Categoría: Entrevistas

Entrevista a Oscar Báez, Director de CUPSA

ENTREVISTA EXCLUSIVA: 
Conversación con Oscar Báez, 
Director de la editorial metodista CUPSA

«El metodismo debe volver a hacer de la lectura parte de nuestra labor cotidiana, de lo contrario, será sólo una ‘buena historia’ que rememorar, sin impacto y sin el poder para generar un cambio en nuestra generación». 

«Es necesario volver a ser un pueblo ilustrado, pero también con la pasión del Espíritu Santo».

Después de 16 años al frente de la editorial de nuestra Iglesia, Oscar Báez Hernández termina su gestión. El Evangelista Mexicano se ha propuesto difundir entre sus lectores la labor de Cupsa como Editorial de la Iglesia Metodista de México, A.R., los proyectos realizado durante su gestión, así como los retos y perspectivas de este ministerio hacia adelante para nuestra Iglesia.

EEvangelista MexicanoEstimado Oscar¿Cuál es tu formación profesional? ¿Cómo llegaste a Cupsa?

Oscar Báez Hernández: Obtuve la Licenciatura en Periodismo por la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, de donde también tengo diversos cursos de actualización. Al laborar como coordinador del Centro Información del Periódico Reforma tomé un curso en Alta Gerencia lo que me ha servido mucho en el trabajo de integrar equipos de alto rendimiento, manejo de conflictos y comunicación asertiva. También estudié inglés en Quick Learning donde obtuve los niveles de Conversación avanzada y la preparación para el examen TOEFL. He formado parte de IRE (Investigative, Reports and Editors) y he presidido el Encuentro Nacional de Informadores y Comunicadores Cristianos y la Cumbre Iberoamericana de Comunicadores Cristianos.

En 2004 después de 10 años de laborar en Reforma, hubieron cambios en la directiva de los Centros de Información a nivel corporativo, de los diferentes medios que integran en Grupo Reforma, al Salir en ese momento El Director su personal de confianza de los cuales un servidor  formaba parte, también salí, fue un tiempo difícil pues estaba viviendo el duelo por la muerte de mi esposa Rosita Pagola, miembro de la Iglesia de Gante, que había fallecido dos meses antes por complicaciones de una enfermedad autoinmune. Fue un tiempo de cambio, de dolor, pero también de nuevas puertas que el Señor me mostró. Es en ese momento cuando el Pbro. Moisés Valderrama, Obispo de la CAM me llama para dirigir CUPSA y me dice del sueldo que podía ofrecerme, que era una tercera parte de lo que yo estaba ganando. NO tenía nada qué perder pues había perdido esposa, familia y el trabajo que representaba estabilidad profesional y económica. Mi oración en es tiempo fue: “Sí aceptó, Señor, sólo respáldame, por favor”. Con el tiempo he entendido que Dios no lo respalda a uno, sino que respalda Sus propósitos y a ti te usa como instrumento si vas en la línea de Su voluntad. Así llegué a CUPSA en junio de 2004.

Seguir leyendo «Entrevista a Oscar Báez, Director de CUPSA»

Entrevista a Donato Rodríguez Romero

metodismomexicano.org

El sitio www. metodismomexicano.org es la publicación mensual de la Sociedad de Estudios Históricos del Metodismo en México, corresponsalía Sureste.

Entrevista con el Hno. Donato Rodríguez Romero *

EEM: ¿Una página web? ¿Con qué propósito?
DRR: Deseamos dar a conocer la historia del metodismo en México a través de una de las redes más importantes de comunicación, como es la Internet.

EEM: ¿Cuál es el motivo que tuvieron para iniciar este trabajo?
DRR: No fue uno, fueron varios:

  • Uno de los objetivos principales de la Sociedad de Estudios Históricos del Metodismo en México (SEHIMM) es promover el conocimiento de la historia del Metodismo en México, a través de diversos medios.
  • También, el cumplimiento de un viejo sueño de los primeros historiadores metodistas de antaño; ratificado en la fundación de la SEHIMM, en 1972.
  • y ahora, como una forma de celebrar la llegada del Primer Sesquicentenario del Metodismo en México, en el año 2023, publicando, para ese entonces, y Dios mediante, cuando menos quince mil páginas de historia, que contemplan no solamente las actividades del metodismo oficial desarrollado por las dos Iglesias madres norteamericanas llegadas a nuestro país en 1873, sino también el único indicio, reconocido posteriormente, de metodismo en nuestra nación, a cargo de un industrial metodista inglés que en 1826 celebrando el culto familiar en su hogar, fue creciendo paulatinamente en la población de Real del Monte, Hgo.
Seguir leyendo «Entrevista a Donato Rodríguez Romero»

Entrevistas con funcionarios del Concilio Mundial Metodista

ENTREVISTAS EXCLUSIVAS

Reunión anual del Comité Ejecutivo del Concilio Mundial Metodista

Ciudad de México, agosto 28, 2019.

El Concilio Mundial Metodista es la asociación de 80 distintas iglesias unidas por la tradición wesleyana que congregan a 82 millones de miembros en 134 países. El Comité Ejecutivo se reúne anualmente, en esta ocasión en la Ciudad de México, para resolver los asuntos administrativos y dar seguimiento a los acuerdos del CMM y de la Conferencia Mundial Metodista. Está conformado por funcionarios de Corea, India, Nueva Zelanda, Nigeria, Reino Unido, Irlanda, Estados Unidos de América, Brasil, Noruega, Sudáfrica y México.

Nuestro Director Martin Larios Osorio con el Dr. Jong Chun Park, presidente del metodismo mundial, y con el obispo Ivan Abrahams, Secretario General del CMM, en su sesión anual en el tempo El Mesías (Balderas 47) en la Ciudad de México. Foto: cortesía de Fundación Manos Extendidas, A.C. #YoSoyManosExtendidas

Seguir leyendo «Entrevistas con funcionarios del Concilio Mundial Metodista»

La Conquista de México

6. La Conquista de MéxicoLa Conquista de México

Por Epigmenio Velasco

Tomado del periódico semanal El Abogado Cristiano, órgano oficial de la Iglesia Metodista Episcopal en México, tomo XXXIV, números 36 y 37, de fechas 8 y 15 de septiembre de 1910, publicados conjuntamente como una edición especial, y reproducidos en el año 2010 en un opúsculo historiográfico de México por el entonces Director Nacional de Archivo e Historia de la IMMAR, Lic. Luis Rublúo, con motivo del Bicentenario de la Independencia, con documentos que demuestran la presencia nacional de la Iglesia, con sus aportes a la cultura de la nación. Participan en ese número, además de Epigmenio Velasco, destacados intelectuales metodistas como Vicente Mendoza, V. D. Báez, G. Cora, J. A. Osorio, Norberto Mercado, Miguel Z. Garza, Pedro Flores Valderrama, Eduardo Zapata, y más.

¿Es o no oportuno expresar un juicio franco acerca de la conquista de México?

Diríase que no debería tratarse tal asunto en estos días cuando se hacen esfuerzos por alejar toda clase de rencores y odios para solo cultivar los lazos de la fraternidad con la nación que fuera en otro tiempo la conquistadora; mas al regocijarnos conmemorando el nacimiento del país a la vida independiente, por una irresistible asociación lógica nos es imposible no pensar en aquel período de dominación extranjera que el pueblo acostumbraba considerar como la noche de trescientos años, retrocediendo hasta el acontecimiento que en la historia mexicana iniciara es período: la conquista.

Y la mente toma en consideración el hecho aquel; lo pesa, lo valora y lo califica.

Seguir leyendo «La Conquista de México»

Entrevista a Alma Michelle Sánchez Arizmendi

4. Entrevista a Alma Michelle Sánchez ArizmendiEntrevista a Alma Michelle Sánchez Arizmendi

Por Lic. María Elena Silva de Fuentes,

Monterrey, N. L.

María Elena: Estamos aquí en la ciudad de Monterrey, Nuevo León, el día lunes 8 de enero de 2018 y tenemos con nosotros a nuestra hermana Alma Michelle Sánchez Arizmendi. Alma: ¿nos puedes decir cuál es tu profesión y  en qué te desempeñas actualmente?

