Cápsulas de Discipulado

Ministerio de edificación transformación discipulado bíblico 
ADORACIÓN Y ALABANZA AL ÚNICO DIOS VERDADERO

Cuauhtémoc Meneses Stama

Estamos compartiendo “el cómo del discipulado bíblico”, como fruto de mi experiencia con Dios en el ministerio de formación de Discípulos Espirituales, Discípulos Reproductores y Discípulos Colaboradores de mi Dios y Señor”

La alabanza y acción de gracias son dos maneras de glorificar a Dios, pero cada una tiene un enfoque diferente. LA ALABANZA, es adorar a Dios por su persona, su carácter y sus atributos. LA ACCIÓN DE GRACIAS, es la expresión de gratitud a Dios por lo que Él ha hecho en nuestras vidas. Es aparentemente más fácil dar gracias que alabar, pero es un mayor acto de adoración el alabar a nuestro Dios y Señor, por saber quién es Él, que darle gracias por lo que hace por nosotros. La acción de gracias conduce a la alabanza. Debemos agradecer a Dios en todo (leer 1Tesalonicenses 5:18) y alabarle continuamente, en todas partes y todo lo que respire alabe al Señor (Leer Salmo 150).

¿POR QUÉ DEBO ALABAR AL SEÑOR?

  • Dios debe ser alabado por su pueblo. Salmo 22.3 “Pero tú eres santo, tú que habitas entre las alabanzas de Israel.”
  • La alabanza es nuestro don (o sacrificio) a Dios (leer 1Pedro 2:5).• Por sus promesas (leer Hebreos 13:15).
  • Dios nos ha redimido para que le glorifiquemos (Leer Isaías 43:21 y Salmo 50:23)
  • La Palabra de Dios, nos ordena alabarle (leer 1Crónicas 16: 28,29; y también Salmos 147-150).
  • La alabanza nos prepara para hacer, lo que haremos en el cielo (leer Apocalipsis 5:9-14; 7:9-17).

¿CÓMO DEBO ALABAR A DIOS?

  • Bendecir, glorificar, alabar, adorar a Dios usando tus propias palabras.
  • Usar canciones bíblicas para alabar a Dios.
  • Usar himnos, salmos y cánticos espirituales (leer Efesios 5:18,19).
  • Usar instrumentos para alabarle: piano, órgano, guitarra, tambores, trompetas, arpas, etc. (Leer Salmo 150).
  • Relatar las acciones gloriosas de Dios. Esto difiere de la acción de gracias, en la que se habla de los hechos del pasado, como manifestaciones de la gloria de Dios.

¿QUÉ DEBO DECIR CUANDO ALABO AL SEÑOR?

Leer en voz alta y hacer las siguientes oraciones de alabanza y adoración:

  • Características que glorifican, la persona, el carácter y los atributos de Dios. (Leer Salmo 8; 19; 24; 65; 92; 104; 139)
  • Cosas que alaban la bondad de Dios. (Leer Salmo 9; 30; 108; 138; Éxodo 15:1-19; 1Samuel 2:1-10; 1Crónicas 29:10-19; Lucas 1: 46-55).
  • Cosas que invitan a otros a rendirle honor. (Leer Lucas 19:37,38; Efesios 3:20,21; 1Timoteo 1:17; Judas 25; Apocalipsis 5:9-14; 7:9-12; 15:3,4; 19:1-7).
  • Usar términos de alabanza como: Te alabo, adoro, bendigo, exalto, magnifico, doy loor, ensalzo, glorifico, te honro.
  • Exclamaciones de alabanza: ¡ALELUYA!, ¡HOSANA!, ¡ALABADO SEA DIOS!

¿CUÁNDO DEBO ALABAR AL SEÑOR? ¡Continuamente!
¿DÓNDE DEBO ALABAR AL SEÑOR? ¡En todas partes!
¿QUIÉNES DEBEN ALABAR AL SEÑOR? ¡Todos los que respiran!

COMENTARIO

El libro de los Salmos en los capítulos 146 al 150, empiezan y terminan con la misma palabra hebrea “Aleluya” que significa “Alaben al Señor”, Dios debe ser exaltado por: Su Creación, su Verdad, sus juicios, su provisión, su santidad, su protección, su ley. El libro del Apocalipsis nos revela que debemos adorar a Dios, porque ÉL es digno de suprema alabanza. Las personas que te rodean querido hermano(a), necesitan escuchar de Dios, quien es digno de toda alabanza: Tu vecino inconverso, tus compañeros de trabajo, tus compañeros de estudios, tus amigos, cada uno de ellos está esperando escuchar que hay un Dios en el cielo que es leal y de quien vale la pena hablar.

FE EN ACCIÓN

Querido/a hermano/a en Cristo, medita en las declaraciones de esta cápsula durante toda la semana y empieza a alabar al Señor: continuamente, en todo lugar y exclamar que todo lo que respira alabe al Señor.

EN LA ORACIÓN ACTUAMOS COMO HOMBRES, EN LA ALABANZA AL SEÑOR ACTUAMOS COMO ÁNGELES.

LA PALABRA DE DIOS TRANSFORMA VIDAS Y DA UNA VIDA CON PROPÓSITO, VIDA ABUNDANTE, VIDA VICTORIOSA Y VIDA ETERNA.

Que Dios “te bendiga y te guarde, que Jehová haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia; Jehová alce sobre ti su rostro, y ponga en ti paz. Y pondrán mi nombre sobre los hijos de Israel, y yo los bendeciré”. Y recuerden hacer del día del Señor: un día santo, un día saludable y un día feliz.

Hno. Cuau.


Tomado de mis estudios sobre Discipulado Bíblico y de compartir mi experiencia con Dios, como discípulo de Jesús.