Las Placas Tectónicas

las placas tectonicasLAS PLACAS TECTÓNICAS

     Drernestocontreras@hotmail.com

 Una placa tectónica o placa litosférica es un fragmento de corteza terrestre o de litosfera (la porción superior más fría y rígida de la Tierra, y la parte del globo o esfera terrestre que está formada por piedra), que se mueve como bloque rígido sin que sufra deformación interna. Se cree que la Tierra es el único planeta del sistema solar con placas tectónicas activas, aunque hay evidencias de que en tiempos remotos Marte, Venus y alguno de los satélites galileanos, como Europa, fueron tectónicamente activos, y de que en algunas lunas de planetas como Urano, aún hay volcanes activos. 

La Tectónica de Placas es una teoría que explica cómo es que se formó y modificó la superficie o corteza terrestre (la litósfera), y como es que sus diferentes continentes, a manera de gigantescos fragmentos o placas (unas más grandes que otras), se desplazaron hasta ocupar su situación actual. Se ha descubierto que en los bordes de las placas (y en las grietas o fallas), es donde principalmente se concentra la actividad sísmica, volcánica y tectónica. Aunque la teoría de la tectónica de placas fue formalmente establecida en las décadas de 1960 y 1970, en realidad es producto de más de dos siglos de observaciones geológicas y geofísicas.

En el siglo XIX se observó que en el pasado, procesos desconocidos deformaron drásticamente la corteza terrestre, y originaron cordilleras (cinturones orogénicos o formadores de montañas), que son sucesiones montañosas de enormes dimensiones y que pueden incluir cadenas de sierras paralelas. A estas cordilleras, formadas por múltiples capas de sedimentos rocosos, que se retorcieron y plegaron, se les denominó geosinclinales, y al proceso de su deformación, orogénesis.

Otro descubrimiento del siglo XIX fue la documentación de una cadena montañosa o dorsal en medio del Océano Atlántico, que observaciones posteriores mostraron que se extendía formando una red continua por todos los océanos. Un avance significativo en el problema de la formación de los geosinclinales ocurrió entre 1908 y 1912, cuando Alfred Wegener hipotetizó que las masas continentales estaban en movimiento y que se habían fragmentado y movilizado a partir de un súper-continente que denominó Pangea. Tales movimientos habrían deformado las capas de sedimentos geosinclinales acumulados en sus bordes y originado nuevas cadenas montañosas.

Wegener creía que los continentes se deslizaban sobre la superficie de la corteza terrestre bajo los océanos como un bloque de madera sobre una mesa, y que esto se debía a las fuerzas de marea producidas por la deriva de los polos. Sin embargo, pronto se demostró que estas fuerzas son del orden de una diezmillonésima a una centésima de millonésima de la fuerza gravitatoria, lo cual hacía imposible, que siendo tan débiles, pudieran desplazar los continentes, y plegar movilizar y levantar las actuales montañas, y masas de las cordilleras. Mediante la teoría de la Tectónica de placas se explicó finalmente que todos estos fenómenos (movimiento o deriva continental, y formación de cordilleras continentales y submarinas) son manifestaciones de extraordinariamente poderosos procesos de liberación del calor del interior de la Tierra. La teoría dice que hay cuatro procesos a los que se debe dicho calor: 

1) El más importante es la desintegración de los elementos radiactivos existentes en el manto terrestre, que fundamentalmente son: K40 (Potasio radiactivo), U238y U235(dos tipos de Uranio radiactivo), y Th232(Torio radiactivo 232). 2) Los residuos del calor original que la Tierra ha adquirido durante su génesis. 3) Calor debido al roce por la gravedad, que propicia el desplazamiento de los elementos pesados hacia el centro, y de los ligeros hacia arriba. Al hacerlo, la fricción genera calor. 4) Al enfriarse, el núcleo incrementa su tamaño. Un fenómeno similar ocurre por enfriamiento del agua, que al hacerlo desprende calor.

LOS TIPOS DE PLACAS. Las placas litosféricas son esencialmente de dos tipos: Oceánicas o continentales, según la clase de corteza terrestre que superficie. Placas oceánicas. Están cubiertas íntegramente por corteza oceánica, delgada, de composición básica: hierro y magnesio dominantes. Aparecen sumergidas en toda su extensión, salvo por existencia de conos volcánicos de los cuales los más altos logran emerger de la superficie en forma de islas (arcos insulares). Los ejemplos más notables de estos, se ubican en los archipiélagos del océano Pacífico: la placa del Pacífico, la placa de Nazca, la placa de Cocos, y la Placa Filipina. Placas mixtas. Son placas parcialmente cubiertas por corteza continental y así mismo en parte por corteza oceánica. La mayoría de las placas son de este tipo. Valen como ejemplos de placas mixtas, la placa Sudamericana y la placa Euroasiática. Ejemplo de micro-placas, son: La Placa del Altiplano, Placa de Birmania, Placa Yangtsé, Placa de Timor, Placa Cabeza de Pájaro, Placa de Panamá, Placa de Rivera, Placa de Pascua, Placa de Juan Fernández, Placa de Chiloé.

