Categoría: Biografias

En Nombre de Dios que Muere Inocente

EN NOMBRE DE DIOS QUE MUERE INOCENTE

Alan Sánchez Cruz
Mayo de 2019

Hace 102 años murió Otilio Montaño y, como suele suceder con las personas de bien, que defienden la tierra junto con sus hermanas y hermanos campesinos, de una manera vil. Poco antes de cumplirse su sentencia de muerte, redactaría lo que más tarde sería conocido como su Testamento político, donde advertía la traición de algunos líderes zapatistas, destacando el nombre de Antonio Díaz Soto y Gama. ¿Qué hizo Montaño para merecer la muerte, no de manos del enemigo sino de sus propios compañeros? El también compadre de Emiliano Zapata fue enjuiciado injustamente con el aparente consentimiento de El Jefe. Poco se sabe de las causas, por lo que vale la pena repasar algunos pasajes de su historia.

El 13 de diciembre de 1887, en Villa de Ayala, Morelos, llegaría a la familia Montaño Sánchez el pequeño Otilio Edmundo quien, desde temprana edad, habría de distinguirse de sus hermanos. Luis Montaño, uno de ellos, compartiría más tarde la razón principal por la que Otilio se dedicaría a las letras y no, propiamente, a la actividad familiar: “[…] mis hermanos cultivamos junto con mi padre nuestro campo, excepto Otilio que no le gustaba la agricultura y él quizo [sic] estudiar para maestro: ‘sólo a ustedes les gusta andar siempre cagados de vaca’, nos decía” .

Su familia tenía el recurso para cubrir la educación de Otilio. Sus primeros estudios los realizó en la Escuela Real de Villa de Ayala y concluyó la primaria en la escuela Guillermo Prieto, de Cuautla. Continuó preparándose en escuelas de su estado y cursó la carrera de leyes por correspondencia. Trabajó como docente en las comunidades de San Juan Huejotzingo, Tlayca, Jantetelco, Yautepec, Anenecuilco y Villa de Ayala. En esta última fungió como director, era ya 1910.

Seguir leyendo “En Nombre de Dios que Muere Inocente”

In Memoriam Zalathiel Rodríguez y Rodríguez

IN MEMORIAM
Zalathiel Rodríguez y Rodríguez

8 de mayo de 1932 – 12 de mayo de 2004

El Pbro. Zalathiel Rodríguez y Rodríguez fue ministro itinerante de la Iglesia Metodista de México. Por más de cincuenta años desempeñó su ministerio a través de 20 cargos pastorales que le fueron asignados en muy diversos pueblos y ciudades del centro del país. Sirvió, además, entre 1970 y 1978 como Superintendente de lo que fue en su momento, el Distrito territorial más grande del mundo entre las iglesias metodistas, ya que se extendía de mar a mar, desde Tuxpan, Ver., hasta Puerto Vallarta Jalisco donde, bajo su nombramiento y cuidado, se abrió la obra a principios de los años setentas.

La cuna del Pastor Zalathiel Rodríguez fue el pueblo de Tepetlixpa, Edo. de México, donde nació el 8 de mayo de 1932 y donde también fue llamado a la presencia del Señor 72 años más tarde, el 12 de mayo del año 2004.

En este pueblo que literalmente significa “en la cara del cerro”, por estar frente a las faldas del volcán Popocatépetl que miran al Estado de México, creció como hijo único al seno de una humilde familia campesina formada por Don Macario Rodríguez y Doña Isabel Rodríguez, y donde aprendió, antes de ser pastor de almas, a ser pastor de ovejas, labor que le tocó desempeñar durante su niñez y parte de su adolescencia.

Seguir leyendo “In Memoriam Zalathiel Rodríguez y Rodríguez”

Viajero de la Libertad, Profeta de la Esperanza

Martin Luther King saluda desde el Lincoln Memorial tras las marchas de Washington en las que pronunció su discurso frente a 250,000 personas, el 28 de agosto de 1963. AFP.

Martin Luther King, Jr.: Viajero de la libertad, profeta de la esperanza

Toma mi mano, precioso Señor, llévame al hogar, Thomas A. Dorsey, 1932

Carmelo Álvarez

Para Martin Luther King, Jr. hay una relación estrecha entre la libertad como llamado ineludible que busca la justicia incesantemente y su expresión en un amor concreto y eficaz. Todos sus libros, sermones y conferencias se mueven hacia esa constante búsqueda. Más allá del amor sentimental está un amor que se ofrece y se da; se recibe y se promueve. Su propia vida estuvo enmarcada en una vocación suprema de responder al llamado de la libertad y luchar por la liberación de su pueblo afro-americano. Así lo narra en su libro, Viajeros de la libertad.

