Coro Manuel V. Flores

EL CORO: MINISTERIO CON GOZO

Reseña histórica del Coro “Manuel V. Flores” de Cuautla, Morelos.

José Manuel Tinoco Reyes

El coro de la Iglesia “Templo de Cristo” [1], presentó su primer concierto el 21 de abril de 1957, siendo domingo de resurrección. Sus ensayos iniciaron el 14 de enero de ese mismo año. Han sido ya 63 años de existir y de alabar a Dios por medio del canto, y en este año 2020, es la primera vez que el coro no presenta su tradicional concierto de resurrección, pero es justo hacer un recuento de este caminar en la alanza coral a Dios en la Iglesia de Cuautla.

A petición del profesor Melquiades Noyola de la hermana Melva Bruce misionera norteamericana), con un violín y el piano de la Iglesia se prepararon cantos especiales en un cuarteto femenino con las señorías Salgado, García Amaro y Toledo Vargas, alrededor de 1956. Con el apoyo del pastor Miguel Martínez, se formalizó el coro en un grupo a 4 voces, recibiendo el nombre de coro “Rey David”. A partir de entonces durante 35 años el coro presento conciertos en resurrección y navidad, participando en los cultos especiales de semana santa, adviento (noches invernales), aniversario de la Iglesia y de iglesias hermanas como Tepalcingo, Tlaquiltenango, y Jojutla. El coro tubo muchas facetas, entre 1970 y 1982 se integró propiamente de los jóvenes de la iglesia (la liga), y los pastores en turno se unieron al coro, entre ellos, Zalathiel Rodríguez, Fidel Ramírez, Andrés Patiño, Abner Alaniz, Samuel García Onofre, Eleazar Zamora. Se contó con la dirección acertada de hermanos con conocimiento de música y dirección como los profesores Melquiades Noyola (1957-1958), Rebeca Ibarra (1960-1968), Dafne Velázquez (1970-1973, 1977-1980, 1984-1985); Manasés Velázquez (1974-1977, 1980-1982); siempre apoyados al piano por la hermana Bruce, que, cuando se necesitó dirigió ella misma el coro (1958-1960, 1968-1970, 1973-1974). En 1986 toco tomar la batuta de la dirección el Pbro. Manuel V. Flores, recién llegado a Cuautla como pastor jubilado y adscrito, y, gustoso por seis años dirigió el coro y presento hermosos conciertos de semana santa y navidad.

En 1992, se le otorgo la dirección del coro al profesor Gustavo Martínez, quien, junto con los hermanos del coro, decidieron el cambio de nombre, así, el 19 de abril, en domingo de resurrección se presentó el coro “Manuel V. Flores”, en homenaje a nuestro pastor. En esta nueva etapa, se interpretaron obras clásicas de Bach, Vivaldi, Haendel, Beethoven y Mozart.

En este aniversario del coro, no solo basta recordar fechas, sino también algunas ocasiones especiales. En una visita a la iglesia de Cocotitlan, Edo. México, se fue la luz, la hermana Bruce sacó un silbato y dio el acorde de entrada, los jóvenes de ese entonces entonaron “Juibilate” (Júbilo) y la directora estaba muy emocionada, cuando le preguntaron porque, contesto “es la primera vez que cantan acapella, y lo hicieron mejor que con música”. En otra ocasión, el coro estaba preparando un concierto de verano, y una hermana, de mayor edad, llamada Patricia Ochoa, se emocionaba cuando se ensayaba “pronto acabaran las penas de mi ser” [2], y ese día al terminar se despidió con mucho cariño de todos, y en la noche partió a la patria celestial, siempre decía, “hasta el último aliento, alabare a mi Dios”, y así fue. Y así muchas más anécdotas, en lo que refiere al que aquí suscribe, de ellas solo se puede decir que, Dios ha estado con este ministerio. Ha estado con cada uno de los miembros y sus familias durante estos 63 años.
Cada canto, cada frase, ha sido acompañada del gozo que es cantar al Señor y Rey de la vida. No hay otra razón. Quizás no sea del nivel de grandes coros profesionales, pero nunca ha dejado de “poner los ojos en Cristo”, de “cantar con gozo en el corazón”, y ser agradecidos. Pertenecer al coro, es pertenecer a un ministerio que no se finge, es pertenecer a la propagación de la Palabra en el hermoso arte de la música, y es la oportunidad de “cantar himnos y salmos”, como agradecimiento o en petición de oración. Quizás no se presentó concierto, pero cada miembro del coro sigue con su corazón ardiente por el amor de Dios, agradecidos y motivados a seguir adelante, y cantar a Dios con el alma mientras en esta tierra estemos, como lo hemos hecho estos 62 años, y lo seguiremos haciendo mientras Dios lo permita.

El ministerio con gozo, es el coro, es cantar, es alabar, es reconocer que Dios mismo nos ha redimido, y Dios mismo camina con nosotros. ¡Cantemos al Cristo resucitado! ¡Cantemos al Dios de la Vida! ¡Cantemos siempre con gozo a Dios!

Dios con nosotros.

Mtro. José Manuel Tinoco Reyes
Director del Coro “Manuel V. Flores”

Logo del Coro “Manuel V. Flores”

José Manuel Tinoco Reyes
Cuautla Morelos, 1980. Contador público y Maestro en ciencias políticas.
Docente de Nivel Medio Superior desde 2006. Evaluador de Servicio Profesional Docente (SEP)
Elaborador de reactivos para evaluación única (CENEVAL). Ejecutante de piano, violín y órgano. Pertenece a la Iglesia Metodista como MPC desde 1995. Ha sido comisión de programa y finanzas en la iglesia local en varias ocasiones. Ha sido representante laico del distrito sudoriental de la Conferencia Anual de México (2014-2018), y director del coro “Manuel V. Flores” del 2003 al 2014, y del 2019 a la fecha.