Alma Michelle: Yo soy licenciada en psicología clínica y actualmente trabajo en el nivel preescolar como maestra de música. Y de igual manera trabajo en otra escuela que es específicamente de música, y allí soy maestra de canto, de percusión y violín. Básicamente me dedico a la enseñanza  musical, desde niños, adolescentes y adultos.

María Elena: ¿Cómo entraste tú en contacto con la música? Te estoy preguntando esto porque acaba de pasar el Encuentro Nacional de Pastores Metodistas, que hubo aquí en la ciudad de Monterrey en el mes de noviembre; y a ti te tocó dirigir el coro que estuvo participando en los cultos y que tuvo una presentación, a mi modo de ver, muy relevante, muy bonita, nos gustó bastante a quienes la escuchamos; y fue de mucho impacto, porque no sólo vinieron personas metodistas sino gente  de otras denominaciones a escuchar la participación. Y yo, que te conozco desde que eras una niña, me pregunto: Bueno, ¿cómo empezó todo esto? ¿Cómo empezó Michelle en la música, y cómo llegó hasta el hecho de dirigir un coro?

Seguir leyendo «Entrevista a Alma Michelle Sánchez Arizmendi»

Selene Aguilera Berman, Entrevista

16. Selene Aguilera de Berman, entrevista.pngSelene Aguilera de Berman, Entrevista

Esta entrevista fue realizada por una servidora durante una visita que realizamos al Centro de Retiro Larry Acton, en la ciudad de Río Bravo, Tamaulipas. En este lugar hay un albergue para grupos de trabajo y una clínica comunitaria, todo atendido por miembros de la iglesia. La entrevista se hizo junto con otra, hecha a las hermanas encargadas del  servicio de la cocina, la cual ya se publicó  en un número anterior.

María Elena: Buenas tardes, estamos aquí en el centro de Retiro Larry Acton, en la colonia El Estero, en Río Bravo, Tamaulipas. Es martes 13 de junio de 2017 y estamos entrevistando a Verónica Selene Aguilera de Berman. ¿Nos puedes decir cuál es tu cargo aquí en este lugar?

Selene: Buenas tardes. Soy la coordinadora de la cocina en el área de Manos Juntas. Me encargo de supervisar  y proveer todo lo que falta en el área de cocina; pero también estoy encargada de supervisar los dormitorios, estar verificando que todo esté en muy buenas condiciones.

Seguir leyendo «Selene Aguilera Berman, Entrevista»

Un Ministerio que Hace Feliz a la Gente

3) Manos JuntasMANOS JUNTAS

UN MINISTERIO QUE HACE FELIZ A LA GENTE

El pasado mes de junio de 2017 tuvimos el privilegio de ser atendidos en las instalaciones del Centro de Retiro Larry Akton por un grupo de damas con un gran espíritu de servicio. Este Centro de Retiro atiende al pueblo de Dios que viene a servir en el área social en la ciudad de Río Bravo, Tamaulipas y es administrado por un ministerio de la Iglesia Metodista, llamado Manos Juntas, cuyo presidente es el hermano Guillermo Berman. Este ministerio incluye además una clínica.

Decidimos entrevistarlas y no habíamos transcrito hasta ahora esta entrevista, que esperamos sea de inspiración para quienes estén pensando en tener un servicio similar en sus iglesias.

Estamos aquí en Río Bravo (Tamaulipas), el martes 13 de junio de 2017 en las instalaciones del ministerio Manos Juntas, en el centro de Retiro Larry Akton. Y estamos compartiendo con las hermanas que están encargadas del área de cocina. Voy a pedirles que nos den sus nombres completos:

Seguir leyendo «Un Ministerio que Hace Feliz a la Gente»

Entrevista al Pbro. Noé Briones González

entrevista noe brionesSERVIR AL SEÑOR: UNA AGRADABLE EXPERIENCIA

Plática con el Pbro. Noé Briones González

En la ciudad de Monterrey, Nuevo León, vive actualmente un pastor jubilado de nuestra iglesia, el Pbro. Noé Briones González. A él y a su amada esposa Emma –ella ya está ahora con el Señor- les conocimos hace ya muchos años, y es un ejemplo para nosotros ver el deseo de servir a Dios que tiene este varón; por lo que solicitamos al Pastor permiso para transcribir una plática que tuvimos con él en el mes de junio, cuando coincidimos en las oficinas episcopales de la Iglesia Metodista en esa ciudad.

Estamos aquí en las oficinas episcopales de la Iglesia Metodista de México con el Pbro. Noé Briones González, quien tiene una amplia trayectoria como pastor. ¿Nos podría decir, hermano, cuántos años tiene usted de edad y cuántos tiene de ser pastor?

Sí, hermana como no. Voy a cumplir 92 años; y de pastor, trabajé primero para Asambleas de Dios; no mucho tiempo, he trabajado más en la Iglesia Metodista que en la Iglesia Pentecostés. Y pues la trayectoria serían 32-33 años en la (Iglesia) Metodista, y en la Iglesia Pentecostés fueron unos 10 o 12 años, es lo que tengo de ser pastor.

¿Y cómo fue que Dios lo llamó al ministerio, Pastor?

Seguir leyendo «Entrevista al Pbro. Noé Briones González»

El reto de la misión

reto

Entrevista al Presbítero Rubén Sifuentes Valenciana

Estamos aquí, en las oficinas episcopales de la Iglesia Metodista de México, en Monterrey, N.L., y estamos entrevistando al Presbítero Local Rubén Sifuentes Valenciana. El motivo de esta entrevista es saber acerca del trabajo que él y su esposa, la hermana Teresa de Jesús López de Sifuentes, han estado desarrollando en la Iglesia de San Carlos.

Yo quisiera preguntarle primero, ¿dónde está la iglesia exactamente y cómo se llama?

La iglesia se encuentra en una comunidad que se llama San Carlos, y de entrada tengo que decir que es la región más pobre del estado de Tamaulipas. Está ubicada en la Calle Guerrero s/n, y es la última casa rumbo al cerro. Esta propiedad nos fue prestada por el partido del PRI, por parte del presidente municipal de esa entidad, y estamos allí trabajando. Ya tenemos cinco años trabajando en ese lugar, y quiero decir que es un lugar muy difícil para el evangelio; la gente piensa más en su necesidad económica que en su necesidad espiritual, pero yo tengo la convicción de que Dios es poderoso para transformar el corazón de las familias de ese lugar; actualmente tenemos unas 40 personas adultas y unos 25 niños; y estamos trabajando con el fin de establecer una iglesia autosuficiente, y también auto-propagadora del Evangelio.

¿Y cómo fue que llegaron a tener contacto con esa comunidad, Pastor?

Nosotros estábamos haciendo misión en un lugar que se llama Nuevo Morelos, allá más delante de Cd. Mante. Estuvimos allí tres o cuatro meses, y una de las veces que regresé a mi casa me contactó el hermano Willie Berman, que es director de Manos Juntas México, y tenía el proyecto de hacer unas 350 casas en ese lugar, entre San Carlos y los ejidos, que son 39 ejidos. Entonces me invitó a que, junto con los americanos que iban a edificar las casitas, predicara el Evangelio, y así surgió la visita y el comienzo de esa nueva visión.

¿Y cada cuándo va usted a San Carlos, cada cuándo se realizan actividades allí en esa iglesia? ¿Cómo se llama la iglesia, perdón?

La iglesia se llama Iglesia de la Comunidad. Al principio, la iglesia local La Luz del Evangelio, de la cual soy el pastor, en Río Bravo (Tamaulipas) comenzó a apoyarme. Iban más o menos como unas ocho personas de la iglesia, a apoyarme en la visitación; y voy cada quince días, o sea dos veces por mes, estoy haciendo estas visitas a este lugar. Me voy el jueves, llego, predico en un ejido que se llama El Venadito; después me voy, y por la noche del viernes tengo culto de oración allí en la Iglesia de la Comunidad, en San Carlos. El sábado me voy a Marmolejo, que es un ejido que está allí a unos seis kilómetros. El domingo tengo escuela dominical allí en San Carlos, termino a mediodía; y por la tarde, como a las cuatro, me voy a un ejido que se llama El Palmar, y así estoy desarrollando esas actividades. Entonces yo me voy el jueves y estoy hasta el domingo, y el lunes me regreso de nuevo a la iglesia local.