Una idea fundamental en esa autobiografía teológica es el sacrificio que implica la vocación de servir a una causa y luchar por ella. Toda vocación asume riesgos y acepta el sufrimiento como solidaridad fraterna desde la fe. El amor de Dios (ágape) es la fuerza y el poder que vence todos los prejuicios, remueve todos los obstáculos, particularmente la discriminación racial, y permite amar a los enemigos, siempre en la búsqueda de una sociedad más fraterna y justa.

La paz con justicia como acción concreta de la liberación necesita una dimensión ética que haga efectiva aquella justicia. Por eso Martin Luther King Jr. distinguía claramente entre las leyes justas y las leyes injustas. No basta con tener leyes o aun constituciones si ellas no promueven la vida digna, plena, con igualdad y equidad para todos los seres humanos. Sin plena liberación de todas las ataduras de opresión la libertad es sólo un concepto. En muchas de sus alocuciones aparecía una y otra vez la necesidad de que los y las afroamericanos asumieran su lucha en actos concretos a través de la no-violencia activa y militante.

Seguir leyendo “Viajero de la Libertad, Profeta de la Esperanza”

La Lucha de Wesley Contra la Esclavitud

La lucha de Wesley contra la esclavitud

Durante cuatro siglos la humanidad observó, con la complacencia de algunos y el horror de otros, uno de los actos más bárbaros de la civilización occidental: el tráfico de seres humanos como esclavos, principalmente desde África. Por ello, cada 25 de marzo las naciones del mundo rememoran el Día Internacional para el Recuerdo de las Víctimas de la Esclavitud.

Conozcamos un poco esta historia: en 1773, Inglaterra firma un tratado con el que obtiene el monopolio del comercio de esclavos desde su secuestro en África hasta su venta en América. Este inmoral comercio le valió al estado Inglés grandes sumas económicas (Olivera 2009: 20).

Una de las voces que se alzó contra esta práctica inhumana fue la del Rev. John Wesley. En 1774 Wesley publica un ensayo titulado Reflexiones sobre la esclavitud, en el que fija su posición clara y determinante sobre esta repudiable acción y acusa a los propios ingleses:

Seguir leyendo “La Lucha de Wesley Contra la Esclavitud”

Seis Consejos de John Wesley para Estudiar la Biblia

Consejos de John Wesley para leer la Biblia

En el prefacio a las Notas al Antiguo Testamento (Pag. 546, numeral 18), John Wesley dejó instrucciones para realizar una provechosa lectura de la Biblia:

Si usted desea leer las Escrituras de tal manera que puedan responder con mayor eficacia a este fin, sería aconsejable seguir estos pasos:

  1. Establezca un tiempo para la lectura, si es posible, cada mañana o cada tarde.
  2. Si dispone de tiempo suficiente lea un capítulo del Antiguo Testamento y uno del Nuevo. Si no puede hacerlo, lea un solo capítulo o una parte de él.
  3. Lea con el único propósito de conocer la voluntad de Dios y con la firme resolución de cumplir Su voluntad.
  4. Lea con atención constante para ver la conexión y la armonía de estas grandes doctrinas: el pecado original, la justificación por la fe, el nuevo nacimiento, y la santidad interior y exterior.
  5. Ore fervientemente y seriamente antes de leer las Escrituras, para entenderlas como sólo puede entenderse a través del mismo Espíritu Santo que las inspiró. Del mismo modo, debemos terminar la lectura con una oración.
  6. Mientras lee, haga una pausa para examinarse a Ud. mismo, tanto en lo referente a su corazón como a su vida. Utilice de inmediato todo lo que Dios le muestre, para su salvación presente y eterna.

25 de abril de 1765.

REFERENCIA
Wesley, John. (2015). Seis consejos de John Wesley para estudiar la Biblia. Febrero 19, 2019, de Instituto de Estudios Wesleyanos Latinoamérica Sitio web: http://iew-la.blogspot.com/2015/06/seis-consejos-de-john-wesley-para.html

Reconocida Bióloga Cristiana

Reconocida bióloga mexicana es cristiana: Helia Bravo Hollis

José Donato Rodríguez y Romero
Compilador

Helia Bravo Hollis nace el 30 de septiembre de 1901 y fallece cuatro días antes de cumplir su centenario, el 26 de septiembre de 2001. Fue una científica y botánica mexicana, distinguida con los títulos de Investigadora Emérita y doctora Honoris Causa de la Universidad Nacional Autónoma de México. Casi toda su carrera científica la desarrolló en el Intituto de Biología de la UNAM. Fue hermana de la helmintóloga mexicana Margarita Bravo Hollis, ambas miembros de la congregación del templo La Santísima Trinidad de la calle de Gante 5 en la Ciudad de México, de la Iglesia Metodista.

