglesia. Todos tiene el chance de dirigir el culto. Nos empeñamos en estar con la gente y reunirnos donde estén”.

 No se espera que los participantes vengan todas las noches, pero se procura que se mantengan siempre en contacto. Los encuentros siempre se dan alrededor de la comida, la amistad y la comunión.

 “En la universidad, uno no quiere levantarse e ir todos los domingos a la iglesia. Es uno de los dos días que hay para dormir un poco más. Por lo tanto, tener la oportunidad congregarse durante la semana es siempre muy positivo”, dice Jordan Thomas.

 El Rev. Kristofer Roof recuerda Hechos 2:42 que dice: “…y decidieron vivir como una gran familia. Y cada día los apóstoles compartían con ellos las enseñanzas acerca de Dios y de Jesús, y también celebraban la Cena del Señor y oraban juntos”. “Por lo tanto, es muy importante para nosotros compartir la comida en cada una de nuestras reuniones. Orar los unos por los otros. Es importante compartir la comunión cada vez que sea posible”.

 El servicio a la comunidad es el enfoque de todas las reuniones e incluye proyectos como la recaudación de recursos para proveer agua potable en Haití, visitas a los bomberos y socorristas, confección de mantas para los pacientes en los hospicios y servicio especiales para la bendición de mascotas.

 “Esta noche, por ejemplo, estamos horneando galletas para el ministerio carcelario para ayudar a levantar el ánimo de las personas encarcelados y sus familias. Árbol de la Paz se empeña en ser parte integral de la comunidad y eso me encanta”, comenta L. J. Perry.

 El Rev. Kristofer Roof prosigue: “Es paso a paso. Una casa a la vez. Pero en realidad, es un discípulo a la vez y creo que estamos llegando a personas que se sentían perdidas y ahora tienen un lugar aquí.”

 El grupo hace galletas y platican: “Si no lo haces como debe ser, entonces va a saber raro, se va a pegar a la bandeja y no va a quedar bien”. Jordan Thomas: “No importa si las galletas no quedan bien, importa que estamos aquí para compartir”.​

  • Tomado de:

La Iglesia Metodista Unida/Comunicaciones Hispano-Latinas