¿Y mientras usted está en San Carlos, en esos ejidos, quién se queda en la iglesia en Río Bravo?

Tengo a mi hija Cecilia, que aún no se ordena pero acaba de terminar sus estudios como presbítera local. Entonces yo me voy para allá y ella se encarga de predicar el domingo y ya que yo regreso (pues nosotros tenemos unas células), llegando yo, atendemos las células de la iglesia. 

Muy bien. ¿Y ahora, cuántas personas lo acompañan cuando va?

Estos muchachos -la mayoría de los jóvenes que me acompañaban- normalmente me acompañan cuando tienen vacaciones; pero cuando ellos están estudiando, entonces vamos mi esposa y yo, y a veces las niñas….

¿Cómo se llaman las niñas?

Las hijas de Ceci: Cesia y Bianca.

¿Y cómo se siente la familia con el trabajo que están realizando en San Carlos?

De entrada quiero decir que el apoyo más fuerte que yo tengo es el apoyo de mi familia: me acompaña mi esposa; y cuando regreso, lo que más me impacta son los muchachos, los hijos, que me esperan allí en Río Bravo, y me llaman, si estoy en San Carlos me llaman para decirme “¿Cómo estás?”, y cuando regreso me dicen “¿Ya estás en casa? Para ir a saludarte”. Y siento un apoyo, un abrigo muy familiar.

Qué bueno. ¿Alguna anécdota que usted recuerde de la iglesia en estos cinco años que llevan de estar atendiendo el lugar?

Algo que me impacta mucho es el reto que tengo como misión en ese lugar, ya que las personas de ese lugar son un poco indiferentes al llamado del Evangelio, al llamado de la salvación; y ese es el reto que tengo muy, muy presente cada día.

¿Han hecho cultos de Navidad, o cultos de Semana Santa? ¿Alguna vez le ha tocado celebrar allá la Navidad o la Semana Santa?

Inmediatamente después de que termino mi actividad navideña o de Semana Santa en la iglesia local me traslado a la misión, a la Iglesia de la Comunidad, para celebrar también junto con esta iglesia esas actividades, la Navidad y la Semana Santa. 

¿Ya tiene algún liderazgo allí, que usted sienta que tiene localmente el apoyo de las personas? 

Tristemente tengo que decir que no: en otros lugares he ido, por ejemplo, a Tabasco, he ido a Tuxpan, a hacer misión; he ido a Soto la Marina (en Soto La Marina tuve un número más o menos de unas 70 personas en un año); y aquí en San Carlos tengo cinco años y todavía tengo que decir que no he encontrado el rumbo.

Pero, ¿qué es lo que hace que usted siga yendo para allá entonces?

El reto de la misión: he escuchado a personas que han tenido experiencias transculturales con la misión, y he encontrado, no un conformismo, sino un aliciente. Ellos dicen: “He hecho mi mejor esfuerzo, pero Dios se va a encargar de hacer la misión”.

Así es. ¿Qué clase de gente es la que habita en esas comunidades? Quiero decir, ¿son pescadores, agricultores, o a qué se dedican, de dónde vienen?

La mayoría de la gente de allí en este momento vive de las oportunidades que el gobierno les da, de las becas que el gobierno les da a los hijos para estudiar. Y muchos de ellos, la mayoría de ellos que no tiene trabajo -porque es un lugar donde no hay oficios, no hay una fábrica, no hay fuentes de trabajo- entonces la gente, el padre de familia se va con su esposa o con sus muchachos al monte a cortar chile. Ellos, cuando comienza la temporada del chile, a ellos les compran más o menos a unos 250 pesos el kilo de chile del monte; pero ya cuando pasa el tiempo, que ya tiene un mes y medio la temporada, el chile baja a 80 pesos el kilo; entonces la gente tiene que ir al monte a conseguir un kilo de chile o medio kilo de chile, viene y lo vende, le dan sus 40 ó 50 pesos y ése es el diario vivir de la gente, las familias de ese lugar.

¿Algo que usted necesitaría que la Iglesia Metodista les apoyara, que usted quisiera pedirle a la Iglesia Metodista como cuerpo de Cristo?

Bueno, he notado que la Iglesia Metodista no tiene un rubro para misiones específico; entonces una de las cosas que nosotros estamos haciendo en el Distrito Timoteo, el No.5, es lanzar una campaña del Peso Misionero, que cada persona dé un peso por semana y que lo aparte para las misiones. Nosotros queremos iniciar un boletín misionero en este Distrito (que sea por lo menos local al principio), y que llegue no solamente a los pastores y a las iglesias, sino a las familias que componen las iglesias, y despertar la conciencia en el Distrito de que todos somos parte de la Sociedad Misionera Mexicana.

¿Y qué respuesta ha tenido de las iglesias en esa actividad?

Para los que conocen el área de misiones, saben que es un campo bien difícil, es como si comenzara uno a quebrar piedra y comenzara a hacer un camino. Y nosotros estamos haciendo esta campaña del Peso Misionero para tener fondos y poder invertir en la misión, porque en ese lugar donde yo estoy, pues no hay cerca una iglesia hermana a la que pueda pedir apoyo con material para los niños, o para los jóvenes; y tengo por lo menos una persona que es clave para formar la sociedad femenil, porque la mayoría de la gente que tengo en San Carlos son mujeres; entonces esta persona está muy dispuesta y yo quiero hacer énfasis en la conciencia de las personas que forman el Distrito Timoteo para que me ayuden a tener esta oportunidad de poder acercar el material que se necesita para los niños, para los jóvenes y pues para tantas cosas que se necesitan cuando se trata de la misión. 

¿Qué materiales ocuparían que la iglesia les pudiera mandar? Por ejemplo, no sé, quisiera que usted fuera específico. Si a usted le pidieran, “¿Qué necesitas?”, usted ¿qué les pediría?

Colores, plumones, hojas de máquina, cartulinas; todo esto para hacer el trabajo de la Escuela Dominical.

…sobre todo Escuela Dominical, y apoyo para formar la Sociedad Misionera Femenil….

Bueno, ¿algo más que quisiera agregar, Pastor?

Pues sólo quiero mandar un saludo a los hermanos de la Iglesia Metodista y decirles que no olviden nunca que cada metodista es un miembro de la Sociedad Misionera Mexicana.

Así es. Bueno, muchas gracias, Pastor, por esta entrevista.

Dios le bendiga.

Entrevista realizada por: María Elena Silva de Fuentes maria_elena

Entrevista a la Hna. Ruth Ochoa de Escalante

Entrevista a la Hna. Ruth Ochoa de Escalante

ruth

Entrevista realizada por la Lic. María Elena Silva de Fuentes el 6 de julio de 2015, Monterrey, N.L.

barra

Estamos aquí con la hermana Ruth Ochoa de Escalante. Ella es esposa del pastor Abel Escalante, pastor en la Iglesia Lirio de los Valles, de Rayones, Casillas, Nuevo León.

¿Qué tan lejos les queda de Monterrey la iglesia?
R.- Partiendo de aquí de Monterrey, son cuatro horas para llegar a Casillas.

¿Y dice que una vez, hace poco, se deslavó el cerro?
R.- Sí. Hace quince días se desgajó el cerro. Ya íbamos saliendo para la montaña de Rayones. Nos tuvimos que regresar al centro de Rayones, volver a cargar gasolina y nos regresamos a Casillas; y luego de ahí nos fuimos por el lado de Jamé para salir a Saltillo. Viajamos en total 9 horas y media.

¿Cada cuándo van allá?
R.- Vamos cada quince días a la sierra.