ESTUDIOS

Realizó su aprendizaje básico en la Villa de Mixcoac, ahora parte de la Ciudad de México. El despertar de su vocación por los seres vivos fueron los recorridos dominicales con sus padres. Gracias a si promedio durante la primaria, recibió un reconocimiento firmado por el Presidente Porfirio Díaz y por el entonces Secretario de Justicia e Instrucción Pública y Bellas Artes, el Dr. Justo Sierra.

Aunque los conflictos armados de 1914 trastocaron a su familia, termina la educación básica y en 1919 comienza el bachillerato.

Seguir leyendo “Reconocida Bióloga Cristiana”

In Memoriam: Pbra. Rebeca Chávez Domínguez

In memoriam: Pbra. Rebeca Chávez Domínguez

Promotora del ministerio de la mujer metodista en México como Presbítero Itinerante, falleció el pasado 22 de diciembre de 2018 en Puebla, Pue.
Compilación biográfica de José Donato Rodríguez Romero (octubre de 2018)

Rebe, como cariñosamente muchos hermanos le llaman, nació en el Distrito Federal, y a los tres años la llevaron a vivir al pueblo más famoso entre los metodistas sureños, llamado San Juan Acozac el 28 de enero de 1951.

Su familia la componían don Ulises Chávez Báez, asistente ocasional por ese entonces a la iglesia de Peralvillo, en la Cd. de México, y doña Emilia Domínguez Tiznado, maestra de profesión. Él, originario de San Juan Acozac y ella de otro pueblo no menos famoso: Ahualulco, Jalisco.

Rebeca es la más pequeña de sus doce hermanos: Nohemí, Elizabeth, Elvia, Javier, Saúl y Santiago, además de cinco que fallecieron; todos ellos nacidos en el entonces Distrito Federal, hoy Cd. de México.

Seguir leyendo “In Memoriam: Pbra. Rebeca Chávez Domínguez”

Misión en la Tradición Wesleyana

La misión de la Iglesia en la tradición Wesleyana

Conferencia presentada en el curso avanzado de los pastores de la Iglesia Metodista Unida en Honduras por el Pbro. Basilio Filemón Herrera López, director del Seminario Metodista Dr. Gonzalo Baéz Camargo de la Cd. de México.

Pbro. Basilio Filemón Herrera López

1. PENSAMIENTO Y ACCIÓN SOBRE LA MISIÓN DE LA IGLESIA EN EL REV. JUAN WESLEY Y LOS METODISTAS
Estamos enfrentando como humanidad situaciones dolorosas como la migración, la pobreza, la corrupción, la desintegración familiar, el hambre, la violencia, la explotación sexual etc., Y la Iglesia de Cristo, parte de esta humanidad tiene la posibilidad de incidir en la solución de las situaciones dolorosas, la transformación de la sociedad y la eliminación de toda situación o práctica que denigra a los seres humanos.

Los metodistas como parte de la Iglesia de Cristo y herederos del pensamiento de Juan Wesley, debemos reflexionar, analizar, dialogar y definir nuestra misión en el mundo. Justo L. González escribió:

“Si Wesley y su teología tienen algo positivo que contribuir a la vida y esperanza de nuestra América, y de la iglesia dentro de ella, un redescubrimiento de la teología de Wesley tiene ya disponibles canales naturales por los cuales esos elementos benéficos podrían fluir. Y lo contrario es igualmente cierto: si las tendencias enajenantes y ultramundanas que aquejan a buena parte del cristianismo latinoamericano nos vienen de Wesley y su teología, probablemente lo mejor será olvidarnos de Wesley, y dejar que sus escritos acumulen polvo en los estantes de nuestras bibliotecas”.

González, Justo. “Juan Wesley. Desafío para nuestro siglo”. FAIE-La Aurora.

Estoy convencido que la teología de Juan Wesley por cuanto surgió de la reflexión bíblico – teológica tiene mucho que contribuir a la vida y esperanza del mundo, pero solo será posible si desempolvamos los escritos de Juan Wesley, redescubrimos su teología bíblica y reformulamos la praxis en nuestro contexto para seguir realizando la misión de Dios.

