¿Obispo u Obispa?

¿Obispo u Obispa? ¿Un tema lingüístico o eclesial?

Malenny Cruz Sánchez

Debido a los recientes cambios al interior de nuestra amada iglesia, han surgido algunas preguntas que son objeto de discusión por lo que, al redactar este breve escrito, lo hago con el deseo de poder esclarecer nuestras ideas al respecto bajo fundamentos lingüísticos y sociológicos para que podamos tomar una postura al respecto.

Tras la elección al obispado de nuestra hermana la Pbra. Raquel Balbuena Osorio, una de las primeras cuestionantes, aunque indirectas, fue la de cómo debería ser nombrada; si obispa u obispo. Al respecto, nuestro hermano Pbro. Manuel Hernández mencionó que, por pláticas en la Conferencia General, lo correcto era llamarla La Obispo. De inmediato surgieron más preguntas en las que, algunos hermanos y pastores se acercaron con una servidora para esclarecer la situación. A continuación, desarrollo algunos de los puntos tratados:

  • Los cambios o procesos sociales y culturales que ahora atañen también a los cambios eclesiales

El cambio en nuestra sociedad es inminente. Desde el siglo pasado, la lucha por la equidad de género e igualdad de oportunidades se han hecho presente y gracias a ellas se han logrado abrir espacios de desarrollo laborales y de oportunidades que antes habían permanecido relegadas solo a los varones. En la actualidad la lucha continúa cada vez con más auge. Los diversos grupos sociales están en la búsqueda de lo que nosotros hemos llamado el Reino de Dios, que se constituye con el amor, la paz y la justicia. Es por ello que, de la misma manera, al interior de nuestra iglesia se han dado esos espacios de equidad. Es por eso que el día de hoy hay mujeres pastoreando y dirigiendo cargos administrativos como parte del llamado y encomienda de Dios.

Ese avance y apertura en nuestra amada iglesia a la ordenación de las mujeres (por una lucha encabezada por la Pbro. J. Rebeca Chávez), ha permitido que el día de hoy, el renombrado cargo en el obispado sea ocupado por una de nuestras hermanas. Si bien es cierto que no es el primero en su especie ni en nuestro país, (pues como es sabido la Pbra. Graciela Álvarez electa en 1994 en la conferencia anual de México estuvo en función durante 8 años) en la actualidad sí es el único en función ejercido por una mujer. El día de hoy, como conferencia nos enfrentamos ante un proceso de cambio, pero sobre todo estamos frente a un tiempo de bendición en el que confiamos que la obra de Dios se hará visible a través de su sierva Raquel Balbuena.

  • Lingüística: de la gramática histórica a la gramática normativa

Para tener este acercamiento a la pregunta inicial sobre la forma de nombrar a nuestra hermana en función, permítanme explicar lo siguiente. La ciencia de la lingüística se comprende de varias disciplinas como la semántica1, la morfología2, la gramática3, la sociolingüística, etc. Cada una de ellas responde a un proceso distinto de la lengua tanto hablada como escrita. Para este este breve texto me apoyaré de ellas para dar un acercamiento al tema.

Tomando como punto de partida la Gramática Histórica4 diré que ésta toma a consideración para su estudio y análisis los procesos de cambio de manera diacrónica, es decir, a través del tiempo; en esto se consideran todos los casos de palabras surgidas y ‘aceptadas’ a través de la historia, por otro lado tenemos a la Gramática Normativa que básicamente tiene la misma función solo que de manera sincrónica, es decir, en la actualidad. Para esta última bástanos consultar un diccionario, mientras que la para la primera requiere una mirada a los elementos que intervienen en el proceso.

  • Del referente como punto de partida

Atendiendo el tema del significado nos apoyaremos del lingüista Ferdinand de Saussure, reconocido como el padre de la lingüística estructural. Él habla de dos elementos que acompañan a todo signo: el significante y el significado. A grosso modo, entenderemos al significante como el conjunto de signos que tiene significado (una palabra) y al segundo como el significado en sí. Entrando en este análisis y teniendo como base la palabra Obispo, vamos a considerar que, el significante es la palabra: Obispo y el significado es la imagen mental que genera en  el hablante:  por ejemplo: para entender la imagen mental representada se recurre al uso discursivo para la explicación. El significado descrito por un diccionario proviene de un análisis del uso de la palabra en la aceptación del común de los hablantes. Para este caso una aceptación de siglos atrás por lo que podemos encontrar esa definición en el diccionario de la forma siguiente

Obispo: s. m. Sacerdote cristiano que dirige y administra un distrito eclesiástico; en la Iglesia católica es nombrado directamente por el Papa.