¿Y cómo surgió en ustedes el deseo de ira allí? ¿Cómo se fundó la iglesia?
R.- Allá mandaron a un hermano a trabajar como maestro. Entonces los varones dijeron: “Vamos a visitarlo”, y fueron a visitarlo. Antes el camino era más difícil –ahora está mejor- y llegaron hasta allá. Entonces allí ya fue que Dios hizo algo, porque hubo una inquietud de volver a ir y de hacer brigadas médicas y evangelizar. Y así empezó aquel lugar: no había templo, no había nada, y así empezaron a hacer brigadas para que los conocieran.

¿Y quiénes iban al principio?
R.- Al principio fueron los varones. Después se hicieron las brigadas médicas: iban médicos, dentistas y un grupo para evangelizar. Presentábamos mimos y se pasaba una película –en la explanada, allá en la placita- de la vida de Jesús y otros temas de películas, y así se empezó.

¿Iban cada quince días?
R.- Cada quince días. Así se empezó. Después, mi hermano Javier tomó el reto y luego él empezó a visitar a la gente, pero ya no íbamos en brigadas, él venía con un grupito.

¿Como de cuántas personas, que usted se acuerde?
R.- Quizá unas cinco personas.

¿Poquitos, no eran muchos?
R.- No, no eran muchos. Y ya empezaron ellos a ir a la sierra, también cada quince días, y empezaron a visitar a la gente, a invitarlos. Después se abrió una casa para hacer los cultos y así empezó allá en aquel lugar. Se empezaba a juntar la gente, y tenían cultos; se visitaba y entonces empezó a crecer. Después hubo la inquietud o la visión de mi hermano Javier de comprar allá, para ya tener un templo.

¿Nos puede dar el nombre completo de su hermano, para tenerlo aquí registrado?
R.- Sí, es Javier Ochoa Moreno.

¿Y luego?
R.- Ya compraron el terreno y entonces poco a poco empezaron a hacer el templo, con donativos. Ahorita está muy bonito el templo, en la montaña.

¿Cómo para cuánta gente es el templo?
R.- Cuando hacemos las noches de luces de Navidad han estado hasta 170 gentes, entre sentados y de pie.

¿Alguna anécdota que recuerde del tiempo que ha estado yendo usted con su esposo?
R.- Son varias, pero hace dos años tuvimos nuestro culto navideño de luces, con velas. Ese día llegamos, un grupo de la iglesia nos acompañó. Íbamos a tener nuestro culto y entonces se fue la luz, no había luz en todos los ejidos, estaba todo oscuro. Y mientras, fueron a conseguir una planta de luz, y estaba lleno el templo. Pusieron la planta y era una cosa hermosa, porque en todo el ejido y en la montaña, nada más la iglesia estaba iluminada; se veía muy hermosa porque consiguieron esa planta. Estaba precioso. Tuvimos nuestro culto, nuestra cena, y todos muy contentos quebramos una piñata en la oscuridad, repartimos bolsitas y todo el mundo estuvo muy feliz.

¿Como cuántos miembros tiene la iglesia ahorita?
R.- Miembros en plena comunión, unos treinta, pero nos acompañan en la iglesia entre 50 y 60 personas. Tenemos de 22 a 25 niños, han crecido los niños; y los demás, son adultos.

¿Cómo se sentirían más apoyados ustedes por parte del pueblo metodista, que usted dijera: “Yo pienso que sería muy bueno si pudiéramos recibir estos apoyos”?
R.- Bueno, tenemos instrumentos, tenemos una batería que nos regalaron, en buenas condiciones; tenemos guitarra, pero no tenemos quién toque, porque yo no sé tocar; y sí necesitamos quién nos ayude en la alabanza, pues yo soy la que dirige; o que nos enseñen, para poder salir adelante.

Bueno, pues muchas gracias por todos sus conceptos, hermana, y vamos a tratar de transcribirlos fielmente. Dios me la bendiga.

foto2

foto1

maria_elena

Entrevista

   “Nuestra visión: renovar la iglesia bíblica y re-evangelizar Europa”

Greg Pritchard es el director del European Leadership Forum, entidad que organiza en mayo un encuentro

donde 700 líderes evangélicos de todo el continente comparten recursos para llevar adelante la misión.

entrevista elf

FUENTES Evangelical Focus AUTOR Joel Forster TRADUCTOR Cristina Rovirola ESPAÑA 13 DE ABRIL DE 2015 12:34 h

Un momento de la conferencia del 2014. / European Leadership Forum En la ciudad de Wisla (en Polonia) tendrá lugar, a finales de Mayo, uno de los encuentros claves de líderes cristianos en el continente, el European Leadership Forum (el Fórum de Liderazgo Europeo, abreviado como ELF). Cerca de 700 líderes evangélicos de 40 países se juntaran para compartir experiencias, recibir una formación intensiva en su área de trabajo y conectar con otros cristianos que tienen una visión similar. Más de 130 conferenciantes enseñarán en un amplio programa que ofrece 26 espacios de diferente temática, como pueden ser plantación de iglesias, apologética, enseñanza bíblica, ciencia, medios de comunicación, ministerio a musulmanes y política y sociedad.   Greg Pritchard.  La conferencia está dirigida por un grupo de líderes cristianos de diferentes países europeos. La visión es “renovar la iglesia bíblica y re-evangelizar Europa” y, por esto, este evento que se hace cada año está diseñado para “ayudar a los líderes donde estén”. Con los años, el ELF se ha convertido en una “coalición de grupos cristianos evangélicos”, una plataforma que busca “ofrecer un puente entre los recursos globales de Dios y los líderes locales de toda Europa”. La organización espera que estos días en primavera ayuden a “identificar, unir, guiar y proveer recursos a los líderes evangélicos”. Evangelical Focus entrevistó a Greg Pritchard, el director del ELF. 

 ¿CÓMO EMPEZÓ ESTA CONFERENCIA?

¿Dónde empezó todo? “Traje la necesidad al presidente de la Alianza Evangélica Europea y le dije: ‘Parece que se necesitan redes, grupos de líderes que estén enfocados en áreas similares y que trabajen juntos’. Y él dijo: ‘Es verdad pero no sabemos cómo hacerlo, ¿nos ayudarías a desarrollar éstas redes?’ Y particularmente me pidió trabajar para los europeos del centro y del este”, explica Greg Pritchard. “Así que empezamos la conferencia y europeos del oeste nos preguntaron: ‘¿Podemos asistir también?’ Y la respuesta fue: ‘Sí, podéis venir…sólo si lo dirigís”. Así que se formó un comité directivo, un grupo que ayudaría en decidir qué redes se empezarían y qué se hablaría en las plenarias. “Sólo soy un miembro de los 8 líderes en este comité”, acentúa Pritchard. El enfoque del ELF es Europa y la necesidad de “re-evangelizar” un continente que se ha convertido en post-cristiano. “Para hacer esto trabajamos con líderes. Les ayudamos, apoyamos, servimos, equipamos y les damos recursos. Esto es lo que pasa inicialmente en la conferencia pero también tenemos cientos de eventos y estrategias durante el año que surgen como resultado del fórum”. La idea es unir a gente que trabaja en diferentes áreas pero con la misma visión. “De hecho, todo el liderazgo que lleva la conferencia es de gente que ya están liderando organizaciones, movimientos o iglesias…es dirigido por gente de toda Europa”, enfatiza Pritchard.  

entreevista2FOCL: “IDENTIFICAR NECESIDADES CRÍTICAS DE LIDERAZGO”

Para coordinar todas estas conexiones y hacer funcionar el trabajo de logística de la conferencia, Pritchard dirige un equipo que trabaja para el Foro de Líderes Cristianos (FOCL), en Chicago (USA). El objetivo de este equipo es “equipar y dar recursos a líderes cristianos…líderes evangélicos. Lo que hacemos en formas prácticas es identificar necesidades críticas de liderazgo y tratar de buscar soluciones a estas necesidades”. ¿Cómo se lleva a cabo esto en la práctica? “Un buen ejemplo es Evangelical Focus. Esto es un sueño del cual le hablé hace años a Pablo Martínez (España)”, recuerda Greg Pritchard.   Evangelical Focus, proyecto de comunicación, en marcha desde enero de 2015. “En conversaciones con todos vosotros, os presentamos a una fundación que estaba interesada en invertir en lo que era vuestra visión y estrategia. Así que es esa una de las maneras en las que apoyamos y les preguntamos a los líderes: ‘¿Qué os está pidiendo Dios que hagáis, y qué podemos hacer para ayudar?’, y parte de esto puede ser presentarles a alguien”.  

