Templanza; Instituto Normal México, Puebla

Instituto Normal MexicoLa Templanza

1 de Pedro 3:10 Porque: El que quiere amar la vida Y ver días buenos, refrene su lengua de mal, y sus labios no hablen engaño; 3:11 Apártese del mal, y haga el bien; busque la paz, y sígala. Esta cita nos lleva a reflexionar el tema Viviendo la Templanza.

Del latín temperantia, la templanza está relacionada con la sobriedad o moderación de carácter. Una persona con templanza reacciona de manera equilibrada ya que goza de un considerable control sobre sus emociones y es capaz de dominar sus impulsos.

Dentro del  fruto del Espíritu Santo en el cristiano está la Templanza.    Gálatas  5:22  dice: Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, y la templanza tiene que ver con disciplina, obediencia y orden.

   La templanza entonces es entregarle a Dios nuestros impulsos y malos deseos para poner su nombre en alto, es pedirle a Dios ser vasos de honra y no de vergüenza.

En el Instituto Normal México tenemos la oportunidad de dar a cada grupo una hora de “Valores” desde Jardín de Niños hasta la Licenciatura. Esto nos ha ayudado a darles a los alumnos un lineamiento de conducta que les ayuda a fomentar y cimentar en ellos los valores universales.

Inst Normal Mx

En el Instituto Normal México, a diario vivimos  alumnos, maestros, personal administrativo y de intendencia  la Templanza. Gracias a Dios que los niños y jóvenes saben guardar compostura y respetar a los maestros y personal del plantel no hablando con palabras altisonantes, expresando sus buenos modales a cada momento en el saludo, piden permiso para entrar o salir de los salones, etc. Y así podría mencionar muchos ejemplos más de las reglas de sana convivencia que día a día ellos practican. Al salir del Instituto y enfrentarse a ambientes diferentes al que viven cotidianamente dentro de la Institución por competencias deportivas o culturales, concursos, viajes, etc.; orgullosamente podemos decir que son jóvenes de firmes valores, obedientes y ordenados aun cuando el mismo ambiente podría hacer que ellos  titubearan.

El personal del Instituto cumple en disciplina obediencia y orden con las políticas institucionales, creando un ambiente laboral grato, de compañerismo, respeto y fraternidad.

En momentos inesperados como fue el pasado sismo del mes de Septiembre, reafirmamos que los muchachos, maestros y pequeños pudieron hacer uso de la templanza, guardando compostura y no dejándose llevar por la desesperación y la angustia.

Todos recordamos en  quien poder poner nuestra confianza, pudimos maestros y alumnos descansar en la voluntad y misericordia de Dios.

Si el ser humano obrara como sus instintos le dictan, nunca podría encontrar su perfección del ser, no podría alcanzar aquello para lo que está destinado.

Ruth Tavera

Consejera del Instituto Normal México. Puebla Pue.