Seguir leyendo “Misión en la Tradición Wesleyana”

EDITORIAL

Justicia, paz y alegría: las señales del Reino

Martin Larios Osorio

“Porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo” (Romanos 14:17).

La paz es una aspiración permanente del ser humano. Sin embargo, no hay paz perdurable sin condiciones mínimas: materiales, sociales, personales y espirituales. El verdadero valor de las cosas se mide no por lo que vemos ahora, sino por lo que está anunciado que va a suceder. La fe del cristiano es la fe en la auténtica esperanza, por la cual merece la pena emplear la vida, procurando con diligencia ser hallados por Él sin mancha e irreprensibles, en paz.

Vivimos, como siempre, en una era de incertidumbre. Tiempos inciertos en donde no hay rumbo definido (aparentemente), donde a lo malo se le dice bueno, donde la incertidumbre se convierte en diversas expresiones de violencia y en donde la paz y la justicia de Dios parecen aspiraciones difíciles de alcanzar por medios que no sean milagrosos o sobrenaturales. Este 1 de diciembre nuestro país inicia una nueva administración política federal que, como en todo cambio, genera incertidumbre pero que convoca a todos los mexicanos a participar en la permanente dialéctica entre la consolidación institucional que nos ha costado más de dos siglos y la justicia social. En ambos ejes, el trabajo gozoso del pueblo metodista debe seguir siendo el sello que nos caracterice.

En esta edición hacemos un reconocimiento a la labor de los misioneros de los primeros años del metodismo en México, especialmente aquellos obreros que trabajaron en nuestro país de 1873 a 1878. No como avanzada de una conquista política o económica, pero en todo caso, como una avanzada de una conquista deMéxico para Cristo bajo una visión de una sociedad transformada por el Espíritu y que permee a todos los ámbitos de la sociedad hacia un contexto de justicia y paz como expresiones del Reino en esta bendita tierra.

Seguir leyendo “EDITORIAL”

Obras Completas de Juan Wesley

INVITACIÓN PARA ADQUIRIR LAS OBRAS COMPLETAS DE JOHN WESLEY

Seminario Dr. Gonzalo Báez Camargo
Pbro. Basilio Filemón Herrera López. Director.

En 1984, cuando estudié en el Seminario “Dr. Gonzalo Báez Camargo” el curso de sermones de Wesley, usamos como libros de texto los dos volúmenes de Sermones por Juan Wesley editados por la Casa Nazarena de Publicaciones y que usó como original la versión castellana de Primitivo A. Rodríguez que apareció en 1892 con “notas introductorias” por Guillermo P. Harrison, con permiso de Abingdon Press. Estos eran los únicos sermones en castellano.

En el año de 1989 Dios puso en el corazón del profesor Dr. Elbert Wethington, gran admirador de Wesley, suplir esta necesidad. Así, en el año de 1990 con el apoyo de su esposa e hijos, fundó la Wesley Heritage Foundation con el deseo de “promover la espiritualidad wesleyana en América Latina”.

En marzo de 1993, el Dr. Justo L. González aceptó servir como Editor General de las Obras de Wesley, consistente en 14 volúmenes. Así, en 1998 salió a la luz las Obras de Wesley en castellano que contienen una serie de sermones de Juan Wesley. Pero aún más, tenemos escritos de Juan Wesley sobre las primeras Sociedades Metodistas, tratados teológicos, sus notas al Nuevo Testamento, cartas, escritos de defensa del metodismo, su diario, escritos sobre la espiritualidad, la himnología de Carlos Wesley y otros escritos sobre la vida cristiana. Una riqueza espiritual digna de leerse, meditarse y compartirse en el presente siglo.

Les invito a adquirir esta obra. El Seminario “Dr. Gonzalo Báez Camargo” se la ofrece a un costo de $4,200 que incluyen los 14 tomos y el envío.
El pedido se recibe con un pago por depósito bancario en Banamex, sucursal 7009, cuenta 2872112 a nombre de Iglesia Metodista de México A. R. o transferencia bancaria CLABE 002180700928721126. Enviar comprobante de depósito a administracion@baezcamargo.org. Más información en este correo. Gracias.

Firma: Marcos Serrato

FIRMA: MARCOS SERRATO

Alan Sánchez Cruz

Noviembrede 201

Carmen Serdán Alatriste. Fuente: Wikipedia.