 

Las placas se limitan entre sí por: a. Límites divergentes: que tienden a separarse por efecto de fallas sísmicas y volcánicas; b. Límites convergentes: cuando una placa tiende a plegarse y desplazarse por debajo de otra; c. Colisión: cuando una placa choca contra otra, provocando en la otra, la emergencia de un plegamiento o montaña: (http://es.wikipedia.org/wiki/Placa_tect%c3%b3nica).

Esta teoría está en conflicto con la teoría asociada a la evolución, llamada el uniformismo (propuesta unos 100 años antes, en la década de 1850 y 1860, cuando no se tenían los conocimientos actuales), que dice que los cambios en la corteza terrestre, siempre han sido lentos y graduales, como los que suceden en la actualidad, y nunca drásticos y extraordinarios, como sería la monumental fragmentación del súper-continente Pangea (cuya superficie tendría cuando mucho modestas colinas), en los 5 continentes actuales, plagados de acantilados, monolitos gigantescos, y elevadas cordilleras.

En cambio, es fácilmente compatible con la teoría del catastrofismo que dice que alrededor del 3,000 a.C., la superficie terrestre sufrió una serie de cataclismos (el diluvio, el volcanismo y la era del Hielo), de tales dimensiones, que se modificó completamente, hasta adquirir las características actuales, con las mínimas modificaciones que siguen provocando los actuales sismos, volcanes, movimientos tectónicos, y sus a veces desastrosas consecuencias, como los Tsunamis.

Dice el relato dejado por escrito por el estadista Moisés alrededor del 1,500 a.C.: En el mes segundo, a los diecisiete días del mes, fueron rotas todas las fuentes del grande abismo, y las cataratas de los cielos fueron abiertas, y hubo lluvia sobre la tierra cuarenta días y cuarenta noches. Y las aguas subieron sobre la tierra, hasta unos 5 metros por encima de los montes. Luego, se cerraron las fuentes del abismo y las cataratas de los cielos; y la lluvia de los cielos fue detenida, y las aguas decrecieron gradualmente a lo largo de 40 días, hasta que el día primero, del décimo mes (casi un año después), se descubrieron nuevamente, las cimas de los montes. Y murió toda carne que se movía sobre la tierra y tenía aliento de espíritu de vida en sus narices: aves, ganado, bestias, reptiles y humanos; y quedó solamente Noé, y los que con él estaban en el arca.Y prevalecieron las aguas sobre la tierra ciento cincuenta días (Génesis 7 y 8).

Es fácil explicar que al fracturarse la corteza terrestre, la salida a gran presión de enormes depósitos de agua subterránea, mezclados con magma, provocaron no sola la inundación global, sino un volcanismo de dimensiones únicas en la historia de la Tierra, y con ello, la fuerza necesaria para provocar el desplazamiento de las placas continentales, el hundimiento del fondo del mar en profundidades que actualmente se miden en kilómetros, y que el reacomodo del agua, al hacer descender el agua superficial, descubriera las que ahora son las plataformas continentales, llenando el otro 70% de la superficie terrestre (los mares), con agua residual 

Además, solo el catastrofismo, explica cómo es que el choque de las masivas placas en movimiento, provocaron el plegamiento de capas completas de la corteza terrestre (geosinclinales), y la proyección de todas las cordilleras (como los Himalaya, los Andes, y Las Apalaches), miles de metros sobre el nivel del mar; y por qué es que actualmente, en sus cumbres, en múltiples cuevas, se encuentran millones de fósiles de criaturas marítimas. 

También solo el catastrofismo, explica la formación de los estratos sedimentarios y fosilíferos (desde el Cámbrico), y no en más de 500 millones de años, sino en meses, cuando gruesas capas de lodo con piedras, arrastradas por las fuertes y poderosas corrientes del agua que se estaban reacomodando, y junto con millones de animales ahogados y árboles desarraigados, fueron concentrados, depositados y sepultados en poco tiempo, y a enormes presiones, uno sobre otro, evitando así la putrefacción de plantas y animales, y permitiendo así, el fenómeno único en la historia, de la fosilización de miles de millones de organismos, y el endurecimiento de la corteza terrestre hasta adquirir su aspecto actual.

Todo esto se comprobó cuando a escala local, se repitieron todos estos fenómenos, en pocos meses, tras la erupción volcánica del Monte St. Helen, en 1980, cuando en pocos meses posteriores a la erupción, se formaron y endurecieron estratos rocosos hasta de 200 metros de espesor, uno sobre otro; los cuales solo se hicieron aparentes, cuando en 1982, al derretirse bruscamente un glaciar presente en la cima de la montaña, provocó un masivo alud de agua y hielo, que cavó en pocos días, un profundo cañón en la superficie, dejando expuestos varios estratos. Además, meses después, se encontró un tronco de árbol, cuyo extremo sepultado bajo los sedimentos, ya se había fosilizado en forma de carbón, mientras que el extremo expuesto, seguía intacto.

 Cada día se encuentran más evidencias del diluvio universal, y más hallazgos geológicos que sólo pueden explicare con la teoría del catastrofismo registrado en la Biblia, y que descartan en forma incontrovertible, la teoría del uniformismo y la evolución. Usted ¿Cuál de las teorías prefiere adoptar?

 Ernesto contreras