PONER A LAS PERSONAS EN CONTACTO

“Hay más de 350-400 estrategias, iniciativas, conferencias que ocurren fuera del Forum cada año, estamos muy agradecidos con el Señor. No estamos involucrados en la mayoría de ellas. Hay muchos, muchos ejemplos…”, dice Pritchard.   John Lennox, dando un taller. / ELF La conferencia ELF es el mayor esfuerzo de FOCL cada año. Uno de los hechos más emocionantes es que “se orienta a 400 líderes cada año. Lo que sabemos es que líderes equipados pueden ser muy fructíferos para el evangelio de Dios”. Se están introduciendo dos redes nuevas en esta edición. Una es “un movimiento que en los últimos 20 años ha estado trabajando con jóvenes en Europa, pero que nunca ha tenido acceso a los otros 25 países”. Será llamado “Movimiento de líderes del ministerio juvenil”. El otro es para los líderes de organizaciones misioneras, “tenemos al Director Internacional de Lausanna (Michael Oh) hablando en esta red”. Pero “la cosa más emocionante para mí – comparte Pritchard – es ver el progreso en constante crecimiento de lo que Dios está haciendo. La gente ahora está liderando movimientos nacionales en sus propios países”. 

entrevista3 ¿QUÉ SIGNIFICA SER “EVANGÉLICO/A”?

La conferencia ELF se presenta como una iniciativa con una identidad claramente evangélica. Pero diferentes iglesias protestantes y teologías en Europa tendrían su propia definición de lo que “evangélico” significa realmente. ¿Cuál es la definición de ELF? “Tienes que mirar a varios sitios”, contesta Pritchard. “Una es bíblico, el movimiento evangélico global (no sólo en Europa) son esos individuos que, básicamente, son creyentes nacidos de nuevo que creen las verdades claves, mencionadas en la Reforma. Una de ellas es de donde proviene la autoridad. La autoridad es de las Escrituras, no de la iglesia. Y Dios ha revelado su verdad a través de ellas.” Otro aspecto clave es que “sabemos cómo somos salvos… somos salvados sólo por fe, no a través de los sacramentos de la iglesia. Éstas son las dos distinciones principales”. Y, después, hay muchas otras ideas que surgen a través de esto. “La idea de creyentes nacidos de nuevo siendo todos los miembros de la iglesia, no tienes miembros de la iglesia que no son nacidos de nuevo. También hay un sentido común del evangelio, un sentido que cada miembro de la iglesia esta involucrado activamente en el ministerio, todos creciendo hacia la madurez. Hay mucho que viene de esta perspectiva robusta evangélica y es equivalente, básicamente, a ser un protestante, un protestante histórico y ortodoxo.  

EL LLAMADO ‘LIBERALISMO PROTESTANTE’

“Realmente creemos en el Evangelio, no somos liberales”, añade el director de ELF. “Los liberales son una tradición en la que la gente se llama a sí misma ‘protestantes’ pero los protestantes originales – Lutero, Calvino – ¡realmente creían en el evangelio!” “Hay muchos individuos que dicen ser “evangélicos” pero en realidad no creen en la justificación por fe o no creen en la Biblia como autoritaria y verdadera. Se han apartado de la posición evangélica sólida y robusta. Sin embargo, aún usan la palabra porque no quieren ser etiquetados como liberales.” “Pero si se han apartado de una posición histórica de lo que es ser un evangélico, eso es lo que son. El término más preciso es que son cristianos liberales, personas que afirman el cristianismo pero que han cambiado la definición”, concluye Pritchard. 

“UNIDAD ALREDEDOR DEL EVANGÉLIO, LIBERTAD EN ASUNTOS SECUNDARIOS”

¿Cómo ayuda ELF a definir esta clara identidad evangélica en Europa? “Lo que es maravilloso de trabajar juntos es que no estás solo”, argumenta el director de la conferencia.   Trabajo en grupos en el European Leadership Forum. “El objetivo del Fórum es reunir evangélicos que sí creen.” Esto significa que “Pablo Martínez de España puede estar de acuerdo con Stefan Gustavsson, de Suecia, y así tenemos 40 países que están representados en el Fórum. Y es muy emocionante cuando tienes a personas de un mismo parecer y con una misma pasión, como Pablo lo describe. Y esto es exactamente lo que somos.” Y aún así debería haber espacio para la pluralidad en este movimiento. “No tenemos que preocuparnos por las líneas borrosas que surgen a veces porque tenemos claridad en el evangelio. Tenemos la libertad de reconocer que algunas personas van a tomar posiciones secundarias en algunos asuntos. Y tratamos esas posiciones secundarias como secundarias, no son asuntos del evangelio.”   

UN MOVIMIENTO MÁS GRANDE QUE LA CONFERENCIA

¿Qué pasa en el momento en que la conferencia acaba? “Las personas piensan en el evento, pero yo intento describir esa semana (la conferencia en Polonia) como la punta del iceberg. El 90% del iceberg realmente está bajo el agua y no eres capaz de verlo”. “De media, cada día del año pasa alguna cosa en algún sitio que sale a raíz del Fórum. Podría ser una ponencia, una conferencia, un seminario. Solamente en las últimas 24 horas he escuchado que uno de los fórums nacionales esta doblando el número de las redes, es un fórum húngaro, llevado a cabo en el idioma húngaro, todo hecho y dirigido por los húngaros.” “El ELF no es realmente una organización. Hasta la organización que yo dirijo (FOCL) no posee el Fórum, sólo somos una parte de ella, somos los que la organizamos llevando a cabo la administración, sirviendo de esa manera. Pero ELF es mucho más grande de lo que estamos haciendo”, enfatiza Pritchard. Una de las cosas que demuestra esta realidad es que “todos los que sirven en la conferencia son voluntarios. Ninguno de ellos recibe un pago. Ya sea que sean conferenciantes o que dirijan redes, están donando su tiempo para ayudar a otros que están fuera de sus organizaciones.”  

CONFERENCIAS WEB Y CIENTOS DE RECURSOS EN VIDEO

Durante el año, todo el conocimiento creado por los conferenciantes de ELF puede ser accedido en cualquier momento en la página web de FOCL. “Tenemos unas 350 sesiones distintas en el Fórum y grabamos estos recursos en la conferencia. Algunos duran varias horas y todas son grabadas en video de alta definición. Luego se editan y están disponibles para el público”.   Recursos en la web de FOCL. También hay cientos de videos de tipo youtube con expertos que responden a preguntas. “Es una base de datos de recursos que va creciendo y que cualquiera puede acceder a ellos. Esta mañana miré una pregunta que la respuesta duraba dos minutos y medio. Si alguien tiene más tiempo, puede escuchar una charla de veinte a cuarenta minutos. Hay diferentes niveles de contenido dependiendo del tiempo del que dispones y en lo que estás interesado. Los otros recursos ofrecidos son las conferencias web. Casi cada semana hay varias de ellas, “probablemente unas 100 en total durante todo el año”. La mayoría son públicas: “Cualquiera se puede unir, apuntarse, son gratis y tienes acceso a algunos conferenciantes y líderes de primera categoría que tratan temas importantes.” Es una “oportunidad para participar en el Fórum sin ir a la reunión anual.” Pritchard da un ejemplo: “Tenemos un profesor de la Universidad de Cambridge que dio un curso sobre el Antiguo Testamento, del concepto ‘genocidio’. Setenta personas participaron, tuvimos personas de todo el mundo, de cada continente. También tuvimos otros profesores escuchando. ¡No tienes cada día la oportunidad de interactuar con un profesor de Cambridge sobre su especialidad!”