Se cuentan, en la historia revolucionaria de México, hombres y mujeres que estuvieron dispuestos a dar la vida con tal de que su causa triunfara. Nombres como los de Francisco I. Madero, Francisco Villa y Emiliano Zapata son ampliamente conocidos, y es necesario -y justo- honrarlos por el grado de compromiso que tenían con sus ideales. Sin embargo, se ha estudiado poco a aquellos sectores que, aunque minoritarios, ayudaron a que diera inicio lo que los historiadores han dado por llamar Revolución Mexicana: en este caso se encuentra el de los niños revolucionarios -que bien pudiese estudiárseles en otro momento- y el de las mujeres.

Es sabido que una de las primeras llamas de la Revolución fue encendida en Puebla, con los hermanos Serdán. Estudiosos del tema distinguen su liderazgo en el siguiente orden: Aquiles en primer lugar, Carmen en segundo y Máximo en tercero, no obstante que Carmen era la hermana mayor. Pero, esta historia, que en ocasiones se cuenta con un tono de epopeya y hasta novelesco, aminora el papel que las Serdán -no sólo Carmen; también su hermana Natalia y María del Carmen, madre de ambas, además de Filomena, esposa de Máximo, el menor de los hermanos- desempeñaron en el movimiento que era leal a Madero y a su pensamiento antirreeleccionista.

La bandera con la que Francisco I. Madero hacía su llamado a la revolución era, como se ha mencionado, la de la no-reelección, contra Porfirio Díaz, quien, a su vez, levantó la misma bandera años atrás contra Benito Juárez. El presidente Díaz se había convertido en un viejo dictador y no se entreveían deseos de abandonar el cargo.

Seguir leyendo “Firma: Marcos Serrato”

Juan W. Butler

Dr. Juan William Butler (1851 – 1918), en el año del Centenario de su partida a la Patria Celestial

“Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en mí, aunque esté muerto vivirá. Y todo aquel que cree en mí, no morirá eternamente” (Juan 11:25-26).

José Donato Rodríguez y Romero

Uno de los dos hijos del fundador de la obra metodista en México, don Guillermo Butler, estuvo durante medio siglo más íntimamente relacionado con el desenvolvimiento de la Iglesia Metodista en México, el Dr. Juan W. Butler, que nació el 13 de octubre de 1851 en Shelburne Falls, Boston, Massachusetts.

Realizó sus primeros estudios en un internado de los Estados Unidos de Norteamérica, entrando más tarde a la Escuela de Teología de la Universidad de Boston, a cuyo término recibe su nombramiento, a los 22 años de vida, como primer misionero, después de su padre, para el campo mexicano, y a donde llega el 8 de mayo de 1874. Pocos años después contrajo matrimonio con la Srita. Sara Axton.

El Dr. Butler atendió como pastor la obra inglesa en las ciudades de México, Puebla, Pachuca, Guanajuato, Orizaba y El Oro, Estado de México.

Seguir leyendo “Juan W. Butler”

Lo que Aprendí en mi Viaje a Cuba

12. Lo que aprendí en mi viaje a CubaLo que aprendí en mi viaje a Cuba

Ma. Elena Silva de Fuentes

Del pasado 2 al 9 de agosto de 2018 tuve la oportunidad de viajar a Cuba como parte de un grupo de hermanos reunidos por invitación del Pastor Humberto Flores y su esposa Myrtha Alvarado de Flores. El hermano Flores pastorea  la Iglesia Metodista Torre Fuerte, en la ciudad de Pesquería, N.L., y desde hace más de 20 años –aún antes de ingresar al ministerio pastoral- ha trabajado para apoyar a diversos ministros e iglesias metodistas de esa hermosa isla. “Para que el Mundo Crea”, es el nombre de su agrupación, que ha organizado a  decenas de personas, jóvenes y adultos, para participar en ese hermoso trabajo de servicio.

El grupo en que estábamos incluidos constó de 12 personas, quienes recibimos la invitación y nos estuvimos reuniendo desde unos 3 meses antes, algunos de manera presencial; y otros que viven fuera del área de Monterrey, vía internet.  Las reuniones fueron en la Iglesia La Roca, de la ciudad de Monterrey, N.L., pastoreada por el Pbro. David E. Almanza Villalobos, quien junto con su esposa Diana Sánchez de Almanza formaba también parte de este grupo; de la misma iglesia participaron las hermanas Martha Wong, Sara García y Lorena Betancourt. También se incluyeron los hermanos Noé Morales y sus hijos Jocelyn y Zaid, todos ellos miembros de la denominación Asambleas de Dios; y el hermano Obed Aguirre, miembro de una iglesia en la ciudad de San Luis Potosí.