Diccionario del Español de México

Si tomáramos esta definición de forma estricta, tendríamos que atender a que nuestros Pastores llamados al obispado tampoco deberían ser llamados Obispos puesto que no son sacerdotes en el sentido estricto del significado, sin embargo, lo hemos adoptado como nuestro, dándole nuestras propias flexiones al significado y una adaptación muy personal dentro de nuestra iglesia. En esto podemos entender la adaptación del lenguaje en un grupo de hablantes.

Charles Sanders Peirce, padre de la lingüística pragmática incluye a este estudio el tema del referente. Por su parte él sostiene que no es posible nombrar algo de lo que no se tiene un referente real, si partimos de esta premisa nombrar a nuestros hermanos llamados a este cargo como Obispos es lo correcto para nuestros varones, puesto que no se rompe ninguna estructura social ni eclesial al respeto. Sin embargo, ahora atenderemos a nuestra realidad dado que quien se nombra es mujer lo correcto sería llamarla Obispa y en esto atenderemos a la declinación de género desde la morfología. Después de la elección de la pasada conferencia anual, podemos asumir que el referente se hace visible y que es responsabilidad nuestra nombrarla.

En cuanto a la morfología de la lengua, existen varias clasificaciones para la sufijación del género lingüístico de las cosas y de la sustantivación. Es cierto que el término obispo o incluso la declinación no se registra en el diccionario, pero ¿cuántas mujeres han ejercido el obispado en México? si bien es cierto que el término Obispa pueda sonar extraño porque genera un quiebre mental e ideológico lo adecuado es nombrarla así por los motivos antes mencionados.

Reciba un cordial saludo.

Fecha: Tue, 4 Dec 2005 14:48:35 +0100

De: ”Consulta 1” <consu1@rae.es> Para: jupece@yahoo.es Asunto: Consulta RAE (género)

Género. 1. Los sustantivos en español pueden ser masculinos o femeninos. Cuando el sustantivo designa seres animados, lo más habitual es que exista una forma específica para cada uno de los dos géneros gramaticales, en correspondencia con la distinción biológica de sexos, bien por el uso de desinencias o sufijos distintivos de género añadidos a una misma raíz, como ocurre en gato/ gata, profesor/profesora, nene/nena, conde/ condesa, zar/zarina; bien por el uso de palabras de distinta raíz según el sexo del referente, como ocurre en hombre/mujer, caballo/ye- gua, yerno/nuera; no obstante, son muchos los casos en que existe una forma única, válida para referirse género” (véase a) y de los llamados “sustantivos epicenos”. Si el referente del sustantivo es inanimado, lo normal es que sea solo masculino (cuadro, césped, día) o solo femenino (mesa, pared, libido), aunque existe un grupo de sustantivos que poseen ambos géneros, los denomina- dos tradicionalmente “sustantivos ambiguos en cuanto al género”. Tomado del Manual para el lenguaje inclusivo (Ver anexos).

En esta consulta realizada por los editores del Manual a la Academia de la Lengua que se entiende es nuestra autoridad normativa RAE, se pueden observar las formas que se usan en favor de las formas inclusivas, en cuanto a género se refiere. Hasta a principios del siglo pasado todo, o casi todo estaba reservado para el varón y nos hemos quedado con esa ideología. A raíz de estos cambios en la sociedad, el lenguaje también ha ido cambiando, y es que el cambio es parte de la naturaleza de la lengua.

Los cambios en la normativa de la lengua se dan a partir del cambio en los hablantes, para que una palabra nueva, o en este caso una sufijación, para que se agregue al diccionario primero debió existir un cambio en el pensamiento de la sociedad, misma que la lleva a una nomenclatura particular que posteriormente se procede a registro como norma, porque la norma la hace el hablante.

  • El impacto social del lenguaje

Leonardo Boff en su libro Ecología. Grito de la tierra, grito de los pobres habla de la importancia de la ecología social como la sana convivencia en la correlación entre las personas y éstas a su vez con el entorno, de ahí la derivación de lo que él mismo llama la ecología mental que consiste en el cambio de pensamiento ante los propios cambios del entorno “un nuevo paradigma demanda un nuevo lenguaje, un nuevo imaginario, una nueva política.” pp. 149

Por otro lado, Dora. F. Schnitman en su libro Ciencia, cultura y subjetividad habla de los procesos de cambio que han llevado a una distinta concepción del lenguaje en el que ya no se considera a éste solamente como un mero instrumento de comunicación, sino que es un medio vital y se constituye en una construcción activa, por lo que por lo que entendemos que todo este cuerpo comunicativo de comunicación como las metáforas, los patrones narrativos, los campos semánticos afectan el pensamiento.