Leer más: http://protestantedigital.com/internacional/35874/nuestra_vision_es_renovar_a_la_iglesia_biblica_y_reevangelizar_europa

 

Entrevistas

Jacqueline Alencar

 

Plutarco Bonilla: la Biblia en una mano,

el periódico en la otra

 entev.plutarcobonilla

Plutarco Bonilla en Salamanca / J. Alencar

 

 La predicación verdaderamente expositiva requiere leer, leer y leer. Y leer no solo la Biblia. Leer lo que otros han escrito sobre los textos de los cuales uno quiere predicar

 

21 DE JULIO DE 2014 

Hoy cruzamos el charco para entrevistar a Plutarco Bonilla Acosta (1935), residente en Costa Rica. Bonilla hizo estudios superiores y doctorales de teología, filosofía y lengua griega en el Seminario Bíblico Latinoamericano (San José), en la Universidad de Costa Rica, en el Princeton Theological Seminary, en la Universidad de Atenas y en la Universidad Complutense de Madrid. Hace poco, en Salamanca, fue galardonado con el premio Jorge Borrow de Difusión Bíblica 2014.

También ha sido profesor (de Griego, Teología Sistemática y Nuevo Testamento), decano académico y rector del Seminario Bíblico Latinoamericano (San José), además de ser profesor visitante o conferenciante en prestigiosas universidades y profesor de homilética en varias instituciones bíblico-teológicas y en talleres en varias partes de América Latina y España.

Bonilla también fue consultor de traducciones de las Sociedades Bíblicas Unidas y Presidente de la Alianza Evangélica Costarricense (1964-1968).

Sus libros son “Los milagros también son parábolas” (Miami, 1978) y“La contextualización de la teología wesleyana” (San José, 1988), y ha publicado más de dos centenares de ensayos en revistas de América Latina, Estados Unidos y España. Entre sus escritos filosóficos están: «El concepto paulino del logos»; «Fe y Razón»; «Hegel y la teología»; «Grecia: cuna de la cultura occidental», etc. Con relación a sus ensayos sobre Biblia y teología, aquí citamos algunos: «Diáspora y evangelización»; «Hacia una teología de la comunicación»; «La mediación del prójimo en la oración»; «Educación teológica y unidad de la Iglesia»…

Pregunta.- ¿Es necesaria una formación básica para poder predicar?

Respuesta.- Para prácticamente todo en la vida se necesita una preparación básica. Pero quizás deberíamos hacer algunas distinciones. Previo a ello, no obstante, quisiera dejar sentado un punto muy importante en nuestro contexto: el propio Jesús no “se atrevió” –permítaseme la expresión– a lanzarse a su ministerio, que incluía la predicación, sino hasta cuando ya era bien mayorcito. Según el Evangelio de Marcos, lo primero que hizo Jesús, después de vencer la tentación, fue “anunciar el reino de Dios”. Y después de llamar a sus primeros discípulos, “se fue a la sinagoga y comenzó a enseñar” (1.14 y 21). Y luego entrenó a sus discípulos durante, por lo menos, tres años (entrenamiento que incluía práctica de predicación), antes de dejarlos solos (aunque no del todo, pues les envió su Espíritu).

La inmensa mayoría de las poblaciones cristianas se encuentran en las ciudades. Esa ha sido la táctica evangelizadora siempre, y puede verificarse en el libro de los Hechos (que comienza en Jerusalén y termina en Roma). Los centros urbanos han sido, también, los lugares donde suele concentrarse el núcleo poblacional con más educación formal. Y si de veras los predicadores cristianos quieren alcanzar a la gente de esas urbes, deben tener tal formación que les permita responder a las exigencias de esa misma población.

Ahora bien, existen las zonas rurales y… los cinturones de miseria alrededor de las grandes urbes… incluso en los países más desarrollados. ¿Significa eso que los responsables cristianos de proclamar el evangelio en esos lugares no necesitan “tanta” preparación? Todo lo contrario, porque hay que prepararse para estar en capacidad de penetrar en el alma de esas poblaciones.

La pregunta habla de “preparación básica”. Habría que definir qué se entiende por “básica”.

art.plutarco bonilla

Pregunta.- Se está hablando mucho de la Predicación Expositiva. ¿Es que es un método nuevo o estamos hablando de la predicación de toda la vida…?

Respuesta.- Cuando uno lee los manuales de predicación, encuentra en ellos que se habla de diversos tipos de “exposición sermonaria” (como dicen algunos): textual, temática, biográfica, narrativa, expositiva. Personalmente considero que la predicación más auténticamente cristiana es la predicación expositiva. He usado el adverbio “más” a propósito, pues hay otras formas de predicación que no pueden ser descalificadas.

Pero ¿qué es la predicación expositiva? Voy a expresarlo de forma algo gráfica: es tomar un texto de la Biblia (y aquí “texto” no significa versículos sueltos, en el aire, sin contexto), pelear con ese texto usando todas las “herramientas” que uno tenga a mano (materiales o personales) y no soltarlo hasta que ese texto nos dé su bendición. Cuando se ha logrado, se tiene la materia prima de la predicación expositiva. Luego se organiza y se expone a la congregación a la que se va a predicar (aunque el predicador nunca debe olvidar que el primer oyente de su predicación es él mismo).

Como las bendiciones del texto son muchísimas (por ser palabra de Dios), pueden predicarse muchos sermones con base en el mismo texto.

Todo eso requiere, como solía decirnos uno de nuestros profesores en el Seminario, estar dispuestos a “quemarnos las pestañas” (aunque quizás muchos hoy no entiendan esta metáfora), pues si se toma en serio requiere mucho trabajo.

Esta predicación expositiva no es nueva, ni tiene una sola forma, ni ha sido “la predicación de toda la vida”. De hecho, en la iglesia de la que soy miembro no he escuchado una predicación expositiva en años.

Pregunta.- ¿Se han alejado los predicadores modernos de este tipo de predicación?

Respuesta.- Hoy predomina otro tipo de predicación, que no requiere tanto trabajo. Se escoge un tema, se elabora, con la ayuda de una concordancia se busca unos cuantos textos bíblicos para “engalanarlo” y se expone.

La predicación verdaderamente expositiva requiere leer, leer y leer. Y leer no solo la Biblia. Leer lo que otros han escrito sobre los textos de los cuales uno quiere predicar.

Cuando visito la casa o la oficina de algún pastor, y si se me ofrece la ocasión sin ser imprudente, una de las cosas que hago es esculcar en su biblioteca para ver qué libros tiene. Siempre me da mala espina cuando lo que veo (y lo he visto muchas veces) son libros de autores que creen lo mismo que el dueño de esa biblioteca. Así no se crece realmente. El predicador tiene que confrontar sus ideas con las ideas de los que ven la realidad de distinta manera e incluso con los que no creen como él. Si no, ¿cómo va a responder a sus objeciones? ¿Cómo va a crecer él mismo?

En cierta ocasión me tocó hablar a un nutrido grupo de pastores de San José, la capital de Costa Rica. Como intento de explicar el sentido de “y se sentó” (en Mateo 7.1), pregunté a los presentes qué enseña la Iglesia católica sobre la infalibilidad del papa. (La mayoría si no todos los presentes procedían de dicha iglesia). Me dieron varias respuestas… y todas ellas erróneas. Les dije que cuando uno quiere entrar en diálogo con personas de otras creencias, lo primero que tiene que hacer es leer lo que dicen los de esas otras creencias. No se trata de leer lo que un evangélico dice que creen, por ejemplo, los Testigos de Jehová. Hay que leer lo que estos dicen de sus propias creencias.

Pregunta.- Si tuviese que realizar una radiografía acerca de este aspecto en su país, y en el resto de países de América Latina, ¿cuál sería su diagnóstico?

Respuesta.- Permíteme mencionar primero los síntomas: en casi todas las predicaciones que escucho, los sermones se caracterizan, entre otros aspectos, por incluir la cita de muchos (a veces, muchísimos) versículos bíblicos. Los predicadores suelen, incluso, dar las referencias… como si no supieran que un minuto después ya ninguno de los presentes recordaría tales referencias. Un sermón no es bíblico por la cantidad de versículos que el predicador pueda mencionar o recitar de memoria. Es bíblico cuando al texto base del sermón el predicador “le saca el jugo” (o sea, la bendición de que hablamos antes).

