SDGBC, El Llamado Pastoral

6. GBC El llamado pastoralEBED YAHVE. El Siervo de Dios.

EL LLAMADO PASTORAL.

Pbro. Basilio F. Herrera López.

“Cuando hubieron comido Jesús le dijo a Simón Pedro: Simón, hijo de Jonás, ¿Me amas más que estos? Le respondió: Si Señor; tú sabes que te amo. Él le dijo: Apacienta mis corderos” San Juan 21:15.

El relato bíblico del encuentro de Jesús el resucitado con el apóstol Pedro en el evangelio según San Juan capítulo 21, nos lleva a meditar sobre el llamado de Jesús al ministerio pastoral.

Jesús viene a 7 de sus discípulos que están pescando en el mar de Tiberias, pero no han tenido pesca a pesar de pasar toda la noche intentándolo, pero se presenta un hombre en la playa que les pide de comer y no tienen que darle, pero les dice que echen su red a la derecha y hallarán peces, así lo hacen y no podían sacar la red por la cantidad de peces. Ese hombre es Jesús, el cual les invita a comer, del pescado y pan que tiene sobre las brasas, es aquel que les dijo … “venid en pos de mí y os haré pecadores de hombres”.

Jesús se dirige a uno de ellos, Simón Pedro, aquel que cuando Jesús pregunto ¿Y vosotros, quien decís que soy yo? Contesto con firmeza, “tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente”, (Mateo 16:16), aquel que afirmó “Mi vida pondré por ti” Juan 13:37, el que se atrevió a decir “Aunque todos se escandalicen yo no” Marcos 14:29. Un hombre que respondió al llamado de Jesús a orillas del mar de Galilea, que le ha seguido, pero un hombre que aún no ha comprendido lo que significa seguir y servir a Jesús y para que pueda llegar a comprenderlo es necesario que experimente su vulnerabilidad, para así, responder, no con palabras, sino con actitud y entrega a aquel que le llamó, por ello Jesús le dijo: “De cierto te digo que tú, hoy, en esta noche, antes que el gallo haya cantado dos veces, me negarás tres veces” y confiando en sí mismo dijo: “Si me fuere necesario morir contigo, no te negaré” Marcos 14:31.

Tiempo después, se escandalizaba al igual que los otros discípulos al ver a su Maestro preso y condenado a morir, sucumbió ante el temor y al ser cuestionado por sus nexos con el nazareno, le negó 3 veces y canto el gallo por segunda vez y recordó las palabras de su Maestro y lloró. Marcos 14:66-72.

Pedro y todos los seguidores de Jesús, mujeres y hombres, tuvieron que pasar por estos momentos de incertidumbre, tristeza, confrontación de sus expectativas de Jesús con la realidad, hasta el momento sublime de la resurrección donde Jesús les lleva a comprender el significado de ser sus discípulos.

Jesús solo hace una pregunta a Pedro ¿Me amas?, no le reprocha el haberle negado, ni mucho menos lo excluye, pero si lo cuestiona respecto de cuál es su sentir para con él, para tener la actitud para el ministerio, pues solo cuando amamos a Jesús, le serviremos con amor, fidelidad y consagración. Es claro Jesús al decirle una y otra vez, apacienta mis ovejas, un llamado al ministerio pastoral, de amor, de cuidado, de servicio, de misericordia, de acompañamiento. Un ministerio de proclamar las buenas nuevas.

Jesús sigue llamando a mujeres y hombres a ministerios específicos, todos tenemos un ministerio que ejercer en el Reino de Dios, y muchos son llamados al ministerio pastoral y Jesús les pregunta ¿Me amas?

Si tu respuesta es sí, Jesús te dice apacienta mis ovejas.

El llamado de Jesús al ministerio pastoral es de muchas maneras: en una actividad de la Liga de Jóvenes e intermedios, una fogata, un campamento, una reunión de la Liga, en un culto de adoración de la Iglesia a través del llamamiento de un predicador, a través del a lectura de la Biblia en un pasaje, a través de un hermano o hermana que te hace ver que tienes dones para ser pastora o pastor, a través de un sueño etc. El Espíritu Santo nos hace el llamado a servir a Cristo y si amamos a Jesús, apacentaremos sus ovejas.

Hermano, hermana, si Dios te está llamando al ministerio pastoral, responde con gozo y prepárate para ser un fiel pastor de Jesucristo a través de nuestro Seminario por Extensión o en el Seminario en México.

Si Dios no te ha llamado al ministerio pastoral, seguramente te ha llamado a otro ministerio: enseñanza, administración, evangelista, misionero, servicio, predicación, canto, música, visitación. Etc. Ejércelo con gozo y fidelidad.