No daré muchos detalles del viaje, porque pienso que es mejor que quien lea estas líneas pueda darse la oportunidad de ir a servir en Cuba, si el Señor así se lo indica. Sí compartiré algunas enseñanzas que obtuve al ir:

Seguir leyendo “Lo que Aprendí en mi Viaje a Cuba”

Carta de Unamuno a un Pastor Evangélico

3. Carta de Unamuno a un pastor evangélicoCarta de Unamuno a un pastor evangélico

Es preciso que desaparezca esa vergüenza de que en un país que se dice cristiano, y donde los 9.999 por cada 10.000 no han leído el Evangelio, sirva éste todavía para que lo recorten en pedacitos, los cierren en unas bolsitas bordadas por monjas, y llenas de lentejuelas y las cuelguen del cuello de los niños a guisa de amuleto.

Juan Antonio Monroy

Miguel de Unamuno entre botijos, a los que hacía referencia para resumir el sentir de una generación. / Ubé, Flickr

El texto que sigue fue escrito por el eminente filósofo y literato español Miguel de Unamuno a José M. Ripoll, pastor evangélico español residente en Cuba. La carta fue redactada en torno a 1915. Huelga todo comentario introductorio. Lo que dice Miguel de Unamuno se entiende a la perfección y se explica por sí mismo.

Sr. D. José M. Ripoll.- Muy señor mío: Le agradezco mucho su carta, y me conforta y corrobora el ánimo el ver cómo a largas distancias sienten la solidaridad que los une, los hombres todos que trabajan por que venga a la tierra el reino de Dios. Y me anima más aun el recibir voces de aliento de un país que, como ése, fue, hasta no ha mucho, de mi querida España, y ésta por sus culpas, lo perdió. Y creo que España, la verdadera España, la España íntima y espiritual, ha ganado mucho con verse reducida al solar de sus abuelos. Tal vez hemos perdido América para mejor ganarla, como deben ganarse los pueblos, mutuamente y comulgando en la cultura. Quiero, en efecto, creer y esperar que la pérdida de las últimas posesiones ultramarinas de la Corona española sea para España, recogida en su hogar, principio de una nueva vida. Nuestra Historia ha sido un sueño, y en ninguna parte pudo mejor que aquí brotar el aforismo calderoniano. Después de ocho siglos de reconquista y cuando parecía que íbamos a entrar en vida de paz y de trabajo, el descubrimiento de América abrió nuevo campo a nuestro espíritu de aventuras y vertimos sangre y alma entre generosidades y rapacidades. Dejamos ahí mucho de nuestro corazón y trajimos todo el oro que pudimos. Como he dicho hace poco en Gijón, fuimos a conquistar tierras con la espada en la diestra y en la izquierda el crucifijo, sólo que cambiamos alguna vez de mano y erigimos en alto la espada, golpeando con el crucifijo; peleando a “cristazos”. Y lo estamos pagando. Sin embargo, si a la Magdalena se le perdonó porque amó mucho, habrá que perdonar a España, por grandes que hayan sido sus yerros. Y aquí se observan síntomas de despertar. Por debajo de lo que llaman cuestión religiosa y no lo es, sino sólo política-eclesiástica, por debajo de ella empieza a asomar la cuestión real y verdaderamente religiosa; la de la emancipación de la conciencia cristiana para los que no nos satisfacemos con aquello del Catecismo de: “Eso no me lo preguntéis a mí que soy ignorante: doctores tiene la Santa Madre Iglesia que os sabrán responder”. De esto acabo de hablar en Gijón.

Seguir leyendo “Carta de Unamuno a un Pastor Evangélico”

Espiritualidad y Vida en Comunidad

4. Espiritualidad y vida comunitariaBonhoeffer. El místico: Espiritualidad y Vida comunitaria

Entre mi prójimo y yo está Cristo

Máximo García

Dietrich Bonhoeffer es un cristiano impregnado de la doctrina y de la espiritualidad de Lutero. Todos sus escritos rezuman la enseñanza de Lutero pasada por el tamiz de una experiencia vital con Jesucristo, una experiencia captada a través de la fe.