Otro síntoma que he visto repetido es que las lecturas bíblicas que se leen a la congregación no tienen nada que ver con el sermón. He estado presente en cultos en los que el predicador, al comenzar, lee un pasaje bíblico y… en el sermón se olvida de él, o lo menciona una vez o menciona solo una palabra de todo el pasaje. Me parece que en esos casos se está usando el texto bíblico como “relleno” o “excusa”.

El tercer síntoma que percibo es que una gran mayoría de los predicadores que he escuchado no hacen verdadera exégesis bíblica (o quizás no sepan cómo hacerla). La consecuencia es que le hacen decir al texto lo que el texto no dice. En mi propia iglesia he tenido que morderme la lengua, porque a veces le he dicho a quien está a mi lado: “eso no es lo que dice el texto”.

El diagnóstico, en términos generales, pues hay honrosas excepciones, es triste: En la predicación en las iglesias protestantes no hay un conocimiento verdadero y profundo del texto bíblico; no hay creatividad en la exposición, porque, al parecer, somos incapaces de relacionar el texto bíblico con nuestra realidad; hay una especie de camisa de fuerza “teológica”, por lo que la teología del grupo prima sobre el propio texto bíblico; se revela una manifiesta incapacidad de ver el mensaje de la Biblia en su conjunto, por lo que se echa mano de los textos bíblicos (aislados) que apoyan las ideas que el predicador quiere exponer y se dejan de lado otros textos que le servirían de balance. Además, predomina la interpretación literalista de la Biblia, incluso en temas delicados, sin percatarse que en esa interpretación literalista se cae en contradicciones.

En mi opinión, lo anterior representa una de las explicaciones (no la única) del auge que ha tomado el canto (aunque esa palabra resulte, en algunos casos, demasiado “grande”) en detrimento de la palabra (es decir, de la palabra de Dios). Es preferible cantar a estudiar la palabra. ¿O quizás sea que la predicación de la palabra no satisface…?

Pregunta.- Cuando se prepara una exposición, ¿es importante conocer y entender el contexto donde están insertos los oyentes, conocer sus desafíos, sus problemáticas? O una exposición surge del criterio personal del predicador.

Respuesta.- La última parte de esta pregunta sería, si así se pensara –y perdóname la franqueza–, un soberano disparate. El predicador cristiano se sube al púlpito a proclamar  la palabra de Dios , no su propia palabra. A veces circulan entre nosotros “ideas que hacen moda”. Una de ellas, de la que, hasta donde sé, ya se habla poco, es la que sostenía que en el griego del Nuevo Testamento se hace diferencia entre “logos” y “rhema”, y de esa supuesta diferencia se pretendía hacer un andamiaje teológico para justificar lo injustificable. Era otra manera de poner la palabra humana por encima de la palabra de Dios.

En cuanto al contexto: el predicador tiene que conocer el doble contexto. Primero (aunque esto no representa orden cronológico) el contexto del texto. Este no se limita al contexto literario. También debe tomar en cuenta el contexto histórico, social, político, cultural y religioso. Y luego tiene que analizar, desde las mismas perspectivas, al contexto del pueblo al que le habla. En parte eso quería decir Karl Barth cuando afirmaba que el cristiano tiene que tener la Biblia en una mano y el periódico en la otra. Por eso mismo, en mis clases, cuando me ha tocado enseñar cursos de predicación, exigía que los estudiantes tenían que leer, como requisito, al menos una novela de alguno de los escritores más conocidos de sus propios países. Porque más que en los libros teóricos de psicología, el alma de un pueblo se des-vela en la novelística de ese pueblo (y a veces, hasta en las “novelas rosa”).

Pregunta.- ¿Debe ser el predicador el primero en entusiasmarse, apasionarse, por el mensaje a exponer?

Cecilio Arrastía, en La Santísima Trinidad, Gante 5, D. F.
Cecilio Arrastía, en La Santísima Trinidad, Gante 5, D. F.

Respuesta.- Cecilio Arrastía, el predicador cubano a quien considero el más sobresaliente orador evangélico latinoamericano del siglo 20, me dijo una vez: “Plutarco, el mensaje que no es digno de predicarse una segunda vez, no fue digno de que se predicara la primera”. (Por cierto, sus sermones siempre fueron expositivos). Remedando su dicho, responderé a tu pregunta diciendo que el predicador que no es capaz de entusiasmarse con su propio sermón jamás entusiasmará a sus oyentes. Uno tiene que enamorarse apasionadamente de lo que va a predicar… y predicarlo con pasión. Pero “pasión” no significa, como algunos al parecer piensan, gritar, gesticular, brincar en el estrado. He visto predicadores, tanto directamente como en programas de televisión, que más que predicadores parecen payasos de circo (y que conste, que considero que el uso de mimos puede ser un medio eficaz de anunciar el mensaje; pero eso no es la predicación a la que nos referimos).

Pregunta.- ¿Escasea el don pastoral cuando se predica o enseña? ¿Se están preocupando los predicadores por inspirar respeto y afecto por parte de quienes los oyen?

Respuesta.- Una aclaración previa: la distinción entre “predicar” y “enseñar” no es tanto de contenido, como de método. La predicación que no enseña no es verdadera predicación. La enseñanza en la que los alumnos no participan, no es verdadera enseñanza, sino predicación disfrazada.

Esto que acabo de señalar me lleva a otra reflexión: el “lugar privilegiado” que tiene la predicación en los cultos evangélicos, ¿no se deberá al hecho de que en la predicación tradicional el predicador puede decir lo que bien le venga en gana y estar seguro de que nadie le va a replicar? Interrumpir al predicador se considera de mala educación y está mal visto; eso es así, aunque al propio Jesús y a Pedro los interrumpieron en algunas ocasiones… y no hubo ninguna reprimenda.

En ese sentido, resulta “más fácil” predicar que enseñar.

La pregunta tiene que ver con lo que llamas “el don pastoral”. En mi opinión el “don pastoral”, tal como lo entiendo, va mucho más allá de la predicación en sí. Trataré de explicarlo con unos ejemplos. Tengo un queridísimo amigo que es un excelente pastor. Ha hecho cosas que muy pocas personas (incluidos pastores) harían, como, por ejemplo, lanzarse a una fosa en el cementerio porque, en un descuido, cuando iban a enterrar a una anciana, los encargados de bajar el féretro no coordinaron sus movimientos, el ataúd se volcó y el cadáver se salió. Sin pensarlo dos veces, el amigo pastor se tiró al hueco, con cariño cogió el cadáver y lo colocó en el ataúd. Ese mismo pastor estaba siempre atento a las necesidades de los miembros de su congregación. Y sin embargo, reconoce que no es buen predicador, por lo que, con la anuencia de su iglesia, invitaba con frecuencia a otros a predicar. Ya está jubilado y sigue manifestando un gran “corazón pastoral”.

Y se da el caso opuesto: pastores que predican bien o aceptablemente, pero su labor pastoral es casi nula. De estos también podría poner ejemplos. Tendrían que releer Juan 10.

Ahora bien, lo ideal es el pastor que, además, es buen predicador (sin que tenga que ser extraordinario), y que incorpora en su predicación su experiencia pastoral. O sea, que la predicación no esté desarraigada de la experiencia cotidiana de la congregación…, como tampoco debe estar desarraigada de la realidad social que viven día a día los miembros de esa comunidad de fe. Mucha predicación es puramente teórica. A veces hay divorcio entre lo que se dice desde el púlpito y la experiencia real de los miembros de la iglesia.

Tu pregunta tiene, en su segunda parte, un matiz adicional, en lo que llamas “inspirar respeto y afecto”. Cuando se trivializa la predicación, cuando el predicador no se prepara bien, cuando se hace obvio que trata de manipular a la gente, cuando asume actitudes chabacanas, cuando el predicador asume el papel de director de espectáculo, etc., el propio predicador infravalora su ministerio.

Pregunta.- ¿Debe el predicador evaluarse cada cierto tiempo? Si es así, cómo debe llevar a cabo esta evaluación? ¿Debe la iglesia evaluar a sus predicadores?

