Un dios a Nuestra Imagen y Semejanza

UN dios A NUESTRA IMAGEN Y SEMEJANZA

“De vez en cuando, el cristianismo ve surgir movimientos oriundos del sincretismo religioso que alegan ser una relectura de las Escrituras que goza de mayor inspiración que toda la historia del encuentro iniciado por la Iglesia Primitiva”.

A. Sanders

Dr. Carlos Alejandro Muro Flores

Al día de hoy tenemos un alud de traducciones y re interpretaciones de los textos bíblicos sin precedentes.

¿Pero cuál es el resultado de esto? Por un lado podemos tener un conocimiento más preciso de Dios y su revelación lo cual es muy bueno, pero por otro pareciera que se está buscando la justificación a conductas del hombre según “la nueva luz emanada de lo que estaba mal traducido” y por consiguiente tenemos nuevos conceptos relacionados al contexto actual como son el de amor; pecado; transgresión; arrepentimiento, regeneración etc.

Pareciera que poco a poco a la luz de la posmodernidad vamos creando un dios a nuestra imagen y semejanza. Un dios que tiene la misma agenda que nosotros, que siente como nosotros y piensa igual que nosotros. Es más, ¡Un Dios que no es tan justo ni misericordioso como nosotros lo seríamos con nuestros semejantes, muy a la semejanza de cómo actuó el rey Saúl perdonando lo que a sus ojos y a los ojos del pueblo “era bueno” y dejando de lado lo que Dios había estipulado.

Andamos por ahí cambiando el nombre a las cosas y teniendo “amplio” conocimiento del “bien y del mal”, contextualizando las escrituras a la cultura y dinámica del día de hoy para justificar nuestro actuar o inclusive el no accionar.

  • ¿Acaso Dios no conocía lo que albergaríamos en los corazones para desde el INICIO dejar CLARAS las cosas?
  • ¿No fue Satanás el que desde el principio, al escuchar furtivamente las instrucciones que le dio Dios al hombre fue el que introdujo unas pequeñas variantes a esa Palabra para desacreditar la advertencia?
  • ¿No fue tentado Jesús con la misma Palabra para acceder a ciertos privilegios?
  • ¿No es esto lo que está intentando hacer el hombre de nuevo, el justificarse y obtener algo que no les es permitido?

Si estas nuevas interpretaciones y la erudición de sus voceros nos llevan a un mayor COMPROMISO, SANTIDAD y CONOCIMIENTO de Dios bienvenidos; pero si por lo contrario nos llevan a JUSTIFICARNOS a NOSOTROS MISMOS y CAMBIAR sutilmente el mensaje del evangelio por uno puramente moralista entonces definitivamente NO es por ahí.

¿Un Evangelio de Misericordia? ¡Si! Pero como Dios lo hace, aceptando y transformando, no como el hombre lo haría, dejando las cosas tal y como están sin responsabilizarse de su conducta.

Es entonces que me pregunto: ¿Estaremos creando poco a poco un dios a nuestra imagen y semejanza?

“Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo el Señor. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.

Isaías 55:8.

Carlos A. Muro Flores
Es miembro en Plena Comunión desde hace más de 35 años y pertenece a la Iglesia Príncipe de Paz en Chihuahua, Chih. Maestro de Escuela Dominical, Exliguero y actual consejero, es representante laico del distrito Chihuahua de la CANCEN. Ha ocupado prácticamente todos los cargos como administrador, así como diversas comisiones desde nivel distrital hasta nacional.