Cuatro Evidencias que Destapó el Sismo

cuatro cosas sismo.pngCuatro evidencias que destapó el sismo del 19 de septiembre

El sismo ha hecho evidentes muchas cosas, entre ellas la solidaridad, la entereza, la valentía y la dignidad con las que los habitantes de la Ciudad de México y de los estados de Puebla, Morelos, Oaxaca y Chiapas han enfrentado la destrucción y la desolación que provocaron derrumbes y el caos después del evento telúrico.

El sismo también ha evidenciado fallas en la organización y la vinculación entre las autoridades, la sociedad civil y los medios de comunicación, estas son algunas de ellas:

  1. Desinformación

Las redes sociales y los medios de comunicación han servido para que las personas contacten a sus familiares, para la organización de cuerpos de rescate, ayuda y logística e incluso, para el rescate de personas que se encuentran atrapadas entre los escombros de algún inmueble y que han logrado comunicarse con alguien del exterior a través de su smartphone. Incluso, las tres compañías de servicios de telecomunicaciones más grandes en México, AT&T, Telmex-Telcel y Telefónica, abrieron sus servicios de llamadas de voz, mensajes de texto y datos sin costo para México.

Las redes sociales y los medios de comunicación también ocasionaron un importante nivel de desinformación entre la población mexicana. El exceso de datos, referencias, lugares, cuentas de donación, advertencias, falsas alarmas, necesidades sobrecubiertas y pedidas de ayuda inundaron los feeds y los timelines de quienes querían estar al tanto de los requerimientos legítimos en una hora aciaga. El colmo del espectáculo mediático llegó cuando la historia de una niña supuestamente enterrada en las instalaciones del colegio Rébsamen, en la delegación Tlalpan, fue desmentida después de que buena parte de la población estuvo al pendiente de su rescate, lo que seguramente desvió valioso tiempo y recursos económicos que habrían ayudado en otros escenarios.

  1. Rapiña

La mayoría de quienes se acercaron a los edificios derrumbados o a punto de colapsarse por el sismo de magnitud 7.1 que dañó buena parte de la infraestructura inmobiliaria de la Ciudad de México lo hicieron con la intención de ayudar y ahí permanecieron largos periodos atentos a las necesidades y problemas que surgieron y seguirán surgiendo en las zonas de desastre dentro de la ciudad. Poco tiempo después de ocurrido el sismo, comenzaron a circular noticias acerca de asaltos en las calles de Santa Fe, abarrotadas por el intenso tráfico vehicular provocado por el frenesí que ocasionó el movimiento telúrico.

La colonia Condesa, una de las más devastadas por el sismo del 19 de septiembre, igual que otros tantos escenarios de desastre en la ciudad, también registró actos de rapiña que obstaculizaron las labores de rescatistas en momentos cruciales para salvaguardar la vida de muchas personas. Según una crónica de Julio Sánchez Onofre para El Economista, en la zona del edificio ubicado en Álvaro Obregón 286, “las labores se complican por los saqueos de herramientas. Jesús Ojeda, quien fue un jefe de brigada la noche previa, pidió el apoyo con un rotomartillo y una cámara térmica pues la noche anterior fue robada. Está cámara es vital para detectar vida en los derrumbes”. Familiares de las personas que se encontraban en el edificio antes del sismo, com Carol Hernández hicieron una petición legítima y sumamente pertinente: “Lo único que necesitamos es que vengan a ayudar. No vengan a robar, no vengan a hacer ese tipo de cosas, sean conscientes”.

  1. Mala cultura de prevención

El sismo del 19 de septiembre de 1985, 32 años antes del que se vivió el pasado martes, marcó a la ciudad de tal forma que tardó varios años en recuperarse. En 1986, con la venia del entonces presidente Miguel de la Madrid, se reformó el Artículo 62 del Reglamento de Construcciones para el Distrito Federal, con el cual se pretendió garantizar la seguridad de los habitantes de inmuebles de la ciudad después del desastre que dejó el sismo un año antes.

La repoblación del centro de la ciudad, que fue motivada por el Bando 2, firmado en el año 2000, restringió la construcción de desarrollos habitacionales en todas las delegaciones de la ciudad a excepción de las cuatro centrales: Cuauhtémoc, Benito Juárez, Coyoacán, Miguel Hidalgo y Venustiano Carranza. El Bando 2 no dio resultado debido a que los constructores ignoraron la necesidad de vivienda social en el centro de la ciudad, la única garantía de la deseada repoblación, y fue cancelado en el 2007.

El problema real no fue la construcción sino la poca previsión de las autoridades que sin análisis de protección civil otorgaron permisos de funcionamiento a edificios de alto valor residencial que pese a esto contaban con importantes deficiencias en su construcción, como fue el caso del edificio Residencial San José, en la colonia Portales, delegación Benito Juárez, que se derrumbó después de nueve meses de haber sido inaugurado, de acuerdo con información de Animal Político.

  1. Oportunismo político.

Desde el sismo ocurrido el 7 de septiembre en las costas de Chiapas, que afectó sobre todo a localidades de este estado y de Oaxaca, el líder del Movimiento de Regeneración Nacional, Andrés Manuel López Obrador, anunció que donaría 20% de los recursos públicos otorgados por el Instituto Nacional Electoral para la campaña electoral del año próximo, a los damnificados de evento geológico que devastó comunidades enteras en estos estados del sureste del país.

Después del sismo del pasado martes 19 de septiembre, la sociedad civil comenzó a exigir la devolución de los recursos electorales de los partidos políticos para que fueran destinados a las labores de rescate y reconstrucción de la Ciudad de México y las comunidades de los estados de Puebla, Morelos, Oaxaca y Chiapas que resultaron afectadas después de los dos eventos telúricos. Cediendo a la presión, varios partidos políticos anunciaron que estaban dispuestos a entregar a esos recursos para la reconstrucción que se requiere sin “oportunismo político”. La sociedad civil organizó una petición en la plataforma Change.org para que se demuestre que es ella la que exige (http://eleconomista.com.mx/sociedad/2017/09/21/1-millon-mexicanos-piden-…), a lo que el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, respondió que sí existe una manera de que los partidos políticos donen sus recursos.

  • Tomado de El Economista.