Respuesta.- No conozco ninguna iglesia que haga, de manera sistemática, evaluación de su pastor en tanto predicador. Creo que debería hacerse. ¿Cómo? No sé exactamente, porque casi siempre en la relación entre el pastor y su congregación intervienen factores emocionales que pueden distorsionar tal evaluación.

Y respecto de la autoevaluación, tampoco tengo mucho que decir.

Sin embargo, tengo una experiencia, de hace muchísimos años, que puede ser valiosa. Comencé a predicar cuando era joven. En aquellos años, en las Islas Canarias, dos jóvenes hicimos una especie de pacto: cuando yo predicaba, él se sentaba en el último banco, papel y lápiz en mano, e iba apuntando lo que consideraba que debía mejorar… o eliminar; cuando él predicaba, yo hacía otro tanto. Después, a veces paseando por la playa de Las Canteras, nos hacíamos los comentarios pertinentes. El problema radicaba en que ni él ni yo habíamos estudiado nada sobre el arte de la predicación… Pero esa práctica a mí me ayudó, pues sin pensarlo conscientemente así fue una manera de evaluarnos.

Pregunta.- ¿Se están enfrentando los predicadores del siglo XXI a unos oyentes con una buena preparación bíblico-teológica o de otra índole?

Respuesta.- La formación bíblico-teológica en el mundo protestante, y en términos generales, ha adolecido tradicionalmente del defecto de haber sido elitista: los privilegiados eran aquellos grupitos de jóvenes que podían ir a estudiar a un instituto o seminario bíblico. Pero los graduados de esas instituciones al ingresar en el carril del ejercicio pastoral no hacían el puente para adaptar esa formación a las realidades propias de las diversas congregaciones. Como resultado, hasta el día de hoy en muchísimos casos “el pastor es el que sabe”. Y la estructura docente de muchas iglesias acentúa ese elitismo del saber. Los “cultos” a los que más personas asisten son los cultos cuyo centro suele ser la predicación (aunque esta está siendo desplazada por el canto…), y tal predicación no suele ser provocativa, no incita a los oyentes a seguir investigando, ni se le da oportunidad de plantear sus preguntas y exponer sus dudas. No reta. Y la predicación que no hace que la gente piense, tampoco es predicación auténtica. Mientras escribía las respuestas de esta encuesta, hice una pausa y leí el correo electrónico. Me encontré, en la página digital que indico luego, esta afirmación que me llamó la atención: “El desafío más grande que tenemos hoy los que vivimos de las palabras es el de hacer relevante el acto de pensar. No es fácil en una época como la nuestra en la que es cómodo no hacerlo” (de Ilan Stavan, profesor, ensayista, traductor, cuentista y lexicógrafo mexicano; en esta dirección:

 http://elcastellano.org/noticia.php?id=2451 ).

Los programas de educación teológica por extensión han intentado subsanar esta limitación, pero no han explotado todo su potencial.

Por otro lado, la realidad es que la segunda generación de evangélicos está siempre mejor preparada que la anterior. Y la tercera aún más. La mayoría de los pastores no mantienen el ritmo y no pueden hacer frente a las preguntas que traen a la iglesia, para dar respuesta desde la fe. Ya no sirven las “respuestas enlatadas” que a nosotros nos recetaban en nuestra juventud…

No debemos olvidar el hecho de que las sociedades modernas no son homogéneas. Allí no existen solo las personas a las que me he estado refiriendo; también están quienes tienen una escolaridad limitada y quienes nunca fueron siquiera a la escuela primaria. A ellos hay que servir, para dignificarlos con el evangelio, para que así mismo crezcan en la fe.

Pregunta.- ¿Se le resta autoridad a la Biblia si se admite que está culturalmente condicionada?

Respuesta.- ¡Al contrario! Se le resta autoridad a la Biblia cuando se considera que los diversos libros que la componen fueron escritos en una habitación hermética y al vacío, aséptica, libre de toda “contaminación”. La Biblia está condicionada no solo culturalmente, sino también social y políticamente. Compárense, por ejemplo, los relatos de los libros de Reyes con los de Crónicas y préstese atención a las diferencias (que incluyen ausencias) entre ellos. O pregúntese uno por qué (al contrario de lo que dijimos del libro de los Hechos), Jesús, estando en el Sur de Palestina, no inicia su ministerio en Jerusalén, sino que se va al norte, a Galilea. O por qué una misma parábola tiene datos distintos y está colocada en contextos distintos en los diferentes Evangelios.

Cuando Dios habla, habla para que lo entiendan aquellos a quienes se dirige. Y ya eso crea un primer problema: el del idioma, pues la lengua que uno habla es lo más cultural que hay.

Uno de los problemas que tiene que enfrentar continuamente la exégesis bíblica radica en el hecho de que, en muchísimos casos, no tenemos conocimiento suficiente del contexto sociocultural o religioso que hay detrás de un texto, conocimiento que sí tenían los receptores originales de ese texto. El asunto se complica a causa de la manera como se escribía en la antigüedad.

Ya antes señalé el problema que significa, en la predicación, la cita de textos descontextualizados. Es muy común tomar un versículo (a veces ni siquiera completo) y darle un valor absoluto, cuando esas palabras están limitadas por su contexto.

Pregunta.- ¿Qué significa la oración para quien expone la Palabra?

Respuesta.- La oración debe ser tanto un acto como una actitud. Actos concretos, cuando quien ora se pone en comunión con la divinidad articulando palabras (aunque solo sea en su pensamiento) para exponer ante Dios todo lo que sale del corazón: acciones de gracias, alabanzas, peticiones, intercesiones… Y esto se puede hacer de rodillas al pie de la cama, en momentos separados para ese propósito, o… cuando se viaja en autobús. Pero uno debe desarrollar también una actitud orante, con el corazón abierto a Dios en cualquier situación en que uno se encuentre.

Puesto que el predicador debe dar palabra de Dios y no palabra propia, la responsabilidad se acrecienta y debe recurrir, por medio de la oración, al poder del Espíritu, para que de verdad sea Dios quien hable por su medio, consciente siempre de que ni él ni nadie tiene el monopolio de esa palabra.

Cuando he tenido el privilegio de predicar, suelo usar antes de iniciar el sermón, en oración brevísima, una combinación de las palabras del Salmo 119.105 y 19.15: “Lámpara es a mis pies tu palabra y lumbrera a mi camino. Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti, Señor”.

Pregunta.- Usted es un gran lector. ¿Podría recomendarnos un libro sobre Predicación?

entrev.libro arrastiaRespuesta.- He sido profesor de homilética en varias instituciones bíblico-teológicas y en talleres en varias partes de América Latina y España, pero… de eso hace ya unos cuantos años. Y hace algo menos que esos, regalé mis libros de predicación a uno de mis hijos. Por tanto, confieso que no estoy al día desde el punto de vista bibliográfico. Sin embargo, hay libros que dejan huella y no se olvidan. Recomiendo los textos preparados por Orlando E. Costas, por Cecilio Arrastía y por Pablo Jiménez.

Creo en la libertad de expresión. Sin embargo, voy a decirte algo que espero que se entienda como hipérbole (sin olvidar que detrás de la hipérbole hay siempre una realidad): yo tomaría todos los libros que contienen sermones escritos y haría con ellos una pira. Pastores ha habido –y no lo digo “de oídas”– que se han dedicado a leer desde sus púlpitos algunos de esos sermones.

Finaliza la entrevista. Gracias, Plutarco, por estos profundos comentarios sobre la predicación expositiva. Me ha llamado la atención sus afirmaciones acerca de que «en la predicación en las iglesias protestantes no hay un conocimiento verdadero y profundo del texto bíblico; no hay creatividad en la exposición, porque, al parecer, somos incapaces de relacionar el texto bíblico con nuestra realidad; los “cultos” a los que más personas asisten son los cultos cuyo centro suele ser la predicación (aunque esta está siendo desplazada por el canto…), y tal predicación no suele ser provocativa, no incita a los oyentes a seguir investigando, ni se le da oportunidad de plantear sus preguntas y exponer sus dudas…» entre otros muchos aspectos negativos que llevan a repensar.

©Protestante Digital 2014