Templo Metodista en Atlautla

EL TEMPLO METODISTA “EL MESÍAS” EN ATLAUTLA

Por Alan Sánchez Cruz
Febrero de 2020

Para Karen y Jesús Sánchez Cruz, siempre en mi mente y corazón.

El municipio de Atlautla es una de las tantas comunidades olvidadas por la historiografía del metodismo nacional ya que, habiendo tenido un templo y escuela de la denominación, los tales se perdieron durante la Revolución Mexicana. En circunstancias similares se encuentran, en el Estado de México, los templos extintos de Tepetlixpa, Coatlinchán (construido apenas en 1883) y Poxtla, por citar algunos. De este último todavía se observan sus ruinas.

Se tienen registros de la congregación en escasos documentos de la Iglesia Metodista Episcopal del Sur. En sí, los documentos de la misión a nivel nacional son pocos. Rubén Pedro Rivera comparte:

“Por lo que toca a la Iglesia Metodista Episcopal (IME), hay registros más o menos completos de su trayectoria. No así cuando se trata de la Iglesia Metodista Episcopal del Sur (IMES), porque en este caso carecemos de datos cercanos y suficientes debido, entre otros factores, a la concentración documental en la oficina matriz de la IMES en los Estados Unidos, al traslado documental del archivo de la Misión Centro de la IMES, cuando hubo de ceder su labor a la IME, según convenio aceptado por el Plan de Cincinati [sic], así como a la destrucción de templos y anexos que se padeció durante la Revolución Mexicana, con la consiguiente desaparición de archivos irremplazables, aparte de otras razones” [1].

No existe mucho material de la IMES y de sus misiones en el país, aunque de Atlautla -por lo poco que se tiene en los archivos históricos de la Iglesia Metodista y del Municipio- sí se conocen detalles del nombre de la congregación y fecha de la destrucción del templo posibles.

Es sabido que la línea que seguían los misioneros al nombrar sus templos era marcada: los templos de la IME llevaban por nombre “La Santísima Trinidad”, mientras que los de la IMES tenían en su fachada “El Mesías”. Se desconoce si esto fue una regla general. Con el paso del tiempo, las congregaciones más jóvenes portaron nombres como “El Divino Salvador”, “El Divino Redentor”, “El Creador”, u otros. Por esto mismo, al ser mencionada la congregación de Atlautla en los archivos de la IMES, se entiende que pudo llevar por nombre “El Mesías”. El ya citado Rubén Pedro Rivera recupera uno de los informes de la misión [2] de la IMES, de 1881, que registraba: 710 miembros, 34 escuelas dominicales, 26 escuelas diarias gratuitas, 2 misioneros extranjeros, 1 maestro extranjero, 34 predicadores nacionales, 22 maestros nacionales, entre otros datos. En el listado de sus iglesias, se observa que, en aquel año, Atlautla era dirigida por el “Señor Rodríguez”.

Construido en 1899, el templo albergaba a una congregación muy activa que no solamente se reunía los domingos para los cultos de adoración, sino que tenía una escuela diaria que favorecía el aprendizaje de las primeras letras para niños y niñas de la comunidad. El libro del “Jubileo” de la Iglesia Metodista Episcopal en México (publicado en 1924) recuerda que en el entonces Distrito México la obra educativa era amplia en lugares como Miraflores, Amecameca, Chicoloapan, Cocotitlán, Cuanalán y Poxtla. Menciona, además:

Pero antes de la Revolución iniciada en 1910, teníamos trabajos escolares en Miraflores, Atlautla, Ayapango, Cuanalán y Nextlalpan. Veinticinco era el número de profesores y profesoras que atendían estas escuelas; hoy son once los que las atienden. Tal vez restableciéndose el orden y la paz, vuelva la obra escolar a su estado floreciente.

Los centros escolares que más se han distinguido por su labor en pro de la cultura y el adelanto social, han sido Miraflores, Ayapango, Chicoloapan y Atlautla [3].

La iglesia-escuela en Atlautla, fiel a su denominación metodista, estaba comprometida con la comunidad y la nación desde su liderazgo. Ejemplo de ello fue uno de sus pastores distinguidos, José Trinidad Ruiz, quien se unió al ejército comandado por Emiliano Zapata en la Revolución Mexicana, en 1911. Tal fue el compromiso con la patria de Trinidad Ruiz que, apenas cuatro años después, murió en el campo de batalla. Por ese tiempo, se dice, el templo fue destruido y la congregación diseminada. Pobladores de Atlautla y de sus delegaciones se unieron, en su mayoría, al ejército zapatista; los menos, al gobierno federal por medio de la “leva”. Seguramente, los metodistas atlautinos (su gentilicio) hicieron lo propio enlistándose en las filas zapatistas, siendo hostigados por allegados al gobierno hasta sucumbir. En cuanto a la destrucción del templo, Elías Espinosa Peña, antiguo cronista de la localidad, afirma que “En la cabecera, el coronel zapatista Julio Villegas quemó el palacio municipal, incluyendo toda la documentación del archivo, así como el único templo evangélico del municipio, que se encontraba a un costado de la iglesia de San Miguel Arcángel” [4]. Sucedió, pues, la destrucción del templo entre 1914 y 1915.

El que suscribe tiene la idea de que quien destruyó el templo pudo ser un enviado del gobierno federal, debido a la simpatía de los metodistas con el movimiento zapatista, y no por el coronel que menciona Espinosa Peña. Por otra parte, este último aporta el dato referente a la ubicación del “único templo evangélico” en ese tiempo, el metodista. Para una mejor referencia, el templo estaba ubicado en lo que actualmente es la esquina de las calles Hidalgo y Mejoramiento Ambiental; el predio pertenece a la familia del señor Luis Adaya.

Para concluir, comprenda quien lee que las presentes líneas adquieren un tono nostálgico, ya que su autor es oriundo de Atlautla, bello municipio mexiquense. Es de lamentarse, como se ha anticipado, la falta de mayor información, aunque se espera que lo que se ha podido compilar sea provechoso al traer a la memoria uno de los templos metodistas que ha sido condenado al olvido. Ahí llegó como pastor Petronilo Constantino, en marzo de 1910; y salió de aquella congregación -se desconoce la fecha- el pastor Pablo Aguilar, para su estudio teológico y para ser consagrado al ministerio. Se dirá, en un tono más cálido, que la abuela paterna del redactor del presente escrito, Natalia Durán Cortés, confirmó la ubicación de la iglesia, pues ella todavía miró las ruinas de lo que una vez fue el Templo Metodista “El Mesías” en Atlautla.

Escuela diaria de Atlautla. Fuente: libro del “Jubileo”

NOTAS

  1. Rubén Pedro Rivera G. Iglesia Metodista Episcopal del Sur. Los primeros diez años en México, 1873-1883 (México, CUPSA, 2018), 8.
  2. Ibídem, 80.
  3. 1873-1923: El Cincuentenario o “Jubileo” de la Fundación de la Iglesia Metodista Episcopal en México (México, CUPSA, 1924), 194.
  4. Elías Espinosa Peña, Atlautla. Monografía Municipal (México, Asociación Mexiquense de Cronistas Municipales, Tercera Edición: 1999), 78.