Por consiguiente, para entender a Bonhoeffer no debemos perder de vista su arraigada formación luterana. El luteranismo crea un sentido de respeto a las autoridades y jerarquías del Estado; el rompimiento con la dependencia de Roma en el siglo XVI devino en una veneración y respeto a las autoridades civiles, promoviendo la intercesión ante Dios a su favor, aunque no necesariamente tenga que haber un sometimiento a dicha autoridades. Y es precisamente en este contexto en el que hay que valorar el rompimiento de Bonhoeffer con la Iglesia institucionalizada y su compromiso con la Iglesia confesante, mientras que abría un frente de oposición al régimen nazi.

Un lema marca la vida de Bonhoeffer: “entre mi prójimo y yo está Cristo”. Es el fundamento de su idea de comunidad, sabiendo, además, que el prójimo quiere ser amado tal y como es; por esa razón, por las diferencias que nos separan y por los egoísmos que nos asedian, no podemos encontrar al prójimo sino a través de Cristo, mediante el amor espiritual. Sólo por Cristo tenemos acceso los unos a los otros.

Seguir leyendo “Espiritualidad y Vida en Comunidad”

Mariano Escobedo, Héroe de la Patria

8. Mariano Escobedo, héroe de la patriaMariano Escobedo, Héroe de la Patria

Por Alan Sánchez Cruz

Septiembre de 2018

Las civilizaciones antiguas comenzaron a glorificar a sus héroes prácticamente desde sus inicios. Hubo reyes considerados dioses, hombres iluminados que fundaron religiones, gente que en su gallardía creó dinastías e imperios. Conocemos esto gracias a una gran cantidad de relatos poéticos y leyendas que para nada nos son ajenas. Ya que “aún aquellas [leyendas] separadas por vastas distancias geográficas y de existencia totalmente independiente, presentan una desconcertante similitud y hasta, en parte, una correspondencia exacta”[1], se pueden observar rasgos de la epopeya mesopotámica de Gilgamesh en el relato del diluvio en tiempos de Noé e, inclusive, en las leyendas que en prácticamente todo el mundo hablan de un Diluvio universal[2]; también existe cierto paralelismo entre el poema babilónico Enuma elish y el Génesis bíblico, por citar algunos ejemplos.

Por su parte, la Biblia contiene relatos que de igual manera ensalzan a sus héroes con hazañas y batallas libradas, tan sorprendentemente, que mueven al lector a cuestionar su veracidad. ¿Será cierto que “Saúl hirió a sus miles, y David a sus diez miles”[3]? ¿Fue cierto que Sansón, cuya fuerza se debía a su larga cabellera, derribó con sus propias manos el templo de Dagón antes de morir[4]? O, ¿en verdad Elías fue arrebatado al cielo en una carroza de fuego[5]?

Hay, en el Antiguo Testamento, historias de grandes líderes que tomaron parte en la conformación de la identidad del pueblo hebreo, de entre quienes destacan Moisés, por darle la Ley de Dios a dicho pueblo; Elías, profeta que regresaría antes de la llegada del Mesías; David, el joven pastor de ovejas que más tarde sería el rey de Israel. Por otro lado, hubo también personajes secundarios que hicieron resaltar la figura de los líderes ya mencionados: en el caso de David, encontramos a Saúl, como su enemigo en la última etapa de su vida, o a Jonatán, su amigo entrañable; en la historia de Elías está Eliseo, el profeta al que le fue conferida una doble porción del espíritu de su señor; y, al lado de Moisés, el joven Josué con el encargo de conquistar la tierra prometida.

Seguir leyendo “Mariano Escobedo, Héroe de la Patria”

Casiodoro de Reina: Traductor Perseguido de la Biblia

2. Casiodoro de Reina traductor bajo persecución de la BibliaCasiodoro de Reina: traductor bajo persecución de la Biblia y amigo de reformadores radicales

Se conjuntaron agentes inquisitoriales y algunos pastores y líderes, sobre todo calvinistas, para perseguir a Reina y evitar así que prosiguiera con su ministerio. La persecución no lo detuvo para darse denodadamente a la traducción de la Biblia en castellano, la que fue publicada en 1569.

 Carlos Martínez García

Huyó de España para evitar ser apresado por la Inquisición. Después debió cambiar de países y ciudades para escapar de las fuerzas inquisitoriales, pero también de adversarios protestantes que lo consideraban ambiguo en asuntos bíblicos y doctrinales. En 1557, junto con otros monjes del Monasterio de San Isidoro del Campo, Santiponce, Sevilla, huyó para evitar la inminente acción inquisitorial en su contra.

