Cápsulas de Discipulado

Ministerio de edificación, transformación y discipulado bíblico
LA MISIÓN DEL DISCÍPULO

Cuauhtémoc Meneses Stama

Estamos compartiendo “el cómo del discipulado bíblico”, como fruto de mi experiencia con Dios en el ministerio de formación de discípulos espirituales, discípulos reproductores y discípulos colaboradores de mi Dios y Señor.

En las capsulas quincenales de discipulado, se ha compartido “el qué y el por qué del discipulado bíblico”, el cual, hemos escuchado a través de la historia de la iglesia, desde el pulpito en las predicaciones semanales, notando una ausencia de compromiso con el Señor de implementar “EL CÓMO DEL DISCIPULADO BÍBLICO”.

Entramos a la fase final de formación de Discípulos Espirituales. La Misión del Discípulo, que junto con la Cruz del Discípulo, La Personalidad del Discípulo y la Victoria del Discípulo se adquiere el conocimiento, experiencia y la sabiduría de lo alto, para ser un verdadero discípulo de Jesús, así que, recordemos lo que significan estos temas:

LA CRUZ DEL DISCÍPULO – El discípulo en formación, desarrollará una relación más profunda con Cristo al practicar las seis disciplinas bíblicas del discipulado. El discípulo en formación descubrirá y afirmará su ministerio en su iglesia local.

LA PERSONALIDAD DEL DISCÍPULO – El discípulo en formación, desarrollará un carácter y personalidad semejante a la de Cristo, a medida que aprende a vivir en el Espíritu y sea lleno del Espíritu Santo.

LA VICTORIA DEL DISCÍPULO – El discípulo en formación, experimentará la victoria sobre el mundo, la carne y el diablo, en su lucha espiritual. La victoria se gana de rodillas. Aprenderá los principios de Dios para mantenerse victorioso.

LA MISIÓN DEL DISCÍPULO – El discípulo en formación se unirá a la “Gran Comisión” de Jesús de ganar almas para Cristo y hacer discípulos, al identificar su etapa de crecimiento espiritual y su papel en el ministerio.

Queridos hermanos en Cristo, al poner por obra en sus vidas las capsulas de discipulado que hemos compartido, habrán adquirido la información y las experiencias que se necesita para ser un mejor discípulo de Cristo.

El discipulado se desarrolla por la experiencia con Dios, que usted tenga con Él y esta formación espiritual se logra, con la obediencia a lo que Dios nos revela a través de su Palabra, y en el cómo saber y hacer la Voluntad de Dios; y solo Dios puede transformar tu vida, si estás dispuestos a servirle, a dejarte moldear y a ponerte a disposición del Maestro de maestros: Jesús.

Querido hermano, recuerda el pasaje bíblico en 2 Timoteo 2:21, que es la meta del discipulado cristiano, “Así que, si alguno se limpia de estas cosas (la mala manera de vivir), será instrumento para honra, santificado, útil al Señor, y dispuesto para toda buena obra”.

Recordemos lo que significa el verdadero discipulado cristiano: “El discipulado cristiano consiste en desarrollar una relación personal de obediencia a Cristo para toda la vida, en la cual Jesús transformará el carácter de cada discípulo, haciéndolo semejante a Cristo, reemplazará sus valores por los del Reino de Dios y le dará parte en la misión e Cristo en el hogar, la iglesia y el mundo”.

También es recomendable recordar las seis disciplinas de la formación de discípulos espirituales, comentadas en la “Cruz del Discípulo”. Disciplinas que deben formar parte de la vida diaria del discípulo.

DEDICARLE TIEMPO AL MAESTRO. Para el creyente su primera cita del día debe ser su tiempo devocional con el Señor. Jesús declaro en Juan 15:5 “Yo soy la vid vosotros los pámpanos, el que está en mí y yo en él este lleva mucho fruto”.

VIVIR LA PALABRA. La manera de tener a Cristo en el centro de nuestras vidas, es tener su Palabra viviendo en nosotros. Juan 8:31,32 dice: “Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres”.

ORAR CON FE. Una parte de vivir en Cristo, es la oración de fe. En Juan 15:7 Jesús dijo: “Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho”. Parte de la vida en Cristo y de tener una relación con Él es orar con fe.

TENER COMUNIÓN CON LOS CREYENTES (Juan 13:34,35). El compañerismo con los creyentes. Permanecer en Cristo significa que debemos vivir en armonía y comunión con nuestros hermanos en Cristo. Jesús dijo en Juan 13:34,35 “Un nuevo mandamiento os doy: Que os améis unos a otros; como yo los he amado, que también os améis unos a otros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros”. Jesús dijo que la manera cómo podemos demostrar que realmente somos sus discípulos es amándonos unos a otros.

TESTIFICAR AL MUNDO (Juan 15:8). Testificar es compartir a Cristo con otros. Jesús dijo en Juan 15:8 “En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos”.  La vida en Cristo incluye el testimonio a los demás. Implica otra manera de seguir a Cristo y comprometerse como discípulo de Jesús. Dar testimonio es decir a otros lo que Cristo ha hecho en su vida cristiana y la relación personal que tenemos con Jesús, con el propósito de ganar almas.

MINISTRAR A OTROS. Jesús dijo en Juan 15:13 “Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos”.   A medida que el fruto del Espíritu crece en su vida en Cristo, usted también alcanza a otros a través del ministerio de edificación y transformación. Cada creyente es un ministro si sigue a Jesús y sirve a los demás al igual que ÉL lo hizo. Su testimonio y comunión conlleva el servicio cristiano a otras personas.

FE EN ACCIÓN

Querido/a hermano/a, te recomiendo que regreses a las cápsulas de discipulado en donde compartimos: La Cruz del Discípulo, la Personalidad del Discípulo y la Victoria del Discípulo, en donde compartimos las seis disciplinas espirituales de la formación de discípulos de Jesús. Las enseñanzas de Jesús se caracterizaban por aplicar la metodología de las tres RRR: Repetir, Recordar y Reiterar, que son bíblicas.

  • El discipulado bíblico consiste en invertir la vida en la de otros. un verdadero apostolado.
  • El verdadero discipulado es adoptar un estilo de vida diferente que le agrade a dios.
  • Para ser un discípulo bíblico y un verdadero discípulo, las enseñanzas de Jesús deben producir en el discípulo transformación y multiplicación.
  • El plan de Cristo consiste en que los discípulos se reproduzcan en otros para evangelizar al mundo.
  • cualquier discípulo que no se reproduce en otro; que no evangeliza y que no sirve, no es bíblico.

La palabra de Dios transforma vidas y da una vida con propósito, vida abundante, vida victoriosa y vida eterna.

Que Dios “te bendiga y te guarde, que Jehová haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia; Jehová alce sobre ti su rostro, y ponga en ti paz. Y pondrán mi nombre sobre los hijos de Israel, y yo los bendeciré”. Y recuerden hacer del día del Señor: un día santo, un día saludable y un día feliz.

Hno. Cuau.


Tomado de mis estudios sobre Discipulado Bíblico y de compartir mi experiencia con Dios, como discípulo de Jesús.