  • Conclusiones

El uso del término es un tema tanto lingüístico como eclesial porque antes que nada responde al entorno social y por lo tanto ideológico; dado que todo cambio lingüístico proviene del entorno y los cambios del entorno también son motivados a su vez por el lenguaje y la teología.

Se propone el uso del lenguaje inclusivo que permita el respeto a nuestra pastora a quien se le ha conferido el trabajo en el obispado de nuestra conferencia y nombrarla como Obispa. Somos una iglesia inclusiva, como parte de nuestra apertura, abramos también el acceso al cambio en el lenguaje.

Cabe mencionar que, durante el proceso de cambio desde el siglo pasado y hasta nuestros días hemos caído en el cometido de que, para que una mujer figure, debe ser como hombre (actuar, pensar, vestir y ser nombrada como tal). En la asignación de roles, al inicio de la educación a las mujeres solo se les permitía estudiar ciertas cosas como cocina o costura. Más tarde, al incursionar en ámbitos que hasta ese momento se habían reservado socialmente para ‘hombres’ debieron ser llamadas como tal hasta nuestros días. Sin embargo, los mismos procesos de cambios eclesiales y culturales, nos permiten ver de manera más incluyente y menos discriminatoria. Hagámoslo también así por medio de la lengua.

El lenguaje está cargado de estereotipos que debemos romper y, dado que la identidad social está directamente relacionada con el lenguaje vale la pena cambiar nuestro pensamiento en pro de la realidad y en la búsqueda del respeto a las mujeres y los hombres que Dios nos ha conferido como autoridades.


NOTAS

  1. Parte de la lingüística y de la lógica que tiene por objeto de estudio el significado de las palabras o de las expresiones lingüísticas. Diccionario del Español de México.
  2. Parte de la gramática que estudia las palabras desde el punto de vista de los morfemas que las componen. Tradicionalmente se divide en flexión y derivación. Estudia, por ejemplo, los morfemas de género y número de los sustantivos, y los de modo, tiempo, número y persona de los verbos, así como la formación de palabras con prefijos o sufijos. Diccionario del Español de México.
  3. Parte de la lingüística que estudia la estructura y las reglas de combinación de las palabras de una lengua; generalmente se divide en morfología o estudio de la composición de las palabras en morfemas, y sintaxis o estudio de sus combinaciones en la oración y en el texto o discurso. Estas divisiones no son siempre claras, pues dependen de diversas interpretaciones de las características de una lengua según criterios de forma, de función, semánticos y conceptuales. Diccionario del Español de México.
  4. Parte de la lingüística que estudia la estructura y las reglas de combinación de las palabras de una lengua; generalmente se divide en morfología o estudio de la composición de las palabras en morfemas, y sintaxis o estudio de sus combinaciones en la oración y en el texto o discurso. Estas divisiones no son siempre claras, pues dependen de diversas interpretaciones de las características de una lengua según criterios de forma, de función, semánticos y conceptuales. Diccionario del Español de México.

BIBLIOGRAFÍA

Lingüística

  1. Barrena, Sara. La razón creativa: crecimiento y finalidad del ser humano según Charles Sanders Peirce. Rialp; Madrid, 2007.
  2. Cabrera, M. Sobre la derivación en el español actual. Los prefijos. Ed. Analecta, 1999
  3. García, M. los prefijos intensivos del español: caracterización morfo-semántica. Estudios de lingüística. Ed. Universidad de Alicante, 1998
  4. Manual para el uso de un lenguaje incluyente y con perspectiva de género. CONAVIM. Disponible en línea https://www.gob.mx/conavim/documentos/manuales-para-el-uso-del-lenguaje- incluyente-y-no-sexista
  5. Saussure, Ferdinand. Curso de lingüística general. Vigésima cuarta edición; Ed. Losada. PDF
  6. Wittgenstein, L. Sobre los juegos del lenguaje; el trabajo de Quine, 1963

Teológica y sociológica

  • Barrena, Sara. La razón creativa: crecimiento y finalidad del ser humano según Charles Sanders Peirce. Rialp; Madrid, 2007.
  • Boff, Leonardo. Ecología: grito de la tierra, grito de los pobres. Buenos Aires: Lumen, 1996
  • Dora F. Schnitman. Nuevos paradigmas, cultura y subjetividad. Buenos Aires: Paidós, 1994

Diccionarios

  • Diccionario del Español de México DEM en línea. Diccionario de la Real Academia Española DRAE