En San Isidoro los monjes habían estado leyendo la Biblia y obras de autores protestantes, entre ellos libros de “radicales disidentes como [Bernardino] Ochino o [Juan de] Valdés”.1Casiodoro de Reina, Antonio del Corro y Cipriano de Valera, entre otros, se identificaron plenamente con los postulados evangélicos y se distanciaron de las enseñanzas de la Iglesia católica romana. Ante el peligro de ser capturados por la Inquisición, Reina, sus padres y otros once condiscípulos del Monasterio decidieron salir de España hacia fines del verano de 1557. Acordaron tomar caminos distintos y encontrarse en Ginebra, ciudad en la que Juan Calvino encabezaba la reforma religiosa. Reina llegó a Ginebra a finales de 1557. Inicialmente entusiasmado con la reforma teológica y eclesiástica ginebrina, se unió a la iglesia de feligresía mayoritariamente italiana que pastoreaba Juan Pérez de Pineda, quien había salido de Sevilla en 1551 o, posiblemente, en 1555 por temor a ser apresado por el Tribunal del Santo Oficio. Pérez de Pineda era refugiado en Ginebra, donde en 1556 publicaría su traducción del Nuevo Testamento al castellano, tarea en la que le fue de gran ayuda la traducción que del mismo libro realizó en 1543 Francisco de Enzinas.

Seguir leyendo “Casiodoro de Reina: Traductor Perseguido de la Biblia”

Vidas de Servicio: “Luisita”

7. Vidas de servicioVidas de Servicio

Luisita, un testimonio de servicio al Señor

Isaí Rayas Linares

Ella es la hermana María Luisa García, mejor conocida en la comunidad como “Luisita”. La conocí hace casi 4 años en el templo metodista Jesús de Nazaret, de una manera muy especial. Esta es la historia.

Durante los dos años de noviazgo con mi esposa la visité en muchas ocasiones, a mi esposa, a este templo, el mismo en el que ahora tengo el privilegio de ejercer el ministerio pastoral, la mayoría de los que me veían sabían que yo era el novio de la hermana Alejandra y otros tantos también sabían que era seminarista del Wesley. Desde el primer día que visité este templo la hermana Luisita se acercó a mí y rápidamente me dio la bienvenida, me entregó un folleto y un boletín, también oró por mí para que el Espíritu Santo hablara a mi vida a través del sermón.

La dinámica se repitió de manera muy similar cada vez que yo visitaba a mi esposa, entonces mi novia, en aquel lugar. Unas veces me compartió del amor de Dios, otras veces me insistía en que orara a Él. Recuerdo un día que inmediatamente después que ocupé una banca se acercó a mí y me compartió la letra del himno “fía en Cristo” animándome nuevamente a buscar a Dios en la oración.

Seguir leyendo “Vidas de Servicio: “Luisita””

El Peligro de las Riquezas

8. El peligro de las riquezasEl peligro de las riquezas (Sermón de John Wesley – fragmento)

“Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición” (1 Ti. 6:9).  

Rev. John Wesley (1703-1791)

¡Cuán innumerables son las malas consecuencias que han tenido lugar porque la gente no conoce y no toma en consideración esta gran verdad! ¡Y cuán pocos son los que aun en el mundo cristiano la conocen o la consideran debidamente! ¡Cuán pequeño es el número de aquellos, aun entre los auténticos cristianos, que la comprenden y la toman a pecho! La mayoría la pasa por alto livianamente, recordando escasamente que tal texto se halla en la Biblia. Y muchos le incorporan tal interpretación que lo despojan de toda clase de efecto. «Los que quieren enriquecerse» dicen, «esto es, los que quieren enriquecerse de cualquier modo, que quieren enriquecerse bien o mal, que están resueltos a lograr su propósito, a alcanzar su fin, cualesquiera sean los medios que usen para lograrlos, esos caen en tentación, y en todos los males enumerados por el apóstol». Pero por cierto que si este fuera todo el significado del texto bien podría estar fuera de la Biblia.

Esto está tan lejos de ser todo el significado del texto que no es ni parte de su significado. El apóstol no habla aquí de ganar riquezas injustamente, sino de algo bien distinto: sus palabras deben entenderse en su sentido llano y obvio, sin restricción ni calificación cualesquiera sean. San Pablo no dice: «Los que quieren enriquecerse por malos medios», mediante el robo, el despojo, la opresión o la extorsión; los que quieren enriquecerse mediante el fraude o artificios deshonestos, sino simplemente «Los que quieren enriquecerse», estos, admitiendo y suponiendo que los medios que utilizan son de lo más inocentes, «caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición».

Seguir leyendo “El Peligro de las Riquezas”